Columna Social

La edad del universo (y de la tierra).

Tal vez moleste mucho a esos que piensan que la Tierra y la vida fueron creadas a las 8 de la mañana del 28 de Febrero del año 4160 A.C. La precisión de la edad de la Tierra según seas mormón, testigo de Jehová, o un protestante que niega la evolución de las especies la dan ellos basándose en interpretaciones bíblicas literales. Supuestamente así, y según ellos, se estudia la Biblia. En mi opinión, es una forma de falsearla. Semejante cifra produce risas en la arqueología cuando se estudia el periodo predinástico de Egipto, que se remonta hasta el 5500 A.C o las primeras civilizaciones de Mesopotamia que se remontan al 7500 A.C.

Pero lo cierto es que no creo que Dios se dedique a mentirnos con la edad de la Tierra o la propia edad del universo. El universo nos dice (y Dios mismo es el creador de esta obra) que la edad de la Tierra ronda los 4400 millones de años. La precisa física nuclear aporta pruebas más que contundentes.

Les guste o no a los creacionistas que no siguen la teoría del diseño inteligente, nosotros estamos formados por polvo de estrellas. Nuestro cuerpo en realidad, gran parte de nuestros átomos más pesados que el hidrógeno no se han podido formar con el Big Bang, sino tras la aparición de las primeras estrellas que tuvieron lugar tras la gran explosión. Todos los átomos más pesados que el helio, requirieron sobre todo para su formación de un reactor de fusión nuclear que alcanzase temperaturas muy superiores a varias docenas de millones de grados Kelvin. Esto solo es posible en moribundas estrellas primigenias, las cuales eran estrellas gigantes azules y rojas. Tras la explosión de estas, se dispersaron montones de elementos químicos por los alrededores y se debieron formar los primeros agujeros negros que hoy encontramos en el centro de cada galaxia.

Muchos de estos elementos químicos, poseen un periodo de semidesintegración (tiempo tras el cual las muestras iniciales se reducen a la mitad). Por ejemplo el uranio 238 y el uranio 235, el uranio 235 posee un periodo de semidesintegración de 4510 millones de años y de 704 millones de años para el uranio 235. Ambos elementos debieron formarse en cantidades similares en las estrellas, pero debido a la diferencia entre la vida media de uno y de otro, observamos que el 99.3 % del uranio en la tierra es 238 y el 0.7 % restante es uranio 235. Esta diferencia considerable entre unos y otros nos viene a sugerir que existe un pasado para la tierra de varios miles de millones de años. Pero además, el torio 232 es el producto de la desintegración del propio uranio 235, y la vida media de este torio es de alrededor de 14000 millones de años por lo que siempre es posible encontrar en todo yacimiento de uranio 235 cantidades importantes de torio 232, y gracias a la presencia de torio 232 podemos estimar la cantidad inicial que pudo existir de uranio 235 y hacer nuevas estimaciones de la posible edad de la Tierra.

Poco puede servir esto para convencer a los negacionistas que defienden un creacionismo bíblico literal. Pero la propia biología tiene registros fósiles de estromatolitos que datan de hace 3500 millones de años, y se sabe de arrecifes de estromatolitos productores de oxígeno de hace 2500 millones de años que provocaron la primera de las grandes extinciones al liberarse oxigeno (un gas tóxico para gran parte de la vida de aquella época). Y esto que menciono son fósiles antiquísimos, actualmente hay montones de fósiles que documentan cada era por la que fue pasando nuestro planeta.

Ya se pueden molestar todo lo que quieran estos negacionistas. Todo esto que viene descubriendo la ciencia es prácticamente incuestionable. Seguir tratando de enfrentar a la Biblia con la ciencia termina dejando a la Biblia en entredicho. No se pueden hacer interpretaciones literales, no se puede estudiar la edad de la Tierra o de la humanidad usando la Biblia y las falsas edades a las que se supone llegaron Adán, Eva o Matusalén. Dar credibilidad absoluta al Génesis es un gran error.

No creo, y lo afirmo, que Dios se haya dedicado en sus ratos libres a enterrar restos prehistóricos en Atapuerca, a pintar las cuevas de Altamira, a enterrar uranio 238 y 235 y a ajustar con precisión las proporciones de cada uno para que lleguemos a conclusiones equivocadas. Tampoco creo que Dios haya enterrado con tan mala idea fósiles de dinosaurios o de plantas y animales que ya no existen. No creo que Dios trate de crear una naturaleza mentirosa. El libro mejor escrito por Dios es nuestro planeta y nuestro universo, y no el Génesis.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Andre 20.05.13 | 07:19

    ABSOLUTAMENTE ESTAS NO SON HIPÓTESIS, ES LA REALIDAD, UNA REALIDAD INCONMENSURABLE PARA LOS SERES HUMANOS QUE SI MUCHO VIVIMOS 90 AÑOS, POR ESO ES DIFICIL DE COMPRENDER IGUAL QUE LAS DISTANCIAS Y TAMAÑOS EN EL ESPACIO.

  • Comentario por Julián Moreno Mestre [Blogger] 15.04.13 | 23:49

    Alberto: En el génesis no se fecha con exactitud la fecha exacta de la creación. Quienes hacen esos cálculos son grupos religiosos de origen evangélico (y sectas derivadas como Mormones y Testigos de Jehova) por no hablar de un obispo católico medieval que hizo tal estimación.

    Lo que aquí he expuesto no son hipótesis científicas no comprobadas, están muy comprobadas y de hecho cualquier dato nuevo viene por lo general a confirmar las estimaciones de la edad de la Tierra. Por otra parte, la física nuclear y la física cuántica son tan precisas en cálculos y estimaciones, que hasta se define la unidad fundamental de tiempo (el segundo) como:

    Un segundo es la duración de 9192631770 oscilaciones de la radiación emitida en la transición entre los dos niveles hiperfinos del estado fundamental del isótopo 133 del átomo de cesio (133Cs), a una temperatura de 0 K.

    Si no te sirve para tu vida cotidiana la física nuclear o la cuantica, más vale que renuncies al microondas, a las radiografías, a los tratamientos con radioterapia, a la electricidad que usas porque proviene de centrales nucleares y células fotovoltáicas, que renuncies incluso a la luz solar, pues su luz proviene de la fusión nuclear del hidrógeno. Es muy fácil que un inculto como tú, que se cree antes la literalidad del génesis, le cueste creerse la utilidad de la cuántica y la física nuclear.

    No pienso estudiar metafísica hindú, no me interesa y son temas acientíficos.

  • Comentario por Rawandi 15.04.13 | 16:47

    Si la Biblia fuera la palabra de Dios, entonces la divinidad nos habría mentido descaradamente al incluir la rotunda afirmación siguiente: "en seis días Yavé hizo el cielo y la tierra, el mar y cuanto hay en ellos" (Éxodo 20,11). Esta frase biblica puede sin duda retorcerse torticeramente dándole un significado alegórico, como hacen por cierto tanto el Vaticano como los testigos de Jehová (pues los testigos son 'creacionistas de la Tierra vieja', es decir, que no creen que esos "seis días" duraran cada uno 24 horas). Pero no nos engañemos, interpretar una frase tan rotunda de modo alegórico equivale a forzar el texto con una interpretación descabellada. Es mucho más sensato reconocer que la Biblia es una obra meramente humana y además llena de pifias de todo tipo (científicas, históricas y éticas).

  • Comentario por alberto 15.04.13 | 16:02

    Te aconsejo con urgencia que leas y releas la Biblia (el Génesis) donde no se fecha el tiempo del origen del universo ni el del origen de la vida humana. El tiempo es eterno para Dios el Absoluto e Inmortal. Lee, infórmate, estudia y estudia. Estás preparado para estudiar... no cometas errores infantiles.

  • Comentario por alberto 15.04.13 | 15:51

    Y quién sabe la verdadera edad del origen de la vida y del origen del universo. Esto que nos presentas como pruebas son sólo modelos basados en hipótesis, porque te aseguro que esto sí que es verdad: mil años humanos son como un año divino. Para Dios el tiempo es eterno, sin principio ni fin. ¿Y nos debe importar este conocmiento? Pues no, no me sirve para la vida presente y la futura. Es mera distracción, desatención, o vigilancia, e inconsciencia total (ofuscación de la mente, fuente de sufrimiento para esta vida, para la muerte, para el tránsito a la otra vida, y la vida que sigue a la presente). Acuérdese de la parábola de los talentos, en especial de la labor de María, muy superior a la de Marta. Haber si sabe distinguir ambas vidas, que es tanto como distinguir entre el homo sapiens y e homo faber.

  • Comentario por alberto 15.04.13 | 15:18

    Deberías estudiar metafísica hindú, señor blogger. Te aconsejo para este artículo la teoría de los manvataras y las cuatro edades de cada uno de ellos.

  • Comentario por alberto 15.04.13 | 15:16

    ¿Ya sabes lo que inspiracion y lo que es revelacion? , señora Hypatia. Los libros de del darwin no son ni inspirados ni revelados. Qué sabe el ser humano sobre el origen de la vida y del universo. Solo fabrica simples teorías sobre los que se basan modelos bien fabricados pero que tienen pies de barro.

  • Comentario por Hypatia 15.04.13 | 11:54

    Más y mejor, concedo igual, inspirados por Dios, al escribir sus libros, fueron Darwin ... que los autores del Libro de los Libros.

Lunes, 12 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031