Religión, Biblia y hermenéutica latinoamericana

Chalecos amarillos: la historia de Francia está en juego (Traducción)

06.12.18 | 07:18. Archivado en Hermenéutica intercultural


Discurso de Jean-Luc Mélenchon en la Asamblea Nacional, 5 de diciembre de 2018

Señor primer ministro:

Escuché con atención su discurso y entendí -como creo muchos aquí- una especie de informe de despedida. No es el caso. Esto no es un ataque personal: es una apreciación política. No es el caso. Y prefiero decírselo francamente: felices los días que vivimos pues Francia entró en un estado de insumisión general contra un orden injusto que duró muchísimo tiempo. Aquí están los millones de personas que la vida había invisibilizado, en el hexágono y en la Francia de ultramar. Aquí están los millones de personas, el pueblo que entra en el escenario de la historia de Francia.

Un giño a la historia: ese chaleco amarillo que da visibilidad en la calle y que es parte del uniforme de construcción se convirtió en un tipo de nuevo gorro frigio de los franceses que se liberan de la resignación, del aislamiento, de ese silencio herido que se mantuvo por dignidad. Y para no darse por vencidos. Finalmente, aquí están los reclamos -altos y fuertes- de las pobres vidas reducidas a un infierno por un sistema que solo alienta la codicia, el consumo ostentoso, el egoísmo social y la riqueza de unos en detrimento de todos.

No.¡Francia no es una nueva empresa llevada por un geniecillo! ¡Somos una gran nación educada y politizada, de sesenta y cinco millones de personas que están hartas de ser tratadas como imbéciles!

¿Cómo han podido creer que no los veríamos entregar, a cada una de las cien personas más ricas del país, un millón de euros pensando que los iban a recuperar en las gasolineras, de los bolsillos de aquellos que desde el día 15 del mes no saben cómo van a terminar el mes? ¿Cómo han podido creer que nosotros mismos nos creeríamos, por un instante, que este programa y estas sobrecargas iban destinadas a la transición ecológica mientras que caíamos en la cuenta de que, como es evidente, de la suma de tres mil millones de euros, solo 19% son reservados a las tareas de transición ecológica? ¿Cómo han podido creer que nosotros no encontraríamos la carta que les envió la Comisión Europea para explicar que los impuestos, que ustedes se inventaron, son destinados a compensar el déficit fiscal por sumas distribuidas copiosamente a los ricos? ¿Cómo han podido, de manera tan ofensiva, decir a la gente del común que manejarían menos y contaminarían menos al pagar más caro el combustible? ¿En este loco urbanismo en que vivimos, que mantiene a todos alejados de todo, ustedes quieren agravar la situación cerrando correos, cerrando escuelas y cerrando los servicios públicos? La gente sabe que no puede conducir menos y, en consecuencia, a falta de conducir menos, comerán menos, se cuidarán menos y podrán ocuparse menos de las pequeñas alegrías que conforman la vida de cada uno.

La ecología no tiene nada que ver con sus medidas. La ecología es necesariamente popular. Les falta comprender que no se puede ser, al mismo tiempo, amigo de los ricos y del género humano. Porque los ricos no tienen más que intereses particulares y solo el pueblo lleva sobre sus hombros el interés general. ¿Qué hacen los amigos de ustedes, los ricos, los tres mil millones que les han dado? ¿Los han invertido? ¿Los han distribuido en salarios? ¡No! Lo han puesto todo en especulación.

Aumenten los salarios, aumenten los mínimos sociales y entonces verán ese dinero circular por toda la economía para el bien de todos. Revoquen la sobrecarga de los carburantes y restablezcan el Impôte de Solidarité sur la Fortune (ISF). ¡Ha llegado el momento en que los ricos sean solidarios! Y para el resto, ¡suficiente de oficios manuales!

