Faustino Vilabrille

Nunca quedar mal con los poderosos, aunque sea quedar mal con los pobres

02.11.17 | 08:45. Archivado en Comentarios al Evangelio

Comentario Evangelio 5 de noviembre 2017

“Necesito poco, y lo poco que necesito,
lo necesito poco”
(Francisco de Asís)

Hermano Francisco, Obispo de Roma: Mil gracias por lo mucho y bueno que estás haciendo, pero aún queda mucho por renovar en la iglesia hacia el interior de sí misma.

Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo:
—«En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen. Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar.
Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias por la calle y que la gente los llame maestros.
Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar consejeros, porque uno solo es vuestro consejero, Cristo. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

Jesús revolucionó radicalmente toda la estructura religioso-política de Israel, hasta el punto de poner arriba lo que estaba abajo, y poner abajo lo que estaba arriba. Justo lo mismo que hace falta hacer hoy.
EN LO RELIGIOSO:
Jesús critica duramente a los dirigentes religiosos de toda clase: escribas, y fariseos con sus letrados o legistas y sumos sacerdotes, porque:
-saben bien lo que hay que hacer, pero no lo hacen.
-mandan a los demás hacerlo, pero ellos no lo hacen. Utilizan la Ley de Moisés como instrumento de dominio del pueblo.
-atan grandes cargas y las echan encima de los hombros de los demás, pero ni un dedo arriman para llevarlas.
-quieren figurar los primeros en todo, que los llamen señores, que los saluden reverencien en las plazas y ocupar los primeros puestos en banquetes y celebraciones.
-todo lo hacen para ser vistos de los hombres.
-se visten de lujosos mantos de largas orlas y brazaletes bien anchos con frases significativas de la Biblia escitas en ellos (son las filacterias).
-pero en cambio descuidan lo más importante del mensaje de Dios: la justicia, la misericordia, la fe y el amor. (Ver Mateo 23,13-32 y Lucas 11, 41-42)
¿No pasa también bastante de esto en la Iglesia actual?

>> Sigue...


Domingo, 19 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930