Fiestas en el Barrio de Gracia en Barcelona

Permalink 18.08.07 @ 13:28:21. Archivado en Libertad individual

Félix de Azua, columnista de El País: "Durante las últimas fiestas del barrio de Gracia de Barcelona, los grupos de hombres y mujeres que aporreaban tambores, contenedores de basura, cubos, botellones o bombonas de butano, pudieron armar gresca hasta el amanecer. La policía local (mossos d’esquadra) les protegía maternalmente de cualquier protesta vecinal por orden expresa de los políticos socialistas. La policía tenía orden rigurosa de no interrumpir el estruendo. La prensa afín al gobierno aplaudió este comportamiento diciendo que ha sido la celebración más pacífica en muchos años. Para algunos."

Félix de Azua es licenciado y doctorado en Filosofía y colaborador habitual de los diarios El País y El Periódico. En los años ochenta impartió clases en la Facultad de Filosofía de Zorroaga (San Sebastián), dependiente de la Universidad del País Vasco, y a principios de los noventa fue director del Instituto Cervantes de París, cargo del que dimitió. Es Catedrático de Estética en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Cataluña.

El ruido y la furia

Entre las muchas virtudes turísticas que adornan a Barcelona quizás la más valiosa sea la de haber sido elegida “Ciudad más ruidosa de Europa” en sucesivas ocasiones. Supera a Nápoles. El ruido de la capital catalana es un signo de identidad muy valorado por los sucesivos gobiernos, incluido el último, el más ruidoso de todos.

El ruido de Barcelona tiene imagen de marca. Tiene diferencia. Es un ruido grasiento, mohoso, estercolario, apesta a alcohol de garrafa, a calzoncillos sudados, a chotuno, a duchas de barracón. Tiene una calidad pegajosa, mucosa, con abundantes lagrimones y pitido deportivo. Es un ruido que te golpea con un tubo de escape rajado, te pincha con una lata oxidada, te abrasa con lejía carcelaria.

El ruido es un ente de difícil definición. Se opone al silencio, pero también a la música, la cual sería sonido inteligente frente al ruido como sonido absolutamente idiota. Sin embargo, mucha música podría ser considerada ruidosa. Por ejemplo, Varése para un devoto de Julio Iglesias (aunque no siempre), o Julio Iglesias para un devoto de Lachenman (aunque no todos). De modo que dejemos la música fuera de este asunto. El ruido se opone, pues, estrictamente, al silencio.

Ahora bien, el silencio no es el sonido del desierto y de la muerte. No hay actividad humana y común que sea silenciosa, excepto en los conventos (algunos) y bibliotecas (casi ninguna). Hay en cambio un silencio ameno que es el de las conversaciones sin gritos, el estudio con el runrún de otros lectores, el de un paseo por lugares con poca o nula circulación, y así sucesivamente. Este silencio ameno es el más feroz enemigo de los ayuntamientos los cuales ponen ruido incluso en las cimas de los montes.

Un malvado podría decir que los ayuntamientos tienen intereses económicos muy importantes en la producción de ruido. Las discotecas, terrazas, bares, restaurantes al aire libre, chiringuitos, fiestas de barrio, jaranas populares, motos cutres, quads, motitos de agua, motonas de bosque, motazas de pueblo, celebraciones públicas, toda actividad ruidosa, en fin, genera dinero municipal. Así que de un modo natural, los ayuntamientos se ponen del lado del productor de ruido.

Durante las últimas fiestas del barrio de Gracia de Barcelona, los grupos de hombres y mujeres que aporreaban tambores, contenedores de basura, cubos, botellones o bombonas de butano, pudieron armar gresca hasta el amanecer. La policía local (mossos d’esquadra) les protegía maternalmente de cualquier protesta vecinal por orden expresa de los políticos socialistas. La policía tenía orden rigurosa de no interrumpir el estruendo. La prensa afín al gobierno aplaudió este comportamiento diciendo que ha sido la celebración más pacífica en muchos años. Para algunos.

Es cierto que los vecinos del barrio de Gracia son gente de clase media baja y baja, gente humilde, trabajadores. Impedir que un trabajador descanse es tarea prioritaria para un ayuntamiento socialista: el trabajador no genera dinero municipal. Más bien lo gasta. Que lo proteja su padre.

Consecuencia de todo lo anterior es que los desalmados y asociales que luchan contra el ruido no tienen más remedio que acudir a la justicia. Es como si los ayuntamientos apoyaran a los ladrones y castigaran a sus víctimas. Éstas no tendrían otro recurso que pedir auxilio a los jueces. La justicia: el recurso de los desesperados en éste país. Casi un suicidio.

Pues tampoco era suficiente. Los ayuntamientos catalanes (cuyo caso es el que conozco, aunque supongo que en el resto de España no será distinto), desobedecían, no ejecutaban las sentencias, miraban al cielo y silbaban, juraban no tener medios (sólo fines), seguían protegiendo el ruido y cobrando de los productores de ruido.

Ahora, por fin, los tribunales han comenzado a condenar a los ayuntamientos catalanes por no cumplir las sentencias. Ya han sido empapelados más de veinte ayuntamientos, según informa La Vanguardia del 26 de agosto. Veinte. Arsa Manela! En las sentencias se les acusa de ineficacia y prevaricación. Entre el ruido y las inmobiliarias, los ayuntamientos están reuniendo lo mejor de cada familia.

Pero la información más importante es que ahora ya puede acudirse a la vía penal, mucho más rápida que la administrativa, para protegerse de los ayuntamientos. Así, por ejemplo, el responsable del restaurante “El Porter” de Barcelona ha sido condenado a cuatro años de cárcel. Ya pueden imaginar la tortura que este hombre ha infligido a sus vecinos para que le caiga semejante palo.

Gracias a la nueva vía penal se están descubriendo complicidades entre políticos municipales corruptos y empresas productoras de ruido. Pronto aparecerá una sentencia que atañe al barrio de Ciutat Vella de Barcelona, en donde dos concejales parecen estar detrás de negocios de producción masiva de ruido que hasta ahora han salvado todas las inspecciones.

Hace unos años, oí al marido de una concejala alabar los chiringuitos, las discotecas, los bares ilegales de la zona vieja de Barcelona, con la célebre razón de que “los jóvenes han de divertirse” y otras majaderías. Al salir de la reunión, uno de los invitados me susurró al oído, aterrado, que este personaje era dueño de chiringuitos, bares y discotecas. Un mafioso de cuidado con esposa intocable.

La lucha contra esta prevaricación municipal la lleva a cabo desde hace años la Associació Catalana contra la Contaminació Acústica (ACCA). Les han acusado, como siempre que alguien denuncia una corrupción en Cataluña, de ser del PP, de odiar a los jóvenes, de ultracatólicos, de españoles, en fin, de lo habitual en nuestro peronismo blando. En realidad se trata de gente que considera inadmisible que los munícipes se enriquezcan torturando a los vecinos que les pagan el sueldo.

Pueden hacerse socios, vivan o no vivan en Cataluña.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

El Reino de Dios no es excluyente

Javier Velasco y Quique Fernández

No más mentiras

No más mentiras

LADRONES Y SUS INDEFENSAS VÍCTIMAS

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Cristianismo y Teología

Francisco Margallo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

“Ego sum vitis vos palmites”

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Saltando por Roma

Jose Gallardo Alberni

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Tu puerta 1. Puntos de oración. 25-9-18

Josemari Lorenzo Amelibia

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Organizaciones Indígenas Ecuatorianas elaboran estrategias ante la visita de la Relatora de la ONU

Luis Miguel Modino

Hermosillo

Hermosillo

Me equivoque al combatir las drogas dice ex presidente

Efrén Mayorga

Fe y vida

Fe y vida

Libres como Pablo para encontrar a Jesús donde menos se espera

Consuelo Vélez

Protestantes

Protestantes

Sobrevive 49 días a la deriva en el Pacífico con sólo una Biblia

Pedro Tarquis

Poemas

Poemas

Crecen bigotes con humo.

José Pómez

Armonía en la diversidad

Armonía en la diversidad

El Prado y el celibato opcional de los curas, una cuestión pendiente

Victorino Pérez Prieto

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

Hoy he estado en el Senado

Padre Fortea

Sor Consuelo te ayuda

Sor Consuelo te ayuda

Linda

Manuel del Pino

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

UNA PREGUNTA NO SUPERFICIAL:LA EXISTENCIA DE DIOS

Francisco Baena Calvo

Entre dos luces

Entre dos luces

Mirando al mar desde la ermita 24 - IX -2018

Santiago Panizo

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

CAIGA QUIEN CAIGA Asesor económico De Nicolás, Acusa A Arias De Conspirar Para Derrocarlo Ver documento Por @Angelmonagas

Angel Monagas

Diario nihilista de un antropólogo

Diario nihilista de un antropólogo

Políticos de primera fila

Manuel Mandianes

Entre unidad, caridad y verdad

Entre unidad, caridad y verdad

«El que no está contra nosotros, está por nosotros»

Pedro Langa

Buenas noticias

Buenas noticias

Nadie tiene la exclusiva de Jesús

José Antonio Pagola

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital