El blog de Hilari Raguer

El cardenal Sebastián y Catalunya

27.11.17 | 09:41. Archivado en Política, Iglesia española

Un artículo del cardenal Sebastián ("Cataluña querida", en Vida Nueva, 28-X a 3-XI- 2017) me suscita unas reflexiones que, aunque soy veterano colaborador de la revista, no me han querido publicar, por lo que las expondré por otros canales.

La idea central del cardenal es que el nacionalismo catalán (no habla nunca del nacionalismo español) es algo fomentado artificialmente desde el poder autonómico mediante una escuela y unos medios de comunicación controlados por la Generalitat. Los nacionalismos peligrosos no son las pequeñas naciones que quieren sobrevivir, sino los grandes estados-naciones que quieren absorber pequeñas naciones de su interior o de su vecindad, como es el caso de Castilla en España o de Serbia en la antigua Yugoslavia.

Cataluña es una nación milenaria, de base no étnica sino cultural, con una identidad cuajada, con un estilo de vida peculiar, con una lengua propia y con un sistema de valores forjado a lo largo de su historia. Cuando en 1940 Himmler visitó Montserrat en busca del Santo Grial, al ver en el museo de prehistoria un sepulcro ibérico con el esqueleto de un hombre muy alto, exclamó: "¡Este hombre es ario! ¡Los catalanes son arios!" El monje que lo acompañaba, y que hablaba el alemán, le contestó: "Los catalanes no somos arios, ni de ninguna raza, sino mezcla de muchas razas".

Desde tiempos muy antiguos Cataluña ha sido un corredor de tránsito de pueblos, de invasiones y migraciones, desde Europa a África, desde África a Europa, de la península al Mediterráneo y del Mediterráneo a la península, y este país ha demostrado una gran capacidad de integración a quienes deseaban quedarse en su territorio. Un país crisol. En Cataluña nadie es despreciado por su origen o sus apellidos. Un andaluz de nacimiento, Montilla, ha podido ser elegido presidente de la Generalitat sin el menor reproche a su origen.

Amante de su identidad, Cataluña es respetuosa con la de los demás. Inmediatamente después de la conquista de Mallorca y de Valencia (s. XIII) por el rey Jaime I, sin esperar a ningún movimiento autonomista, esos países se organizaron, junto con el reino de Aragón, como una confederación, en plano de igualdad con el Principado de Cataluña, y con Parlamentos, leyes e instituciones públicas propias y unas Cortes conjuntas.

En cambio, Castilla siempre ha tratado de imponer su lengua, sus leyes y su forma de gobierno a los países que ha conquistado. Lo hizo primero en la península y después en América. Sólo la pequeña Cataluña ha mantenido su identidad, agarrada a su lengua y a su específica cultura. Inglaterra supo ser flexible con sus colonias y así ha mantenido con ellas unos vínculos sentimentales y económicos que han propiciado que, cuando la madre patria ha ido a la guerra, en 1914 y en 1939, a pesar de ser ya independientes, han combatido a su lado. Las repúblicas hispanoamericanas han tenido que ganar una guerra de independencia para ser tratadas por España de hijas o hermanas.

No es cierto que con los Reyes Católicos se alcanzara la unidad de España. Las coronas de Castilla y Aragón eran políticamente independientes. La corona de Aragón, encabezada por Cataluña, fue durante siglos excluida de la empresa colonizadora americana, mientras que Castilla se apropió el imperio mediterráneo catalanoaragonés (Nápoles, Sicilia, Cerdeña).

Los sucesores de los Reyes Católicos heredaron ambas coronas. Se llamaban "rey de las Españas" (Hispaniarum rex) y las gobernaban respetando bajo juramento las instituciones, leyes y privilegios de cada nación. España fue grande bajo los Austrias, que respetaron su carácter plurinacional, y empezó su decadencia con los borbones, que importaron el centralismo francés.

Ya con el último de los Austrias, Felipe IV, con su nefasto valido el conde-duque de Olivares, empezó la política de reducir todos los reinos al modelo, leyes y lengua de Castilla, al principio con disimulo, "para que -decía Olivares al rey- se produzca el efecto sin que se note el cuidado". Los barceloneses, tras la capitulación de 1714, tuvieron que trabajar en la demolición de un extenso barrio y la construcción de una fortaleza que no se orientaba al exterior para defenderse de ataques enemigos, sino hacia la propia ciudad, para tenerla sometida.

Lo mismo se hizo con el castillo de la montaña de Montjuïc, que domina la ciudad, desde la que ha sido bombardeada repetidas veces a lo largo de los últimos tres siglos. Objeto de especial represión fueron los eclesiásticos y religiosos que habían sido contrarios a Felipe V.

Durante estos tres siglos se mantuvo a Cataluña casi siempre bajo un régimen de excepción. Cuando el general Juan Prim (el único catalán que ha presidido un gobierno español) era un simple diputado, en una interpelación en las Cortes, el año 1851, protestó por el hecho de que se mantuviera a Cataluña, la mayoría del tiempo, bajo un régimen de excepción, con fusilamientos y deportaciones a colonias sin formación de causa y se tratara a Cataluña "como un país de salvajes y vagabundos".

En los siglos siguientes ha continuado, con mayor o menor dureza, la represión, sobre todo en los períodos dictatoriales: la dictadura del general Primo de Rivera (1923-1930) y la del general Francisco Franco (1936-1975). En la guerra civil 1936-1939 hubo en España vencedores y vencidos, pero en Cataluña todos fuimos vencidos, porque desde el principio los sublevados se declararon contrarios a la modesta autonomía que la República Española le había otorgado.

Si hay un caso en Europa en que se cumpla la condición de unidad forzosa que según el Papa Francisco legitima la secesión, es Cataluña.

Recientemente han causado escándalo en Cataluña manifestaciones de obispos y sacerdotes españoles contrarias a la autodeterminación, que la Doctrina social de la Iglesia profesa.

Los obispos catalanes, en cambio, sostienen en el documento colectivo Raíces Cristianas de Cataluña (1985) que Cataluña tiene una realidad nacional propia:

"Como obispos de la Iglesia en Cataluña, encarnada en este pueblo, damos fe de la realidad nacional de Cataluña, configurada a lo largo de mil años de historia y también reclamamos para ella la aplicación de la doctrina del magisterio eclesial: los derechos y valores culturales de las minorías étnicas dentro de un Estado, de los pueblos y de las naciones o nacionalidades, que tienen que ser respetados e, incluso, promovidos por los Estados, quienes no pueden de ninguna manera, según derecho y justicia, perseguirlos, destruirlos o asimilarlos a otra cultura mayoritaria".

Uno de los instrumentos de los que el gobierno español, bajo cualquier régimen político (monarquía, república, franquismo o posfranquismo), se ha valido para desnacionalizar Cataluña ha sido el nombramiento, para nuestras diócesis, de obispos que desconocían la lengua y mentalidad del país. Y no es que no hubiera en Cataluña dignos candidatos: se nombraban catalanes para gobernar diócesis españolas, incluso para la sede primada de Toledo.

Conocemos las tremendas presiones de los gobiernos españoles para que no catalanes ocupen diócesis catalanas. El ex presidente Aznar lo confiesa en sus memorias (2013), cuando refiere que presionó descaradamente para que el sucesor del Cardenal Ricardo Maria Carles no fuera catalán. Creo que es un caso único en la Iglesia universal: que los obispos de un país no puedan ser de aquel país.

La Iglesia tiene en Cataluña una larga y sólida historia. Se ha dicho con razón que antes de ser catalanes ya éramos cristianos, porque si nuestra nación tiene algo más de un milenio, nuestro cristianismo tiene casi dos. Por eso, en el marco de la mentalidad catalana, la religiosidad ocupa un lugar muy especial.

Tenemos un catolicismo que, salvando lo esencial y universal de nuestra religión, ofrece un estilo propio. No es del todo igual que el francés, el italiano o el castellano o andaluz. La piedad catalana es equilibrada. Huye de devociones sentimentales.

Por eso el movimiento litúrgico, que fue una vuelta a la serena liturgia romana, cobró gran fuerza entre nosotros, particularmente a raíz del Congreso Litúrgico de Montserrat del 1915, y no en la línea elitista francesa de Solesmes, sino en la popular y parroquial de los benedictinos belgas.

Parecen dichas expresamente para Cataluña las palabras de Juan Pablo II, el 2 de junio de 1980, al Consejo Ejecutivo de la Unesco:

Soy hijo de una nación que ha vivido las experiencias más grandes de la historia, cuyos vecinos la han condenado a muerte repetidas veces, pero que ha sobrevivido y que ha seguido siendo ella misma. Ha conservado su identidad y ha conservado, a pesar de las particiones y las ocupaciones extranjeras, su soberanía nacional, no apoyándose en los recursos de la fuerza física, sino apoyándose en su cultura. Esta cultura se ha revelado en este caso más potente que todas las demás fuerzas.

Apelo finalmente a la condición del cardenal Sebastián de religioso claretiano. Cuando el "Pare Claret" (así seguimos llamándole en Catalunya, por su gran arraigo popular) fundó la Librería Religiosa y publicó en catalán más de setenta ediciones, con más de trescientos mil ejemplares, de su Camí dret i segur per arribar al cel (traducido luego al castellano, vasco y portugués), ¿lo hizo con la perversa intención de fomentar el independentismo, o convencido de que por razones pastorales tenía que ajustar su predicación a la realidad de sus fieles?

¿Y cuando, según se le atribuye, decía: "Aneu predicant en castellà, que ells blasfemen en català i es condemnaran en català"? Seguramente conoce el cardenal Sebastián lo que su correligionario P. Joan M. Fàbrega refiere, que el "Pare Claret" hizo casi el voto de, en Catalunya predicar siempre en catalán (en Madrid y en Cuba predicaba en castellano, claro). Y cuando influía en la reina Isabel II para que para Catalunya nombrara obispos catalanes, ¿lo hacía con el retorcida esperanza de que fomentarían el nacionalismo, o era consciente del gran perjuicio pastoral que causaban unos prelados que desconocían la lengua y mentalidad de sus fieles?

Lo que más me ha desconcertado del artículo del cardenal Sebastián es la gratuita afirmación de que el independentismo descristianiza y la descristianización favorece el independentismo. El nacionalismo catalán es transversal. Se encuentra a la derecha y a la izquierda, en el catolicismo, en el anticlericalismo y, como la mayoría del país, en el indiferentismo.

Lo que sí es seguro es que el nacionalcatolicismo español ha escandalizado a muchos católicos catalanes, y a algunos los ha apartado de la Iglesia, o al menos de "esa" Iglesia. Que semejante actitud hacia Catalunya venga envuelta en la celofana de que nos aman suena a sarcasmo.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Yo 11.12.17 | 11:32

    Se escribe Cataluña, con ñ.

  • Comentario por Libertad 09.12.17 | 10:15

    ¿Qué problema tiene la lengua catalana en el estado de las autonomías? Es un complejo absurdo el que tienen vds. Su cultura no tiene la menor traba y no ha habido la menor represión en esta democracia que se logró gracias entre otros a los catalanes más solidarios y sensatos del ayer.
    En qué les estorba formar parte de una unidad mayor, seguir considerando hermanos a los que son diferentes pero comparten tantas cosas?
    ¿Cómo va a ser cristiano ese nazionalismo imperialista que amenaza gravemente a la supervivencia de España y como poco llena de mal rollo y enemistad y odio la convivencia diaria, ya en Cataluña y por extensión lo hará a otras regiones?
    Creen que debemos dejarnos exterminar por el nazionalismo imperialista catalán? ¿creen que todo esto va a ser un proceso indoloro y que el odio una vez comience va a terminar alguna vez?
    Son sembradores de odio y división, y eso no tiene nada de cristiano.

  • Comentario por Libertad 09.12.17 | 10:07

    Cabrera, la argumentación de Hilari no hay por donde cogerla. Es propia de un hitlerari. Es triste ver como vds se han asentado en una vision primero victimista y luego nazionalista con toques imperialistas incluídos, sobre una falsa realidad inventada convirtiendo la unidad en la diversidad de España en una carcoma destructora.
    Su identidad estaba bien salvaguardada dentro de España y de Europa, nadie ha puesto la menor traba a la diferencia, pero quieren destruir la nuestra desde su concepto nazionalista imperialista de la historia divisor insolidario y en el fondo profundamente despreciador de lo diferente y agresivo a tope.
    Son vds los q amenazan nuestra integridad y nuestra realidad con sus pretensiones nazionalistas imperialistas esgrimiendo la diferencia como una razón para disgregar en vez de como un enriquecimiento de la sociedad.

  • Comentario por Llanos de Alba 06.12.17 | 06:09

    Severiano: De las características de la lengua bable queda muy poco..

    Estimau amigu, asina us traten, esu que queda pocu, face 40 años no ye ciertu, vime en apuros...
    Non se si conoces a Xoan Xosé García Vicente, asturianista ye su escritura de buen leer, pues bien en Amazon tienen como "lengua coreana" un libro escritu en bable por él.

    lne.es/asturias/2017/11/19/amazon-rechaza-libros-asturiano/2195925.html

    Un saludo nin!




    Facer lo que facemos en Cat...victivismo



  • Comentario por cabrera 03.12.17 | 11:19

    La respuesta del P. Hilari Raguer la considero muy bien argumentada, educada y respetuosa con el cardenal Sebastián. Esta misma actitud no la encuentro en muchos de los comentarios a este articulo en la plataforma periodista digital. Lo que vale son la fuerza de los argumentos, y estos los aporta el P. Hilari Raguer, algo que se lo agradecemos sinceramente.

  • Comentario por Severiano Blanco 02.12.17 | 23:35

    a.- Me pregunto: ¿Serán todos los demás (monarquía, república, franquismo) tan malos y Cataluña tan buena como dice este monje? Pensábamos que el maniqueísmo era del siglo II.
    b.- En vez de citar dichos apócrifos del P. Claret, podría imitar su distanciamiento de la politica, constante y sin concesiones, por evidentes razones pastorales. Y Claret no buscó para Cataluña obispos catalanes, sino obispos buenos. Y su predicación y edición de libros en catalán no obedeció a ninguna causa política, sino a mera utilidd pastoral.
    c.- Es curioso que Dom Hilari conozca escándalos de curas y obispos espñolistas; en la mayor parte de España se habla de los escándalos de los otros, incluso de toda la autodenominada "conferencia episcopal tarraconense" (que aún no es cismática, pero no sabemos por cuánto tiempo)

  • Comentario por Severiano Blanco 02.12.17 | 11:13

    La mayor parte de lo que sobre Cataluña dice Dom Hilari puede aplicarse a mi pueblecito cántabro-astur, hasta hace poco pedanía y ahora absorbido por el ayuntamiento a que ya pertenecía. De las características de la lengua bable queda muy poco, y de otras costumbres locales vivas hace 50 años, apenas nada. ¿Tendrá mi pueblecito derecho a la independencia?
    Eso de la Cataluña acogedora habrá que matizarlo: acoge si el que llega comulga con... Y no conviene invocar el caso del P. Claret, hombre universal donde los haya, tremendamente inquieto por los movimientos independentistas cubanos, y buscador de obispos pastores, no de obispos políticos..
    Y Felipe IV no fue el último Austria; lo fue Carlos II.

  • Comentario por Llanos de Alba 28.11.17 | 17:29

    Cap dels que avui llegeixen el seu article, tenen res a dir del Pare Claret, estic segura, ni de l'Llibreria que tots coneixen, ni dels claretians.

    Pero una independencia unilateral, una estructura tan ideada, no es cristiano, quizá porque ha dividido?

  • Comentario por Llanos de Alba 28.11.17 | 17:20

    – catalanes y no catalanes tenemos que convencernos de que nadie es ni más ni menos que los demás ciudadanos españoles;
    – en Cataluña tendrán que ver que están recibiendo un trato justo, normal, sin discriminaciones, pero también sin privilegios;
    – y esto tiene que ir entrando en la sociedad catalana desde una enseñanza objetiva, imparcial, no manipulada, y con unos medios de comunicación igualmente objetivos, no sectarios, ni subvencionados ni teledirigidos.

    (Conec la Llibreria i la seva difusió de llibres, no es posi en evidència si us plau.)


  • Comentario por Llanos de Alba 28.11.17 | 17:14

    Hilari...estoy de acuerdo con el artículo del cardenal Sebastián. ho sento!


    En el resto de España también habrá que cambiar ciertas actitudes centralistas, demasiado elementales, que confunden lo español con lo castellano o con lo que se hace "en toda tierra de garbanzos". Cataluña es España y España es también Cataluña. Pero ahora, hay demasiada gente que no lo ve ni lo siente así. Modificar un sentimiento socializado cuesta una generación, yendo las cosas bien.


  • Comentario por Paul Sanders 28.11.17 | 01:10

    En esa historia épica y fantasiosa que se han montado los nacionalistas catalanes, plagada de errores, no cuentan nunca un episodio tan vergonzante como fue su incursión imperialista a tierras griegas con Roger de Flor y Roger de Lauria. Fueron tantas las atrocidades que cometieron en nombre del "imperi" que hoy día, muchos siglos después, todavía en Grecia amenazan a los niños diciéndoles: "¡que vienen los catalanes!". Y cuando quieren expresar que alguna cosa es indigna y deshonrosa de hacer dicen: "esto no lo harían ni los catalanes".

    De manera que en el otro extremo del Mediterráneo han dejado ustedes un muy triste recuerdo del "imperi". Todavía hoy kos recuerdab con horror.

  • Comentario por procato 27.11.17 | 22:25

    Hilari:¿no te parece vergonzoso coincidir con Tardá, Rufián, antisistemas...? ¿No te da vergüenza estar en contra del "bien moral" auspiciado por el episcopado? ¿No te da vergüenza mentir al enfrentar la historia de España con la de Cataluña? ¿No te da vergüenza presumir de pueblo inclusivo,siendo tú ejemplo de lo contrario? ¿No te da vergüenza citar a tu favor a San Juan Pablo II y al Papa Francisco?
    Al monasterio tendrían que ir a enseñar historia de España y Cataluña Pío Moa y Losantos.

  • Comentario por Paul Sanders 27.11.17 | 20:57

    Como persona de izquierdas no puedo compartir este artículo. En primer lugar, soy partidario de un estado centralista fuerte y unido, en el que no haya desigualdades. Admiro el sistema político francés. En segundo lugar, los nacionalismos han sido siempre retrógrados y carcas. Hay un libro de Marx - Engels que incluso muchas personas de izquierdas ignoran: "Los nacionalismos contra el proletariado". Debiera ser de obligada lectura para las personas de izquierdas. Por ej.: Los nacionalismos son, por su propia naturaleza, reaccionarios. Representan la tendencia contraria a la creación de los grandes Estados, al desarrollo en gran escala de los medios de producción y comunicación. Anteponen sus mezquinas aspiraciones nacionales, en palabras de Engels, a la revolución. Y esto es así desde el primer momento. Cada vez que se presenta una gran ocasión histórica, una gran revolución, ellos toman el bando de la contrarrevolución."

Jueves, 14 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930