Faustino Vilabrille

¿Todo está podrido?

13.04.12 | 10:42. Archivado en Opinión
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Deshonestidad ética de algunos profesores de la Universidad de Oviedo

“No se puede consentir que haya profesores que, cuando tienen que impartir clase, presentan la baja, y cuando no tienen docencia consiguen el alta médica”.

Evidentemente que no todo está podrido, pero lo cierto es que cada día aparecen más corrupciones, unas más grandes y otras más pequeñas, en los sitios más inverosímiles y en las instituciones donde menos se espera, pero todas muy importantes, por lo que son o por lo que significan, desde los Ayuntamientos, la administración más cercana al pueblo, hasta los mismos aledaños de la monarquía, o las instituciones religiosas.

La Agencia tributaria española declara que el 74 % del fraude fiscal se da entre las grandes familias, las grandes empresas y la gran banca. Un fraude que alcanza los 44.000 millones de euros, que el Estado no ingresa y con lo que casi podría haber cubierto los gastos de sanidad, educación, escuelas de infancia, servicios de personas con dependencia y otros.

Casi no hay un solo día en que no haya noticias sobre corrupciones, malversaciones, incumplimiento de pagos, desde el IVA del alcalde de Santiago de Compostela hasta los clubes de fútbol que deben 752 millones a Hacienda, y esta apenas los apremia y seguro que nunca los van a pagar. Y ahora viene este Gobierno con una amnistía para los más defraudadores.

Pero lo que ni imaginábamos es lo siguiente:

Leemos en el Diario EL COMERCIO de Gijón, 12-04-12, las siguientes palabras del Rector de la Universidad de Oviedo:

“No se puede consentir que haya profesores que, cuando tienen que impartir clase, presentan la baja, y cuando no tienen docencia consiguen el alta médica”.

¡Vaya escandaloso ejemplo que dan esos profesores a los estudiantes! ¡Vaya fraude a la sociedad! Y no solo por lo que representa económicamente, sino sobre todo por la incidencia ética que tiene de desprecio y desprestigio de una entidad como la Universidad que tendría que ser modelo en todo: en trabajo, en responsabilidad, en honradez, en ejemplaridad, en compromiso con la formación integral de unas personas llamadas a ejercer responsabilidades importantes en el orden privado y público por la preparación que deben recibir en una institución que, con nuestros impuestos, sostenemos todos los ciudadanos.

Esa corruptela, aunque sea minoritaria, es importante por lo que es y más por lo que significa. Por tanto debe ser erradicada total y absolutamente.

Y podemos preguntarnos: detrás de ese comportamiento indecente de esos docentes, ¿no hay tal vez una connivencia médica con el mismo?

Eso de sentarse en una cátedra de por vida debería ser revisado, en función de la eficacia académica, porque todos sabemos de algunos profesores, también universitarios, cuyo rendimiento docente es mínimo, lo que conduce a la frustración de los estudiantes y comporta un fraude a la sociedad. La Universidad, por ser un centro de formación integral, debería ser totalmente modélica en todo. Es por lo que repudiamos radicalmente el comportamiento de esos profesores y debemos exigir un control mucho más riguroso de las autoridades competentes al respecto, tanto en el aspecto económico como en el académico.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 27 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2014
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930

    Sindicación