Hablando en plata

Gemio y Trueba, concierto para soprano y tenor

28.11.16 | 11:17. Archivado en Circo Político

A ver, que pecar puede ser muy divertido y muy entretenido, pero la faena que tiene ser pecador es que luego te tienes que confesar. Y encima yo tengo un confesor que no se corta un pelo y me da mucha caña. Pues bien, se ve que esta vez he sido muy malo porque al cabrón de él, con perdón, me ha puesto como penitencia escuchar como mínimo una hora seguida a Isabel Gemio. Por supuesto que he intentado regatear:

- ¿Y no podía ser un programa entero de Julia Otero? Pero no había nada que hacer.

- O una hora de la Gemio, o te vas al infierno, que por cierto se está poniendo fatal. Tú verás si prefieres que Fidel te suelte un discurso, pero no el standard de siete horas sino uno que dure toda la eternidad. La otra opción es tragarte en directo un Aló Presidente de Hugo Chávez, hasta que se enfríe el infierno. Y no descartes que Fidel y Hugo, que son muy colegas, te hagan una actuación a dúo para ti sólo. Así que tú veras.

Todo esto es muy duro, durísimo, pero qué le voy a hacer, ya me gustaría a mi pecar menos, o no pecar. La cosa es que no he tenido más remedio que aceptar la penitencia, a la fuerza ahorcan. Así que ayer me tomé un omeprazol y un válium, hice los ejercicios de estiramiento mental, me armé de valor y puse la radio. La cosa empezó en la línea habitual, aunque hay que decir que a Isabel cada vez le hacen más gracia las cosas que dice ella misma -como por ejemplo “buenos días”- y se ríe sin parar. Pero es que además como hacía unas horas que nos había dejado Fidel, pidió a la gente que llamara y cuando llamó uno diciendo que se alegraba de que haya desaparecido un dictador la Gemio nos dijo que aquí respetamos todas las opiniones.

Pero las cosas empeoraron más cuando anunció, sin anestesia, que iba a entrevistar a Fernando Trueba, y ahí fue cuando se me cayeron los palos del sombrajo. Así que mandé de inmediato un whatsapp a mi confesor -yo me confieso por whatasapp- y le dije lo que pasaba con la esperanza de que se apiadara de mi. Al poco recibí su respuesta: He dicho que una hora de la Gemio, con o sin Trueba. Otro día te lo piensas antes de pecar, majo, y como insistas te tragas toda la semana de Julia Otero. Tú verás. Ah, y nada de trampas. Quiero un resumen de la entrevista por escrito.

No había nada que hacer, así que me dije a mi mismo: que Dios reparta suerte, me tomé otro omeprazol y otro válium y me apresté a escuchar a la Gemio y a Trueba, tomando notas para mi confesor. Esto es lo que le acabo de enviar:

Tras bastantes rodeos hablando del rodaje de su película, y de partirse de risa todo el tiempo, Isabel le pregunta por el posible boicot a su película a raíz del discurso de agradecimiento que pronunció al recibir el Premio Nacional de Cine (en el que delante del Ministro de Cultura Trueba dice cosas como que ni se siente ni se ha sentido español cinco minutos de su vida. Que en caso de guerra él iría con el enemigo. Que cuando jugaba España él siempre quería que perdiera. Que en la guerra de la independencia él quería que ganara Francia, y en ese plan todo)... Pero, háganse un favor y pongan "Trueba no es español" en Youtube, dura un minuto y vale la pena.

- Trueba: Me parece súper triste, ¿no tienen nada que hacer?, ¿no tienen una vida propia? Me perece una especie de maldad que no viene a cuento (enfatiza la maldad con un par de gemidos, "uh, uh", como de imbécil). No he hecho nada para merecer eso. Probablemente no han visto el tono de humor, ni el contexto, que era para hacer reír a la gente… Coge carrerilla y se lanza a un alucinante discurso en el que dice que no es nacionalista. Habla de Kant y de la Ilustración (se ve que es muy ilustrado). Habla del hambre en África, de que hay gente huyendo de la guerra de Siria que se ahogan en el Mediterráneo… y eso provoca por una parte una oleada de solidaridad, de sentimiento y de cercanía, y por otra una cosa que es el nacionalismo: vamos a poner una valla, vamos a echarles a patadas, vamos a meterles en campos… (no hace falta decir que Trueba pertenece al primer grupo). O sea, el conflicto es este, el nacionalismo y el no nacionalismo, todos son el mismo y todos son malos. (Aquí tengo que decir que no recuerdo que se haya pronunciado contra ninguno de los que tenemos en España). En fin, que remata la faena diciendo: me encanta España, es un país cojonudo para vivir. (¿Mande?, ¿en qué quedamos?).

- Gemio le pregunta si su discurso fue en un contexto de humor y Trueba le contesta que si alguien te quiere entender mal, te entiende mal. (Fatal, le entendimos todos fatal) ¡Ah, eso sí!, apostilla Gemio, que luego le pregunta si al ministro no le hizo mucha gracia. Allá él, pero su mujer, que era majísima y encantadora, me felicitó: "Me ha encantado lo que has dicho, lo subscribo palabra por palabra". (Me encantaría que la mujer del ministro corroborara esto y, ya puestos, la opinión de su marido).

- Gemio le pregunta si a lo mejor es que tiene un humor que no se entiende y Trueba le contesta: la gente que no me conoce cree que soy una persona muy seria, pero yo siempre estoy hablando en broma (va a ser eso). Aquí Isabel, que es majísima, le echa un capote: aunque pensaras eso, que no eres español, es tu libertad… pero Trueba le interrumpe: yo soy español, vivo aquí porque me gusta y yo no dije ni una sólo palabra contra este país, solamente dije no tengo ese sentimiento nacionalista. (Se ve que le hemos entendido mal).

- Gemio insiste: aunque lo hubieras dicho, ¿dónde queda la libertad de expresión? Así que Trueba se embala otra vez y habla de espíritu inquisitorial y de caza de brujas: si alguien te atacara por decir España es horrible y tal, puedes llegar a entenderlo, pero por una cosa, por un sentimiento, es como tener una policía interior que se quieren meter dentro de ti a ver qué sientes y si se paran a pensarlo sería mejor que se dedicaran a sus problemas en vez de a los de los demás. Hay que vivir y dejar vivir, y dejar a cada uno que opine lo que quiera, que el delito de opinión no existe y lo que hay es que dialogar y pasarlo lo mejor posible. Luego hay la mala gente que camina, que decía Machado, pues allá ellos. (También lee a Machado, Fernando lee mucho).

- Gemio saca el córner: crees que hay más crispación, menos tolerancia ante el pensamiento diferente?... Y Trueba entra a rematar: sí, porque hay dos fuerzas que se enfrentan; la del progreso, gente que tira hacia adelante, hacia un mundo mejor, y los que tiran para atrás. Hay que ser mucho más abiertos y mas liberales, yo leo a Adam Smith y a Isaiah Berlin (los ilustrados como él leen la de Dios. Por su parte Gemio, que no lee tanto, se limita a reír mucho), esos son los liberales de verdad, los de la libertad, no unos que roban el dinero ajeno y se dicen liberales.

-Gemio apostilla: esperemos que aprendamos (sic) a ser más tolerantes. Me llegan whatsapp que me piden que te pregunte si cuando recibes subvenciones te sientes más español. (Oye, porque se lo piden -sospecho que masivamente- que si no ella no le preguntaría jamás semejante ordinariez).

- Trueba: las películas reciben subvenciones igual que la prensa, la TV, la agricultura… el cine da trabajo a miles de personas y da cultura (se ve que de ahí viene lo del "mundo de la cultura", Torrente y tal). Qué quieren, ¿que no trabaje la gente? ¿Por qué no hablan de la ganadería o de que se subvenciona la empresa del ministro no se cuantos? (Hombre, ya puestos, que no nos deje así y que nos diga qué ministro).

- Gemio: Lo dicen por tus declaraciones de que no te sentías español, pero eso ya lo has aclarado...

Y en ese plan todo... No pude seguir ni un minuto más. De hecho le he mandado este whatsapp a mi confesor: ¿Sábes lo que te digo? Que paso, que esto es inhumano, que esto más que penitencia es tortura, que se acabó. Me meto a ateo y que sea lo que Dios quiera.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Carmen Quirós 28.11.16 | 20:40

    ¡Lo que me he podido reír! Y esos ojos con un campo visual de ciento ochenta grados...

    ¡Ays!

    Voy a trabajar un poco.

Sábado, 27 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Febrero 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728