Humanismo de Jesús

IGLESIA-POLITICA-EVANGELIO

30.11.18 | 22:11. Archivado en Acerca del autor

Recientemente, el Secretario general del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, hizo una intervención, promoviendo la necesidad de una nueva generación de lideres jóvenes para obrar al servicio de una cultura de paz, de dialogo, todo al servicio del bien común. Se trata de un planteamiento con el cual la mayoría de los lideres del mundo pueden compartir. Todo reside en los sentidos que se da a las palabraspaz”, “dialogo”, “bien común”, “lideres”. Las interpretaciones de esas palabras pueden ir en todas las direcciones.

IGLESIA Y LA POLITICA

La Iglesia encuentra sus fundamentos en los Evangelios, mientras que sus acciones y compromisos, en los tiempos que vivimos, tienen una “tinta” que la identifica mas a las políticas de los poderes económicos y políticos que dominan en Occidente y en varias partes del mundo. Esta afinidad la vemos, en forma muy clara, en América latina a través los comportamientos de los episcopados que silencian los crímenes de los gobiernos de formato capitalista mientras que denuncian y acusan de todos los crímenes a los gobiernos de formato socialista. En cuanto al Estado del Vaticano, este ultimo se guarda bien de denunciar todas las formas de intervencionismo y injerencia del Imperio estadunidense que no respetan la Carta magna de las Naciones Unidas en cuanto a los derechos de las personas y de los pueblos. Su silencio corresponde, en latín, a un “placet” , es decir “a un acuerdo”. A eso se añade la participación recién del cardenal Pietro Parolin al encuentro muy selecto del Club Bilderberg , verdadera capilla ardiente de los que dominan el mundo.

El Club Bilderberg, considerado por muchos como el gobierno del mundo en la sombra, celebra su reunión de este año en Turín (Italia) entre el 9 y el 12 de junio. Entre los invitados a dicho encuentro figura el Cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin.”

“Entre las particularidades de las reuniones anuales del Club Bilderberg, figura la de que una vez comienza la reunión no es posible salir del hotel. Aceptar la invitación implica un compromiso de acudir, no comentar las deliberaciones y participar en todas las sesiones que se desarrollan. »

LA CONFUSION EN EL LENGUAJE

De hecho, hay mucha confusión en el uso de las distintas palabras, debido a los distintos sentidos que se les dan. Por ejemplo, la palabra democracia. Si la parte favorable a los intereses del imperio gana elecciones, será una gran victoria de la democracia, poco importa las fraudes y la corrupción. Por otro lado, si la parte favorable a los intereses del pueblo gana, será, en este caso, un fraude y un robo de la democracia. Sus dirigentes serán calificados de dictadores y sus gobiernos de totalitarismo. Lamentablemente, el Estado del Vaticano y los episcopados latinos americanos se hacen presentes y activos en el uso de ese lenguaje que beneficia a los intereses de los potentes. Va igual por los derechos humanos. Los primeros son los defensores de esos derechos y los segundos son los culpables del no respeto de esos derechos humanos.

EL NEOLIBERALISMO

En todo eso, hay una confusión que me parece importante esclarecer y que se relaciona con el concepto del neoliberalismo. En su definición , se trata de la libertad total de las personas y empresas de intercambiar servicios y bienes como bueno lo entienden. No hay fuerzas superiores que intervienen para limitar o determinar las condiciones de esos intercambios. Es lo que llamamos el libre comercio. La competición libre asegura el equilibro de las economías.

En la verdadera vida, sabemos que este neoliberalismo puro no existe. De hecho, en el formato capitalista son los bancos, las instituciones financieras, el FMI, entre otros, bajo control de los que detienen el poder del capital, que son los que intervienen para regir, en función de sus propios intereses, los intercambios entre personas y empresas. Por toro lado, en el formato socialista, se trata de los gobiernos que intervienen, para regir los intercambios en función de los intereses de sus pueblos. En el primer caso se habla de democracia y de libertad. En el secundo caso se habla de dictadura y de opresión del pueblo.

IGLESIA Y EL EVANGELIO

Los tiempos que vivimos imponen a la Iglesia institucional (Estado del Vaticano y todos los episcopados del mundo) un examen de consciencia a la luz de lo que nos ensenan los Evangelios y, de una manera muy especial, a la luz de lo que nos ensenan las tres tentaciones de Jesús en el desierto y, también, del Juicio final que nos recuerda lo esencial de lo que Jesús espera de cada ser humano.

Es cierto que la tentación de Mammon, ofreciendo a Jesús la oportunidad de pasarlo bien en el mundo, con tal que se ponga a sus ordenes, da materia para ver si la Iglesia, en sus oligarquías y su Estado del Vaticano, ha caído o no en la trampa de Mammon, al ponerse a sus ordenes.

La referencia al Juicio final llama la atención sobre lo que mas cuenta para entrar a la casa del Padre y, sobre todo, nos recuerda que Jesús esta presente en cada ser humano. No hay excluidos de razas, de colores, de creencias, de ideologías, sino puros seres humanos que se reconocen como hermanos y hermanas.

Oscar Fortín
El 30 de noviembre 2018


LA REVOLUCION SANDINISTA EN EL BALOTAJE

03.11.18 | 18:18. Archivado en Acerca del autor

El presente articulo me esta inspirado por la confusión que percibo en los reclamos de unos y de otros opositores en cuanto al porvenir de la Revolución sandinista. Las manifestaciones y los discursos de ellos nos dejan con la idea que las alternativas en Nicaragua se encuentran en la caída del gobierno de Daniel Ortega a cambio de un nuevo gobierno, formado por los principales lideres de la oposición que se imponen en las manifestaciones anti-gubernamentales.

Lo que sale de los distintos acontecimientos y reclamos del pueblo es que los que desean fuertemente la demisión del gobierno de Daniel Ortega se dividen en dos grupos cuyos objetivos son diametralmente opuestos. De un lado, hay el grupo de los sandinistas auténticos, decepcionados del rumbo tomado por Ortega y su esposa que se apartaron, según dicen, completamente de los grandes objetivos de la revolución sandinista. Del otro lado, hay, también, dentro de los mismos opositores, los que se disfracen del sandinismo para, junto a Washington, deshacerse del gobierno dirigido por Daniel Ortega, para remplazarlo por personas fieles y sometidas a las políticas de Washington en Nicaragua. Estos últimos, aun vestidos de sandinistas, no comparten en nada los objetivos de la Revolución sandinista. No es nuevo el uso del nombre de una corriente política y social que no tiene nada que ver con los verdaderos objetivos buscados por ellos. Por ejemplo, el socialismo, lo utilizan jefes de estado que no tienen nada que ver con el socialismo. El caso de Michelle Bachelet es un ejemplo perfecto de esa recuperación.

Es cierto que esta situación genera mucha confusión. Los defensores de las políticas de Washington tienen totalmente interés a encubrirse del sandinismo que representa siempre por la mayoría del pueblo los objetivos de la soberanía, de la independencia, de la justicia social, de la no intervención extranjera, a menos que sea deseada.

Lo que mas me interpela del lado de los auténticos sandinistas, opuestos a Ortega, es que no se pronuncian nunca sobre las distintas formas de intervencionismo que utiliza Washington para recuperar los poderes del Estado nicaragüense y manear la políticas de sus gobiernos. No critican las sanciones de Washington que tocan directamente los intereses del pueblo. No levantan la voz para decir que Nicaragua no necesita intervencionismo de Estados Unidos sino respeto de sus derechos como pueblo y Estado.

Según mi punto de vista, urge, que los auténticos sandinistas se junten para formar una alternativa verdaderamente sandinista al gobierno de Daniel Ortega, considerado, por ellos, como traidor de los grandes objetivos de la Revolución sandinista. Por el momento uno se da cuenta que ese sueno de un sandinismo puro esta contaminado por adentro por personas que utilizan ese sueno para mejor llegar a dominarlo y a transformarlo en su contrario.

Si los auténticos sandinistas quieren llevar su lucha en términos claros, tienen que denunciar, con hechos, tanto al gobierno de Daniel Ortega que el intervencionismo de Estados Unidos y aliados en los asuntos internos de Nicaragua. Ese intervencionismo no cuadra con la revolución sandinista que tuvo que luchar fuertemente frente a las Contras, sostenidas por É.U., en los anos setenta y ochenta. Son los mismos que siguen, bajo otra forma, la lucha de las Contras en Nicaragua, esta vez , disfrazados de sandinistas.

Lo mismo sucede en Venezuela donde vemos a muchos que se transformaron en auténticos hijos de Chávez para mejor denunciar a Maduro y a su gobierno que se alejaron del chavismo.

Espero que haya, de repente, una declaración oficial de los opositores nicaragüenses, denunciando toda forma de intervencionismo de Estados Unidos en los asuntos internos de Nicaragua. Esa declaración constituyera por el gobierno de Daniel Ortega un señal claro que los verdaderos sandinistas quieren seguir soberanos e independientes de Washington. No dudo que una puerta se abrirá para que los representantes de esos auténticos sandinistas sean invitados a una mesa de dialogo.

La lucha de ellos no es la misma que la lucha de Washington. Por el momento, las dos están confundidas.

Oscar Fortín

Quebec, el 3 de noviembre


Jueves, 21 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930