Editado por

Francisco J. CarrilloFrancisco J. Carrillo

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS



Francisco, Año Primero

Permalink 14.03.14 @ 02:22:47. Archivado en Artículos en Diario Sur

Francisco, papa, reivindica su responsabilidad evangélica de obispo de Roma, conecta con Pedro y con la genealogía del ”Mensaje” en una línea sucesoria del más puro espíritu fraternal universal. Prioridad estratégica que antepone al "título" de Jefe de Estado y de Sumo Pontífice; que da a primacía al "contenido" y no a la "estructura" de poder secular. Decisión “de fondo” que aborda la democracia del pueblo de Dios en marcha: gentiles y no gentiles, creyentes y no creyentes. Se coloca “primus inter pares” con el resto de los obispos que eran los “elegidos” por las primeras comunidades cristianas evangélicas, quienes estaban y deben estar “a la escucha”, en retroalimentación, de las iglesias locales que los designaron. Esas iglesias locales, en el pensar y hacer de Francisco, retoman una fuerza particular porque cada uno de sus componentes no son ya meros “fieles” y simples “seguidores” (o súbditos) sino que ante ellos el papa Francisco abre una vía, oscurecida por la historia, de recuperación de una dignidad individual que los transforma en actores participativos en la vivencia y en la aplicación del "Mensaje". Y despeja el horizonte, con la razón en la mano, de que la Fe no puede explicarse (aunque tenga difícil explicación porque “es misterio”) sin un aterrizaje terrenal: ejemplo personal, libertad, solidaridad contrastada con hechos solidarios. De ahí la insistencia del Papa en algo tan evidente en los Evangelios como es la erradicación de la pobreza y la ayuda a los desvalidos, como prioridad de las solidaridades. Esta toma de posición se basa en el principio de igualdad esencial de los seres humanos y refuerza los Derechos Humanos Universales.
La Revolución Francesa abolió el “Antiguo Régimen” y el poder pasó a manos de la burguesía -disminuída por la actual globalización fianciera- que gobierna hasta nuestros días, (sea de izquierda o de derecha). En el XIX, el Papa León XIII dio la voz de alarma ante lo que calificó de “cuestión social”. Con la industrialización y la llamada Revolución industrial (siglos XVIII y XIX), se constata que los principios de “libertad, igualdad y fraternidad” no se ven reflejados en la modernización económica de las sociedades europeas, algunos de cuyos poderes estaban metidos de lleno en la colonización de “tierras ignotas” pero habitadas por seres humanos. Se consideró a esos seres humanos como “extraños” e, incluso, algún tratadista llegó a afirmar que “los negros no tenían alma”. (De ahí, que en nuestros días se perpetúen ciertas ideas y comportamientos xenófobos y racistas que, abiertamente, rompen con la unidad de la especie humana). La Revolución soviética concluyó en un fracaso como proyecto político y social. Generó desigualdad y dependencia entre los pueblos sometidos al Pacto de Varsovia y creó las bases para la corrupción, la violencia y la justicia expeditiva y sumaria. Marcó mentalidades de “guerra fría”. Con la caída del Muro de Berlín, la “reconstrucción democrática” se presenta compleja. La “economía real” de la actual Rusia sigue en estado de profundas desigualdades sociales y territoriales, con pobreza incluida. Años antes, La Ilustración encendió luces, influenció en las democracias modernas pero las declaraciones de principio no llegaron a definir comportamientos generalizados ni a superar las desigualdades sociales. El siglo XX nos trajo horrores de masas: guerras, campos de exterminios nazis, asesinato de seis millones de judíos, la citada colonización y la “cuestión palestina” que se arrastra hasta nuestros días. También nos trajo el siglo XX el apogeo de la “luz de la ciencia y de la investigación”. Y prácticamente sentó las bases de la Gran Depresión de 1929, ausente aún la globalización financiera que golpearía duramente el 2007-2008.
Tras la II Guerra Mundial, Europa renace en otra vía de modernización. El modelo democrático funcionó y la industrialización generó progreso gracias a la negociación permanente entre sindicato y patronal. Se definen nuevos derechos sociales, la seguridad social y las vacaciones pagadas. Pero la crisis de sociedad amenaza de nuevo en torno a los años 70, hasta consolidarse en la gran crisis del 2007-2008 inducida por la globalización financiera, que pone en cuestión los anteriores derechos adquiridos, genera desempleo por doquier, borra expectativas económicas a los jóvenes, saliendo a la superficie una profunda crisis de valores. En este punto nos encontramos y a esta cita llega, con toda sencillez y lenguaje renovado, Francisco, papa y obispo de Roma, en plena “sociedad digital” y en pleno proceso de desindustrialización.
Francisco viene del terreno. Sin duda es muy consciente de la situación mundial. Sabe muy bien que la referencia común, terrenal, para todos los seres humanos son los Derechos Humanos Universales. Sabe que la libertad es el mejor caldo de cultivo para la dignidad de la persona humana como “principal actor social”; que sin libertad, la solidaridad y la dignidad de la persona serían una entelequia. Pero Francisco tiene un “libro de texto” (los Evangelios) y una Tradición a los que hace “conectar” con la existencia humana. Se encuentra en una “estructura”, en una organización que es la Iglesia jerarquizada, "gestora" de la vivencia del Mensaje. Lo primero que nos dice, aparte su ejemplo personal, es que la Iglesia ha de romper muros (quizá pensaba en “La Curia” como "suprestructura" de poder divino y humano) e ir a la búsqueda de las “periferias existenciales”, en donde se encuentran las bolsas de pobreza, los enfermos, los encarcelados, los desempleados, el hambre, la miseria y el subdesarrollo, la mortalidad infantil, la segregación, la mujer violentada, las desigualdades flagrantes, los refugiados, las guerras, en suma, la ausencia de la fuerza del Misterio que se encuentra en cada persona, en cada ser social, que esperaba esta nueva convocatoria humanizante y espiritual para asumir un renovado papel de actor. Francisco está cada día subrayando el camino de un nuevo personalismo comunitario, ante los profundos cambios sociales, lejano de todo comunitarismo excluyente e instrumentalizado. Un renacer de los principios democráticos en la Iglesia que pueden inspirar un renacer de la democracia civil, con actores renovados, más justa, más participativa y más redistributiva.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

