Editado por

Gabriel de PabloGabriel de Pablo

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS



Niebla, de Miguel de Unamuno.

Permalink 13.03.09 @ 19:59:42. Archivado en Cuestión de fe, Artículos publicados en otros medios, Mi engolada Biblioteca

Texto del miniprograma radiofónico "La Biblioteca", de 98.3 Radio. En este programa hablo sobre libros y otras cosas inútiles y anticuadas. Si quieres escuchar cómo lo perpetro (engolando la voz, entregándome al asianismo retórico y patinando, todo ello al mismo tiempo) puedes hacerlo a través de esta web. Es el programa con fecha de 24.02.09.

Es inútil tratar de presentar aquí, en las serenas olas de la radio, a don Miguel de Unamuno. Es inútil porque ese señor no necesita presentación. Se presenta él solo, solo como quien solo se presenta ante la muerte. Pero, quién sabe, quizá haya quien conozca demasiado bien a Vanessa de Gran Hermano 82, y no sepa una palabra de Unamuno. Vayamos, pues, al caso.

Miguel de Unamuno nació en Bilbao el 29 de septiembre de 1864 y murió a disgustos en Salamanca el 31 de diciembre de 1936, fecha aciaga y afilada. Fue un grave escritor, un digno universitario y un filósofo trágico y humano, que quiso sacarle todo el jugo a la vida. Entre sus más importantes obras destacan, en el campo de la narrativa, “Amor y pedagogía”, “Niebla”, “La tía Tula” y esa bellísima tragedia en un acto titulada “San Manuel Bueno, mártir”. En el campo del ensayo, escribió una magnífica “Vida de Don Quijote y Sancho” y una incómoda reflexión sobre “el sentimiento trágico de la vida”. Cultivó todos los géneros con mucha dignidad. También el teatro y la poesía, en cuyo repertorio figura el memorable “Rosario de sonetos líricos” y sus “Andanzas y visiones españolas”.

Unamuno es en realidad un pensador: todo lo que toca lo convierte en filosofía. Es el Midas de la reflexión, el profeta de la tragedia, bisagra en un mundo que se dispone a cerrar la puerta de la esperanza cristiana para abrir la claraboya del existencialismo melancólico. Unamuno cabalga a lomos de la fina línea divisoria entre lo que fue y lo que será, de lo que supimos y de lo que ignoramos, en fin, de la certeza y de la duda. Ahí está don Miguel, tan pequeño y a la vez tan enorme, pidiéndole a Dios que exista.

Ese grito desgarrado es Niebla, novela publicada en 1914 y considerada, sin serlo, como la obra más importante de Unamuno. Perdón, ¿dije novela? Quise decir “nivola”, pues así la bautizó el propio autor, queriendo inventar un nuevo género que distinguiese su obra de la novela realista que estaba en boga por aquel entonces. Niebla es una invención, más que una novela, es un diálogo entre el autor y sus personajes, pobres almas solitarias que deambulan por el absurdo de unas vidas que alguien soñó. Así es, los personajes de ficción sólo viven en la imaginación del autor y en la actualización de cada lector que los resucita. Aunque, como dice el protagonista de Niebla, un ente de ficción, en realidad, no muere nunca.

A mi modo de ver, Niebla es una novela enternecedora. No la encuentro trágica, ni tampoco cómica. La encuentro simplemente desnuda. Claro, amigos, claro; porque es la oración de don Miguel de Unamuno a Dios.
---------------------------
Niebla. Miguel de Unamuno. Un clamor perplejo que exige ser oído.

El agnosticismo es racional

Permalink 12.03.09 @ 11:12:59. Archivado en Pensamientos, Cuestión de fe

Hubo ríos de tinta durante el pasado mes de enero sobre el tema de Dios, motivado por la campaña atea en los autobuses de varias ciudades españolas. En el blog "Del oscurantismo a la salvación" (que defiende el ateísmo desde postulados vagamente nietzschianos), alguien escribió como comentario el artículo que yo publiqué en Diario de Navarra titulado "La fe del ateo". El autor del blog, que firma como Zaratustra, contestó a mi artículo poniendo en duda las siguientes dos frases de mi artículo: 1) "No hay nadie más religioso que un ateo militante"; y 2) "La existencia de Dios es la chispa que enciende el pensamiento humano". Para general solaz de mis fieles lectores (y para aplacar sus airadas recriminaciones), adjunto a continuación la aclaración que hice a sus observaciones:

Soy el periodista que publicó en Diario de Navarra el artículo "La fe del ateo". Sólo voy a comentar dos cosas:

1) Lo racional en todo caso no es ser ateo, sino agnóstico, lo cual es impecable desde el punto de vista de la lógica. El agnóstico es el que dice que no sabe, porque su sola razón o la experiencia no le habilitan para responder a la pregunta de si Dios existe o no.

De hecho, está demostrado que la existencia (o no) de Dios no se puede demostrar. Si se pudiera demostrar la existencia de Dios, no habría ateos. Si se pudiera demostrar la no existencia de Dios, no habría creyentes. La gente es tonta, pero hasta cierto punto.

Por eso, los que sólo piensan se declaran agnósticos. Los que, además de pensar, sienten, se declaran ateos o creyentes, según sus formas de "sentir el mundo" (aquí entra la ideología o la fe, según casos).

Es decir, ante una pregunta que no puede ser contestada con el solo concurso de la razón o de la experiencia, el agnóstico reconoce su limitación humana y suspende su juicio, mientras que el creyente (en Dios o en no Dios) OPTA por una respuesta "a ciegas".

Es por eso que digo que el lema de la campaña empieza siendo agnóstico (es decir, racional) y acaba siendo ateo (es decir, irracional), puesto que atribuye a un ser que probablemente no existe una cualidad, que es la de hacernos infelices. Deja de preguntarse sobre si Dios existe o no para preguntarse por cómo es Dios.

>> Sigue...

El náufrago desnaufragado

Permalink 05.02.09 @ 20:59:55. Archivado en Crónica provinciana, Cuestión de fe

A veces, en medio de esa viscosidad de lo cotidiano que mece nuestra alma provinciana, se escucha el eco de lo inesperado. Algo grande amanece en la tierra de lo nimio, mientras un aspirante a autor alza la mano y se significa entre una muchedumbre de normalidad. “¿No es éste el hijo del carpintero?”, se pregunta algún caminante con una media sonrisa de ironía o escepticismo, signos ambos de una mediocridad que se ha convertido ya en un modo de vida. Es fácil aplaudir a alguien que viene de las Ramblas o del Soho. Y es demasiado fácil aplaudir a un triunfador. Lo arriesgado es hacerlo aquí, en Navarra, y antes, cuando no es más que un joven desperillado, un proyecto, un esbozo, un ademán. Todos los hombres valiosos fueron alguna vez desconocidos. Todos fueron una cara más en la foto de su licenciatura, una voz más en el coro de su colegio, uno más de esos que pasean por los bulevares o visitan al médico de cabecera.

Pues bien, hoy, en esta tierra Hobbit que es Navarra, en la que es tan difícil ser profeta, hay alguien que está golpeando con fuerza las puertas del Parnaso. Se trata del joven escritor pamplonés Eduardo Laporte, que presentó el 22 de diciembre en Pamplona su primer libro, Postales del náufrago digital, editado por la editorial Prames con la colaboración del Gobierno de Navarra. El libro es una recopilación de los mejores artículos que el escritor novel ha publicado en su blog desde 2004. Está prologado por Miguel Sánchez-Ostiz e ilustrado muy brillantemente por Valero Doval.

En realidad, este libro es una puesta de largo literaria, el salto al papel de quien ya ha demostrado suficientemente su talento, náufrago en un océano de unos y ceros. Con constancia y convicción fue lanzando sus postales, sus mensajes embotellados, al mar de la red global, sin saber realmente si los iba a leer alguien. El Primer Premio en los Encuentros de Jóvenes Artistas de Navarra en 2006 fue la confirmación de lo que hasta entonces sólo sabíamos sus lectores y amigos. El talento literario en la Navarra del siglo XXI tiene un nombre propio: Eduardo Laporte.

Laporte es un autor nítidamente contemporáneo. De algún modo, toma el testigo de Umbral y de Pla, de Trapiello y del mismo Sánchez-Ostiz. Es ese tipo de escritura muy difícil de catalogar pero fácil de identificar, porque es como mirar el mundo a través de las vallas electrificadas de un campo de concentración, en el que el escritor ve más y siente más y grita más bajo la lluvia huidiza de la vida. En fin, literatura solitaria, naufrágica, inofensiva y perpleja. No es pesimista, pero tampoco entusiasta; no es moralizante, pero tampoco neutral. En fin, es literatura divertida aunque no es ligera.

Pero, sobre todas las cosas, lo que Eduardo Laporte tiene es algo llamado “estilo”. El estilo es el objeto de deseo de cualquiera que escriba o que quiera escribir. Muchos autores triunfantes han muerto sin tenerlo. Porque el estilo es la clave de bóveda del arte, que conecta el qué con el quién. Es importante tener cosas que decir, pero también es importante quién las dice y cómo se dicen. No es sólo el autor el que escoge lo que dice. También lo que se dice elige un autor para que lo diga. Y hay cosas que quieren ser dichas por Eduardo Laporte.

Este libro no es el final, sino el principio de un largo camino. Quienes se arrimen a la buena sombra de sus hojas descubrirán por qué, bajo la hipérbole que me permite la amistad, auguro al pamplonés Eduardo Laporte un contrato indefinido en el Parnaso.

+ + +

Enlaces de interés:

- Blog de Eduardo Laporte en Blogspot.
- Blog de Eduardo Laporte en wordpress
- Para comprar el libro de E. Laporte, Postales del Naúfrago digital
- Noticia de la presentación en Diario de Navarra
- Noticia de la presentación en Diario de Noticias
- Entrevista a Eduardo Laporte en Diario de Navarra

La fe del ateo

Permalink 29.01.09 @ 11:15:00. Archivado en Cuestión de fe, Análisis de actualidad, Artículos publicados en otros medios

(Artículo publicado en el Diario de Navarra el pasado lunes 26 de enero de 2008)

Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida". Éste es el lema de la campaña publicitaria que desde el pasado 12 de enero se está llevando a cabo en los autobuses de Barcelona y que amenaza con extenderse a otras ciudades españolas. Según parece, hoy empezará también en Madrid y Valencia, y posteriormente en Bilbao, Zaragoza y Sevilla. La iniciativa original surgió en Reino Unido, en donde ya circulan desde principios de mes 200 autobuses en Londres y otros 600 en el resto del país.

En general, tanto los creyentes como los representantes autorizados de las diversas confesiones han reaccionado sin acritud a esta campaña, muy a pesar de sus promotores, que han venido caldeando el ambiente para intentar forzar una respuesta amarga o visceral de los diferentes grupos religiosos. Salvo excepciones deshonrosas y muy puntuales, o no ha habido ninguna reacción o ésta ha sido más bien favorable. No podía ser de otra manera, ya que en última instancia no hay nadie más religioso que un ateo militante. El debate sobre la existencia de Dios está en el mismo corazón de la fe, de cualquier fe, y por lo tanto nunca puede ser negativo para una religión.

En este contexto hay que situar la iniciativa de una iglesia evangélica de Fuenlabrada, que ha replicado a los ateos con un anuncio en otro autobús de Madrid, esta vez con el lema "Dios sí existe. Disfruta de la vida en Cristo". Los evangélicos tratan de aprovechar inteligentemente la inercia informativa de la campaña atea para contraatacar, poniendo el lema conceptualmente del revés. Una maniobra hábil, que intenta sacar partido del punto débil de una campaña en la que no se ofrece un producto (Dios), sino un contraproducto (No Dios). Los ateístas no ofrecen una alternativa, sólo intentan provocar el descrédito de la competencia. A eso se le llama publicidad desleal y está prohibida en España, salvo que el anuncio se apoye "en alegaciones que sean exactas, verdaderas y pertinentes".

>> Sigue...

El honor de ser obispo

Permalink 11.10.07 @ 20:58:52. Archivado en Crónica provinciana, Pensamientos, Cuestión de fe

Normalmente, cuando pensamos en el oficio de obispo, nos lo imaginamos como un honor, como un triunfo, como el escalón más alto de la carrera eclesiástica, fuente de todas esas satisfacciones humanas que van anejas al ejercicio de un cargo público de gran relevancia.

Nada más lejos de la realidad. Al contrario, desde mi punto de vista, ser obispo es un auténtico contratiempo, bien capaz de figurar entre aquellas profesiones molestas que ninguna persona desearía para sus hijos. Representar a una institución tan vieja y a la vez tan ancha como la Iglesia no me parece un honor, sino un problema. Te encuentras con aquél que te recrimina violentamente por un noséqué que hicieron los cruzados o un queséyo que perpetró el Papa Gregorio VII, que vaya usted a saber qué úlcera tenía en el estómago. También hay quien, ácida y despectivamente, te echa en cara que haya curas pecando en Brooklyn o que una vez el sacristán le echó del templo de malas maneras.

Al obispo no se le permiten errores, pecados ni faltas. No ha de tener defecto, ni ha de decir nunca una palabra más alta que la otra. Como obispo, debe ser la misma perfección, el vaso puro del que beben todos. Carga en sus espaldas con el peso de todos los pecados presentes y pasados de la Iglesia, desde los del más alto dignatario hasta los del más inocente monaguillo. Pesada cruz para una sola persona. Ser obispo es estar en la boca de todos. Que se miren con lupa tus charlas, homilías, conferencias, libros, gestos, decisiones. Que alguien le saque punta a un comentario jocoso en la sobremesa o a un súbito enfado en un pasillo, y lo publique en la prensa como una noticia de agosto.

>> Sigue...

El cristiano en democracia: ciudadano comprometido, pero indeciso

Permalink 25.05.07 @ 20:52:53. Archivado en Crónica provinciana, Cuestión de fe, Análisis de actualidad, Artículos publicados en otros medios

(Artículo publicado en La Verdad el 25 de mayo de 2007)

Este domingo 27 de mayo tendrán lugar las elecciones al Parlamento Foral de Navarra y a los distintos Ayuntamientos de nuestra comunidad. Es el momento, pues, de reflexionar sobre la importancia del acto de votar y de decidir, en soledad y en conciencia, sobre cuál es la mejor opción de entre las concurrentes que se nos ofrece a los ciudadanos.

En primer lugar, es necesario preguntarse por la importancia del acto de votar. ¿Es una obligación o es algo meramente optativo, circunstancial, relativo? A este respecto, cabe subrayar la importancia que el magisterio de la Iglesia española ha venido dando en los últimos años a la acción de los católicos en la vida pública. Esta cuestión, muy de actualidad, no se refiere sólo a la capacidad de votar o de ser elegido como representante político, sino también al hecho de que los cristianos pueden y deben implicarse seriamente en la vida social y política de su comunidad, sin dejar en ningún momento a un lado sus creencias y su forma de concebir el mundo. Participar activamente en asociaciones, colectivos, partidos políticos, sindicatos, etc., es para los cristianos no sólo algo natural, sino incluso una exigencia lógica de su conciencia social, que pretende aportar, desde esa mirada especial y trascendente de Cristo, una nueva luz a las gentes: el cristiano quiere ser para el mundo sembrador de esperanza, luminaria de fe y testigo del Amor que Dios tiene a los hombres.

El cristianismo no es, pues, una religión de sacristía, sin dimensión social. Muy al contrario, ya que el cristiano siente la necesidad de comunicar al mundo la alegría de la Buena Nueva: Dios nos ama. Como dice el Papa en la encíclica Deus caristas est:

“Como ciudadanos del Estado, [los fieles laicos] están llamados a participar en primera persona en la vida pública. Por tanto, no pueden eximirse de la «multiforme y variada acción económica, social, legislativa, administrativa y cultural, destinada a promover orgánica e institucionalmente el bien común». La misión de los fieles es, por tanto, configurar rectamente la vida social, respetando su legítima autonomía y cooperando con los otros ciudadanos según las respectivas competencias y bajo su propia responsabilidad. Aunque las manifestaciones de la caridad eclesial nunca pueden confundirse con la actividad del Estado, sigue siendo verdad que la caridad debe animar toda la existencia de los fieles laicos y, por tanto, su actividad política, vivida como «caridad social»” (29).

De todas las actividades con implicaciones públicas, la más sencilla, pero no la menos importante, es el voto. Para un ciudadano, el voto es la expresión de su voluntad libre, el acto democrático por excelencia. Se puede decir que es la primera (aunque no única) expresión de su ser ciudadano. Votar es decir que te importa tu gente, que te importa tu país, y en última instancia que te importa tu futuro y el de los tuyos. Hay países en los que votar es obligatorio, precisamente porque no se considera sólo como un derecho, sino también como un deber del ciudadano. Y un cristiano es (y debe ser) también un ciudadano leal, cumplidor y comprometido.

Así pues, para un cristiano, el voto es, además de un deber y un derecho, una gran oportunidad. El cristianismo exige un compromiso serio con uno mismo, con Dios y con los demás. ¿Cómo podría un cristiano renunciar a votar, sin un motivo grave, cuando es el voto el que le capacita precisamente para responder pública y notoriamente a su compromiso especial con la sociedad?

>> Sigue...

"La Pasión" de Mel Gibson es intrascendente

Permalink 06.04.07 @ 23:36:00. Archivado en Cuestión de fe, El cine en que vivimos

El Miércoles Santo, Antena 3 televisión emitió la película "La Pasión de Cristo", de Mel Gibson. Un título que amenaza con convertirse en una más de esas películas que se emiten sistemáticamente en Semana Santa, como Ben Hur, Quo Vadis, Espartaco, La túnica sagrada o Jesús de Nazaret.

No hace falta recordar aquí al lector que "La Pasión de Cristo" vino aderezada en su estreno con abundante polémica, lo que contribuyó sin duda a su clamoroso éxito, como ya es una tradición. Sin embargo, la ocasión me viene pintada para reflexionar sobre esta peculiar película, amada y odiada en el mundo a partes iguales.

En primer lugar, parece necesario detenerse algo en los puntos "polémicos" de la cinta. De ella se dijo que era antisemita, lo cual es, a mi entender, una idea muy peregrina. Este filme no es más antisemita que cualquier otro sobre Jesucristo. Quienes se empecinan en quedarse en lo anecdótico y hacen una lectura meramente "histórica" de las historias representadas, denunciaron con severidad que "los judios aparecen como los malos de la película", olvidando demasiadamente que el propio Cristo era judío, asi como su madre y sus discípulos. Decir que una película sobre Jesús es antisemita es afirmar en el fondo que el mismo Evangelio lo es. Lo cual es tan poco sostenible como decir que "El acorazado Potenkim" es una pelicula contra los rusos, cuando en ella son los rusos quienes matan a los rusos. Por otra parte, es simplista y torpe hacer una lectura "nacionalista" del Evangelio, siendo así que el texto no la admite ni con palanca.

>> Sigue...

Bob Dylan y Benedicto XVI: un rumor en forma de noticia

Permalink 13.03.07 @ 20:44:49. Archivado en Comunicación, Cuestión de fe, Análisis de actualidad, Música en el silencio

Se ha publicado en distintos medios de comunicación que Benedicto XVI (entonces Cardenal Ratzinger) estuvo en desacuerdo en 1997 con Juan Pablo II en que Bob Dylan y otros músicos actuaran en el congreso eucarístico italiano celebrado en Boloña.

El asunto ha surgido de la publicación de un libro titulado “Juan Pablo II, mi amado predecesor”, escrito por el propio Benedicto XVI, en el que, según parece, dice: “Había razones para ser escéptico, yo lo era y en cierta forma lo soy todavía; dudaba de que fuera apropiado hacer intervenir a ese tipo de profetas”, refiriéndose al parecer explícitamente a Bob Dylan.

La noticia, poco y mal difundida (de los diarios generalistas importantes sólo se hizo eco El País), confusa en su redacción y titubeante en la referencia a las fuentes tiene toda la pinta de haber venido servida por la editorial que publica el librito, en una maniobra de marketing comercial ya muy conocida y usada en todo el mundo. Días antes de la publicación de un libro o de la emisión de un documental (como en el caso de James Cameron) se filtra la parte más “polémica” del contenido para crear una expectación social que se traduce en un mayor número de ventas o de espectadores.

>> Sigue...

Hoy he visto a Dios hecho hombre

Permalink 15.02.07 @ 23:00:00. Archivado en Sobre el autor, Pensamientos, Cuestión de fe

Hoy he visto a Dios hecho hombre. Hoy he comprendido hasta los últimos rincones de la fe cristiana, aquellos recovecos (finos, sutiles, impenetrables, casi transparentes) hasta los que ni la teología ni la metafísica son capaces de llegar.

