El Blog de Francisco Margallo

Cristianismo y Secularidad

03.01.17 | 09:08. Archivado en Secularidad, Cristianismo

Cristianismo y Secularidad

Manual de Nueva Teología Política Europea

2. 1.Negación de la racionalidad y el progreso

Otra gran mancha que aparece en la radiografía del mundo que estamos mostrando es la guerra desencadenada por Estados Unidos contra Irak en 2004, invocando el ataque terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001. Una guerra al margen de Naciones Unidas y en contra de toda la legalidad internacional.

Esto no son buenos augurios para la edificación de un mundo en paz. Las consecuencias nefastas de tan denostada guerra ya se han hecho notar en una intensidad mayor del terrorismo en todo el mundo. No hay duda de que con esta intervención militar, unilateralmente decidida, las democracias occidentales han sufrido un fuerte y significativo revés. El Vaticano II se ha pronunciado contra las guerras en los siguientes terminos: hay que frenar la crueldad de las guerras. Y nos recuerda la vigencia permanente del derecho natural de gentes y sus principios universales (GS 79) .

Respecto a la invasión de Irak por Estados Unidos y sus aliados, a que aludíamos antes, Javier Pikaza, que ha sido muchos años catedrático de teología e historia de las religiones de la Universidad Pontificia de Salamanca, ha descubierto su raíz en la opción que hizo occidente hace varios siglos por el sistema capitalista. Los occidentales somos grandes expertos en producir, pero sin voluntad alguna de compartir con los otros.

Lo que significa que hemos puesto la vida al servicio de una economía que ha hecho del Capital un verdadero dios, como denunciara Marx. Y, desde el momento que ha puesto el capitalismo como base de la economía, al sistema occidental no le queda más remedio que legitimar la violencia en defensa de su sagrada economía o para aumentarla. Esto último parece que fue el móvil determinante de los que invadieron Irak, dada su riqueza petrolífera.

Pikaza parece llegar a la siguiente conclusión: para defender el sistema de producción y mercado capitalista por el que los occidentales hemos optado, necesitamos el uso de la espada, que consideramos legítimo porque defiende nuestro modelo de vida. En cambio, el uso de la espada que hacen los otros para poder vivir lo consideramos ilegítimo y lo tachamos de terrorista. En definitiva, que el exceso de riqueza y derroche en el reducto de occidente, dentro de un mundo de pobres, sólo puede mantenerse con la violencia.

Deseo mencionar también que después del atentado terrorista perpetrado en Madrid por un grupo islamista el 11 de marzo de 2004, en represalia a la participación de España en la invasión de Irak, Pikaza fue invitado por la Comisión del Congreso de los Diputados, como técnico en historia de las religiones y el Islam, para reflexionar sobre las posibles razones y causas de dicho atentado. Así lo refiere él mismo en el libro citado anteriormente.

Su comparecencia se realizó el 14 de julio de 2004 y en el transcurso de ella observó el interés de los representantes de algunos partidos minoritarios de saber por qué ciertos musulmanes podían volverse violentos. Le preguntaron sobre la identidad del Islam, su presencia en España, sobre el mejor tipo de educación religiosa y sobre la simbiosis de culturas. Respondió conforme a sus conocimientos en la materia, pero sin pretensión de conocer las respuestas definitivas, porque se está en unos caminos aún no recorridos ante un cruce de religiones y culturas que definirá el futuro.

Refiere que en algún momento se sintió acosado por los miembros de un partido mayoritario que creía conocer ya las respuestas y sólo buscaba que él confirmara lo que ellos defendían, las reflexiones y sugerencias del profesor no les interesaban .

Respecto a todo este panorama tan desolador y belicoso, digamos que en lugar de exportar guerras, como si estuviéramos en la edad media, Europa y particularmente Estados Unidos, deberían orientar su política exterior en sentido positivo, contribuyendo al desarrollo de los pueblos empobrecidos, en buena parte por ellos, y a la erradicación de enfermedades endémicas que allí se padecen todavía. La situación de pobreza en que tienen que vivir estos pueblos originan muchas más muertes que todos los terrorismos.

Según un estudio reciente de la Organización Mundial de la Salud, esto se podría evitar con una mínima parte de lo que Estados Unidos está malgastando en Irak. Pero a estos menesteres dedica un porcentaje de su renta nacional inferior al de cualquier país donante. Por el contrario, su presupuesto militar anual asciende a unos cuatrocientos mil millones de dólares, que equivale a la de todo el resto del mundo unido. Y desde que Bush está en el poder el gasto militar aumentó en ciento cincuenta mil dólares .

El fenómeno terrorista que con otros nombres y formas existe en numerosos países, no se soluciona con la guerra, sino que pasa inevitablemente por la sustitución del sistema socioeconómico vigente en el mundo, que es abiertamente injusto: nunca se ha producido tanta riqueza, pero la pobreza sigue creciendo. El gran fallo del sistema es el reparto de los bienes producidos y esto no se solucionará hasta que no nos concienciemos todos de ello. Eso sí, cuanto más lo retrasemos más tiempo tendremos el terrorismo entre nosotros, negando toda racionalidad y progreso.

Díaz de Cortázar ha hecho notar al respecto que el predominio de la razón y el progreso científico que acompañaron el inicio del siglo XX, propiciaron un optimismo que hizo creer a la humanidad que pronto iba a ser liberada de las pesadas cargas que venía soportando. Sin embargo, hemos podido comprobar a su término que ha sido uno de los siglos más agitados y sanguinarios de la historia. De 1914 a 1990 las muertes violentas ascendieron a 187 millones, incluidos los 50 millones que arrojó la Segunda Guerra Mundial.

Ha sido el mayor genocidio de la humanidad y la negación más flagrante de la razón y el progreso. ¿Seguirá el siglo XXI los mismos pasos de sufrimiento e irracionalidad?. El inicio nos dice que sí, pero en los ciudadanos del mundo está la posibilidad de que gire en dirección contraria. A pesar de este panorama realmente lúgubre de la humanidad, la nueva teología política se propone dar razón de la esperanza a este mundo sufriente, porque la esperanza cristiana tiene hondas raíces intramundanas.

Y el empeño de la teología posconciliar es servir a esta humanidad desesperanzada desde el evangelio hasta que surja una humanidad coesionada socialmente y fraterna. Ese es su gran reto consciente de que quien realmente la obliga a tomar esta postura es la orientación escatológica de la fe cristiana, que se formó de una tensión y continúa hoy en conflicto, hasta que aparezca una humanidad nueva, una tierra y un cielo nuevos (2 Pe, 13).

Este lenguaje del Nuevo Testamento traducido al de nuestro tiempo significa que esa humanidad nueva la tenemos que hacer nosotros aquí y ahora, sin que esto entre en contradicción con las Sagradas Escrituras, porque esa humanidad hace presente ya el Reino de Dios en el mundo que se adelanta en el tiempo para perpetuarse en la eternidad.

Ver: Francisco Garcia-Margallo Bazago
Cristianismo y Secularidad
Manual de Nueva Teología Política Europea


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 27 de mayo

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Categorías

    Hemeroteca