Fratría

Sabiduría del amor (y Claves de la vida 97)

16.06.18 | 09:43. Archivado en Meditaciones

Porque yo es otro
(A. Rimbaud).

Que el hombre es otro lo es fundamentalmente por el amor. El amor funda ese proceso extático de otración u otraje, de salida de sí a la entrada del otro y de entrada del otro en mi propio pasaje o paraje. El amor por lo tanto es la energía divina del universo, personalizada en la mujer y el hombre íntimamente, interiorizada como principio existencial del mundo. El ser dice radicalmente amor por cuanto es la conjunción de lo real, la cópula de los seres, el encuentro de los contrarios. Ser es amar, y amar es sed de ser.

Resulta por ello relevante y revelante que la religión divinice el amor y defina a Dios como amor, replanteando así explícitamente el amor como divino. Divino en el sentido de radical, divino en el sentido de humano o encarnado, divino en el sentido de sagrado y universal. Distinguiendo sin embargo entre un amor posesivo y un amor desposesivo, un amor atrapador o atrapado y un amor liberado o liberador, incluso entre un amor erótico o procreador y un amor agapeístico o creador. Porque así como Bergson distinguía entre religión o religación cerrada y religión o religación abierta, así hay que distinguir también entre amor cerrado, obturado u obtuso y amor abierto, magnánimo o benevolente. El primero ocluye y reduce, el segundo amplifica y proyecta.

Donde hay amor hay espacio abierto y tiempo feliz, donde hay amor hay salvación. Pero el amor es una locura para la razón y un escándalo para la ley, por eso suele ser considerado como un cuento de hadas (en el mejor de los casos). Ahora bien, sin hadas no hay amor, efectivamente, sin hadas se nos apodera el hado inmisericorde del destino fatídico y cruel. El hada es el ánima femenina frente al puro ánimo masculino, el hada es el alma y lo anímico, el hada es el amor frente al desánimo del desamor.

El amor constituye la única religión verdadera, y no hay otra religión que no sea del amor. Lo demás son religiones sustitutivas, religiones económicas o políticas, psicológicas o artísticas, culturales o deportivas, nacionalistas o internacionalistas, folclóricas o musicales. En Aristóteles y los griegos la clave de bóveda del universo es el amor como motor inmóvil, divinidad deseada pero no deseante, mientras que en Jesús y el cristianismo el amor es el motor móvil, divinidad amante y amada. Pero en ambos casos el Dios-amor funda y funde finalmente el universo humano y transhumano a través del amor transfigurador.

Así que en el amor nos perdemos para reencontrarnos, nos perdemos y nos reencontraremos fundidos o trasfundidos. En efecto, si como dice la Biblia ver a Dios es morir, entonces morir es tratar de ver a Dios: apertura trascendental, Dios todo en todos. Decía C.Peguy que lo sobrenatural es natural o carnal, así que finalmente lo natural o carnal es sobrenatural: yo soy Otro, otración radical, trasfiguración finalinicial. El viejo arquetipo del alma simboliza como un pergamino la escritura trasparente del ser, que nos traspasa más allá de nosotros mismos como amor. O el amor como embalsamamiento transmortal o inmortal.

CLAVES DE LA VIDA 97

---Resulta que se propugna la literatura y se impugna la religión: las novelas contra las novenas (como si no fueran complementarios géneros literarios).
---La cultura es la guerra por medios simbólicos: la discordia concordada (concordia discors).
---Las paralelas convergen en el infinito: pero se trataría de que converjan en nuestra finitud.
---B.C.Han y el elogio erasmista del idiota: abierto como una flor a la luz.
---La traducción hermenéutica de libertad, igualdad y fraternidad: apertura, implicación y comunicación.
---El lema futbolístico de Luis Aragonés era “ganar y ganar”: pero al final de su vida lo cambió por el lema más existencial de “jugar y jugar” (conjugar).
---Asociamos los dulces con la felicidad del corazón, las grasas con el estómago lleno y el alcohol con la erótica: todo prohibido por la posmoderna ética ligera (dietética).
---El gozo del viejo que vivencia el paso del tiempo como un deslizamiento sigiloso.
---El fundamentalismo vasco tomó mi filosofía simbólica literalmente: y el escepticismo aragonés deletéreamente.
---Lloramos con el otoño nuestra disipación veraniega.
---El extremismo fascina a unos pero fastidia a otros.
---La vieja imagen del filósofo en las nubes y cazando moscas metafísicas: las ideas huidizas.
---Todo va a cierto compás: ya no puedo leer tanto ni tengo tanto deseo.
---No pienso ser solemne para que me solemnicen.
---El sentido del ser es el tiempo (apertura real): el ser del sentido es el espacio (apertura simbólica).
---La filosofía como abierto refugio cultural del hombre al aire libre.
---El hombre compone y canta melopeas desafinadas: deberíamos entonar melopeas más afinadas o afines a nuestra humanidad.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 25 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930