Hermosillo

Mujeres en México, qué hacen por conquistar la igualdad.

08.03.17 | 01:05. Archivado en Sobre el autor

+ ¿Qué hacen las mujeres en México para conquistar la igualdad?
+ MUJERES EN MÉXICO

Dos magníficas aportaciones se presentan en esta ocasión, en México se celebra el 8 de marzo “El día internacional de la Mujer”; un estudio, MUJERES EN MÉXICO, coordinado y publicado por Alicia I. Martínez, profesora–investigadora de FLACSO–México y otro sobre un Foro #MujeresPoderosas: ¿Qué hacen las mujeres en México para conquistar la igualdad? Desarrollado Por Ana Paula Flores, Gabriela Guerra Rey y Ruth Mata en la revista Forbes.

En verdad que resulta muy significativa su lectura:

TEXTO coordinado y publicado por Alicia I. Martínez, profesora–investigadora de FLACSO–México

MUJERES EN MÉXICO. Las mujeres mexicanas encarnan la tensión y el encuentro entre dos culturas, la indígena –de extraordinaria riqueza– y la española. Con un mestizaje aún en proceso, insuficientemente integrado por el país, soportan el racismo, así como grandes desigualdades económicas, sociales, políticas y culturales.

Su presencia en las luchas por la independencia, en la construcción de la nación, en la Revolución de 1910 y en los momentos de crisis no ha dejado huella y escandaliza su ausencia en la institucionalidad política. Sólo tras una lucha de varias décadas obtuvieron el derecho a voto a nivel nacional, siendo México uno de los últimos países de la región en reconocerlo.

Con una Iglesia Católica muy influyente, valores marcadamente tradicionales con respecto a los roles femeninos, un sistema político altamente excluyente y una cultura política autoritaria, el camino de las mujeres ha sido difícil, con logros parciales e intermitentes. No obstante, el movimiento de mujeres, que renace en vísperas de la realización de la I Conferencia Mundial de la Mujer en ciudad de México (1975), ha madurado políticamente, gestando un discurso propio y articulando a diversos sectores sociales. Anfitrión en el IV Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (Taxco, 1987), a partir de 1988 ha ligado en el debate los temas del feminismo y la democracia e influido en la acción estatal hacia la mujer, en especial en el ámbito de la violencia sexual e intrafamiliar. Sin embargo, México es el único país de la región que no cuenta con un mecanismo nacional para el adelanto de la mujer, según lo establecido por Naciones Unidas.

En los cuatro últimos decenios los rasgos vitales de las mexicanas han cambiado apreciablemente. Su perfil demográfico ha variado en el sentido de ser ya mayoritariamente urbanas y principalmente adultas jóvenes (y no fundamentalmente jóvenes como en 1950). Uno de los cambios más evidentes ha sido su menor fecundidad, que ha pasado de un promedio de siete hijos por mujer en edad fértil al comienzo de los cincuenta a unos tres hijos cuando se inician los noventa. Como sucede en otros aspectos, se evidencia una gran diferencia entre las mujeres rurales y pobres –donde hay un peso apreciable de mujeres indígenas– y las mujeres urbanas de clase media.

También en los últimos decenios ha crecido el número de mujeres que se registran participando en el mercado laboral, debido tanto al aumento efectivo de esta participación femenina, como al mejor registro estadístico del fenómeno. Según la Encuesta Nacional de Empleo de 1991, cerca de un tercio de la Población Económicamente Activa del país estaba compuesto por mujeres.

Las condiciones de vida de las mexicanas también han ido mejorando desde los años cincuenta, si bien la crisis de los ochenta detuvo ese avance en ciertos planos e incluso produjo algunos retrocesos parciales. Uno de los cambios más fuertes se refiere al aumento en el nivel educativo de las mujeres, las cuales alcanzaron a los hombres en casi todos los ámbitos de la educación formal. No obstante, sigue manifestándose una segmentación por sexo en cuanto a la elección de especialidad en la enseñanza media y de carrera universitaria, así como una tremenda deficiencia en la capacitación profesional.

Han mejorado, asimismo, las condiciones de salud de las mexicanas, aunque todavía se manifiestan deficiencias apreciables y, sobre todo, unas diferencias según zona de residencia, nivel socioeconómico y grupo étnico, que se encuentran entre las más graves de América Latina. Estas diferencias se agudizan por la distribución tan desigual de los servicios de salud, los cuales se concentran en las principales ciudades, produciendo incluso una falta de control y registro de las enfermedades en las zonas más postergadas del país. Puede así hablarse de dos dinámicas epidemiológicas coexistiendo en el territorio nacional.

La incorporación de las mexicanas a posiciones de poder ha sido particularmente lenta y escasa en comparación con el resto de América Latina. Tras la obtención del voto (en 1953) lograron un 2,5% de presencia en la Cámara de Diputados y cuarenta años después ocupaban sólo el 9,2% de los escaños. Recién en 1981 una mujer ocupó una cartera ministerial y sólo tres mujeres lo han hecho hasta hoy. En 1992 ejercían apenas el 2,8% de las presidencias municipales.