Una política ecológica es necesariamente global y debe unificar en su perímetro todas las aristas de la economía desde el entrenamiento de los empleados hasta la trasformación profunda de los modos de consumo. Es por eso que la planificación económica es inevitable. Y es por ella que debemos comenzar, mas que por un picadillo de medidas, que no sabemos nunca como encajan las unas con las otras y en qué sentido, para terminar, se darán. La planificación ecológica, para lograr el modelo de civilización que deseamos actualmente, no debe tomar nunca más ventaja sobre la naturaleza de la que ella es capaz de reconstruir. Es lo que llamamos “regla verde”.

Hoy estamos aquí reunidos para votar su declaración. No sabemos bien cual es la votación. Puede ser una confianza ciega la que se nos pide. Esto será rechazado. No creemos que ustedes entiendan una palabra de lo que les diremos. ¿Por qué? Porque nos conocemos. Lo que nosotros digamos y lo que digan los “chalecos amarillos”, en el cuaderno de reclamos presentado, ya lo hemos solicitado aquí y ustedes ya respondieron:

• Nosotros les propusimos gravar el combustible de las compañías aéreas y de los cruceros, lo que recaudaría tanto como el sobrecargo a los carburantes de las personas pobres que no pueden hacer otra cosa que ir en carro. Ustedes lo rechazaron.
• Nosotros les propusimos prohibir el uso de glifosato sobre terrenos. Ustedes nos lo rechazaron.
• Nosotros les propusimos un sistema de impuestos más justo que dividiría en catorce rebanadas lo que hoy se parte en cinco, en su mayoría, sobre la clase media. Ustedes nos lo rechazaron.
• Nosotros les propusimos que las primeras cantidades de gas, de agua y de electricidad fueran gratuitas para el común de las personas que no pueden prescindir de ello, porque no se puede prescindir de ninguno de estos tres elementos que acabo de mencionar. Ustedes nos lo rechazaron.
• Nosotros les propusimos que los más altos salarios de una empresa no fueran superiores veinte veces que el salario más bajo, tal como lo reclama la Confederación Europea de Sindicatos. Ya nos lo han rechazado.
• Nosotros les propusimos gravar las ventas de las casas de más de un millón de euros para financiar la renovación de las viviendas aisladas. Ustedes nos lo rechazaron.
• Nosotros les propusimos aplicar el referéndum de iniciativa popular para proponer una ley, para derogar una ley o para remover funcionarios electos. Ustedes nos lo rechazaron.

Esto es lo que encontrarán en los cuadernos de reclamos. Al igual que la Sexta República, de la que algunos aquí se burlan con frecuencia, ella surge de la propia demanda popular. Entiendan que estos son los gritos de una época, los gritos de un momento político. Es la historia de Francia que está aconteciendo. ¡Esto no es solo una molestia en su mandato parlamentario!

Ahora cuentan con apaciguar el fuego que han avivado posponiendo la implementación de sus decisiones al día siguiente de las elecciones europeas. Comprendemos por qué. Ustedes presionan y sueñan con posponer el dolor seis meses. Pero nadie cree en su conversión al pueblo en seis meses. Es más posible que no estén en esa curul la semana próxima. Porque si mandan encarcelar [lit. “embastillar”, aprisionar en la Bastilla] colegiales hoy, no podrán evitar que sean decenas de miles el viernes en las calles. De inmediato, los chóferes, los bomberos y los empleados públicos iniciarían llamadas de huelga que se multiplicarían hora a hora.

Parece que ustedes le piden a la gente razonable quedarse en casa el sábado. Pero ellos igualmente irán a la calle. Vayan a decirle al monarca presidencial que las personas razonables están en las rotondas y en las calles y que no se irán hasta que ustedes se den por vencidos o se vayan. Dense por vencidos o váyanse. ¡Y cuando se vayan, dense por vencidos antes!

Discurso original: https://le-bon-sens.com/2018/12/05/gilets-jaunes-le-discours-epoustouflant-de-jean-luc-melenchon-a-lassemblee-nationale/

Tradujo del original francés: Hanzel José Zúñiga Valerio.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 15 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31