Fe y vida

Quédate con nosortros para alcanzar la paz

19.05.17 | 01:34. Archivado en Reflexiones

Seguimos en el tiempo de Pascua descubriendo los signos de Jesús Resucitado entre nosotros. En los Hechos de los Apóstoles Pedro así lo proclama: “Escúchenme, israelitas, les hablo de Jesús Nazareno, el hombre al que Dios acreditó ante ustedes realizando por su medio los milagros, signos y prodigios que conocéis (…) lo matasteis en una cruz pero Dios lo resucitó rompiendo las ataduras de la muerte” (Hc 2, 22-24). Es decir, nos muestra la conexión entre el actuar de Jesús, las consecuencias del mismo y la respuesta definitiva de Dios a frente a su actuar. Precisamente esa coherencia es la que nos pide el mismo Pedro en su carta: “Si llaman Padre al que juzga a cada uno, según sus obras, tomen en serio su proceder en esta vida”. (1 Pe 1, 17)

¿Cómo hacer efectivas estas exhortaciones del apóstol Pedro en nuestro hoy en Colombia? ¿de qué manera ha de notarse que el Resucitado sigue vivo en medio de nosotros y nos hace ser coherentes en nuestro actuar? El evangelio de Lucas nos da una pista muy clara: el Señor resucitado camina a nuestro lado como lo hizo con los discípulos de Emaús (Lc 24, 13-35) y, lo reconocemos “al partir el pan”, es decir, en cada experiencia de fraternidad/sororidad que hacemos efectiva en nuestra vida. Por eso trabajar por la paz está en el centro de cualquier experiencia de hermandad. Y en Colombia esta es una tarea inaplazable.

Ahora bien, el trabajo por la paz va mucho más allá de la mera solidaridad. En Colombia lo hemos vivido en la tragedia reciente de Mocoa en el que –gracias a Dios- se constató la capacidad de los colombianos para responder ante un desastre natural de tal magnitud. La sociedad se movilizó y hasta los más indiferentes se sintieron tocados para hacer algo por mejorar esa realidad. Lógicamente también, en situaciones como esa, se constata la condición humana y no faltan los que quieren sacar partido de la situación e impiden que la ayuda se dé efectivamente a todos, lo mismo que los intereses gubernamentales que entre burocracia y malos manejos, retrasan lo que en derecho les pertenece a todos los damnificados. Pero así y todo, la situación se hizo dolor nacional y se está logrando responder a ella de muchas maneras.

Pero el trabajo por la paz en Colombia necesita mucha más generosidad y compromiso porque lo que está en juego es la vida de todos y la posibilidad de que este país tenga futuro. Y ¿por qué supone tanto esfuerzo? Porque la paz en Colombia implica el perdón y la reconciliación y eso exige un “nuevo nacimiento”, una verdadera experiencia de resurrección.

Pidamos que en este tiempo de Pascua veamos al Señor resucitado en todos los caminos que transitamos para alcanzar la paz. Sin duda está allí en la inmensa mayoría de víctimas que ha dejado este conflicto. Víctimas de muchos frentes y que nada tuvieron que ver con el conflicto. Pero también el resucitado está con los actores del conflicto luchando por un nuevo comienzo que no es nada fácil. Y somos los cristianos los que más estamos llamados a propiciar muchas mesas donde se parta y se reparta el pan, creando esas comunidades donde se asegure de nuevo la vida para todos y todas.

Cuando hay mesas fraternas/sororales arde el corazón y es posible descubrir la presencia del Resucitado. Y Él se queda con nosotros siempre porque le interesa nuestro destino y no deja de compartir nuestra suerte. Eso sí, el pedirle una y otra vez. “quédate” es un reconocimiento profundo de que sin él, las fuerzas no nos alcanzan para transitar el camino de la paz y con Él en medio de su pueblo, alcanzamos el sendero de la vida y podemos ir abriendo, esa paz, aquí y allá y hasta los confines más lejanos de nuestra amada patria, allí donde la guerra sí llegó y ahora es urgente que llegue la paz.

(Aunque esta reflexión surge de la realidad colombiana, no es una situación ajena a muchas otras realidades. En cada contexto con sus problemáticas concretas pero todas urgidas de paz)

Foto tomada de: https://nihilnovum.wordpress.com/2015/01/01/2015-ano-de-paz/


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 24 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31