El Blog de Francisco Margallo

Marx y la Biblia

14.04.17 | 16:01. Archivado en Ley, Biblia

Ley y civilización

La Ley

En contexto no escatológico, véase cuál es el sentido de la ley para Isaías:

Ay de los quejustifican al injusto y a los justos
arrebatan su justicia..Porque rechazaron la ley de
Yahvé de los ejércitos y despreciaron la palabra del
Santo de Israel
(Is 5, 223-24)
Por su parte Am 2, 4-8 paraleliza el pecado de Judá con el pecado de Israel, y en ambos se trata indudablemente del
mismo pecado:

Porque despreciaron la ley de Yahvé y no observaron
sus mandamientos..., porque venden al justo por
dinero, y al pobre por un par de sandalias, aplastan
contra el polvo la cabeza de los indigentes y
tuercen el camino de los humildes.

Para no alargar demasiado la lista de testimonios proféticos que, como el salterio y como toda la tradición exódica, venden la ley exclusivamente la justicia que se realiza en favor de
los oprimidos, baste escuchar finalmente a Zacarías:

Haced auténtica justicia (mispat y verbo sâfat),
realizad cada uno compasión y misericordia con su
hermano; no oprimáis a la viuda ni al huérfano,
al forastero ni al pobre;
que nadie trame en su corazón daños contra su prójimo.
Pero se negaron a obedecer, opusieron hombres
rebeldes, endurecieron sus oídos para no escuchar la
ley y las palabras que Yahvé de los ejércitos envió
por su espíritu por medio de los antiguos profetas.

(Zac 7, 9-12)

Resulta nítido cuál es el sentido auténtico de la ley, pero estos texttos demuestran además que la tradición de la ley no es la de la alianza. Los textos legales mismos, tanto o más que los textos históricos de von Rad, nos han hecho ya ver que la tradición exódico-libertaria ignora a la sinaítica que es muy posterior; pero al mismo tiempo han demostrado que la legislación radica originalmente en la primera.

La aúténtica ley de Yahvé era continuación y coronamiento del gran acto justiciero con que Dios intervino en nuestra historia para liberar a los oprimimidos e implantar la justicia en la tierra. Tal enseñanza presidió a la composición unificante de Ex 18, 1-12 con Ex 13-27. El artículo de R. Knierim es un magnífico estudio, si exceptuamos el tajo que hace después de v. 12, por lo que deja inconexas las dos escenas que el redactor quiso ligar. La segunda no quiere ser entendida prescindiendo de la primera.

Moisés dió leyes para hacer justicia entre un hombre y su prójimo, cuando instituyó los jueces. Eso es lo prerredeccional en sustancia, pero, si se quiere, añadamos que la tradición decía que todo ello lo hizo Moisés por consejo de su suegro el sacerdote de Madián. Pero la primera parte (v. 1-11)con su quíntuple del verbo hassil(liberar, como Sal 82, 4) en los v. 4.8. 9.10a. 10b es un resumen redaccional de cuanto se lleva narrado en el Éxodo, tan redaccional como los famosos sumarios de milagros en los evangelios sinópticos.

Que el balance conclusivo "ahora sé que Yahvé es el más grande de todos los dioses(v. 11) esté en labios del mismo impactado Jetró por cuyo consejo Moisés a continuación instituye jueces y legisla, es composición profundamente teológica. "Porque a Dios pertenece el mispât"(Dt 1, 17), comenta con acierto el deuteronomista al volver a narrarnos todo esto; a Yahvé pertenecen la ley y el juicio, según el redactor de Éx 18, pero precisamente al Yahvé libertador de la opresión egipcia.

Ver: José P. Miranda, Marx y la Biblia. Crítica a la filosofía de la opresión

Ediciones Sígueme 1975


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 22 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Categorías

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728