Fogon’s Corner

Flan de chocolate

¿Qué apetitoso, verdad? En media hora será todo suyo y devorado en mucho menos.

Las proporciones están previstas para cuatro personas y se hace de la manera siguiente: precalentar su horno a 200º.

En una cacerola, fundir una tableta de chocolate negro rallado en medio litro de leche desnatada.

Retirar del fuego, verter en una batidora, añadir 4 huevos enteros, 4 cucharadas de azúcar y una cucharada de café muy fuerte. Mezclar hasta obtención de un resultado muy cremoso.

Distribuir la mezcla en flaneros individuales, cocer al baño maría unos 40' aproximadamente. Dejar enfriar y colocar en la nevera unas tres horas.


Mús de chocolate blanco

04.08.08 | 10:00. Archivado en Chocofanáticos del mundo, Culture Food

Ya llegó el estío y el delicioso tiempo de las mus heladas, que confeccionaremos hoy con chocolate blanco para aliviar nuestro paladar sediento.

Ese producto dista mucho del aromático placer de Moctezuma, puesto que es deriva de la mantequilla de cacao y no contiene ni rastro de cacao sólido. Por tanto, tampoco responde a la nomenclatura rigiendo la vaina azteca, con la cual generalmente se confunde.

En confitería se utiliza mezclado con chocolate puro, para mantenerlo sólido a temperatura ambiente y fundirse bajo la lengua. Ese invento suizo nació en 1945 y derritió masivamente en 1984 los EE. UU., introducido en las barritas almendradas de Milka Nestlé. El producto regulado por normativa europea, tiene que ostentar 20% de mantequilla de cacao y 14 de leche como mínimo.

Fundir una tableta de chocolate blanco al báño maría con 30cl. de nata líquida y dejarla entibiar. En el vaso de la batidora, triturar suavemente esa mezcla con Chantilly muy fría y un sobre de azúcar avainillado, verter en flaneros o copas transparentes y refrigerar una noche entera.

Decorar con frutas rojas, caramelo, confetti de azúcar, coulis de mango, hojitas de menta y como no, chocolate líquido, bollitas de nutella, dulce de leche.


Verde, que te quiero verde: el sublime pistacho

29.06.08 | 09:26. Archivado en Chocofanáticos del mundo, Culture Food

La demostración de una sexualidad en las plantas, rechazada por el clero decimoséptimo, se debe a 36 años de observación de las mismas por el botanista francés Sébastien Vaillant.

La paciente experiencia acabó en ruina económica y física, pero el científico dejó un testimonio fundamental, el Botanicon Parisiense, introduciendo por fin los términos contemporáneos de estambre, ovario y óvulo. El Pistacia vera o pistachero sirvió de cobaya para tal útil cometido.

Ese árbol, de la familia de las Anacardiaceae, sitúa su origen entre Asia Occidental y Menor, cultivado profusamente primero en el mundo greco-romano antes de colonizar toda la cuenca mediterránea.

Crudos, tostados, alegrando salsas, tarrinas, patés, postres, helados, sus frutos, auténtica delikatessen, rebosan de potasio, cobre y magnesio, desplegando su sutileza única con otro suma tentación, el chocolate.

Por tanto, ¡a sus delantales! Precalentar su horno a 200º. Hervir 10 cl. de leche con 60 gr. de pasta de pistacho y el interior de vaina de vainilla. En el vaso de la batidora, mezclar 3 huevos enteros más una yema con 100 gr. de azúcar blanco, 150 de harina blanca, 50 de mantequilla salada fundida, una cucharada de nata espesa y un sobre de levadura química.

Dividir el resultado obtenido en dos cantidades iguales. Agregar en la primera 50 gr. de pistachos machacados y la leche anterior. Fundir una tableta de chocolate (a 70% de cacao) al baño maría y incorporarla a la parte restante.

Verter un molde de cake primero la masa achocolatada y encima, la de pistacho. Cocer a 180º unos 35-40’. Dejar entibiar, cortar en lonchas, degustar con bolitas de helado de chocolate y de pistacho, o con té de bergamota.


Buen plan para Semana Santa: el admirable Daranatz

26.02.08 | 16:17. Archivado en Chocofanáticos del mundo, Culture Food

Más de cuarenta especialidades de bombones achocolatados, recetas inmutables desde más de un siglo y afamados productos artesanales presentados en estuches exclusivos, constituyen la irresistible tarjeta de visita de Daranatz, que desde 1900 es la chocolatería emblemática de Bayona, la ciudad del buen vivir.

Nada más entrar, un letrero avisa al personal que se conoce el sitio como “Villa chocolatera”, tradición que los Judíos conversos huyendo la Iberia inquisidora anclaron en la ribera norte del Adour, concretamente en el barrio del Saint-Esprit.

Los listísimos Bayoneses rápidamente aprendieron de esos maestros, creando una “Guilde” todavía en activo, a la cual se apuntaron familias-dinastías del cacao, quienes, mediante ese gremio, perpetúan hasta hoy el dulce saber para regocijo de los chocomaníacos del mundo mundial.

>> Sigue...


Chocofanáticos del mundo: Luis María Ansón

11.12.07 | 14:30. Archivado en Chocofanáticos del mundo

"Nueve personas sobre diez adoran al chocolate. La décima miente" (John Tullius)

Se acercan las semanas más dulces del efeméride y como los golosos unidos jamás serán vencidos, hoy nuestra rúbrica tiene cita con el chocolista más distinguido, encantador y confeso de España, Luis María Ansón.

Difícil encontrarle, a ese singular orfebre del castellano, dotado de una cotidiana ubicuidad desafiando al toro del tiempo. Pasen y vean: salta de una noria donde le obsequian explícitamente con una máquina de escribir todo cacao; a renglón seguido, trota en la carretera, presencia los más glamourosos eventos y entre dos televisiones, no cesa de salpicar finamente de canela panorama social y personal. Visto lo visto, en loor a la verdad, no escatimó esfuerzos para dar cabida en su trepidante agenda, a una entrevista que por privilegiada, le agradece esa plumífera.

>> Sigue...


Sábado, 23 de febrero

BUSCAR

Editado por

Categorías

Hemeroteca

Febrero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728