El movimiento amplio de mujeres integra hoy día a feministas, trabajadoras, campesinas y mujeres populares. Cuenta con numerosas organizaciones, programas académicos, ONG de acción social, organizaciones políticas y sindicales. Si bien el mayor número se concentra en el Distrito Federal, diversos Estados han desarrollado valiosas experiencias e iniciativas y desde los comienzos de los 80 han realizado numerosos encuentros, nacionales y sectoriales.

La estabilidad económica y la concentración de la riqueza, por una parte, y la marginación de los grupos más pobres, los pueblos indígenas y campesinos de la población, por otra, han ocultado una sociedad marcada por las desigualdades y la corrupción. El estallido de Chiapas y los asesinatos de figuras políticas ponen el dedo en la llaga y representan un desafío para la efectiva democratización del país. Corresponde a las mujeres ser parte activa en esta transformación.

El proyecto de investigación Mujeres Latinoamericanas en Cifras fue desarrollado y coordinado en México por Alicia I. Martínez, profesora–investigadora de FLACSO–México. La presentación de resultados fue realizada por la Coordinación Regional, atendiendo a las necesidades de comparación del caso mexicano con el resto de los países de América Latina. Texto original de MUJERES EN MÉXICO. http://www.eurosur.org/FLACSO/mujeres/mexico/m-pais.htm

+¿Qué hacen las mujeres en México para conquistar la igualdad?
MARTES, 07 DE MARZO 2017, 16:41:38
Portada > Economía y Finanzas >
¿Qué hacen las mujeres en México para conquistar la igualdad?
Foro #MujeresPoderosas: En el campo de la construcción, en la política y en la ciencia, muchas mexicanas luchan por el respeto que se merecen, tirando prejuicios y resistiendo embates, las más veces, en el anonimato.

Por Ana Paula Flores, Gabriela Guerra Rey y Ruth Mata

Las mujeres perciben como salario 46% me­nos por hacer el mismo tipo de trabajo que los hombres, participan 42% menos en la fuerza laboral, y con respecto a los ingresos, las mexicanas reciben 54% menos que los hombres, de acuerdo con el Gender Gap Index 2014.

Sobre el nivel de escolaridad, la relación entre hombres y mujeres en México es relativamente equitati­va en la educación básica y media superior, incluso con tendencia a favorecer a las niñas; sin embargo, es en el nivel superior en que la balanza se inclina a favor de los hom­bres, con un ingreso de 28 mujeres por cada 30 varones.

Un artículo publicado recien­temente por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) en su sitio web, relativo a la paridad de género, indica que la debilidad económica de Estados Unidos ha afectado más a las mu­jeres graduadas que a los hombres. En 2015, las jóvenes egresadas de una carrera universitaria ganarán, en promedio, 15.7% menos que sus contrapartes masculinas.

El índice posiciona a México en el lugar 88 en lo que respecta a la categoría de Trabajadores Profesionales y Técnicos: por cada 55 hombres laborando en estos niveles, sólo hay 45 mujeres. Esta tendencia se incrementa particularmente en los campos que tradicionalmente son masculinos.

¿Sólo para hombres?

Olga, con carrera trunca en ingenie­ría mecánica, aprendió a operar muy bien la retroexcavadora. Fue tan notorio su trabajo que una empresa concretera en Chiapas decidió em­plearla. Ella no se conformó con sólo saber operar esa compleja máquina; aprendió a manejar la excavadora. ¿Otros atributos? Mantenía limpias y en buen estado las máquinas, aprendió a darles mantenimiento y cambiarles las mangueras. La cereza del pastel fue que ella no hacía “san lunes” (no faltaba a trabajar el primer día de la semana), a diferencia de casi todos sus compañeros en la empresa.

El gusto le duró 11 meses. Olga tuvo que dejar el trabajo porque sus compañeros la acosaban continua­mente y la descalificaban. La razón de ese maltrato: era muy responsa­ble. No obstante, su salario siempre fue menor que el de sus colegas.

Ella es una de las aproximada­mente 600 mujeres que trabajan en el sector de la construcción de un universo de 11,000 (de los afiliados a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, CMIC). Pero, ¿por qué una mujer querría trabajar en este sector en el que tradicional­mente participan hombres? Por dos razones: hay quienes son muy hábi­les en estas actividades y lo disfrutan, y porque representa una posibilidad más de tener un ingreso económico.

El sector de la construcción es uno de los más duros para que las mujeres participen. Aquí el tema es totalmente cultural, explica Maribel Miceli Maza, coordinadora ejecutiva nacional de mujeres empresarias de la CMIC.

Miceli Maza tiene como objetivo lograr que cada vez más mujeres se integren en el sector de la cons­trucción, pero no sólo en las áreas administrativas, sino en actividades como plomería, soldadura, electri­cidad, acabados y en la operación de retroexcavadoras…VER texto completo en: https://www.forbes.com.mx/que-hacen-las-mujeres-en-mexico-para-conquistar-la-igualdad/#gs.X97io7Q


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 29 de mayo

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Mayo 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031