El Blog de Francisco Margallo

Cristianismo y Secularidad

11.07.17 | 19:48. Archivado en Cristianismo

4. Interpretación positiva de la secularización

Es preciso distinguir entre secularización y secularismo, si bien la raíz es la misma. La secularización es un proceso histórico irreversible, en el que la sociedad y la cultura son liberadas de la tutela del control religioso y de las cerradas concepciones metafísicas del mundo, como hemos visto en Metz. Es básicamente un desarrollo liberador de origen bíblico. Para el Consejo mundial de las Iglesias en Upsala, la secularización es un proceso histórico en marcha hacia una conciencia más adulta, hacia un mundo de la ciencia y de la técnica; secularismo es el aspecto o carácter negador de la trascendencia divina en cualquiera de sus manifestaciones .

>> Sigue...


Los santos que nunca serán canonizados

09.07.17 | 09:08. Archivado en Cristianismo, Santos, Reino de Dios, Dios en la historia

¿Canonizar a una reina?
En todo caso a sus víctimas

En algunos ambientes (muy cercanos al ámbito del "nacional-catolicismo" español)se ha hablado con insistencia de la posibilidad de canonizar a Isabel llamada "Católica". Como quiera que en un proceso de canonización hay uno que de oficio hace el papel de "diablo", me permito anticiparme aquí a cumplir esta tarea con el máximo respeto a los historiadores que piensen lo contrario

>> Sigue...


Cristianismo y Secularidad

04.07.17 | 09:25. Archivado en Secularidad, Cristianismo

Capítulo Quinto

Teologïa polïtica y secularización

Cont.

2.2.La Iglesia asume el discurso secular en el Vaticano II

Retomamos el discurso del teólogo conciliar, E. Schillebeeckx, quien refiere cómo después de la ilustración las ciencias de la naturaleza, del espíritu y del comportamiento humano actuaban ya en la edificación del mundo como ciudad habitable del hombre y representaban el horizonte de comprensión racional, en el que la vida se proyectaba hacia un futuro humano. También la Iglesia en el Vaticano II valora mucho la importancia de la ciencia en el mundo moderno y contemporáneo (GS 5, 36, 59).

Y esto ha sido así, a pesar de que el proceso de secularización ha significado una pérdida creciente de la función que realizaban la religión, la teología y la Iglesia con la aparición de un mundo nuevo e independiente. Pero el Concilio vió con meridiana claridad que la Iglesia no podía seguir viviendo en su antiguo nundo, ajena al que vivía la mayor parte de la humanidad.

Era tal la ruptura existente entre la Iglesia y el mundo que parecía que había dos mundos distintos, el mundo del recuerdo, esto es, la Iglesia, y el mundo del futuro. Pero lentamente, ella va haciéndose consciente de que a esta nueva humanidad dinámica y crítica no se la puede hablar de Dios ni presentar el mensaje cristiano de forma tradicional. De modo que la apertura al mundo y la valoración positiva de la secularización que esto significa, es el aspecto más innovador del concilio Vaticano II.

El proyecto de Juan XXIII al convocarlo fue, precisamente, presentar el mensaje cristiano de manera que diera respuesta a las exigencias de la modernidad y su cultura, cuya característica más sobresaliente y provocadora es la laicidad, esto es, la reivindicación de autonomía frente a la religión y la Iglesia. De algún modo el Concilio quiso dar respuesta al problema que se venía planteando ya hacía tiempo ¿qué significa hablar de Dios en un mundo que no tiene necesidad de él y que se ha organizado sin él? La respuesta negativa que dió la Iglesia en el pasado fue el Syllabus.

Ahora el Vaticano II rectifica y da un giro muy notable, al reconocer que el proceso de secularización que vive el mundo, con la responsabilidad histórica del hombre en él, es legítimo y representa un progreso. El teólogo Giulio Girardi pone el fundamento de este giro conciliar en la nueva concepción del hombre y en su relación con Dios: el hecho de que el hombre sea imagen viva de Dios no es obstáculo, sino la mejor garantía para ser autónomo en el mundo y el centro de todo el universo.

Es decir, su radical dependencia de Dios no excluye su inicitiva propia y su responsabilidad histórica en el mundo. Es más, esta autonomía conseguida por el hombre mediante la secularización no se considera sustraida a la acción de Dios, al contrario, es en la iniciativa libre y creadora del hombre donde Dios manifiesta su poder creador.

Es cierto que la afirmación de que el hombre es fin, aunque sea subordinado, no es nueva en la tradición cristiana, pero por primera vez en una sede eclesiástica oficial, se sacan sistemáticamente sus consecuencias en orden a la valoración del mundo moderno. De modo que la autonomía relativa del orden profano se basa en la autonomía absoluta de la persona humana, que es la única que puede ser considerada "fin, autora y regla de su acción". Absolutez claramente afirmada por el Concilio (GS 12, 17, 24, 25, 26, 34, 35, 39, 63, 67, 73, LG 36).

Por otra parte, si la esencia del cristianismo es el amor interhumano, su verdadera identidad no es religiosa sino profana. Por tanto, no se define en función del que cree o no cree en Dios. Otro componente esencial del cristianismo es el amor a Dios, pero éste, en la óptica del evangelio, no puede darse si falta aquel amor primero entre los seres humanos, imágenes vivas de Dios a quien no vemos.

Por tanto, el Concilio reconoce el valor cristiano del amor humano independientemente de su relación a Dios. En consecuencia, la apreciación de los valores profanos que hace la Iglesia en el Vaticano II muestra su disposición al diálogo con el mundo, incluso con el ateísmo y el marxismo, para hacer posible la colaboración entre creyentes y no creyentes en la edificación de un mundo nuevo .

La Iglesia se ha abierto al mundo, decía Pablo VI en el discurso de clausura de la III sesión conciliar. Y en la apertura de la IV sesión insistía: "La Iglesia, en este mundo, no es fin en sí misma, está al servicio de todos los hombres; debe hacer presente a Cristo a todos, individuos y pueblos, del modo más amplio y más generoso posible; esta es su misión" .

3. Fe cristiana y mundo secularizado

La nueva teología política no comparte la postura de los sectores cristianos que, nostálgicos del pasado y de los privilegios que gozaron, se han limitado a hacer frente al proceso de secularización que vive el mundo. Ella, por el contrario, considera esta secularización acorde con el dinamismo encarnatorio del cristianismo, que permite al mundo ser él mismo.

Schillebeeckx que defiende esta misma tesis, ha salido al paso del furor desatado contra esta teología en los más acérrimos defensores de la situación de cristiandad, diciendo que la fe de estos en Dios no los hace más humanos que a los demás hombres. En el contexto de desamor en que vivimos, quien confiesa tan alegremente su fe le produce la impresión de hablar de un Dios que no se corresponde con el verdadero.

Lo decisivo para él no es la confesión verbal de la fe, sino el lado que uno elige en la pugna entre el oprimido y el opresor. Los teólogos de la secularidad ven en ella un designio de Dios que abre nuevas posibilidades a la fe cristiana. Concretamente Gogarten la considera "la consecuencia legítima del impacto de la fe bíblica en la historia". Su origen lo sitúa en la Biblia, por lo que los cristianos más que oponerse a ella deben fomentarla .

En cuanto teología fundamental práctica la nueva teología política europea aporta hoy al mensaje cristiano de la fe dos notas características que se consideran esenciales, para que éste sea entendido y aceptado por el hombre contemporáneo: 1) El lenguaje secular en que ha sido concebida.

2) Su sensibilidad social y liberadora.

Sobre estas dos notas versa la reflexión que vamos a hacer en este apartado, pero antes, aun siendo repetitivos, veamos cómo entiende Metz la secularización del mundo. Para él, mundo secularizado no significa una definición metafísica de la esencia del mundo, sino una descripción del mundo actual. La secularización es un proceso que comenzó en occidente y que, debido a que ya no existen fronteras, se va haciendo universal.

Su inicio está en la tardía edad media, cuando el hombre, la sociedad, la ciencia, la cultura y la economía comienzan a retirarse de la christianitas medieval y de su constitución teopolítica, a través de la cual la Iglesia y la teología influían en todos los ámbitos de la vida. Es entonces cuando surgen los estados nacionales autónomos con centros sociales y culturales independientes. Desde Colón se aspira a descubrir nuevos mundos y no a reconquistar los santos lugares.

La filosofía tampoco quiere ser más tiempo la criada de la teología, sino que aspira a alumbrar al mundo con la luz de la razón. Finalmente, la Ilustración y las revoluciones políticas, sociales y tecnocientíficas, que trae consigo, hacen posible algo imposible hasta entonces: que el mundo quede en poder del hombre y que sea éste quien le dirija mediante su libertad y responsabilidad política.

Consecuentemente, el mundo ya no se constituye "por la gracia de Dios", sino por la organización del hombre. El mundo todo aparece como un gran laboratorio del hombre y de su planificación, de tal modo que ya no se perciben en él los vestigia Dei, sino las huellas del hombre y de su frenética actividad y creatividad. El mundo, en definitiva, se capta a sí mismo como no divino y sus confines no se pierden ya en la infinitud de Dios, porque se ha hecho secular.

Para Schillebeeckx, la secularización no es otra cosa que el descubrimiento de la racionalidad y la comprensión del hombre, su autocomprensión, que por la propia naturaleza se va desarrollando en la historia de su vida. Es decir, es algo que se da con el desarrollo del ser del hombre y en este sentido el proceso de secularización no hay que valorarlo de manera negativa, sino todo lo contrario .

El régimen de cristiandad que ha perdurado durante siglos mantenía al mundo en estado infantil y es bueno que haya desaparecido. La secularización, pues, no es una desgracia para la fe cristiana, porque vela permanentemente por el hombre imagen viva de Dios Y lo que agrada al Dios cristiano es que el hombre-mujer sean libres en un mundo justo y solidario.

4. Interpretación positiva de la secularización
el próximo martes


Cristianismo y Secularidad

27.06.17 | 18:01. Archivado en Cristianismo

A) La secularización en la Biblia

El que fuera profesor de exégesis bíblica y de filosofía de la religión en la Universidad Pontificia de Salamanca, Javier Pikaza, ha visto con claridad a la luz del Nuevo Testamento que en el espíritu y la letra de la Biblia la secularización no se toma como rechazo de lo religioso ni negación de Dios, sino como "afirmación de su presencia en la realidad creada, pues su Verbo se ha hecho carne" (Jn 1,14).

>> Sigue...


Cristianismo y Secularidad

20.06.17 | 11:04. Archivado en Cristianismo

Capítulo Quinto
Teología política y secularización

Aunque la teología se define por su relación a lo sagrado, sin embargo, la nueva teología política no anhela el retorno de lo sacro a la sociedad, porque considera irreversible el proceso secularizador desencadenado en ella.

>> Sigue...


Teología de J. Ortega y Gasset.Evolución del cristianismo

Capítulo Quinto

Ideas y creencias en la Europa moderna. Siglos XVIII-XX

El espíritu de la Ilustración, siglo XVIII

El movimiento ilustrado partió de las transformaciones ideológicas del Renacimiento en que estuvo muy implicado el famoso cardenal Nicolás de Cusa en el siglo XV, como vimos ya. Después se vio potenciado por las revoluciones política y económica que se produjeron en Inglaterra en los siglos XVII y XVIII.

>> Sigue...


Teología de J. Ortega y Gasset. Evolución del Cristianismo

16.06.17 | 09:09. Archivado en Cristianismo, Ortega y Gasset

Irracionalidad de la lengua

La Teología de Ortega y del Vaticano II.

Francisco Margallo Bazago

91 534 27 65

En vez de disputar,
integremos nuestras visiones
en generosa colaboración espiritual,
y como las riberas independientes
se aúnan en la gruesa vena del río,
compongamos el torrente de lo real.

(José Ortega y Gasset. Tomo II,
pág.19

Introducción
A no pocos les puede resultar extraño que se hable de la faceta teológica de Ortega y, sin embargo, Dios y el tema religioso en general afloran en su obra, entre los miles de páginas que la componen, como alma oculta que la vigoriza desde dentro. Yo percibo en ella una gran influencia de la prestigiosa Escuela alemana de Tubinga (Tübingen), que estaba en auge durante su época de estudios en Alemania.

>> Sigue...


Teología de J. Ortega y Gasset. Evolución del Cristianismo

08.06.17 | 21:33. Archivado en Cristianismo, Teología y filosofía

Irracionalidad de la lengua

Una paradoja que señala Ortega es que para que alguien consiga decir algo ha de ser capaz de silenciar o callar todo lo demás. Él da mucha importancia a la capacidad de renuncia, de ascetismo que supone callar muchas cosas con tal de decir una significativa. En definitiva, la lengua en su auténtica realidad nace y vive en un combate y compromiso entre el querer decir y el tener que callar.

>> Sigue...


Cristianismo y Secularidad

06.06.17 | 13:07. Archivado en Secularidad, Cristianismo

8. Función de la teología política hoy

8.3. Recristianizar Europa hoy

Otra de las funciones fundamentales de la teología política europea es la recristianización de Europa hoy. En 1994 la Conferencia Episcopal Española reconocía que nuestro país necesita ser evamgelizado de nuevo. Lo mismo se dijo de Francia unas décadas antes.

>> Sigue...


Cristianismo y Secularidad

30.05.17 | 18:57. Archivado en Secularidad, Cristianismo

8. Función de la teología política hoy:

1) Desacralizar el poder

Los primeros cristianos fueron acusados en el imperio romano como ateos y revolucionarios, porque no se sometían a una visión divina del mundo lleno de dioses y señores a que alude Pablo en 1 Cor 8, 5. Profesaban un "ateísmo cósmico", como lo ha calificado Metz, propiciando de esta manera el tránsito de un mundo divinizado a un mundo hominizado al que está referido el proyecto de Jesús.

>> Sigue...


Teología de J. Ortega y Gasset.

Evolución del cristianismo

Laicidad y secularidad en la teología actual

La fe cristiana que es una fe histórica, no es ajena a las realidades temporales ni algo superpuesto a ellas. De modo que el cristiano ha de ser consciente de ello y no vivir su fe de espaldas a estas realidades, que están en la dinámica de la encarnación:

>> Sigue...


Cristianismo y Secularidad

23.05.17 | 19:55. Archivado en Secularidad, Cristianismo

8. Función de la teología política hoy:

8 1) Desacralizar el poder

Los primeros cristianos fueron acusados en el imperio romano como ateos y revolucionarios, porque no se sometían a una visión divina del mundo lleno de dioses y señores a que alude Pablo en 1 Cor 8, 5. Profesaban un "ateísmo cósmico", como lo ha calificado Metz, propiciando de esta manera el tránsito de un mundo divinizado a un mundo hominizado al que está referido el proyecto de Jesús.

>> Sigue...


Sábado, 22 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31