Editado por

Camilo LópezCamilo López

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Sitios Amigos
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Tres problemas

Permalink 30.01.09 @ 01:03:08. Archivado en Liberalismo

Parafraseando a Cortázar, pero al revés (¡siempre al revés!) se puede afirmar con cierto nivel de certeza que tres obstáculos importantísimos, fundamentales, que se han interpuesto en la tradición del pensamiento crítico cubano (el verdadero, ese que cuestiona los estamentos del poder desde el intelecto) han sido:

-El exilio terrible de muchas de sus mejores voces.

-El grado superlativo de censura impuesto por el colectivismo de la isla.

-El bajísimo nivel de cultura política del pueblo cubano.

Lo peor del exilio no ha sido tan sólo la distancia, la imposibilidad de palpar el día a día de la nación y de su gente, sino la pérdida de legitimidad moral que ello ha presupuesto para sus intelectuales (y también políticos y gente de acción). Se ha convertido, el no residir en la isla, en lastre ético que impide la confirmación de las ideas. Y no es que el castrismo haya ganado la batalla de la legitimización, sino que los propios exiliados le han entregado a los de la isla el poder moral de la persistencia. “Y fulanito habla de los problemas de la isla como si viviera aquí, cosa que no es real…” Esa máxima desarrollada por los celadores ideológicos del régimen tristemente también se ha convertido en “Ni tú ni yo tenemos la validez moral de hacer un planteamiento de esa índole porque no vivimos en Cuba…”. Pues bien, eso desarma cualquier intento de validación intelectual. Se desarma ante cualquier “Yo sí puedo decir esto y lo otro porque vivo aquí…”

El tema de la censura no sólo no es singular de la isla, sino que es común a la totalidad de los regímenes de izquierda que se han paseado y aún se pasean por este mundo. Censurar, lo sabemos, es una garantía de éxito en circunstancias políticas determinadas. Censurar no es más que castigar por omisión.

Y lo otro, el bajo, bajísimo en realidad, nivel cultural político de los cubanos de a pie es no sólo lamentable, sino también vergonzoso. Las últimas generaciones no son más (no somos) que una consecuencia de la instauración de una revolución demagógica y profundamente populista de medio siglo. Pero, ¿y quienes dieron la bienvenida a los barbudos en La Habana? La historia podrá intentar tirar todos los cabos posibles de salvación (la justificación moral, ese lastre) a los responsables de tanto desastre, de tanta idolatría, pero al final la condena no puede ser más que unánime: ¡Culpables! Y dicha culpabilidad no fue más que el reflejo de la pobreza de espíritu y de la incultura política de la nación.

Tres factores que pueden repetirse hasta el cansancio. Tres obstáculos que pueden colocar por siempre en el panteón de los caídos al pensamiento crítico cubano.

Bentham y Rousseau: un ejercicio policiaco

Permalink 26.01.09 @ 01:14:40. Archivado en Liberalismo

Jeremy Bentham, notable pensador inglés, ideó hacia finales del siglo XVIII un modelo penitenciario por encargo del rey inglés Jorge III, al cual denominó Panóptico. Por esos azares del destino, el proyecto caló más, en su momento, entre los hacedores intelectuales de la revolución francesa (con Rousseau a la cabeza) que en las fronteras territoriales de la Gran Bretaña e Irlanda. Bentham, un soñador en fin de cuentas, creyó que su modelo Panóptico no sólo podría usarse como establecimiento carcelario sino que también podría resultar utilísimo en fábricas y escuelas militares.

El proyecto arquitectónico consistía, en fin de cuentas, en un edificio circular con una torre central, atravesada por amplísimas ventanas abiertas sobre la cara interior del círculo. A su vez, el edificio circular se hallaba dividido en celdas. Cada celda, dos ventanas. Una hacia el interior, conectando con las ventanas de la torre. Otra hacia el exterior, dejando pasar la luz de un lado a otro de la celda. Esta descripción la tomé casi literalmente de la que hizo Michel Foucault a sus entrevistadores Jean-Pierre Barou y Michelle Perrot en un célebre coloquio conocido como “El ojo del poder” y que sería editado en español por la casa La Piqueta, de Barcelona.

