Columna Social

Carta al polémico obispo de Alcalá

26.07.18 | 16:01. Archivado en Religión


Señor obispo de Alcalá Juan Antonio Reig Pla:

Cuando le vi ayer en la misa de televisión española, me olí que no iba a pintar nada bonita su homilía. Por desgracia, fue usted todo lo retorcido posible para crear una polémica absurda, anacrónica y basada en uno de sus múltiples prejuicios. Es horrible ver en un pastor de la Iglesia Católica defender con la mentira o la demagogia sus ideas, pero ya lo peor es incurrir en la ofensa. Por lo que, dado que usted no ama la verdad, dado que usted es un obispo que gusta de ofender, de abusar de su posición para dejar en mal lugar a la Iglesia, me parece usted la persona menos apropiada para ser obispo o sacerdote.

La Fe cristiana y católica es una fe de amor, esperanza, misericordia, perdón, verdad, reconciliación, salvación, entendimiento, respeto, etc. Pero en usted veo lo contrario, veo en usted resentimiento, prejuicio, mentira, ofensa, condenación, amenaza, desentidimiento, rencor, etc. Ha contado usted con varios momentos en televisión española para ser un obispo que acercase el mundo a la iglesia y la iglesia al mundo, otros tantos en entrevistas de radio o prensa, usted ha podido ser un obispo destacado, amado, un faro de Dios para transmitir esperanza, un ángel para los deprimidos, un pastor para sus fieles, etc, y en lugar de eso, se ha sumado a todo lo negativo que usted ha podido.

Yo creo en Cristo, un Dios que se hace hombre para estar con la humanidad, un Dios que renuncia a sus comodidades para arrimarse al dolor y a los pecadores, que no obra para si mismo, sino para nosotros, que comprende al pecador y obra con misericordia hasta con el ingrato. Lo que no logro identificar en sus palabras es a ese Dios que pretende ser grande demostrando que tanto nos ama convirtiéndose en uno de nosotros. Y miedo tengo en amar a Dios solo por la salvación, y no por corresponder a su amor. Me duele que usted transmita una visión negativa de la Fe católica, me duele que usted convierta a Dios en un inmisericorde tirano, un mercader de favores y un interesado (tu crees en mi, haces lo que digo y yo te salvo). El amor del bueno no tiene tantas condiciones, es sobretodo desinteresado, se vuelca más en el prójimo que en uno mismo, el amor egoísta impone condiciones, amenazas, venganzas, castigos, violencia, etc. Y usted predica un Dios que es justamente esto último.

Señor Juan Antonio Reig, siento mucho la dureza de mi carta, pero desde que usted es obispo, solo he visto en usted polémicas estériles y una visión negativa. Recapacite, que hasta ahora sus mensajes no dan resultado, más bien lo contrario.

Julián Moreno Mestre


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Lector 26.07.18 | 20:49

    Si todo esto lo dice el blogger por haber citado el obispo Reig en su homilía una encíclica de Pablo VI --papa que muy pronto va a beatificar Francisco--, qué no dirá cuando Reig tenga que leer el Apocalipsis en alguna misa en que lo prescriba el ciclo litúrgico...

  • Comentario por Sota de Bastos 26.07.18 | 16:52

    El problema es muy grave. El Cristianismo nació como una religión liberadora que se quitaba de encima a todos los mandamientos asfixiantes de los fariseos y a las cargas de los señores romanos, y por eso se extendió con tal rapidez. Cuando se dejó invadir por las filosofías PAGANAS de Platón y los gnósticos, enemigas del sexo, se le empezaron a escapar los fieles, y para evitarlo, empezó a lanzar dogmas y anatemas, amenazando con el infierno a los que quisiesen liberarse. Cuando no bastó ni siquiera con las amenazas del infierno, empezó a quemar a los disidentes y a los que querían escaparse. Montó varios episodios horribles, como las Cruzadas, para masacrar a los musulmanes que se habían liberado de esa Iglesia represiva y asfixiante, la reconquista española, las guerras de religión, que redujeron a la mitad a la población de Alemania, la matanza de S Bartolomé, más inquisición y más hogueras.

  • Comentario por Soa de Bastos 26.07.18 | 16:48

    Como era obvio, su propia población se rebeló en la Revoluciones Francesa y Rusa, y así ha perdido la capacidad de quemar a los disidentes. Lo que parece mentira que los conservadores no vean, es que, como ahora ya no puede evitar que se le escapen los fieles, si no renuncia a esa filosofía PAGANA de que el sexo es malo, hay que prohibirlo lo más posible, va camino de convertirse en los testigos de Jehová bis, con los pocos fieles que se dejen torturar. Y eso sería tristísimo, porque Jesús no vino al mundo a fastidiar a la gente con la prohibición del sexo, sino a liberarnos de la esclavitud de las ideologías paganas y fariseas.

Miércoles, 12 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31