Oportunidades de negocio para empresas españolas en Guinea Ecuatorial

Vista de Malabo II-AFP

Guinea Ecuatorial no sufre como la mayoría de los países del mundo una ralentización de su economía como consecuencia de la crisis económica mundial. Muy al contrario, en los últimos años  mantiene un ritmo de crecimiento anual del PIB de en torno al 30% (datos del FMI).

Este crecimiento económico guineano se está traduciendo ya en una importante inversión en infraestructuras. Se ha construido nuevos aeropuertos en Malabo, Bata y en la isla de Annobón y varias carreteras están en ejecución tanto en la isla como en el continente con sus acondicionamientos, iluminación, señales viarias y mantenimiento.

Aunque estos datos invitan al optimismo, no podemos ocultar que muchos ya se nos han adelantado. De hecho puede decirse que existe ya saturación de oferta en el sector, pero es indudable que aún existen oportunidades de negocio, ya que en Guinea Ecuatorial todavía queda mucho por hacer. El país tiene importantes necesidades en infraestructuras y ello incluye, además de la red viaria, la canalización y el tratamiento de aguas.

Hay que reconocer que los competidores gozan ya de cierta ventaja: empresas chinas, coreanas, marroquíes, belgas, italianas, egipcias y francesas, entre otras, pero ninguna española se han adjudicado importantes infraestructuras.

Como ventajas frente a los competidores, contamos con armas muy decisivas que podemos explotar: nada más y nada menos que la cercanía cultural y el idioma. Además los acuerdos firmados entre el Gobierno de España y el de Guinea Ecuatorial, que dan a las empresas españolas ventajas en materia fiscal, además de establecer un sistema de arbitraje internacional para la resolución de conflictos, en caso de que se produzcan.

El plan estratégico de Guinea Ecuatorial en materia económica tiene como objetivo la diversificación del tejido industrial y las fuentes de trabajo, para reducir su dependencia importadora del país.

En este sentido Guinea Ecuatorial aún carece de los recursos de formación, conocimiento y tecnológicos necesarios para afrontar con garantías el desarrollo del tejido industrial y la dotación de infraestructuras, servicios y bienes  que acompañen ese crecimiento.

Imagen cortesía por la Oficina de Información y Prensa de G.E.

Otra de las principales apuestas del plan estratégico guineano es convertirse en un punto de conexión de mercancías y pasajeros desde Europa y América hacia los diferentes países centroafricanos. Se prevé aumentar la capacidad de los dos actuales aeropuertos y construir tres más, ampliar los tres principales puertos, construir carreteras y autopistas y la construcción de una red de ferrocarril. La participación y peso del sector constructor serán, por lo tanto, fundamentales.

Además de estas infraestructuras, se están desarrollando edificios públicos (de uso administrativo y social), redes de agua y saneamiento, presas, viviendas y áreas de negocio. Están en proyecto ciudades enteras, como Malabo II y Malabo III, con todos sus servicios. La construcción ha pasado de aportar el 4,2% del PIB en 2002 al 20% en 2010.

Para inversores interesados, periódicamente el propio Gobierno guineano abre pública convocatoria de proyectos de construcción de plantas productivas para captar respaldo exterior. Bajo esta modalidad se han adjudicado plantas de tratamiento de residuos, fábricas y otras instalaciones.

Existen incentivos para promocionar la presencia de compañías extranjeras, por ejemplo en Malabo II, el suelo se está vendiendo a las empresas a un precio de un euro por metro cuadrado, pero esto será objeto de otro post.

Economía, Internacional, Relaciones Guinea-España, Sociedad , , , , , ,

Comentarios cerrados.