Fogon’s Corner

El periodismo tiene su postre, de carrera y francés: el París-Brest

08.10.08 | 09:20. Archivado en Culture Food

El Paris-Brest es una deliciosa corona de masa idéntica a la que se confecciona para profiteroles, rellenada de crema de mantequilla café o praliné, tocada de almendras laminadas y tostadas.

En boca, el conjunto, espolvoreado con azúcar glas y cacao amargo, es pura ternura, delicadeza y provoca auténtica adicción.

Nació en 1891 de la carrera ciclista homónima (1200 kilómetros (Paris-Brest-Paris)), una idea de Pierre Giffard, apasionado de la “petite reine” (la bici) y pionero del reportaje periodístico moderno. También fue director del cotidiano parisino, el "Petit Journal”.


Un pastelero, presenciando la prueba en directo desde Maison-Lafitte (arrabales parisinos), creó en su honor un diminuto manjar en forma de rueda de bicicleta. El goloso Giffard aplaudió la ocurrencia, el plumilleo patrio difundió la noticia y encantada, toda Francia devoró la novedad. Por tanto, prueba, postre y períodico ya míticos hicieron el camino juntitos y en 1931, acogieron incluso a los ciclistas no profesionales. Hoy en día, la cosa sigue en activo (http://www.paris-brest-paris.org/FR/index.php) y la meta atrayendo a más de 5,000 participantes en 2007.

Existen pantagruélicos París-Brest de casi 50cm de rotunda cintura, con radios de rueda hechos de pan, vendidos por porciones a los prudentes fórofos y enteros a los golosos empedernidos pasando del dichoso michelín y del temible colesterol.

Con el siglo XX llegó el revolucionario cubismo, agazapado incluso tras los fogones y unos enrollados pasteleros, soñando con mundos y ruedas novedosas, despojaron el postre de sus redondeces clásicas y aparecieron ante el horrorizado respetable unos Paris-Brest progres de forma.. rectangular.

Sea como sea, su fineza intacta siguió embrujando al gourmet universal con tanta fama que, saltándose las fronteras, la dulce y legendaria rueda comestible siguió su particular carrera de fondo, degustada en los salones más finos del mundo mundial.

El tierno París-Brest de la ilustración, pasado hace mucho tiempo a mejor vida, lo paladeamos regado de chispeantes alegrías de Moët Chandon rosado, bajo los oropeles del mítico Hôtel du Palais y sol tibio del bello Biarritz, playa de los reyes y reina de las playas. Rest in peace.

Foto: Marie-José Martin Delic Karavelic


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 10 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Categorías

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31