Lo que todo usuario debe exigir a la formación online

Me gustaría celebrar el estreno de este espacio en Periodista Digital omitiendo lo que algunos consideran como el pecado número uno en Internet: el preámbulo.

Así que sin más, voy a contarte lo que considero como las claves esenciales de la formación online. No usaré para ello mis palabras, sino las de un emprendedor; uno que quizás “te suene”, porque lleva meses visitando los platós de la radio y la televisión para hablar de esta materia y para explicar los valores de su proyecto.

El emprendedor es Ignacio Moreno, y el proyecto es mecenium, el popular portal de cursos audiovisuales online del que es cofundador.

Hace unos meses, Ignacio me explicó su visión de los factores que distinguen a una formación online de calidad, desde un punto de vista riguroso y exigente, de otra que no lo es. Comprobé que esa visión era aún más exigente que la mía, y se la copié de inmediato. Punto por punto. Es esta:

8 condiciones que tenemos que exigir a la formación

El futuro del e-Learning pasa por 8 condiciones irrenunciables:

  • El usuario es el protagonista de su propia formación, tiene libertad para elegir materias, administrar los tiempos y planificar su crecimiento personal de acuerdo a sus preferencias e intereses.
  • El enfoque es 100% práctico y adecuado a las necesidades reales y cotidianas.
  • La experiencia formativa es gratificante, se disfruta, y no genera aburrimiento ni tensión. Hay que aprender a través del entretenimiento.
  • Los contenidos están sometidos a un riguroso proceso de control de calidad.
  • La formación está avalada por autores expertos y reconocidos en su profesión.
  • La metodología es específica y adaptada, tanto al medio como al contenido.
  • La tecnología tiene un nivel de prestaciones adecuado a las necesidades del usuario.
  • El usuario elige cómo, cuándo y desde qué dispositivo accede a la formación.

Añade Ignacio:

“Sin duda, un enfoque muy exigente, y desde luego muy alejado de la mayor parte de los contenidos formativos actualmente disponibles en Internet, de calidad muy cuestionable en muchos casos. A lo que se unirá el progresivo final del síndrome de la titulitis, en la que se ha dado más prioridad a obtener un título que a aprender y especializarse realmente. A partir de ya lo relevante será el aprendizaje real, no el número de horas de formación.”

Camino por recorrer

Adoptado este nuevo enfoque, me he entregado a la (masoquista) tarea de contrastar la oferta disponible actualmente en la Red, y me he encontrado con un panorama desolador. Sinceramente, no esperaba más. Estamos, por desgracia, demasiado acostumbrados a que nos vendan una clase presencial grabada, un video doméstico, o una presentación en pdf, sin más, como si fuera el último grito 2.0 en tecnología formativa.

De hecho, los principios que Ignacio Moreno subraya no están presentes en la mayoría de los contenidos formativos disponibles en la red, al menos en lengua castellana (en inglés la cosa mejora bastante). ¿Excepciones? Aparte de la propia mecenium, pocas. Por ello, quizás con más motivo, deberíamos exigir siempre estos “8 principios” a la hora de decidir dónde y cómo nos formamos online.

Enlaces de interés

Quizás te interese ver un poco “por dentro” las tendencias de la nueva formación online en estos videos:

 

e-learning , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*