El blog de Hilari Raguer

De la ley del talión a la ley del perdón

14.09.17 | 16:30. Archivado en Evangelios

El evangelista Mateo recopiló las principales enseñanzas de Jesús sobre cómo tendría que ser su comunidad en el capítulo 18 de su evangelio, que por eso los comentaristas llaman regla de la comunidad, discurso comunitario o discurso eclesiástico. Destacan dos normas: al principio del capítulo, sabiendo que sus discípulos discutían a menudo sobre quién de ellos sería el principal, afirma que el mayor es el más pequeño (lo cual entraña lo que en otros momentos dirá, de la autoridad como servicio) y al final la severa ley del perdón (que, como veremos, también se reitera en distintos contextos).

En el llamado código de la alianza se prescribía la venganza: “vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, cardenal por cardenal” (Ex 21,24-25). Lo recoge más resumido el código deuteronómico: “Vida por vida, ojo por ojo, diente por diente” (Dt 19,21) y más extenso la legislación posterior: “Si alguno causa una herida a su prójimo, se le hará lo mismo que hizo él: fractura por fractura, ojo por ojo, diente por diente, se le hará la misma lesión que él haya causado al otro” (Lv 24,19-20). A veces, la venganza era incluso un deber. Si se cometía un asesinato, alguien de la familia de la víctima tenía que vengar al difunto: es el “vengador de la sangre”, “goel hadam” en hebreo, o “ultor sanguinis” de la Vulgata latina (Num 35,25.27).

Pero contra lo que suele decirse, la ley del talión no quería estimular la venganza, sino limitarla, porque la humana tendencia es de ambos ojos por uno y varios dientes por uno solo, lo que estimula una réplica aún más dura, en una espiral de violencia creciente, por lo que con razón decía Martin Luther King que si persistimos en la violencia pronto acabaremos todos sin ojos y sin dientes. Y el Papa Francisco, en el encuentro de reconciliación de agresores y víctimas, en Villavicencio, Colombia, el pasado 8 de septiembre: “La violencia engendra más violencia; el odio, más odio y la muerte, más muerte. Tenemos que romper esa cadena que se presenta como ineludible, y eso solo es posible con el perdón y la reconciliación”.

Jesús rompe radicalmente con la ley del talión en el sermón de la montaña, en las famosas contraposiciones: “Habéis oído que se dijo ‘ojo por ojo y diente por diente`. Pues yo os digo: no resistáis al mal, antes bien al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra; al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica dale también el manto y al que te obligue a andar una milla vete con él dos” (Mt 5,38-41).

Dentro del mismo sermón de la montaña, en un pasaje tan fundamental como el padrenuestro, condiciona el perdón de Dios al nuestro: “perdónanos nuestras deudas tal como nosotros perdonamos a nuestros deudores” (Mt 6, 12). Un Padre de la Iglesia sacaba la consecuencia de que, si no perdonas, cada vez que rezas el padrenuestro le estás pidiendo a Dios que no te perdone.

La versión de Lucas del sermón de la montaña (o, en su caso, de la llanura), es aún más exigente, porque exhorta no solo a perdonar al ofensor, sino también a amarlo, y ésta será la gran diferencia entre un cristiano y un pagano:

“Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os odien, bendecid a los que os maldigan, rogad por los que os difamen. Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra, y al que te quite el manto, no le niegues la túnica. A todo el que te pida, da, y al que tome lo tuyo, no se lo reclames. Y tratad a los hombres como queréis que ellos os traten. Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? ¡También los pecadores hacen otro tanto! (…). Más bien, amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada a cambio; entonces vuestra recompensa será grande y seréis hijos del Altísimo, porque él es bueno con los desagradecidos y los perversos” Lc 6, 27-35). Además, nos pone el ejemplo de Jesús, que desde la cruz oraba: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc 23,34).

Pero seguramente la formulación más radical de la ley del perdón es la del evangelio de ese domingo, como conclusión de la regla comunitaria de Mt 18. La pregunta de Pedro con que el episodio empieza, “¿cuántas veces he de perdonar las ofensas de mi hermano?”, da a entender que Jesús ya ha dicho y repetido que hay que perdonar, sorprendiendo a sus discípulos al derogar la ley del talión. Por eso Pedro desea que el Señor ponga un límite, como máximo siete veces. Pues no: setenta veces siete, que es como decir todas las veces que haga falta.

La parábola del siervo sin misericordia no solo dice que hay que perdonar, y que si no perdonamos no seremos perdonados, sino que da el motivo. Por razón de la dignidad del ofendido, Dios, nuestras deudas con él son mucho más graves (diez mil talentos) que las que un hermano pueda tener con nosotros (cien denarios). El castigo del siervo sin misericordia es lo que Dios nos hará si no perdonamos a nuestros hermanos.

Pero dice: “si no perdonáis de todo corazón”. Un sacerdote de reconocida experiencia en la dirección espiritual se preguntaba qué diferencia hay entre perdonar y perdonar de todo corazón, y respondía: “perdonar de todo corazón es perdonar quemando los archivos”. Es todo lo contrario del consabido “yo perdono, pero no olvido”. Para que no se diga que no cumplo lo del evangelio, digo de palabra que perdono, pero me la guardo, o sea que de hecho no perdono.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 21 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930