Editado por

Francisco J. CarrilloFrancisco J. Carrillo

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS



Zonas de influencia y guerra fría

Permalink 26.03.14 @ 04:18:02. Archivado en Artículos en Diario Sur

Tomar como referencia la guerra en Siria puede ayudar a comprender mejor el desarrollo de los acontecimientos en Ucrania y, más concretamente, en Crimea que constitucionalmente formaba parte de Ucrania hasta que el domingo 16 de marzo decidió por referéndum su independencia e integración en la Federación Rusa. La diplomacia rusa había casi desaparecido del escenario internacional y resurgió con una sorprendente jugada de ajedrez en el acuerdo que logra con Estados Unidos para encontrar una salida al conflicto sirio. En Crimea se encuentra, teóricamente como “inquilina”, la más importante base naval de la Federación Rusa con fácil salida al mar; en la costa siria, se encuentra la única base naval rusa en el Mediterráneo.
Los antecedentes más próximos en el tiempo están aún vivos en la memoria: Estados Unidos y otros países occidentales informan que el régimen autocrático de El Asad ha utilizado armas químicas y se preparan para una intervención militar. Los sondeos de opinión son desfavorables a una decisión militar que solamente podía decidir el presidente Obama; el Parlamento británico vota contra una intervención armada en Siria; Francia, favorable a esa intervención, queda aislada y la UE ausente. La diplomacia rusa aprovecha esta división en Occidente y hace acto de presencia. Siria declara su armamento químico. Estados Unidos y Rusia llegan a un acuerdo cuya condición es la entrega de esas armas químicas por el gobierno sirio cuya magnitud es constatada en el terreno por inspectores internacionales, mientras la guerra sigue haciendo estragos. Paralelamente continúan los preparativos de una conferencia de paz en Siria, Ginebra II, que fue un fracaso. El presidente Putin ayuda a “salvar la cara” de Obama y de Cameron ante sus opiniones públicas opuestas a la guerra. Rusia incrementa considerablemente su influencia en el Mediterráneo y el dictador El Asad sale reforzado, al menos por el momento.
El dispositivo militar, altamente estratégico, de las bases rusas en Crimea y en Siria ha sido preservado así como su influencia diplomática a nivel internacional. Los acontecimientos en Crimea y en Siria parecen retrotraernos en el túnel del tiempo: nuevos vientos de guerra fría (que incluiría el “escudo antimisiles” de Estados Unidos en Rota) y de relación de fuerzas entre superpotencias detentoras del arma nuclear. Ucrania-Crimea es una poderosa arma económica para el tránsito del gas ruso a un 60% de las economías europeas; el futuro de Siria objetivamente lo es también en relación al petróleo de Irán y de Irak. La posición de Rusia en el caso Ucrania-Crimea entra en el marco de una geopolítica mucho más amplia de “zona de influencia”, en donde la Federación Rusa se encuentra con exrepúblicas soviéticas independientes cuya rusificación no llegó a suprimir la fuerte presencia e influencia de sus poblaciones musulmanas. Más allá de los “equilibrios geopolíticos”, que Putin modifica a ultranza, está la lucha contra las amenazas del “terrorismo yihadista” de origen islamista radical, punto de encuentro y de cooperación con Occidente. En este sentido, el “observatorio” ruso en Siria también es de vital importancia; le permitirá jugar un papel influyente en el Oriente Medio, en Irán y en la “relación de fuerzas” en el Mediterráneo, sin perder de vista el “escudo antimisiles” USA en la base de Rota que no solamente mira hacia el “terrorismo” y los misiles del norte de África (todos los países de la costa norteafricana son aliados de los Estados Unidos, por demás), sino al resto de los dispositivos estratégicos militares, incluidos los submarinos nucleares que otros países tienen o navegan sumergidos en el espacio de la cuenca mediterránea. Hoy en el Mediterránea cohabitan, se observan, colaboran o se presionan cuatro países con armas nucleares: Francia, Rusia, Estados Unidos e Israel, más los discretos submarinos nucleares británicos y chinos que navegan bajo las aguas. El retorno a la palestra internacional de las “superpotencias” conlleva inexorablemente –porque esta es su lógica- el respeto de sus “zonas de influencia” con el particular de unos objetivos que les une para preservar sus propios intereses: la estrategia militar y de la cooperación de sus servicios de inteligencia contra el terrorismo.
En este juego de “superpotencias” y de socios del “club atómico”, ¿qué papel juega la Unión Europea? Si nos atenemos a las coordenadas que hemos apuntado, se tiene la impresión que la UE va a la saga de los hechos consumados. La OTAN se despliega pero poco más puede hacer; Estados Unidos marca pautas.
A la Unión Europea le queda el gran desafío –para lo que sería preciso más unión o más federación- de la diplomacia preventiva. Siempre está el recurso a la cooperación económica y cultural (poco de cultura, de momento) y la ayuda a los países menos desarrollados y colindantes. Es lo que va hacer con Ucrania. Decisión correcta en una “zona de influencia” en donde Putin segregará Crimea ante la inacción objetiva de la comunidad internacional. De igual manera la UE presenta una sustancial pérdida de influencia para acabar con la guerra en Siria y la marcha de El Asad. Rusia tomó el relevo. Queda el conflicto palestino-israelí en el que Estados Unidos, aliado de Israel, sigue jugando un relevante papel. Pero de aquí en adelante, se tendrá que contar con Rusia que afianzó su presencia en la región. La nueva realpolitik.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

UNA MISA EN VALENCIA

Josemari Lorenzo Amelibia

Esto es lo que hay

Esto es lo que hay

Aquel 27 de junio

Miguel Ángel Violán

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Bajo luz y taquígrafos.

Vicente A. C. M.

Raad Salam Naaman

Raad Salam Naaman

El famoso barco Aquarius…es emigración, hipocresía política o ignorancia…

Raad Salam Naaman

Punto de vista

Punto de vista

Ministro de Italia amenaza a Roberto Saviano

Vicente Torres

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

¿Elecciones en riesgo?

Guillermo Gazanini Espinoza

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

¿Cómo cuidar la alimentación de los niños en verano? 4/4 #recetas

Juan Luis Recio

Esperanza radical

Esperanza radical

Audaz relectura del cristianismo (6). Jaque mate al mal: la mayor descarga de la mente humana.

Ramón Hernández Martín

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Las acepto si admites mi de nada

Ángel Sáez García

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Mozart in the jungle: stravaganza

Juan Carrasco de las Heras

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Mausoleo de Franco

Manuel Molares do Val

Jesús Arameo

Jesús Arameo

Lo que se le ordena en arameo le obliga a resucitar

Vicente Haya

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Moral (XXII). ¿Tiene sentido hablar de “moral prehumana” en las sociedades de chimpancés? (II)

Asoc. Humanismo sin Credos

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

El Mito de la Globalización Neoliberal

Francisco Margallo

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Dios es Fuego: La fiesta de San Juan

Xabier Pikaza Ibarrondo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Antaño y hogaño (VI). 19. Período de la juventud

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Imágenes de la buena noticia

Imágenes de la buena noticia

Ángel músico

Maximino Cerezo Barredo

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Bach, trío BWV 655

Jose Gallardo Alberni

Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

Lucidez cósmica

Pedro Miguel Lamet

Teselas

Teselas

Taltavulll, no ceja en su empeño inmobiliario en Mallorca.

Alejandro Fernández Barrajón

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital