Fratría

Lo sublime y el éxtasis (y Claves de la vida 87)

31.03.18 | 12:15. Archivado en Meditaciones

En mi por ti me moría
y por ti resucitaba
(Juan de la Cruz).

Desde abajo lo sublime es una sublimación o elevación, desde arriba lo sublime es un descenso o irrupción. Pero lo sublime es fundamentalmente transversal y oblicuo, ya que atraviesa la realidad para expresar o exprimir su ser. Y el ser de la realidad dice eros o amor, quicio o junción, juntura o coyuntura, reunión o cópula de diversos dispersos.

Acceder al ser como implicación de los seres es arribar a una visión no meramente estática de la realidad, pero tampoco puramente dinámica, sino “extática”. El éxtasis es la intuición radical de lo real en su cruz o encrucijada, en su ensamblaje o coimplicación, en su complicidad. Lo cual es visto por el hombre como algo trascendente o trascendental, enigma o misterio. El problema es cosa del ente o cosa, el enigma es propio del ser, el misterio se refiere a Dios, lo divino o lo sagrado.

Pues bien, lo sublime es un enigma que tiende al misterio, ya que simboliza el éxtasis del ser, la revisión del mundo como tiempo transtemporal, la transmutación o sublimación de lo corporal o material en alma espiritual, la destilación del sentido a partir de los sentidos. Pero la clave de lo sublime está en la sutilización del eros y su condensación en el amor. Porque lo sublime y su éxtasis solo se revela al deseo amoroso, un deseo que acaba esquivando su deseo de posesión para ser deseado y poseído por otro, por el Otro.

Nuestro yo se queda así colgado y flotando, evanescente, en una dejadez, dejación o desasimiento que trasciende el amor terrestre sobrepasado por un amor que se desfija, libera y sobrevuela, al que Sócrates y Platón llaman el amor celeste. Este es un amor que trasfigura el barro de la tierra en vasija de cocción, a través del fuego de un querer liberador. La aspiración fusiva del querer humano es aquí aspirada por el requerimiento de un querer transfusivo o metamorfósico, de un amor transformativo. Es la noche clara del amor traslúcido que sucede a la noche oscura del amor traslúpaco.

Lo sublime nos sublima y el éxtasis nos extasía. Es así como el amor destila nuestras pasiones y se destila a través de filtros que filtran nuestro desasosiego y finitud, hasta alcanzar lo místico inefable, invisible e inasible, pero sensible a una sensibilidad refinada o cultivada. En cuyo caso ser es ser amado tras amar, ser es ser superado tras supurar los seres o entes, ser es ser vaciado para ser llenado por la luz. Una luz que es la sombra del Dios, sombra divina trasparente en sí y opaca aún para nosotros.

Dios comparece aquí místicamente como el lugar/lagar que me transmuta todo, trasfigurado por amor, así pues lo sublime como sublimación de lo subliminal. Por algo decía Victor Hugo que amar es la mitad de creer, y en efecto creencia dice querencia. Al amar pretendemos poseer, pero finalmente somos poseídos por el propio amor que nos trasciende, como nuestra propia otredad latente y latiente. Es sobre todo en la vejez cuando una tal experiencia resulta más posible y plausible, por cuanto quemadas las naves del tiempo, ya solo nos resta la eternidad.

Pero la eternidad es el mar que se fue con el sol, dice Rimbaud, así pues el mar evaporado y sublimado por el sol, el cual es el éxtasis de la luz, la cual es la sombra del Dios o lo divino. No extraña que amar a las creaturas positivamente conlleve finalmente ser amados por su Creador. Y es que el amor es la muerte del ego y la resurrección del trans-ego.

CLAVES DE LA VIDA 87

---La religiosidad no está en la letra: está en la música (M.Lavista).

---Donde no puedas amar, pasa de largo (F. Nietzsche)

---Sin la Iglesia hubiera sido un huérfano: con la Iglesia soy un huérfano acompañado.

---Entre todas las mujeres destaco a mi madre y a la Diosa madre.

---El hombre está tirado en la tierra: y si se estira solo atrapa aire.

---Entre la tierra y el aire: el mar exterior y el fuego interior del hombre.

---Caminar entre los opuestos: derecha e izquierda, arriba y abajo, mar y aire, hombres y mujeres, día y noche, bien y mal, vida y muerte.

---Los chiringuitos al aire libre: donde compartir un café con leche y un churro entre la gente.

---El bien del mal: la humillación nos abaja pero nos enraiza, nos humifica y nos humaniza (homo-humus).

---La epopeya de Popeye: un personaje epopéyico.

---En nuestra sociedad utilitarista nadie es inútil mientras sea útil.

---Las figuras de nuestra experiencia decaen como figurantes.

---El hombre avanza tanteando/tonteando entre los opuestos: es un complicado avance mediador.

---Pienso y paseo, filosofo y vivo coimplicando los contrarios: remediándolos.

---Abstenerse de votar en las elecciones: el derecho democrático a no recaer en la trampa política y sus trampantojos.

---Neurofilosofía: filosofía neura.

---Los viejos recuerdos se clavan como nuevos puñales en la sien: y el alma sangra.

---Ando apesadumbrado: pero aún no estoy aplastado como tantos otros.

---El mejor tiempo se detiene y flota: el peor tiempo se detiene y solidifica.

---La sociedad proyecta toda una batería de beaterías: para adormecernos y dormitar.

---Propugno el centro: pero el centro descentrado, democrático o mediador.

---Deseo que me escriban para conectar: y deseo que no me escriban para desconectar.

---La sonrisa de Artur Mas: entre sardónica y sardánica.

---Hoy en día la gente es más cristiana: no está solo Cristo, está también Cristiano.

---Sería muy simpático que Dios existiera (S. Freud).


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 10 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31