Editado por

Gabriel de PabloGabriel de Pablo

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS



La anábasis de Jenofonte

Permalink 12.06.09 @ 16:59:58. Archivado en Artículos publicados en otros medios, Mi engolada Biblioteca

Texto del miniprograma radiofónico "La Biblioteca", de 98.3 Radio. En este programa hablo sobre libros y otras cosas inútiles y anticuadas. Si quieres escuchar cómo lo perpetro (engolando la voz, entregándome al asianismo retórico y patinando, todo ello al mismo tiempo) puedes hacerlo a través de esta web. Es el programa con fecha de 20.04.09.

De entre todos los historiadores de la antigüedad, uno de los más admirados fue siempre Jenofonte. Nació en Atenas en el año 431 antes de Cristo. Durante su juventud fue discípulo de Sócrates y participó en la Guerra del Peloponeso. Posteriormente, se unió a la famosa Expedición de los Diez Mil, con motivo de la cual escribió su Anábasis. Al regresar a Grecia, Jenofonte, que siempre había sido un admirador del sistema político espartano, combatió en la batalla de Coronea junto con los lacedemonios contra una liga de ciudades griegas, entre las que estaba su ciudad natal, motivo por el que fue declarado persona non grata en Atenas. Los espartanos para recompensarle por sus servicios le dieron una finca en su territorio, en Escilunte, cerca de Olimpia. Ahí fue donde Jenofonte empezó a escribir sus obras. Tiempo después, Esparta y Atenas volvieron a aliarse para contrarrestar el poder de la emergente Tebas, y a Jenofonte le fue permitido volver a su patria, aunque no se sabe si lo hizo. Jenofonte cruzó la laguna estigia, en compañía del alado Hermes, en el año 354 antes de Cristo.

Entre sus obras destacan una Apología de Sócrates, las Helénicas, que son una continuación de la inacabada historia de la Guerra del Peloponeso de Tucídides, la Ciropedia, una semblanza del rey persa Ciro II, y por supuesto la Anábasis, también conocida como La expedición de los 10.000. Es de esta obra de la que voy a hablar ahora.

En el año 401 antes de Cristo, el príncipe Ciro el joven se rebeló contra su hermano mayor Artajerjes. Contrató un ejército de mercenarios griegos, comandados por el espartano Clearco, y se adentró en el reino persa hasta llegar a las proximidades de Babilonia. Allí tuvo lugar la batalla de Cunaxa, que terminó con la derrota y muerte de Ciro. En esa difícil situación, los mercenarios griegos iniciaron una prudente retirada, amenazados constantemente por el ejército victorioso de Artajerjes. Asesinados Clearco y los demás generales griegos, los soldados se vieron en la obligación de nombrar nuevos jefes, entre ellos al propio Jenofonte. De este modo, manteniéndose unido y bajo el yugo de una férrea disciplina, el ejército recorrió 4.000 kilómetros hasta la colonia griega de Trapezunte, a orillas del mar negro, donde consiguieron ponerse a salvo. La Anábasis relata todos estos sucesos.

El libro está escrito en tercera persona, a pesar de que el tipo que lo escribe es a la vez juez y parte, ya que Jenofonte se atribuye un papel muy importante en la expedición a partir del asesinato de Clearco. Esta fórmula objetivista es relativamente habitual en los escritos históricos de la antigüedad, como sucede también en el caso de Julio César. Es una forma interesante de abanicarse el ego, pues se trata de relatar con la asepsia de un historiador imparcial los gloriosos hechos de armas de los que uno mismo es protagonista. De alguna manera, es crearse un mito propio, automitificarse, como hace ahora el calculado marketing político con un candidato. Es crearse un personaje que vivirá para siempre en la inmortalidad, por los siglos de los siglos.

La historia de la Anábasis es una demostración de que se puede perder una guerra sin perder la dignidad, y esto es aplicable a la vida. El ejército de mercenarios, gracias en gran medida a las prudentes decisiones de sus jefes, a su superioridad militar y a la inteligencia de su tácticas, permanece invicto durante toda la expedición. Si se quiere, la Anábasis es la historia de una huida victoriosa, que hizo ganar gloria a los soldados que se paseaban por una Persia plagada de enemigos que les rehuían el combate.

Pero además, la Anábasis es una historia divertida, entretenida, didáctica, trepidante, que hará las delicias de aquellos a los que les guste saber que hace 2500 años éramos tan humanos como ahora.

Anábasis, de Jenofonte. Una lección de estrategia, de honor y de dignidad.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

El Dictador. II

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

LA FUERZA DE LA ESPERANZA

Francisco Baena Calvo

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Salve, llena de gracia

Jose Gallardo Alberni

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Nos entrega a su Madre. Puntos de meditación 21 -11-18

Josemari Lorenzo Amelibia

Hermosillo

Hermosillo

Aprueban en Senado creación de Secretaría Seguridad y de Bienestar

Efrén Mayorga

Poemas

Poemas

No se parecen esas voces a los recuerdos

José Pómez

Columna de humo

Columna de humo

Otra oportunidad para Dani Mateo.

Pedro de Hoyos

CaféDiálogo

CaféDiálogo

SEMILLAS DE FRATERNIDAD EN ARGELIA

José Luis Vázquez Borau

Punto de vista

Punto de vista

Borrell intenta restablecer su prestigio

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Cocottes, cazuelas y cacerolas, un libro de cocina de Paco Pérez

Juan Luis Recio

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Alba Castillo, indígena kichwa: “soy producto de la mano generosa de la Iglesia católica”

Luis Miguel Modino

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

El gobierno que afeó

Manuel Molares do Val

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Día sin reír es día perdido

Ángel Sáez García

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Xabier Pikaza Ibarrondo

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Injerencia grosera e imPPúdica.

Vicente A. C. M.

Non Solum Sed Etiam, el Blog de Txenti

Non Solum Sed Etiam, el Blog de Txenti

¡Hijo, estudia! porque es tu derecho.

Vicente Luis García

Entre unidad, caridad y verdad

Entre unidad, caridad y verdad

«El Señor reina, vestido de majestad»

Pedro Langa

No más mentiras

No más mentiras

Memoria histórica y lo que se pretendió y pretende

Antonio García Fuentes

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Libre para ser servido.

Asoc. Humanismo sin Credos

Teología sin censura

Teología sin censura

¿"Religión" o "Evangelio"?

José Mª Castillo

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital