Filosofía de bolsillo

RESENTIDOS SIN CAUSAS

10.02.14 | 00:32. Archivado en Sociedad

Sin lugar a dudas, es importante desarrollar la mente de los hijos. No obstante el regalo más valioso que se les puede dar, es desarrollarles la conciencia. John Gay.

Hace mucho tiempo, seguramente demasiado, que no me había sentido tan indignado por lo que algunos de mis semejantes pudieran hacer o decir.
Siempre he sido uno de los convencidos de que la palabra es el único valor constante que puedes servir como elemento catalizador de cuantas controversias puedan producirse entre los seres humanos.
Pero, también no es menos cierto que se producen momentos, situaciones que ni la palabra ni la paciencia logran sacar a flote a ese ser negociador, esa persona que, como principio, desearía no tener que maldecir en hebreo por lo que se ve obligado a escuchar.
Debido a unas circunstancias que no vienen al caso, en las últimas semanas he tenido la oportunidad, casi me he encontrado en la obligación de ver algunos de esos programas de debates que tan habituales se han convertidos en todas las televisiones del mundo. Para mi gusto, en España, de una excesiva profusión.
Especialmente, si tenemos en cuenta que con tantas tertulias y tantas opiniones, generalmente encontradas, suele suceder que lejos de enriquecerse el debate y aclararse algo en él, este acabe por convertirse en un batiburrillo de indescifrables y múltiples soluciones que, finalmente, no aportaran ninguna al problema planteado a debate. Salvo al lucimiento personal de sus protagonistas.
Y ahí es donde entra de lleno mi capacidad de aguante dialectico. En algunas de estas tertulias nos encontramos con personajes de todo tipo y condición, demasiados en número y exasperantes por su repetición y, por lo general, bastante mal preparados. Muchas de sus opiniones no deberías pasar de ser meros comentarios de vecindad.
Sin embargo, todos ellos pretenden sentar catedra y, naturalmente, tener razón. Ese valor tan difícil de encontrar en estos tiempos. Pero entre ellos hay unos, en particular los más jóvenes, cuyos argumentos chocan profundamente con los más elementales principios de los televidentes. De manera directa con aquellos que tienen la mínima capacidad de reflexionar sobre lo que están escuchando.
Tales son los casos del retoño radical Pablo Iglesias - ignoro si heredero universal de los principios que inspiraron al fundador del PSOE, pero méritos hace para serlo – y la ínclita Tania Sánchez Melero. Ambos, allí por donde pasan, van dejando unos tufos a pretérito putrefacto y cutre, insoportables.
Estoy próximo a cumplir los 65 años y, dadas las circunstancias, tuve que convivir con una España en crisis permanente. Tanto en lo político como en lo social. Pese a encontrarme en las antípodas de aquellos comunistas, conviví más que de cerca con una izquierda, resumida en un PC conocido por todos como “el partido” que, en su momento, mereció todos mis respetos. Y puedo asegurarles que jamás les escuche las soflamas que estos dos personajes nos lanzan a través de las ondas, cada vez que se les da la palabra.
Y yo me pregunto que si aquellos, abierta y justificadamente enfrentados a un régimen dictatorial, trataron de mantener un mensaje razonablemente equilibrado, cómo es posible que estos discretos personajillos que jamás vivieron en primera persona incidencia alguna, ni tienen experiencia que les avale como tal, se permiten cada noche enviarnos sus mensajes más radicales. ¿De qué fuentes perversas y revanchista han mamado durante su infancia y juventud?
Y es que no se puede vivir eternamente, ni aún menos obtener beneficios de las batallitas contadas por el “abuelo cebolleta”. Dicen que la historia la escriben los presuntos vencedores. Pero a la vista de casos como los de estos personajes, tan trasnochados en su esencia, es evidente que no siempre es así.
Además, uno se pregunta y les pregunta ¿quién garantiza que lo que les cuenta y defiende el “abuelo cebolleta” es la verdad y no su verdad?

Felipe Cantos, escritor.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Io 09.04.14 | 12:16

    Don Felipe, sin darse ud. cuenta, se ha convertido en "el abuelo cebolleta" que cita.
    Habla usted de tiempos pretéritos, de personajes que en otra coyuntura actuaron de diferente manera, todo esto absolútamente subjetivo.
    Lo que no hace es entrar a debatir ninguna de las ideas que defienden esos que usted llama personajillos, pero que tienen una preparación que más de uno quisiera. ¿O no?.
    No entiendo que le extrañe y le parezca mal que haya quien señale hacia la luna, y se quede mirando al dueño del dedo.
    Si a usted le parece trasnochado decir que la pobreza aguda infantil en España ha crecido el triple de la media en la UE o que con un 50% de paro juvenil se hable ya una generación perdida, sin derecho a planificar una vida digna, mientras se sanean con dinero público ahora bancos, ahora autopistas, es usted muy libre.
    Aúnque a usted le vaya bien y su pensión esté garantizada, decir que hoy en día no hay causas para alzar la voz, demuestra una total...

Miércoles, 23 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031