Faustino Vilabrille

El amor fraternal

17.05.12 | 12:53. Archivado en Sociedad
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Por Esther López

¿Que es el amor fraternal?

La Biblia nos dice que hemos de amar a nuestro prójimo y coloca la caridad fraterna en un primer plano. Hoy más que nunca debemos recuperar nuestras vidas y darle un sentido cristiano, nada debería de impedir la caridad, el amor y el servicio al prójimo.El amor fraternal es el amor entre los hermanos, entre los amigos,… y solo es posible si nuestro corazón se abre a los demás, si compartimos lo que tenemos, lo que sabemos y si ayudamos a quien más lo necesita, es un amor sin egoísmo, de corazón y sin esperar nada a cambio, no es exclusivo hacia una sola persona, sino hacia cualquier persona sin distinción, todos somos iguales y aunque cada uno tenga sus diferencias, todos necesitamos ayuda, hemos de amar al desvalido, al pobre, al desconocido,…

Hay un cuento muy bonito donde se expresa bastante bien lo que es el amor fraterno. Dice así:

Durante el reinado del sabio rey Salomón, vivian en Siao, dos hermanos que eran agricultores y sembraban trigo. Cuando llego la época de la cosecha, cada uno fue a coger el trigo en su campo. Una noche, el hermano más viejo juntó varios paquetes de su cosecha y los llevó al campo del hermano más joven, pensando:
- Mi hermano tiene siete hijos. Son muchas bocas para alimentar. Es justo que yo le de una parte de lo que conseguí.
El hermano más joven también fue al campo, juntó varios paquetes de su propio trigo y los llevó hasta el campo del hermano más viejo, diciendo para sí mismo:
- Mi hermano está solo, no tiene quien lo ayude en la cosecha, voy a compartir una parte de mi trigo con él.
Cuando se levantaron por la mañana y fueron al campo, quedaron asombrados de encontrar exactamente la misma cantidad de trigo del día anterior. La noche siguiente, cada uno tuvo el mismo gesto con el otro. Nuevamente, encontraron intactos sus estoques. Fue en la tercera noche cuando se encontraron en medio del camino, cada cual cargando para el campo del otro un haz de trigo. Se abrazaron con fuerza, derramaron muchas lágrimas de alegría por la bondad que los unía.
La leyenda cuenta que el rey Salomón, al tomar conocimiento de aquel amor fraterno, construyó el Templo de Israel en aquel lugar de fraternidad.

Dicen que amarse a sí mismo es ser egoísta, pero debería de ser una virtud ya que el hombre ha de saber amarse a sí mismo para amar a los demás. La persona egoísta solo se interesa por sí mismo, no es capaz de amar a los demás, pero tampoco se aman a sí mismas, lo desea todo para ella, no quiere dar, solo recibir, no le importan las necesidades de los demás, por lo que no puede amar.

La Biblia nos dice “Ama al prójimo como a ti mismo” lo que significa “amar a todos los seres humanos”.
El amor fraternal une a las personas haciendo que veamos a los demás como hermanos, deberíamos de valorar la suerte que tenemos de contar con “un hermano”.
Al amarnos como cristianos, el Señor nos pide caridad y entrega, tener caridad es amar y servir al prójimo, por ello, hemos de ser sensibles ante cualquier injusticia, tal como hizo la madre Teresa de Calcuta.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por MOSTAZA 18.05.12 | 17:09

    Un egoismo de supervivencia, sano y respetuoso con uno mismo es necesario. Otra cosa es el egocen- trismo, que me lleva a querer ser el centro de mi ambiente y a no respetar la realidad diversa de los demás. Esto si es nefasto, fuente de orgullo y exclusión de todo aquello que no sea una réplica mía...lo cual es imposible. Es origen de distanciamiento y desamor, a la vez causa de gran soledad para quien lo practica.
    Amarnos desde la humildad y cercanía, desde el respeto a la diversidad, para saber complementarnos, servirnos y acompañarnos, en suma saber vivir. Saludos.

Lunes, 22 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Sindicación