El Blog de Francisco Margallo

Marx y la Biblia

20.07.17 | 11:05. Archivado en Justicia social, Fe y razón, Biblia, Bien común

2. Dialéctica de la fe

Confirmemos la identidad fe-esperanza por el uso del verbo kataischynein en la carta a los romanos. Aparece solamente tres veces: dos para decir que la fe no será confundida ni defraudada(Rom 9, 33; 10, 11), y una para decir que la esperanza no defrauda (Rom 5, 5). Esta coincidencia parece bastante elocuente

Más elocuente resulta, sin embargo, el hecho de que Rom 5, 1-5 en un denso trabajo sobre la esperanza con el cual asume Pablo todo lo que ha dicho en Rom 4 sobre la fe. Ello nos afianza en la convicción de que el versículo 4, 18(único donde se explicite la esperanza)era el perno del capítulo 4, pues eso es lo que Pablo retoma con las palabras fe y esperanza en 5,1-5.
Máxime cuando vemos el desarrollo Rom 4, 19, 21 en que el sentido de esperanza es manifiesto: o flaqueando en la fe"(v. 19),

"frente a la promesa de Dios no se mostró dubitante ni incrédulo, sino se vigorizó en la fe, glorificó a Dios y
se convenció firmemente de que el que promte tiene poder también para cumplir, por eso le fue contado como justicia"(v.20-22)...Lo que Pablo quiere decirnos es que ésa es precisamente la fe que cuenta como justicia; pues que "Abrham le creyó a Dios y le fue contado como justicia".

Pero lo más importante de Rom 5, 5 estriba en que nos dice por qué la esperanza no defrauda. En Gál 3, 6-14 Pablo no había sabido explicar sin el conferimiento del Espíritu de Dios por qué o cómo se cumple en nosotros la justicia que a Abraham se le hiciera. En Rom 4 había quedado pendiente esa explicación por el conferimiento del Espíritu; por eso Rom 5, 1-5 constituye una unidad con Rom 4. Dice: "Y la esperanza no defrauda porque el amor de Dios ha sido vertido en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que se nos dió (Rom 5, 5).

A decir verdad, ya Gál 5, 22 "el fruto del Espíritu es el amor" debería desde un principio haber bastado para derimir la antigua cuestión sobre el sentido de "el amor de Dios" en Rom 5, 5, pues ninguna duda hay de que se trata de amor al prójimo en Gál 5, 22, y este versículo afirma vinculación esencial, definitoria, de suerte que un amor que haya sido vertido en los corazones por medio del Espíritu Santo(Rom 5, 5)no puede ser sino amor -al-
prójimo...

Que el "amor" de Rom 5, 5 es amor-al-prójimo se confirma además por 5, 9("mucho más, pues, justificados en su sangre ahora, por medio de él seremos salvados de la "ira")que remite a 5, 1 ("justificados, pues por la fe...")y expresamente nos da la vinculación lógica de la unidad 3, 21 -5, 11 con la "ira" descrita en la unidad 1, 18 -3, 20. La justicia de la fe expuesta y demostrada en 3, 21-5, 11, es la que nos salva de la descrita 1, 18-3, 20.

Nos saca de ella haciéndonos ser justos, es decir, haciendo que dejemos de pertenecer a la adikía en la cual se concretiza inmanentemente la ira de Dios( 1, 18)como realidad de dimensión social en la hitoria humana(supra 192-195 y 201-205)Como vimos, esa adikía era el desamor, la envidia, la altanería, la inmisericordia etc. Nadie igonara que así hacemos al prójimo la más profunda injusticia; es obvio que sólo el amar-al-prójimo nos extrae de ese magma de injusticias en que la ira de Dios se condensa...

Añádase que Rom 5, 5 fundamenta en la presencia del amor la esperanza que en 5, 2 se mencionó así: "exultemos en la esperanza de la gloria de Dios". Y esto nos obliga a hacer una aclaración del significado de la expresión "gloria de Dios" como antes hicimos sobre "espíritu de Dios"...Este versículo impone una intelección como sinónimo de justicia de Dios.

Funja esto como hipótesis de trabajo, y veámos si se confirma. Si empalma, el sentido de la gloria de Dios constituirá una corroboración más del sentido de justicia de Dios al que el presente libro ha llegado ya por diversas vías de acceso. Por de pronto, la sinonimia está bien atestiguada.

Te abrirá camino la justicia
detrás irá la gloria de Yahvé(Is 58, 8b).
Los pueblos verán tu justicia
y todos los reyes tu gloria(Is 62, 2a).
Los cielos pregonan su justicia
y todos los pueblos contemplan su justicia(Sal 97,6)
Envuélvete en el manto de la justicia que viene de Dios
pon en tu cabeza la diadema de gloria del Eterno(Bar
5, 21).

Tu nombre será "paz de la justicia y gloria de la
piedad"(Bar 5, 4) Dan gloria y justicia al Señor(Bar
2, 17, y lo mismo Bar 2, 18.
Se llamarán cultivos de justicia,
plantación del Señor para gloria(Is 61, 3b).
Para alabar a Dios por su justicia,
al Altísimo por su gloria(1 QS 11, 15).

Los estandartes en 1 QM 4, 6: "Bondad de Dios, justicia de Dios, gloria de Dios, mispât de Dios

La salvación está cerca de los que le temen,
para que la gloria habite en nuestra tierra.
La compasión y la bondad se encuentran,
la justicia y la bondad se besan.
La bondad brota de la tierra,
y la justicia mira desde el cielo,
Yahvé nos dará el bien,
y nuestra tierra dará su fruto.
La justicia marchará delante de él,
y la paz en el camino de sus pasos.
(Sal 85, 10-14)

En este párrafo el hecho de que la gloria de Yahvé habite en nuestra tierra se hace consistir en una realidad
globalmente descrita como compasión, bondad, paz y sobre todo justicia(tres veces). Imposible negar que esto empalma perfectamente con lo que Rom 3, 23 nos dice. Primero, porque se trata de la gloria de Dios como una realidad conreta, masiva, que viene a habitar en nuestra tierra. Y segundo, porque consiste en justicia, bondad, compasión y paz.

Se entiende muy bien que, según Pablo, tanto los judíos como los gentiles "necesitan la gloria de Dios", les urge que llegue la gloria de Dios. Y, en efecto, de acuerdo conlos pasajes arriba citados, los pueblos podrán verla, los reyes podrán presenciarla; es algo colectivo, social, notoriamente supraindividual, y ciertamente no se trata de un atributo o propiedad en la esencia de Dios.

Por los rasgos que la describen, empieza uno a sospechar que la gloria de Yahvé es la misma realidad, colectiva, como una nueva época, como un nuevo reinado de la justicia, que otros pasajes bíblicos llaman el reinado de Dios...

--Ver: José P. Miranda, Marx y la Biblia. Crítica a
la filosfía de la opresión

PD. Quiero decir a los lectores que en este libro que seguimos, se habla poco de Marx, se le menciona al principio y alguna otra vez; se le compara a los profetas del antiguo testamento, pero de lo que tratamos más bien es de la exégesis bíblica y, en ella resalta la justicia social para que todos los ciudadanos del mundo vivan con la misma dignidad. Esa es la voluntad del Dios Bíblico y el evangelio de Cristo. Decir tambien que la traducción de este libro al español está muy mal hecha.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 18 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Categorías

    Hemeroteca

    Octubre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031