Hablando en plata

Iñigo

19.10.11 | 10:28. Archivado en Aviación

Iñigo V-1992 Hace unos días hizo su último vuelo Iñigo Zubiaga. Iñigo era colega de profesión y también era mi primo, pero antes que nada era mi amigo.

Iñigo murió tras estrellarse en un monte cercano a Monterrey, Orense, tratando de apagar con un avión dromedair uno de las decenas de incendios que arrasaban Galicia ese día. No podrá, pues, ver esto: http://www.youtube.com/watch?v=oFNs7CGNUEc , que estoy seguro de que le hubiera gustado. Así es como se despiden los Thunderbirds -la patrulla acrobática de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos- de sus colegas caídos.

El hecho de que Iñigo fuera la víctima Nº 18 en lo que va de año entre el personal que se dedica a apagar incendios desde el aire indica que algo va muy mal en ese gremio. Cuando pregunté a un antiguo piloto apaga-fuegos, experto en investigación de accidentes y que sigue de muy de cerca los accidentes de los apaga-fuegos, me dijo que si extrapoláramos la siniestralidad de estos pilotos por ejemplo al Cuerpo Nacional de Policía, y teniendo en cuenta el número de efectivos que componen ambos, llamaría mucho la atención a la opinión pública que ochocientos policías hubieran fallecido en lo que va de año en acto de servicio.

El Sindicato y el Colegio de Pilotos llevan muchos años clamando en el desierto y detrás del Ministerio de Fomento para tratar de averiguar qué es lo que está pasando ahí y parar la sangría. Pero se ve que aunque es un tema molesto también es muy poco conocido por el gran público... y no hay pérdida de votos detrás.

Así las cosas, a la familia le hubiera encantado que alguien les explique por qué dieciocho muertos, y algunas cosas más, cosa que no ocurrió. En cambio leyeron perplejos en El Faro de Vigo que la Ministra de Defensa se había acercado al tanatorio para darles el pésame. Tal cosa no ocurrió y al día de hoy la familia no tiene el gusto de conocer a la Sra. Ministra ni ha tenido noticias suyas. Y digo yo que si los políticos se quieren poner medallitas de buenismo lo menos que pueden hacer es currárselas un poco.

Dicho lo anterior, Iñigo era mi amigo desde los cuatro años, más o menos. Como a esa tierna edad era más malo que la tiña, se ganó el apodo de "Veneno", y la verdad es que el tío tenía su carácter y la chispa más bien corta, pero también, amigo incondicional de sus amigos, tenía un corazón que no le cabía en el pecho. Eso sí, si veía algo que era falso, injusto o abusivo, o que alguien se estaba pasando con él, con su familia o con sus amigos, era mucho mejor apartarse de su camino y/o emigrar, hacerse cirugía estética y refugiarse en la Amazonia.

Aunque Iñigo llevaba, como llevo yo, la aviación en sus genes, creo que nuestra relación cercana y el hecho de que le llevé a volar un par de veces algo tuvo que ver en que, ya talludito, decidiera dejarlo todo y hacerse piloto. Fue de un día para otro, él era así, que ante la sorpresa de todos y sin aviso previo dejó su pequeño negocio en Bilbao y se fue a Florida con una cartera de piloto y un par de libros que le regalé yo. Cuando obtuvo todos los títulos se volvió a España para convalidarlos y estuvo muy cerca de ingresar en una gran compañía de transporte, pero desgraciadamente, y aunque por muy poco, perdió ese tren.

No se desmoralizó ni se arrugó y siguió a lo suyo, que era volar. Iñigo era un currante nato, no conocía la pereza y no se le caían los anillos si tenia que ponerse el buzo para currar en un taller, cosa que le tocó hacer. El caso es que un año después de este giro copernicano en su vida Iñigo encontró trabajo de instructor de vuelo en la misma escuela donde había trabajado yo unos años antes. Y sus alumnos -estuve con varios de ellos en el funeral- le admiraban, pues era un excelente instructor.

Como todo lo que hacía lo hacía al 100%, escribió -quien lo hubiera dicho cuando estábamos en el cole- un libro magnífico: http://www.libreriagarmar.com/nav_mvvfr.html , un manual de vuelo que es toda una referencia en el mundo de la instrucción y que utilizó mi hijo hace poco para aprender a volar.
En esa época te podías encontrar tranquilamente en el pasillo de su casa las alas, el timón o el fuselaje del primer avión que se construyó con sus propias manos, un kit que se trajo de USA y que, después de poner uno a uno más de doce mil remaches, resultó ser un avión magnífico que tuve la suerte de poder probar con él. Me contaba que mucho más difícil que construir el avión fue lidiar con la burocracia -esto es España, no Estados Unidos, y al Estado le encanta protegernos de nosotros mismos- y conseguir la bendición de las "autoridades" aeronáuticas para poder matricular un avión clasificado como "experimental" y despegar con él. Pero Iñigo era una apisonadora, un tanque, y no había obstáculos suficientemente sólidos para él si se proponía derribarlos.

En otro arrebato de los suyos se escapó con un socio a Lituania y se trajo de allí un Yak 52, avión acrobático de entrenamiento que había pertenecido a las fuerzas aéreas de la antigua URSS. Iñigo se hizo un montón de horas de acrobacia con Vitas Lapenas, piloto lituano que, a pesar de haber perdido una pierna y una mano en un accidente, fue un magnifico entrenador del Equipo Nacional de Vuelo Acrobático. Poco tiempo después Iñigo me hizo una demostración de sus habilidades acrobáticas, desde luego mucho mejores que las mías (yo era un autodidacta), sobre el aeropuerto de Sondica y en el día que celebrábamos el homenaje del Real Aero Club de Vizcaya a nuestro abuelo, fundador del Aero Club y pionero de la aviación vasca, Don Manuel Zubiaga. Sólo añadiré que Iñigo volaba muy bien y que mi mayor aportación como tripulante en ese vuelo fue que conseguí no vomitar -aunque me faltó muy poco- y bajarme del avión yo solito.

PZL EC  220 YO En otro cruce de cables Iñigo decidió cambiar de tercio, cogió el petate, se fue a vivir a Andalucía y cambió la instrucción por la fumigación aérea. Unos años más tarde cambió la fumigación por la extinción de incendios, profesión aún más peliaguda que la anterior, si cabe. Iñigo sabía perfectamente en qué estaba metido y que había muchas cosas que no le gustaban, sin embargo él quería volar y le gustaba su trabajo y también sabía que con casi cinco mil pilotos españoles en el paro no podía protestar demasiado. Con su formación y con su entrenamiento acrobático estaba tan capacitado como el que más para hacer ese trabajo, y lo hacía muy bien. Poco antes de su accidente avisó al colega que venía detrás con otro avión de que había visto, de milagro, un tendido eléctrico, cosa que le salvó la vida a su colega. Desgraciadamente él la perdió unas horas después.

En fin, que si consiguiéramos olvidar por un momento el drama humano de su pérdida, para alguien a quien lo que más le gustaba era volar no es la peor manera de abandonar este mundo.

Iñigo deja detrás una mujer, Elsa, y un hijo de ocho años, Álvaro, que le adoraban.

Este es el mail que me envió hace un par de meses, nada más probar el segundo avión que se hizo con sus propias manos, una preciosidad que casi no tuvo tiempo de disfrutar. Abran el link y disfrútenlo, vale la pena:

Hola Quique, tengo ya el avión volando. Mira que gozada: http://youtu.be/a8glW3MM5Xg
Tienes fotos en mi facebook
Un abrazo,
Iñigo

Adiós, Veneno. Estés donde estés, que tengas buenos vuelos, te echaremos de menos.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Alex Pérez 11.01.12 | 17:25

    Segun tengo leido era un hombre decidido y con ganas , yo me he metido de forma igual que el en la aviacion, sera que tengo el gen de la aviacion en mi adn, yo vivo a 7 kilometros de donde tuvo lugar el tragico suceso , una tarde me acerqué en mi bicicleta con unos amigos y a pesar de que la montaña estaba llena de pasillos en su interior fui hasta que vi su dromader pzl estrellada en uno de esos"tuneles", saque unas fotos y le dedique un homenage en mi blog: http://airperez.blogspot.com/
    quisiera tambien dar animos y mi mas sentido pésame a la familia y conocidos

  • Comentario por ENRIQUE 26.10.11 | 01:41

    yò tuve la suerte de conocerle en caceres por el año 1990 estava en una reunion de la asociacion de aviacion experimental y se presento con la cesna 182 y una propaganda del b b v y digo este avion tiene que venir de bilbao,pregunto quien es el piloto y alli estava iñigo jorge y sus parejas desde ese dia hasta hoy que se hacia instructor yo alumno que se hacia una casa yo pintor.Los ultimos momentos que pase con el como no podia ser en otro lugar en las semanas santas en caceres,me llamava enrique que estoy en aldeanueva del camino nos vemos alli estava yò como un rayo en casa de paco su amigo de san sevastian,bueno que recuerdos me pasan a que velocidad que hay que hacer mi avion alli estava el para ayudarme año y medio todas las tardes los dos pegados uno contra el otro, era es y sera la sangre aeronautica que corre y correra por los que de alguna manera le conocieron le trataron y sintieron esa aviacion que llebava en la sangre.Alli donde estes vuela y vela por los que te queremos

  • Comentario por Nemesio 24.10.11 | 18:33

    Yo vuelo helicópteros y tuve la suerte de conocer a Iñigo en Albacete, ambos destinados en la misma base de incendios. Un verano tranquilo, algún que otro incendio, los justos para apreciar un trabajo bien hecho. Muchas sobremesas y largos paseos al rededor de la pista, de sobra para poder ratificar lo que otros aquí decís: buen piloto, mejor persona. Tengo de Él el mejor recuerdo, le cito muchas veces. Me enteré muy tarde de su accidente y siento su pérdida. A su familia decirle que en nuestras charlas siempre tenía un recuerdo para ellos.

  • Comentario por Antonio Alfaro 23.10.11 | 18:23

    yo soy el amigo al que salvo del los cables Iñigo, y es como le habéis descrito, amigo, compañero y un luchador, alguien capaz de llegar a donde haga falta. ahora se acaba la campaña de incendios que empezamos juntos y es difícil contener las lagrimas que los compañeros hemos tenido que tragarnos para poder seguir trabajando. Solo quiero decir que murió feliz y orgulloso por el trabajo que hacia.

  • Comentario por Marta Gomez Rodiguez 23.10.11 | 09:46

    ............ He volado en varios sitios, despues de sacarme el privado en Bilbao decidi hacer todo el kit de licencias. Disfruto volando, es algo que el me transmitio. Soy instructora de vuelo tb y para mi lo mas importante era darles lo mismo que Inigo me dio: disfrutar los vuelos, todos. Y todas esas frases que el decia: La palanquita de la altura, si no es un pie es el otro, te voy a ensenar a volar aviones, no solo la Rally: todos.
    Ahora estoy en zambia volando gracias a que un dia el me dijo que yo podia volar donde quisiera.
    Nunca olvidare la epoca del aeroclub, despues de todos estos agnos, sigue siendo la que con mas carino recuerdo. El y sus prisas, siempre tarde..... el era asi y asi le queriamos.
    Adios Inigo, te llevo conmigo.

  • Comentario por Marta Gomez Rodriguez 23.10.11 | 09:30

    Hola a todos.
    El primer dia que subi al aeroclub de Vizcaya pregunte por el instructor de vuelo. Me dijeron: Esta en el andamio, se llama Inigo. Espera un poco que enseguida baja. Lo vi bajar de la Rally y corriendo me miro y desaparecio. Luego vino, me presente y me dijo ven al bar a tomar un cafe y charlamos. Y corri tras de el porque tenia solo unos minutos. Pense: que hombre mas ocupado.... Y ese fue el comienzo de mi experiencia aeronautica. Seguidamente me enveneno con la pasion por los aviones. Me enseno a volar. Su primera alumna. El era el Aeroclub, su alma. Siempre estaba alli. Pintamos el hangar, yo pinte el aguila, me trajeron un andamio y todo. Trajo el Yak52 y practicamente me metio dentro y me dio el primer vuelo en el. Estaba tan orgulloso que la alegria le salia por las orejas. El RV6, fantastico avion. Echamos una mano en el avion de Agustin, un canard.... y me dijo: un dia me comprare uno y dare la vuelta a Espana. Hace mucho tiempo de eso...............

  • Comentario por Pia Zubiaga 22.10.11 | 11:04

    Qué bonito homenaje Quique!! Hemos perdido un tío pero ganamos un primo que se viene a vivir a Bilbao!! Ahora nos queda disfrutar de Alvarito que es un fenómeno!!

    Besos!
    Pía.

  • Comentario por Orestes 21.10.11 | 11:37

    Y para terminar; Íñigo, eras, eres, un pedazo de apasionado de la aviación como no he visto en mi vida. Pero de la aviación de la buena, de la auténtica, sin FMS. Te agradeceré toda la vida que me transmitieras esa pasión, y tus conocimientos. Fue una época increible la del Aeroclub, perdí el contacto con todos y me arrepiento. Qué gente más cojonuda, qué privilegio haber estado allí.
    Mierda de día en el que recibo un mensaje en Facebook de Jon, otro currante aéreo: ¿te has enterado de lo de Íñigo? caguën la leche puta
    No pude ir al funeral, me enteré tarde; un abrazo a la familia, a su esposa, a su hijo, a todos. Lo siento mucho, muchísimo. Hemos perdido un referente pero nos dejó huella, para siempre.

  • Comentario por Orestes 21.10.11 | 11:20

    Grande tu artículo; no te conozco, pero de pequeño conocí en Villarcayo a los Zubiaga, 2 hermanos y tio de Iñigo creo que eran; a finales de los 90 me dió por sacame el PPL y allí conocí a Iñigo, la Rallye y al alicates, cómo no. Siempre me acordaré, se estaba haciendo una casa y aprovechábamos los vuelos para pasar por encima y me decía, mira, mira! qué forma tiene; cojones, si es que su planta tenía forma de avión!! y él contestaba: claro! para construir los aviones en el garaje! y así fué, construyó uno en Kit, el RV? y era una pasada; también me acuerdo de que siempre andaba cámara en mano. Me decía que tenía que sacar una foto buena de algún cúmulo ya que estaba escribiendo un Manual de Vuelo. Apenas hay Manuales, decía, y los que hay son malísimos. Qué grande Íñigo. Una semana no hubo clases, se piraba a Lituania a traer un avión me dijo. Fue entonces cuando oí por primera vez la palabra Yak. Vaya cacharro, qué sonido cuándo lo arrancaban, qué gozada.

  • Comentario por Jesus Sagastuy 20.10.11 | 22:58

    Yo fui amigo de Iñigo, y he tenido la suerte de compartir con él muchas cosas.
    Me enseñó a volar y después nos trajimos el hierro ruso Yak-52 a Bilbao.
    En agosto estuve con él en su base de Doade, y puedo decir que estaba muy feliz, es el mejor recuerdo que voy a guardar, es ese.
    La vida te castiga con duros golpes como este, que nos deben enseñar a seguir el camino que otros han abierto, y eso me lo enseñó Iñigo, además de muchas otras cosas.
    Me queda el privilegio de haber compartido su amistad y su pasión.
    Allá donde estes estate alerta por nosotros

  • Comentario por Iñaki Viar 19.10.11 | 22:51


    Hermosa historia la de Íñigo, la de quien vive conforme a sus sueños.
    Lo siento mucho Quique.
    Un abrazo.
    Iñaki

  • Comentario por Albatros 19.10.11 | 20:27

    Quique, que relato más hermoso para una vida vivida con tanto entusiasmo.

    Traslada a Elsa y a Álvaro, si se tercia, mis mejores deseos y que sepan que a través de tus palabras Íñigo se convierte un poco en un ejemplo, incluso para los que no lo hemos conocido, de cómo se puede vivir la vida.

    Un abrazo


  • Comentario por julia 19.10.11 | 13:32

    Lo siento mucho, Quique, qué pena. La verdad es que lo de ustedes y la aviación es bastante emocionante.
    Tiene usted, seguramente, mucho que contar, y lo haría muy bien. Bueno, ya lo hace, pero sabe a poco, anímese y póngalo en un libro.
    Por cierto, el otro día vi en la TCM clásico la película "Un heróe solitario" de W. Bilder que, supongo, conocerá.
    Un abrazo

  • Comentario por benjamingrullo 19.10.11 | 12:56

    Hermosa crónica, tan emocionante como el Missing Man Formation.

    Un abrazo

  • Comentario por !"Canario" Azaola 19.10.11 | 12:03

    Me encanta tu relato; tanto, que conociéndole como tu, pero expresándote muchisimo mejor, si te parece voy a proponer que sea tu texto el que aparezca en Pista Libre Una revista de aviación de ¡Portugalete!con quienes estoy citado esta tarde, precisamente para dedicar unas páginas al inigualable "Veneno"

  • Comentario por Navarth 19.10.11 | 11:56

    Una historia impresionante, Quique. Como para escribir un libro, o rodar una película. Descanse en paz.

  • Comentario por Mikel Buesa 19.10.11 | 11:36

    Me emociona el relato que has hecho acerca de tu amigo y primo, de su muerte, pero sobre todo de la pasión de su vida. Sin duda será ésta la que impregnará su recuerdo entre sus familiares y amigos: una vida volcada sobre la pasión de volar, sobre la aventura de vivir lo inesperado. Que descanse en paz.

  • Comentario por Conchita Martin 19.10.11 | 11:01

    No hay más bello homenaje. El que muere gozando de una vocación, sube más alto.

    Descanse en paz

Lunes, 10 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930