El blog de Hilari Raguer

Fernández Díaz y Puente Ojea

20.07.16 | 18:27. Archivado en Iglesia católica

Don Gonzalo Puente Ojea, ateo militante, fue embajador de España ante la Santa Sede de 1985 a 1987. El Vaticano le retiró el placet cuando, de acuerdo con su conciencia y con la legislación española, se divorció y contrajo nuevo matrimonio civil.

Me contó que cuando se despidió de Secretaría de Estado (no fue recibido por el Papa, y creo que tampoco por el secretario de Estado), dijo que no se quejaba del Vaticano, que estaba obrando según sus principios, sino del jefe del gobierno español, Felipe González, porque a pesar de la laicidad de la constitución, había cedido a la exigencia confesional vaticana.

Dijo que se había portado según su conciencia y de acuerdo con la legislación española vigente, y que él podría aportar una lista de los embajadores ante el Vaticano que mantenían a una amante en un piso de Roma, y el representante de Secretaría de Estado le había contestado: “Haga usted lo mismo”.

No me parece verosímil que un alto personaje del Vaticano empleara un lenguaje tan desvergonzado; lo que seguramente le dijo fue que si aquellos embajadores mantenían oculta su relación, la Santa Sede no podía reprochársela, mientras que él, Puente Ojea, lo hacía públicamente.

Me viene a la memoria este incidente ante la reacción masiva contra el rumor, que parece fundado, de que el controvertido ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que tiene sus días contados en el gobierno, después del fracasado intento de elevarlo a presidente del Congreso, sería nombrado embajador ante la Santa Sede.

El Secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, está recibiendo una lluvia de cartas pidiendo que se le niegue el placet, dados sus antecedentes de la política represiva ante los inmigrantes, con la sangrienta valla de Melilla, la antidemocrática “ley mordaza” y las sucias manobras para inculpar e inhabilitar políticos nacionalistas.

Por mucho menos se retiró el placet a Puente Ojea, que había sido admitido a pesar de ser conocido ateo, y más tarde había rehecho su vida familiar divorciándose y contrayendo segundas nupcias pública y legalmente.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por promiscato 05.08.16 | 19:07

    hilari: más que monje te cuadra mejor integrarte en el movimiento de Colau,Podemos,ERC...Hablas como ellos en el tema familar y en el tema que tocas:"(Ojea) más tarde había rehecho su vida familiar divorciándose y contrayendo segundas nupcias pública y legalmente". De un monje,si abre la boca, se espera otra cosa. ¿No hay abad al frente de la comunidad?

  • Comentario por Francisco Tostón de la Calle 30.07.16 | 04:15

    Hola, amigos. Me parece muy bien que no se le dé el placet. Es una forma indirecta de rechazar esa doble moral del PP. Van mucho a misa, asisten a ceremonias solemnes de apoyo a la jerarquía, pero carecen de conciencia y de moral. Un partido financiado en negro durante más de veinte años. Negar el placet o dilatarlo es una forma de decir que no todo vale y que hay cosas que, aun en un medio tan inmoral como el político, no son admisibles, al menos no deberían serlo en el Vaticano.

  • Comentario por luis 23.07.16 | 01:21

    El señor Puente Ojea fue nombrado embajador ante el Vaticano con el descarado propósito de provocar, fuera soltero casado, divorciado que poco tiene que ver eso en Roma.
    El Sr. Fernández Díaz, con razón o sin ella, está sufriendo el acoso de la izquierda cuya habilidad en desatar campañas de desprestigio (agi-pro) es de sobras conocida.
    Fernández Díaz no era Ministro del Interior cuando tras una cadena de errores del Estado se produjo la masacre del tren de Atocha. ¿De cuantas nos ha librado su buena actuación en el ministerio de Interior?

Miércoles, 28 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031