El Mito de la Globalización Neoliberal

Francisco Margallo

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Dios es Fuego: La fiesta de San Juan

Xabier Pikaza Ibarrondo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Antaño y hogaño (VI). 19. Período de la juventud

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Imágenes de la buena noticia

Imágenes de la buena noticia

Ángel músico

Maximino Cerezo Barredo

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Bach, trío BWV 655

Jose Gallardo Alberni

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

La puerta del sagrario. Puntos de oración 24-6-18

Josemari Lorenzo Amelibia

Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

Lucidez cósmica

Pedro Miguel Lamet

Teselas

Teselas

Taltavulll, no ceja en su empeño inmobiliario en Mallorca.

Alejandro Fernández Barrajón

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

El papa Francisco, san Francisco, Trento, Vaticano II, Ottaviani, Von Balthasar

Padre Fortea

El blog de Antonio Cabrera

El blog de Antonio Cabrera

El enfermo mental no tiene un Aquarius que le salve

Antonio Cabrera

Diario de un cura de pueblo

Diario de un cura de pueblo

Congreso indígena

César Luis Caro

Transversal

Transversal

Merkel en el filo de la navaja y el tonto útil Sánchez

Pilar Aizpún Bobadilla

Jesús Arameo

Jesús Arameo

Amar más a Jesús en arameo

Vicente Haya

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Unos juegos peligrosos.

Vicente A. C. M.

Acción-formación social y ética

Acción-formación social y ética

Síndrome de la manada, patologías sociales y revolución psico-cultural

Agustín Ortega

Punto de vista

Punto de vista

Abuchean a Torra

Vicente Torres

Tierra liberada

Tierra liberada

Justicia sin ensañamiento

Koldo Aldai

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

¿Cómo cuidar la alimentación de los niños en verano? 3/4

Juan Luis Recio

Columna Social

Columna Social

El poder de la oración sobre nosotros que tiene el “Padre Nuestro”.

Julián Moreno Mestre

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Manadas justicieras

Manuel Molares do Val

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital