Fratría

Sabiduría del amor (y Claves de la vida 97)

16.06.18 | 09:43. Archivado en Meditaciones

Porque yo es otro
(A. Rimbaud).

Que el hombre es otro lo es fundamentalmente por el amor. El amor funda ese proceso extático de otración u otraje, de salida de sí a la entrada del otro y de entrada del otro en mi propio pasaje o paraje. El amor por lo tanto es la energía divina del universo, personalizada en la mujer y el hombre íntimamente, interiorizada como principio existencial del mundo. El ser dice radicalmente amor por cuanto es la conjunción de lo real, la cópula de los seres, el encuentro de los contrarios. Ser es amar, y amar es sed de ser.

>> Sigue...


Sentido tragicómico español (y Claves de la vida 96)

08.06.18 | 14:19. Archivado en Meditaciones

La cultura española aporta a la cultura universal un resquicio de razón sensible, que obtiene una coloración tragicómica. Ello aparecería claramente en ciertos trasfondos culturales, como el flamenco y la tauromaquia. En el flamenco se expresa un chillido de desesperación atemperado por lo festivo, las palmas y su ejecución final catártica. En la tauromaquia el oscuro toro, símbolo de lo trágico, es toreado resueltamente por un torero contrapuntísticamente vestido de arlequín.

>> Sigue...


Lo increíble (y Claves de la vida 95)

02.06.18 | 10:37. Archivado en Meditaciones

Lo increíble es negativamente lo que no se puede ni debe creer, lo inverosímil, lo no verdadero. Pero positivamente lo increíble es lo que se puede y debe creer, lo que parece mentira pero no lo es, lo que supera la mera creencia, lo más verdadero. Hoy en día el amor sería lo increíble en sentido negativo o escéptico y en sentido positivo o creativo, y como el amor se personifica en Dios, este es también lo menos creíble negativamente y lo más creíble positivamente.

Desde la “muerte de Dios” anunciada por Nietzsche, la divinidad es lo más increíble negativamente, porque se la considera en contraposición a nuestra humanidad y su libertad o liberación. Sartre llevará las cosas al extremo al concebir un Dios inmóvil o paralítico, que inmoviliza o paraliza nuestra movilidad con su mirada petrificadora, obviando que esta figuración alienadora no responde a la figura del auténtico Dios-amor sino a la del Dios-terror, incluso a la del diablo odioso u odiador.

>> Sigue...


Viernes, 22 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930