Sólo sé que no sé nada

Permalink 24.06.08 @ 20:55:48. Archivado en Falacias, sofismas y soflamas

“Yo soy más sabio que este hombre; es posible que ninguno de los dos sepamos cosa que valga la pena, pero él cree que sabe algo, pese a no saberlo, mientras que yo, así como no sé nada, tampoco creo saberlo. Yo no tengo conciencia de saber nada.”

La frase “sólo sé que no sé nada”, atribuida a Sócrates por sus discípulos (Platón, en “Defensa de Sócrates”), es considerada por los inexpertos y los esnobs del pensamiento, sin madera de auténticos pensadores, como el colmo de la sabiduría y la modestia filosófica.

EL ESCEPTICISMO Y LA FALSA MODESTIA

A mí, sin embargo, nunca me impresionó, pues albergo el máximo recelo hacia los aforismos filosóficos agradables, especialmente hacia las paradojas verbales. Lao Tsé lo dijo muy bien: “Las palabras verdaderas no son hermosas; las palabras hermosas no son verdaderas”.

Una frase bella puede fácilmente deslumbrar, y cegar al desprevenido, por su aparente profundidad, cuando tal vez no sea más que música compuesta con palabras. Alerta, pues, contra la belleza; no vayamos a confundirla con la verdad. La belleza puede seducir los sentidos, es decir, la imaginación, hasta el punto de dejar confuso el entendimiento.

Con franqueza y sin ambages: la frase de Sócrates, a la luz de la razón, me parece un dicho sin sustancia inspirado por la falsa modestia. Todos los ignorantes podrían decir lo mismo, si fueran honestos. Pues Heráclito afirmaba que “el mejor de ellos no conoce sino opiniones y las retiene firmemente”.

Darse cuenta de eso es una prueba de sensatez y comprenderlo está al alcance de cualquiera que no se obstine en aparentar que sabe lo que a sabiendas ignora. Es decir, que además de insensato no sea hipócrita.

Pero si el que finge saber, cuando no tiene conciencia de saber nada, está tocado de soberbia, no le sigue muy de lejos el que sabiendo, finge que ignora. El falso modesto, se encumbra aparentando humillarse, y está próximo al soberbio.

Me inclino a creer que Sócrates simulaba su ignorancia, porque al verdadero ignorante, cuando el vulgo le atribuye una sabiduría que no tiene, si es sondeado con habilidad, se le reconoce porque podría pasar por tonto. Pues según Heráclito, que de “oscuro” no tenía nada, “los tontos, cuando oyen, son semejantes a los sordos: sobre ellos es la sentencia de que están ausentes cuando presentes”.

LOS TÁBANOS, TORMENTO DEL GANADO

Y si, realmente, Sócrates se consideraba ignorante, ¿a qué venía tanta ironía y empeño para demostrar que los demás no sabían nada? ¿Con qué derecho se entrometía en las vidas de sus conciudadanos ejerciendo de tábano de sus conciencias y presumía de no dejar a nadie en paz? ¿Tendría al final Xantipa, su malhumorada esposa, su parte de razón al tirarle baldes de agua a la cabeza, mientras le llamaba vago y charlatán? Sócrates era un tábano inteligente, eso es todo.

Y un poco sofista. Pues para alguien que blasonaba de poder demostrar que todo el mundo, incluso los filósofos, desconocía la verdad sobre casi todo, se afianzaba bastante, por no decir excesivamente, en simples “verosimilitudes hermosas”. Como afirmó Descartes, “toda ciencia es un conocimiento cierto y evidente. Un hombre que duda de muchas cosas no es más sabio que el que nunca ha pensado en ellas”.

Sería insensato negar que, en la vida cotidiana, a falta de pan buenas son tortas; y que, a falta de certezas, debemos seguir lo que barruntamos más probable. Pero en la reflexión, por el contrario, nos advierte Spinoza, “debemos evitar el admitir como verdadero lo que es tan sólo verosímil, ya que, una vez admitida una falsedad, se siguen infinitas”.

Véase, si no, cómo desbarra Sócrates sobre el más allá, en “Fedón o del Alma”, una vez admitida la fantasiosa doctrina de la inmortalidad del alma, estimando que “conviene creerlo, y que vale la pena creer que es así. Pues el riesgo es hermoso, y con tales creencias es preciso, por decirlo así, encantarse a sí mismo”. He aquí cómo el encantador de serpientes acaba por encantarse a sí mismo al dulce son de su flauta filosófica. Ya que no puede saber, se conforma con creer.

Por eso, frente a su afectada ignorancia, y a despecho de todos los escépticos, me uno a Spinoza para expresar, con legítimo orgullo filosófico, pero sin el menor asomo de inmodestia, nuestra jubilosa profesión de fe filosófica: “Nosotros, al menos, sabemos que algo sabemos”.

Filosofía Digital, 18/12/2005


Bookmark and Share

Comentarios:
Entiendo que esta frase debería analizarse en el contexto de que el que va adquiriendo nuevos conocimientos, se da cuenta que el ser humano no puede abarcar con su mente toda la grandeza de la creacion. Lo dice porque intuía lo que hoy la ciencia sabe, vivimos en un minusculo planeta perdido en las periferias del Universo, pero comprendido por leyes naturales (Dios Creador)inmutables y perfectas. Hoy el mas sabio de los humano, resulta ignorante de todo (aún. Debemos aprender primero a ser buenas personas)
Enlace permanente Comentario por mario 21.04.11 @ 20:22
Socrates dice esto por lo siguiente:
El tenia una ahijada
La niña va un dia y dice padrino,mamá dice que por favor si puede le envia brasa para prender el fogon de su casa, a lo cual pregunta donde la va a llevar?la niña contesta que en la mano y el sorprendido le dice que se va quemar, la niña le dice que no, y le dice que coloque cenisa fria en las manos de ella y luego coloque las brasas y la lleva hasta su casa. El queda sorprendido y por eso dice su frase.
Enlace permanente Comentario por Argenis 18.04.11 @ 17:16

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Libros

Libros

'Conceptos de inteligencia' de Thomas Hally

Vicente Torres

Tras mi vidriera

Tras mi vidriera

Brandemburgo, Berlín ¿Hay más muros?

Luis Espina

Columna de humo

Columna de humo

Podemos hacer el ridículo

Pedro de Hoyos

Desde Malta Encuentros

Desde Malta Encuentros

Hartos de las “electoralistas” bajadas de impuestos de Rajoy, Cospedal y Bayod, en CLM y Albacete

Juan Ramón Moscad Fumadó

Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

Juan y Francisco

Bernardo Pérez Andreo

Totalitarismo y terrorismo islámico

Totalitarismo y terrorismo islámico

Un Estado palestino es una fantasía, Mosab Hassan Yousef dixit

Doctor Shelanu

El Diván

El Diván

Jorge Gómez Alcalá

Punto de vista

Punto de vista

La estupidez del gobierno valenciano

Vicente Torres

Diario nihilista de un antropólogo

Diario nihilista de un antropólogo

Diálogo de besugos pero...

Manuel Mandianes

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Nueva Constitución psoeísta

Manuel Molares do Val

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Los Juegos del Hambre, Sinsajo - parte 1: la cara de la rebelión

Juan Carrasco de las Heras

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Bodegas Torres y su experiencia inmersiva de viñedos 360º

Juan Luis Recio

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Bach, cantata BWV 113

Jose Gallardo Alberni

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Pequeño Nicolás: “Por España; todo por España"

Chris Gonzalez -Mora

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Epístola a Jesús, un epígono de Otramotro (CXI)

Ángel Sáez García

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Pactos imposibles.

Vicente A. C. M.

Corrupción global

Corrupción global

1374 Las mayores y más genocidas armas para la destrucción masiva de la humanidad son usadas, sin la menor verguenza ni recato, por los asesinos a gran escala del maligno club de la muerte: el Nuevo Orden Mundial NOM. En especial por medio de la contaminación alimentaria y medio ambiental a base al abuso de cientos de mortíferos pesticidas, de un lado y del otro fomentando el desempleo integral de traducción inmediata en hambrunas bíblicas.

Luis Llopis Herbas

Opinión

Opinión

Carmen Tomás - Entre Draghi y China, euforia bursátil.

Opinión

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Parece que Dios empieza a hablar

Asoc. Humanismo sin Credos

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Una Iglesia mixta: Ovejas y Cabras (Sigue Mt 25, 31-46)

Xabier Pikaza Ibarrondo

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital