Fe y vida

"Demos el Primer paso" A propósito de la próxima visita de Francisco a Colombia

01.05.17 | 05:14. Archivado en Acerca del autor, Reflexiones

En el pasado mes de marzo con alegría se confirmó que el Obispo de Roma, Francisco, nos visitará del 6 al 10 de Septiembre. Esta fecha resulta muy significativa porque coincide con la Semana por la paz que, en Colombia, se celebra desde 1987 como movilización ciudadana que busca visibilizar los esfuerzos de miles de personas que a diario trabajan en la construcción de la paz y en iniciativas que dignifiquen la vida. En esa semana se celebra también la fiesta de San Pedro Claver, Patrono de los Derechos Humanos en Colombia, por su compromiso tan decidido, en su época, contra la esclavitud. Tal vez por esto, el Papa ha escogido ir a Cartagena. Estará también en Bogotá, Medellín y Villavicencio.
La Conferencia Episcopal Colombiana presentó el afiche que acompañara esta visita apostólica. En el centro del afiche está la figura del Papa en actitud caminante, queriendo expresar con esa actitud, lo que ha dicho desde el inicio de su pontificado, sobre el “salir” a vivir ese espíritu misionero que lleva a Jesús a los demás. También el afiche trae el lema: “Demos el primer paso”. Según Monseñor Fabio Suescún, coordinador de esta visita, el lema significa “dejar una situación oscura, confusa, pesimista para abrirnos a una sociedad llena de entusiasmo, de alegría que cree en sí misma y que sabe que se puede dar el paso para comenzar algo nuevo”. Es decir, confiamos que la presencia del Papa fortalezca el camino hacia la paz que hemos comenzado y que no puede volver atrás. La reconciliación que soñamos, la oportunidad de ser un país distinto después de más de cincuenta años de conflicto armado, no depende de otros, sino de nosotros. Dar el primer paso y seguir dando muchos más para que lo que parece imposible se haga realidad.

>> Sigue...


Vivir el misterio pascual desde el horizonte de la misericordia

06.04.17 | 15:22. Archivado en Acerca del autor

Nos preparamos nuevamente para celebrar el misterio pascual: la muerte y resurrección de Jesús. Pero esto no lo podemos hacer al margen de la realidad concreta que vivimos. Por eso la Semana Santa no puede quedarse en el cúmulo de celebraciones litúrgicas que ocupan esos días sino que han de estar cargadas de la vida misma donde la fe se hace acto y la resurrección es la meta que esperamos.
Por eso nos preguntamos: ¿cuáles son las cruces que traemos? ¿Quiénes los crucificados de este tiempo presente? ¿cuáles las causas de estas cruces? En Colombia la construcción de la paz alienta nuestra esperanza pero no deja de estar cargada de cruces que hemos de saber llevar para superar y transformar. Implementar los “Acuerdos de Paz” no es tarea fácil. Son muchas las exigencias que supone y se necesita muy buena voluntad de todas las partes para ir poniendo en práctica lo acordado y para no detener la marcha, por muchas dificultades que surjan. Por eso esta realidad que vivimos no puede ser ajena a esta semana santa sino que, por el contrario, ha de llenar nuestras celebraciones de manera que encontremos en ellas la ocasión precisa para fortalecer este empeño por la paz y tener más confianza en que la resurrección es posible.
Pero también están todos los demás problemas en los que se juega la vida de los más pobres. Hace falta más voluntad política para que los planes de desarrollo busquen transformaciones estructurales que cambien, en primer lugar, la vida de los últimos de cada momento. Los beneficios para unos no pueden sacrificar la vida de la mayoría. Pero así, por desgracia, sucede muchas veces. Ahora bien, desde la experiencia de fe, no puede imperar la lógica de la mayor ganancia o de la eficacia por sí misma. Lo que interesa es la vida de la gente y la cruz de Jesús nos lo recuerda incesantemente.

>> Sigue...


"Sigamos a Jesús no con palabras sino con "toda" la vida

31.03.17 | 15:59. Archivado en Acerca del autor

Nos acercamos a la Semana Santa y uno se pregunta, una vez más, cómo celebrarla para que dé fruto en nosotros e ilumine la vida de nuestros semejantes, especialmente de aquellos, que no le ven sentido a la fe que profesamos. Esto no es una tarea fácil. ¿Cómo recrear lo que vivimos año tras año, sin caer en la rutina de lo sabido y en la costumbre de lo que siempre se hace? ¿cómo entusiasmar a los demás por algo que posiblemente ya conocen pero ahora no les dice nada?
Sin duda hay que intentar muchos caminos. Pero el vivir lo que creemos –de donde brota el testimonio de vida-, siempre será un camino privilegiado para ello, porque “no es el que dice Señor, Señor, el que entrará en el Reino de los cielos, sino el que hace la voluntad del Padre” (Mt 7,21). En otras palabras, no es el que participa de todos los actos litúrgicos el que está cerca de Dios, sino el que lo hace vida en lo cotidiano y muestra de esa manera que no realiza un culto vacío (Cfr. Is 29,13).

>> Sigue...


La teología en tiempos de Francisco. Encuentro Iberoamericano de Teología

15.02.17 | 09:34. Archivado en Acerca del autor

Para todos es un hecho que el pontificado de Francisco está interpelando la manera de pensar y actuar en la Iglesia y esto no es ajeno a la teología. Con este propósito se realizó el “Primer encuentro iberoamericano de Teología: El presente y el futuro de una teología iberoamericana inculturada en tiempos de globalización, interculturalidad y exclusión”, auspiciado por Boston College Escuela de Teología y Ministerio, del pasado 6 al 10 de Febrero, en Boston (EEUU).

>> Sigue...


Jóvenes e iglesia

15.07.16 | 05:50. Archivado en Acerca del autor

Los jóvenes son unas de las preocupaciones más fuertes de la Iglesia. Y esto no sólo porque están más alejados de ella sino porque su misma vida está expuesta a muchos peligros y no es fácil orientarlos en sus búsquedas hacia una vida más plena y feliz. Pero también tienen muchos valores que hoy hay que saber acompañar y promover. Los jóvenes gozan de mayores horizontes porque los medios de comunicación les acercan el mundo y sus infinitas posibilidades y ya para ellos casi todo está ahí, expuesto a su conocimiento. Lástima, claro está, que la injusticia actual hace que ese mundo sea realidad para un pequeño número de ellos y no para la mayoría, quienes solo pueden pensar que es un sueño lejano, imposible de alcanzar por las condiciones que poseen. Pero así y todo, el joven de hoy goza de mayor autonomía y es más capaz de situarse en un mundo de por sí complejo y plural. Lo que para los mayores -acostumbrados a un mundo más uniforme y establecido- era lo único normal, para los jóvenes de hoy, esto ya no es así, sino que acogen de entrada la diversidad y no le ven tanto problema a vivir simultáneamente aspectos que se creían irreconciliables. Por esto resulta difícil acercarlos a la Iglesia con un discurso monolítico y con una demonización del mundo actual. El joven necesita encontrar espacios que acojan lo que él es, lo que vive, lo que sueña. No es con la negación de la realidad actual como el evangelio de Jesús se puede anunciar sino con la verdadera inculturación que acoja lo positivo del hoy y descubra las posibilidades de futuro que tiene. La iglesia sólo podrá incluir a los jóvenes en su seno si les ofrece espacios para vivir lo complejo, lo diverso, lo distinto. Y de nosotros depende que abramos la mente y el corazón para echar el vino nuevo de la juventud en los odres nuevos de una iglesia capaz de actualizarse para acogerlos verdaderamente.


ANUNCIAR A JESÚS EN LAS CIUDADES

26.03.16 | 04:19. Archivado en Acerca del autor

El tiempo de Pascua es tiempo de anuncio de la experiencia del Resucitado. Los apóstoles “no pueden dejar de hablar lo que han visto y oído” (Hc 4,20) y el mandato misionero con el que termina el evangelio de Mateo “vayan y hagan discípulos a todas las gentes, enseñándoles todo lo que yo les he dicho”(Mt 28, 19-20) se convierte en prioridad para ellos y así se extiende la iglesia “hasta los confines de la tierra” (Hc 1,8).
Esa misma experiencia es la que hoy nos convoca a los que nos sentimos discípulos/as-misioneros/as, partícipes de la experiencia del Resucitado. Pero ¿cómo anunciar a Jesús en las grandes urbes donde no se garantiza más la centralidad de la parroquia ni se reconoce la importancia de la autoridad eclesiástica y donde reina la pluralidad de creencias y puntos de vista y ocupan el primer lugar los desarrollos tecnológicos y científicos y la versatilidad de los medios de comunicación? ¿qué significado puede tener para los habitantes de esta configuración urbana, “la pastoral de conservación” -como la llama el Documento de Aparecida- que ofrecen tantas parroquias? La respuesta la presenta el mismo documento al invocar la urgencia de la “conversión pastoral” (DA 366). En ese horizonte se inscribe lo que se está llamando “Pastoral urbana” (DA 509-519), que pretende repensar la acción evangelizadora de la iglesia en el contexto urbano.

>> Sigue...


Cuaresma: tiempo de conversión

17.02.16 | 04:42. Archivado en Acerca del autor, Reflexiones

La liturgia nos recuerda que para celebrar el misterio pascual –centro de nuestra fe- necesitamos disponernos a entrar en la dinámica de conversión que nos sensibiliza ante la realidad de Dios y nos compromete con su llamada. Esto corresponde al tiempo de cuaresma que estamos viviendo. Pero, ¿qué significa convertirnos? la conversión no es tanto mirarnos a nosotros mismos para arrepentirnos de los pecados cometidos. Aunque esto es importante y lo supone, la conversión nos invita más a mirar al Señor, escuchar su voz y disponernos a secundar sus iniciativas.

>> Sigue...


Saborear la Buena Noticia que el Niño Jesús nos trae

05.12.15 | 15:38. Archivado en Acerca del autor

Hablar de Navidad es siempre una reflexión que convoca porque es tiempo de alegría y encuentro, de fiesta y regocijo, de esperanza y nuevas oportunidades. Y la razón es el Niño Jesús nacido en un pesebre de la manera más sencilla que podemos imaginar pero produciendo un momento de corte y nuevo comienzo en la historia humana –a tal punto que nuestro tiempo cronológico se divide en antes y después de Cristo-, y para quienes se dejan tocar por este misterio, un antes y un después en la propia vida.
Y esto sucede porque contemplar el misterio de la encarnación no deja de ninguna manera indiferente. Dios hecho ser humano, niño frágil e indefenso, se hace presente entre nosotros y ese es el mayor regalo que podemos recibir. A partir de ahí, el encuentro con la divinidad toma las mediaciones humanas con total radicalidad y se comprenden las palabras del salmista “si subo a las alturas allí estás, si bajo a las profundidades allí te encuentro” (Sal 139). Con Jesús Niño, Dios entra de lleno en esta historia humana y ya nada queda sin ser asumido por él. Por eso mismo, ya no hay que subir a los cielos para encontrarle sino que basta vivir lo humano para reconocer lo divino, llenarnos de humanidad para abrazar la divinidad.

>> Sigue...


La Palabra de Dios es viva y eficaz

16.09.15 | 04:24. Archivado en Acerca del autor

Poco a poco la Sagrada Escritura comienza a ser más cercana para el pueblo católico. Pero aún hace falta un esfuerzo mayor para que todo creyente descubra la vida que brota del texto sagrado y aprenda a interpretarlo y a hacerlo “alimento sólido” (Hebreos 5, 12) de su experiencia espiritual. Un papel determinante deberían jugar los sacerdotes en la homilía de la celebración dominical. Hablar de lo que dicen los textos, con la propiedad de quien sabe interpretar la Sagrada Escritura, sería una formación muy importante para el pueblo de Dios. No es que la homilía sea para hacer una clase de Sagrada Escritura pero si ha de comentarse el texto con calidad y verdadero conocimiento. Ahora bien, la cercanía con la Palabra de Dios excede ese espacio. Ha de ser fundamento de la oración personal, de la oración comunitaria, del discernimiento espiritual, de la acción pastoral de la iglesia. Esa centralidad le viene de ser el testimonio privilegiado del Dios que se nos ha revelado en la historia, testimonio inspirado por el Espíritu Santo y escrito por los autores bíblicos.

>> Sigue...


Colaborar con la búsqueda y construcción de las “nuevas masculinidades”

31.08.15 | 18:29. Archivado en Acerca del autor

Así como hablamos tanto de las "madres" podríamos hablar también de los “padres” y de todos los varones en general porque, si la mitad de la humanidad –las mujeres- comienza a colocarse de otra manera, es normal que se afecte la otra mitad. Y esos cambios no son sutiles y pequeños. Están permeando todas las instancias más rápido de lo que nos imaginamos.
En el Documento conclusivo de la V Conferencia de Aparecida se dedicó un apartado a esta realidad bajo el título “La responsabilidad del varón y padre de familia” (459-463). Allí se abordan dos aspectos.

>> Sigue...


La inaplazable inclusión de las mujeres en la Iglesia

07.07.15 | 19:12. Archivado en Acerca del autor

Uno de los trabajos importantes que se ha hecho a nivel de la hermenéutica feminista ha sido recuperar la presencia de las mujeres en la Biblia, profundizar en el papel que jugaron en el relato bíblico y contribuir a que esas figuras nos sean más familiares y valoremos el legado que nos dejan. Sin embargo, todavía se constata la confusión que se tiene sobre algunas y el desconocimiento de la trascendencia que tuvieron. Fijémonos en dos ejemplos concretos.
En primer lugar, la figura de María Magdalena. Aunque ya existen muchos escritos sobre ella no sobra detenernos nuevamente en este personaje, porque liberar a las personas de los imaginarios que trazamos sobre ellas, no es fácil y María Magdalena es un ejemplo muy diciente.

>> Sigue...


La encíclica de la conversión ecológica desde los pobres

24.06.15 | 04:38. Archivado en Acerca del autor


Desde que salió a la luz pública el 24 de Mayo de 2015 –y aún antes-, la Encíclica LAUDATO SI de Francisco, Obispo de Roma, despertó muchos y positivos comentarios. Cada escrito ha ido enfatizando distintas perspectivas porque cada autor habla desde un lugar y es más sensible a unos aspectos. ¿Cuál es nuestra perspectiva? El título lo señala: concientizarnos de la necesidad de una conversión ecológica, como lo propone la encíclica y hacerlo desde el lugar de los pobres.
La Encíclica consta de 246 numerales, divididos en seis capítulos, así: Una introducción (1-16), capítulo primero “Lo que le está pasando a nuestra casa” (17-61), capítulo segundo: “El evangelio de la creación” (62-100), capítulo tercero: “Raíz humana de la crisis ecológica” (101-136), Capítulo cuarto “Una ecología integral” (137-162), capítulo quinto “Algunas líneas de orientación y acción” (163-201), capítulo sexto “Educación, espiritualidad ecológica” (202-246) y termina con dos oraciones, “Oración por nuestra tierra” y “Oración cristiana con la creación”. Cada capítulo está dividido en diversos apartados lo que permite intuir el contenido preciso de cada uno.

>> Sigue...


Viernes, 21 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31