El Blog de Francisco Margallo

La cigüeña sobre el campanario

15.01.19 | 09:08. Archivado en Reino de Dios, Celibato, Sexo

Span class="imagen">

La blanca cigüeña,
como un garabato,
tranquila y deforme, ¡tan disparatada!
sobre el campanario.
Antonio Machado

¡Yo creo en la esperanza...!
El credo que ha dado sentido a mi vida

8. Desmitologización y recuperación de la esperanza

IV.- Celibato Por el Reino de Dios y Sexo

(Cont....

Quiero añadir algunas cosas sobre los principios de moral sexual.

Primera: el principio de integración de la actividad sexual plena en una comunión de amor interpersonal y de vida de los compartícipes, lleva imbricado un principio de fecundidad genética.

La plenitud de un mutuo amor personal-erótico-sexual tiende a expresarse en el fruto de ese amor, en el hijo de los dos. El hijo es como una integración de ser "dos en una carne" los padres. Pero esta fecundidad, por ser humana, tiene que ser responsable y, por tanto, limitada. Su perfección se mide más cualitativa que cuantívamente. No necesariamente muchos hijos,
sino verdaderos frutos y signos del amor.

Segunda: El autocontrol sexual a nivel intraindividual (control del erotismo imaginativo o de las posibilidades de orgasmo sexual, por ejemplo), debe orientarse no según proposiciones rígidas de una concepción "fisiologista", sino según un principio que mira más que a lo puramente material, a lo propiamente humano, es decir, al principio básico del amor.

No se trata de proscribir absolutamente, como infernal.
cualquier sensación de placer sexual o cualquier eyaculación que no sean involuntarias, sino de mantener firme esta orientación: en el plano intraindividual de la sexualidad se debe evitar aquello que dañe a la disponibilidad del hombre para el amor al prójimo o que destruya el equilibrio de la personalidad, que es también un modo de dañar a aquella.

Pienso sinceramente, y lo digo con toda tranquilidad de conciencia, que basta con ser fiel a este principio. Con esta fidelidad, si es sincera, se tiene la seguridad de evitar el libertinaje solipsista, sin el peligro de caer en tensiones insoportables, que serían esclavizantes y no liberadoras, y que no creo que respondan a la voluntad de Dios.

Antes de teminar este capítulo, quero volver un momento a reflexionar sobre el "carisma" del celibato por el Reino de Dios. ¿Cuál es el "sentido" de este carisma?

Se dice con frecuencia que hacer al hombre más disponible para el sevicio del prójimo. Esta razón no convence. Comparando, por ejemplo, médicos con sacerdotes, no encuentro
mayor disponibilidad en los sacerdotes cébiles para su servicio, que en los médicos casados para el suyo.

Profundizando en la doctrina de San Pablo en la primera carta a los Corintios sobre el matrimonio y virginidad, encuentro, no obstante las limitaciones que parecen afectar al texto paulino, elementos de orientación.

San Pablo dice: "El no casado se preocupa de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor. El casado se ocupa de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer; está por tanto dividido" (I Corintios 7, 3-34).

El punto de vista de San Pablo es unilateral y no resulta demasiado convicente para muchos de nosotros. Preocupándose de agradar a su mujer, a un nivel de amor verdaderamente cristiano, el casado puede agradar a Dios tanto como el célibe.
Y si el célibe se despreocupa demasiado de las cosas del mundo, es dedcir, de un amor realista y encarnado, puede que su preocupación por agradar a Dios sea una ilusión. Algo indica en ese sentido la parábola del buen samaritano: Lucas 10, 25-38. Y la primera carta de San Juan afirma sin ambages: "El que no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve" (I Juan 40, 20)).

Pero esto no quiere decir que en el dicho de San Pablo, tratando de ir al sentido más profundo, no podamos encontrar una orientación. Lo que queda en pie de la afirmación de San Pablo es que el célibe por el reino de Dios se relaciona con Dios de una manera distinta a como se relacionan los casados.

Ver José Mª Díez-Alegría, ¡Yo Creo en la Esperanza!
Desclée de Brouwer 1972


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 16 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Categorías

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728