Hoy me he dado cuenta de por qué el mundo gira alrededor de Dios. He aprendido por qué se dice que Dios es Padre, y que lo es nuestro. Hoy he sabido por qué un día alguien nos llamó a nosotros, pobres y pequeños seres, tan humanos que parecemos dioses tuertos, "hijos de Dios".

Hoy he constatado que es posible crear algo de la nada, tal como dicen de Dios, con el amor, y sólo, y del amor consciente, imperecedero, infinito, necesario, abundante, generoso, libre.

Hoy sé que Dios no mira, sino que Dios sonríe; que Dios no aplaude, sino que asiente; que Dios no gravita, sino que flota. Hoy sé que Dios no nos ha dado nada más de lo que somos, ni nada más de lo que tenemos. Hoy sé que Dios nos hizo así porque nos amaba con la rueca de sus entrañas, con la sinceridad de quien besa una cactácea. Ruda y firmemente, honestamente, totalmente, principalmente.

Porque hoy he sido padre por segunda vez, y he comprendido (de nuevo) qué siente Dios.

Nos dieron el premio ¡Bravo!

Permalink 29.01.07 @ 11:30:59. Archivado en Crónica provinciana, Cuestión de fe

Ya es noticia pasajera, pero no puedo resistirme a la tentación de hacer someramente algunas anotaciones. Como bien sabrán, el pasado 23 de enero la Conferencia Episcopal Española galardonó a La Verdad (semanario diocesano de la Iglesia en Navarra, en donde trabajo) con un premio ¡Bravo!

Los jefes se "enrollaron" y nos llevaron a todo el equipo a Madrid, cosa no demasiado difícil, teniendo en cuenta que sólo somos dos. Compartimos elenco de premiados con gente de postín como Joaquín Navarro Vals, Carlos Herrera, Pasión Vega, Radio Televisión Valenciana y la ONCE, entre otros. Presidieron el asunto Blázquez y el Nuncio del Papa.

No tengo demasiada experiencia en estas cosas, pero el acto me pareció bastante correcto, sencillo y no demasiado emotivo ni hollywoodiano. La secuencia fue la siguiente: discurso de Blázquez, lectura del acta, reparto de premios, discurso de agrecimiento en nombre de todos los premiados por parte de Joaquín Luis Ortega y unas palabras de Navarro Vals. Luego, de colofón, el clásico ágape episcopal.

>> Sigue...

¿Hay una verdadera separación Iglesia-Estado en España?

Permalink 23.12.06 @ 18:04:34. Archivado en Cuestión de fe, Análisis de actualidad

Éste fue el título del debate que tuvo lugar en el programa Enfoque de La 2 el pasado jueves. Al espacio acudieron como invitados Gaspar Llamazares, coordinador general de IU, José María Lasalle, Secretario de Estudios del PP, Fernando Heiras, guionista, y Cristina López Schlichting, periodista de la COPE. Como sabrán si han tenido ocasión de ver el programa alguna vez, los espectadores tienen la opción de responder por sms a la pregunta que les lanza el programa. Al término del programa, los resultados de esa "encuesta" fueron: 64% No. 36% sí.

Pero, ¿es cierto que no hay una verdadera separación Iglesia-Estado en España, tal como opinaron el 64% de los espectadores que mandaron un mensaje de móvil? Veamos.

Considerando el asunto desde el punto de vista de la democracia, la Iglesia es una institución como otra cualquiera, que tiene capacidad plena de acción dentro de los márgenes de la legalidad y de los principios constitucionales. Efectivamente, desde una óptica meramente laica, la Iglesia es como cualquier ONG o como cualquier otro grupo socialmente activo (tales la Asociación de Gays de Cantalapiedra, el Colectivo Vecinal de Almendralejo-Sur o la Organización para el Estudio y Defensa de la Picaza Común).

>> Sigue...

El cristianismo es para gente rara

Permalink 17.12.06 @ 21:37:52. Archivado en Cuestión de fe

Siempre que voy a Misa me asombra encontrarme con un porcentaje altísimo de gente "imperfecta": hay paralíticos, hay enfermos, hay tontos (en el sentido estricto de la palabra), hay ancianos temblorosos y viejas renqueantes, hay cojos, y mancos, y deformes, y "almamías". Apenas puede mirarse alrededor sin encontrarse con gente de lo más extraña: hombres que visten con pésimo gusto chaquetones dignos, pero ajados, de la posguerra; señoras que se preparan para la muerte arrebujadas en tristes abrigos que ya no son lo que fueron; matrimonios que han aprovechado una misma cortina para vestir a toda su progenie. En fin, ese tipo de gente que nunca te encontrarías en el coktail de inauguración de una galería de arte madrileña.

Cuando hablo con mis amigos más críticos, en ocasiones les digo: "Antes de hacer vuestras reflexiones sobre la naturaleza íntima de Dios o de armar vuestras críticas al moderno cristianismo, recordad que los cristianos son gente muy rara. Si no, ¿quién es capaz de encerrarse un domingo durante una hora en un sitio frío e incómodo para cantar y rezar? Pensad primero qué fuerza o qué locura ha de conducirles a esa situación tan extraña..."

En efecto, esto es algo muy chocante hoy día. En el mundo de la comodidad y de los placeres banales, los domingos son para irse a freir chuletas o para languidecer en casa y recuperarse de la resaca, viendo películas de Antena 3. Y desde ese prisma, para esos amigos de los que hablo, una pregunta tan aparentemente sencilla no tiene una respuesta simple.

De hecho, la respuesta no es simple, no puede serlo. Hijos de nuestra cultura, nos parece lo más natural el hecho de que cierta gente vaya a Misa los domingos. Eso en el mejor de los casos. En el peor, nos parece un residuo de una época pasada y ya moribunda. Puede que, incluso, para esos nuevos censores laicos de nuestro tiempo, ir a Misa sea visto como una actividad verdaderamente subversiva y muy peligrosa para el Estado democrático de derecho.

Pero no es una cuestión de aquí ni de ahora. Las reuniones no autorizadas de cristianos son algo raro y lo han sido siempre. Me atrevo a decir, inclusive, que siempre lo serán. Porque la Misa es una extraña asamblea de gente agradecida.

Blogs
Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Hoy te hago un regalo

Jose Gallardo Alberni

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

En este día de Adviento. Puntos de meditación 14-12-17

Josemari Lorenzo Amelibia

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

AL ENCUENTRO PERSONAL CON JESÚS DE NAZARET

Francisco Baena Calvo

Poemas

Poemas

Podemos aprender de las estrellas.

José Pómez

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Tarancón y el “caso Pikaza”. Un recuerdo emocionado

Xabier Pikaza Ibarrondo

Ser y vivir hoy

Ser y vivir hoy

La unión con Dios en San Juan de la Cruz

Urbano Sánchez García

Tierra liberada

Tierra liberada

¿Asignatura de religión?

Koldo Aldai

Reflexiones en frontera

Reflexiones en frontera

Sobre los vacíos de la vida, habló Francisco en el Ángelus del 10 de diciembre

Guillermo Ortiz

Religión Digital

Religión Digital

Los demás siempre son un camino, no un obstáculo

Religión Digital

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Cardenal da Rocha visita a los participantes de la huelga de hambre contra la Reforma Laboral brasileña

Luis Miguel Modino

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Tangando al cielo con la pirámide, el Hombre Araña y el Bitcoin.

Chris Gonzalez -Mora

Punto de vista

Punto de vista

Vándalos en Valencia

Vicente Torres

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

12 Adviento. La Palmera

Angel Moreno

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Essential 2015, nueva añada del cava más fresco de Juvé & Camps

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Los puntuales instantes de impar dicha

Ángel Sáez García

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Avergonzado de Cataluña

Manuel Molares do Val

Cristianismo en construcción

Cristianismo en construcción

Nace Jesús, ¿renacerá el cristianismo?

Jorge Costadoat

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

La semilla del odio.

Asoc. Humanismo sin Credos

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

Exigencias islamistas

Doctor Shelanu

Atrévete a orar

Atrévete a orar

Preces de los Fieles (D. 3º Adviento (17.12.2017): Jesús nos trae un espíritu nuevo

Rufo González Pérez

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital