Café con el Pequeño Filósofo

Vida nueva en la librería

03.12.10 | 08:04. Archivado en Literatura

(Madridpress) Los Encuentros en Alberti, más antiguos que la afición literaria de muchos de quienes los frecuentan, tienen cierto aire de conciliábulo. Por ellos han pasado escritores de fama universal y principiantes ignorados, editoriales millonarias y editores artesanos, lectores ávidos y algunos despistados. El espacio reservado para estas presentaciones, lecturas, cuentacuentos y charlas es todo lo reducido que uno desearía y se encuentra en el fondo de la librería, tras bajar unos escalones que parecen conducir al sótano de las conspiraciones. Y sin embargo están abiertas al mundo entero.

El encuentro del lunes pasado sirvió para presentar la novela Vida nueva de José Manuel Benítez Ariza. El ambiente fue el de las ocasiones que se recuerdan no por el brillo del festejo sino por el tono sencillo en que tuvo lugar. El autor, unas horas antes, consignó en su diario el mal presagio de que “esta tarde seremos cuatro gatos,” y más tarde respiró aliviado cuando se vio entre amigos, familiares y escritores de su círculo, además de algún desconocido como un servidor. Unos veinte, Andrés Trapiello incluido, y algunos otros personajes cuyo rostro aún se oculta a los buscadores. Benítez Ariza debió de sentirse en casa: “podríamos conspirar o preparar una huelga general…”

La atmósfera daba pie a las confesiones. El presentador, Luis Mateo Díez, al hilo del argumento de Vida nueva, reconoció que no guarda buen recuerdo de su adolescencia, que es un periodo que cuanto antes se pase mejor. Él tiene muchos adolescentes en sus novelas, pero prefiere que estén ahí, en la ficción, que no en la vida real. Esto no fue más que la anécdota curiosa que se agradece al presentador. La mayor parte del tiempo se aplicó en desgranar un relato que se había leído con atención y mucho cariño. A todos los escritores nos gustaría contar para nuestros alumbramientos con un padrino de su talla que nos comprenda de ese modo.

Luis Mateo y José Manuel hablaron de la novela, de algunas de sus tramas, del significado de la adolescencia en los días de la Transición española, de las pifias gamberras que tanto pueden quedarse en travesuras juveniles como derivar en el peor terrorismo. Y del acto creativo, de cómo unas vivencias personales, unos recuerdos o unas reflexiones confluyen en la voluntad del escritor para concebir una historia que, autobiográfica o no, conmueva y sirva para dar realidad a un relato verdadero.

Todo lo anterior produce el efecto milagroso de hacernos abordar la lectura con otra actitud, con una predisposición que nos llevará a vivir lo narrado más intensamente que si estuviéramos ante un libro del que no conocemos al autor ni sus intenciones ni su peripecia a la hora de escribirlo. Aquí reside el valor de estos Encuentros, que no terminan hasta que el asistente, que necesariamente será lector, llega a casa y lee la obra presentada. Y eso vamos a hacer ahora.

Librería Rafael Alberti - Madrid C/ Tutor, 57


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Domingo, 17 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031