El blog de Hilari Raguer

¿Está cambiando el Papa Francisco la fe católica?

10.05.16 | 17:10. Archivado en Francisco

El Papa Francisco dice y hace cosas nuevas y se oyen voces en la Iglesia, incluso voces jerárquicas, que se oponen. Hasta algunos han llegado a decir que Papas anteriores, como Juan Pablo II, con su doctrina, que aquellas voces tienen por irreformable, condenan a Francisco.

Decía san Agustín que las cosas establecidas por Jesús, y por tanto invariables, son muy pocas. Es famosa su sentencia: in necessariis unitas, in dubiis libertas, et in omnibus caritas ("en las cosas necesarias, unidad; en las dudosas, libertad; y en todas las cosas, caridad"). Si la Iglesia cambia algo a lo que estábamos acostumbrados, es que no era tan necesario como creíamos.

El P. Congar escribió que la esencia del fariseísmo es dar por absolutas cosas secundarias. Es el reproche de Jesús a los fariseos, que colaban el mosquito y se tragaban el camello. No solo urgían las leyes del descanso del sábado, o de la pureza de los alimentos (que eran observancias simplemente simbólicas o pedagógicas) sino que las complicaban hasta el infinito con una casuística rabínica abrumadora, y obsesionados por ella, se les escapaba lo principal, que era y es la ley del amor.

Jesús fue misericordioso y amable con publicanos y mujeres pecadoras, pero fue durísimo con los fariseos y maestros de la ley. Tirar por la borda, por el afán de cambios, cosas esenciales, es fatal para la fe, pero aferrarse a cosas secundarias lleva fatalmente a perder de vista lo esencial.

Y ya que se aduce la persona y el magisterio de Juan Pablo II, mencionaré un episodio poco divulgado entre nosotros. Los Papas del siglo XIX habían condenado reiteradamente la rebelión de los patriotas irlandeses a la reina anglicana y de los polacos al zar ruso, imponiéndoles la obligación en conciencia de someterse a sus legítimos soberanos.

Pero cuando Juan Pablo II, en los inicios de su pontificado, el 2 de junio de 1983, fue a Cracovia, su antigua sede episcopal, beatificó a Rafael Kalinowski y a Alberto Chmielowski, que por su participación en la insurrección polaca contra Rusia, el 1863, sufrieron pena de muerte el primero, conmutada por destierro a Siberia, y mutilación el segundo. O sea que no llegaron a morir por aquella causa.

Pues bien: Juan Pablo II, prescindiendo olímpicamente del magisterio de sus predecesores, exaltó el "amor heroico a la patria" de ambos insurrectos, y hasta calificó de caridad teologal su nacionalismo, ya que les llevó a exponer por él su vida, y les aplicó repetidamente las palabras de Jesús "Nadie tiene un amor (caritatem, en el latín original) mayor que el que da la vida por sus hermanos" (Juan 15,9.12-14).

Juan Pablo II pensaba en Polonia y en aquellos dos compatriotas, pero es evidente que su magisterio ha de ser igualmente aplicable a independentistas vascos o catalanes. Por algo los grandes admiradores españoles del Papa polaco silenciaron aquel discurso. No se publicó en Ecclesia, pero sí en Palabra.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por vicente 16.06.16 | 16:05

    yo creo que no.

  • Comentario por Francisco 06.06.16 | 15:58

    Cuando tenga un ratico... nos cuenta cómo era la vida de Sabino Arana, el padre del nacionalismo vasco, pero si no le importa, yo le doy un avance: de misa y comunión diaria por las mañanas, se dedicaba por las tardes a intentar expulsar del País Vasco a los maestros "maketos" (no oriundos del País Vasco), al tiempo que redactaba sesudas, grotescas, crueles y humillantes comparaciones entre los guipuzcoanos y los castellanos. Me parece que usted todavía no ha asimilado la idea de que el nacionalismo a veces puede ser excluyente, inhumano, anticristiano y nada ético. Pero es que usted se quedó en su visión tan peculiar de que los cristianos que murieron en la Guerra Civil por defender sus ideas religiosas (que la República debería haber respetado y protegido) no son dignos de estar entre los mártires, ni de una religión ni de una patria. Al final de su artículo, da usted un ejemplo de fariseísmo histórico. No tiene Vd. ningún derecho a pontificar, ni a dar discursos políticos.

  • Comentario por Pablo 23.05.16 | 00:49

    El P. Raguer no da ni un argumento a favor de su interesada vindicación oficialista. Sólo se dedica a condenar como fariseos a los que como católicos se atreven a pensar por sí mismos sin condenar a nadie. ¿Quién ha condenado a Francisco?. Discrepar no es condenar. En la Iglesia, fuera de lo dogmático o revelado, se puede discrepar. ¡Pero dando argumentos! Raguer pretende solventar una gran cuestión de muchas aristas, sin entrar en ninguna de ellas. Cree ir sobrado con sembrar descalificaciones tremendas y generalistas. Habla sólo para sus convencidos.
    El simple ejemplo aducido por este hermano monje es de materia política. Normal que pasados muchos años se pueda ver un hecho político desde otra perspectiva. En cambio, lo que el Evangelio y la Tradición apostólica establecen en materias como la indisolubilidad matrimonial y el debido estado de gracia para recibir la santa comunión son inmutables si queremos ser fieles al Señor Jesús y a su Iglesia.Nada de esto es secundario.Un a...

  • Comentario por enrique garcia sanchez 13.05.16 | 13:13

    No estoy de acuerdo con el último párrafo del artículo. Los separatistas catalanes y vascos NO han ofrecido su vida por los demás. Tanto en un caso como en otro han utilizado la violencia pasando olímpicamente del AMOR y de la FE de los mártires (signos identificativos de la sinceridad de sus sufrimientos). Han engañado a los demás contando la Historia como han querido, no les han informado de las consecuencias que tiene el separatismo para territorios tan pequeños (más en el mundo globalizado que vivimos), y un largo etc. Eso no quita para las buenas intenciones de Monseñor Hilari que nos ha informado sobre la publicación de un hecho del Papa Juan Pablo II, admirable en la forma y en el fondo.

Martes, 17 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031