El Blog de Francisco Margallo

Marx y la Biblia

10.04.17 | 19:29. Archivado en Ley, Justicia, Biblia, Marx,

Ley y civilización

(Cont., viene del día 7)
2. La Ley

El mispât es la defensa de los débiles la liberacíón de los oprimidos, el hacerles justicia a los pobres. El hecho de que originalmente las leyes sean llamadas Mispâtim (por ejemplo Es 21, 1; de la más reconocida antigüidad) constituye un dato de importancia incanculable, pues indica cuál era la intención y el sentido original de la legislación.

Tanto para la filosofía del derecho como para la teología de la autoridad como, sobre todo, para exégesis bíblica, se nos da así el criterio que permite discernir cuándo los legisladores posteriores acertaron realmente con la voluntad de Dios, y cuándo, por el contrario, mitizaron la ley y la autoridad erigiéndolas en entidades en sí que en el mejor de los casos carece de obligatoriedad y que el peor (no infrecuente)se torna instrumento de opresión y de injusticia.

Los profetas y Cristo practicaron ese discernimiento. No para que con sus palabras montáramos otra estructura asimismo mítica, sino para que se hiciera realidad el imperativo moral de justicia en que Dios se revela. El mispât es la única teofanía de Yahvé, y ésa no cesa, resurge siempre entera en el rostro del prójimo que pide justicia.

Pero adviértase que con Cristo resurge exigiendo ser la definitiva, éschaton; en el evangelio es radicalmente ininteligible eso; todas las esperanzas y las lágrimas y los dolores milenarios de la historia humana vibran en la exigencia del mispât que quiere ser el último; desde que vino Cristo, la única justicia posible es la definitiva...

Hoy ya podemos con seguridad (aunque quizá con escándalo) afirmar que la alianza no fue la forma en que la ley originariamente se conectó con Yahvé...
El problema, por tanto, está en pie: ¿Cuál fue la vinculación original de las leyes con Yahvé? El recurso al teologúmeno de alianza ha sido, por años, una especie de poporrí donde se podía echar de todo; se "reducía" todo a alianza, cosa que se recriminaban unos autores a otros...Sobre todo: ahorraba el trabajo de investigar.

Era un velo que impedía mirar a la Biblia de frente y hacernos la pregunta de fondo: ¿Cual fue la vinculación original de las leyes con Yahvé? En particular: aunque todavía vige la engañosa costumbre de llamarlo código de la alianza, Ex 21, 1-23, 19 existió antes que la teología de la alianza y no hay en él ni sombra de la alianza; sus motivaciones son de otra índole y, por cierto, ya vinculadas a Yahvé...

Núcleo indudablmente histórico de Ex 18, 16. 20 es que, si algunas leyes fueron emanadas por Moisés en persona, las legisló y usó precisamente en función de la "judicatura normal", es decir, para "hacer justicia entre un hombre y su prójimo" (v. 16), como Moisés dice ahí usando el verbo safât. Lo que se relata en esa escena en que Moisés legisla (v. 16.20)es la institución de los primeros jueces por Moisés.

Cualquier lector imparcial que recorra el Éxodo por su orden, al leer Éxodo 18 se da cuenta que Israel ya tiene leyes antes de que se nos hable del Sinaí y aunque no se nos hubiera hablado del Sinaí. Si tenemos presente que el relato sinaítico (Ex 19. Núm 10) constituye una inserción narrativa muy posterior, el resultado es unívoco: la adopción de leyes por Israel fue originalmente un hecho vinculado a la tradición libertaria (exódica) y "para hacer justicia entre un hombre y su própjimo"...

Ver:José P. Miranda Marx y la Biblia. Crítica a la filosofía de la opresión
Ediciones Sígueme 1975


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 16 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Categorías

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728