Lo interesante de este proyecto y de esta historia es que Jeremy Bentham, sin dudas un personaje ambicioso con ansias de trascendencia, puso quizás por vez primera a la arquitectura en función del poder, o de la administración del poder, para ser exactos. Hasta ese entonces el arte constructivo había reflejado visualmente el poder, en forma de castillos, mansiones, grandes plazas públicas y centros de recreo; era una manifestación necesaria del poder, pero nunca, me atrevo a decir, había funcionado como complemento de un ejercicio represivo, como mano ejecutora y controladora del poder. De hecho, Bentham alardearía en muchísimas ocasiones de que su Panóptico sería la gran innovación en materia de ejercer el poder acertada y fácilmente. Es decir, Bentham ideó una especie de vigilancia policíaca social que perfectamente podía ser empleada, de forma práctica, en el vivir diario de la revolución francesa.
En 1791 el pensador inglés fue premiado con la ciudadanía francesa tras la aprobación explícita de su proyecto por parte de La Fayette. Tal y como lo califica Foucault, Bentham se convirtió en el complemento de Rousseau. Por un lado, el filósofo francés, el padre intelectual de la revolución francesa, aspiraba a una transparencia total de la sociedad (sobre todo de sus enemigos) donde no existieran zonas oscuras, donde la individualidad del hombre fuera restringida, cuestionada y analizada. Por otro, Bentham ofrecía el implemento práctico con el cual lograr esa transparencia en determinadas y problemáticas áreas: cárceles, escuelas y fábricas. Sin dudas, fue el comienzo de ese concepto tan típico que ha animado a múltiples sistemas totalitarios desde los tiempos del más férreo estalinismo: la represión preventiva. Cada movimiento sospechoso, cada gesto, cada acción, quedaría, gracias a las luces y a los amplios ventanales, al descubierto. Se hacía realidad aquello de que “Cada vigilante se convierta en camarada” (Rousseau), trastocándose en “Cada camarada se convierta en vigilante” (Bentham). Es el advenimiento de la nueva justicia “popular”, donde ya no sólo se castiga, sino que se reprime antes de que se cometa el delito. Es, tal y como dice Foucault, el impedimento de hacer el “mal”, de construir lo “nocivo” debido a la mirada de los otros, al discurso de los demás.

Apuntes sobre Intelectualidad y totalitarismo: 1.

Permalink 18.01.09 @ 02:53:10. Archivado en Liberalismo

La intelectualidad cubana, la oficialista, la de intramuros, esa que desarrolla su labor de raciocinio dentro de los límites morales que impone el totalitarismo castrista, es fiel a base de obligaciones y presiones. Sí, es cierto que pueden existir determinadas prebendas provenientes de los poderes estatales, pero ello no cambia la naturaleza misma de la intelectualidad criolla, que más que fiel es servil. ¿A qué se debe esto? ¿Cómo es posible que un sistema profundamente injusto como el cubano no permee la sensibilidad de quienes se supone sean más sensibles que el resto? ¿Cómo explicar la unanimidad entre quienes se dedican al arte de construir palabras e ideas (una denominación de Robert Nozick) dentro de la isla?

Joseph Schumpeter comenta en su “Capitalism, Socialism and Democracy” que sólo un gobierno de naturaleza no burguesa y credo no burgués es suficientemente fuerte como para “meter en cintura” a los intelectuales. Por lo tanto, todo se trata de control. El mismo control policiaco que se ejerce en contra de la sociedad, en su conjunto, es experimentado por aquellos que tienen como profesión o leit motiv pensar. Así que estamos hablando de un pensamiento vigilado y por ende de un raciocinio viciado. En regímenes totalitarios de izquierda (lo cual a estas alturas es una especie de redundancia conceptual) y quizás en gobiernos fundamentalistas islámicos la opinión de los intelectuales no es fiable porque no es independiente, porque responde a intereses partidistas o ideológicos de una manera organizada. Es el aplastamiento de la individualidad como recurso y método. Y paradójicamente esto acomoda a muchos intelectuales que, según algunas teorías neo conservadoras, en sistemas colectivistas sienten como se acrecenta su poder al seguir y supervisar las políticas que se ejecutan.

En toda sociedad con atisbos de libertades individuales podrá visualizarse y constatarse la existencia de un pensamiento intelectual crítico, opositor, muchas veces militante, equiparado en ideas y posiciones a esa otra intelectualidad servil que opera desde Cuba, por ejemplo. Es así que los intelectuales libres por regla general atacan al propio sistema que los seguidores del castrismo. Unos por ejercer un papel de crítica consciente y muchas veces exagerada, los otros por indicaciones precisas de un agente controlador (el gobierno). Ello quizás explica en cierta forma el predominio de intelectuales que atacan al capitalismo.

De todas formas, un hecho es claro: toda sociedad permisiva con la crítica individual es mucho más libre y mucho más justa, a contrapelo de lo que opinen los propios intelectuales, que aquella que sólo recibe halagos y sospechosas alabanzas.

Imagen: Ralph Morse, para Life.

Maradona y su antiamericanismo

Permalink 21.08.07 @ 14:52:06. Archivado en Liberalismo

Por Camilo López Darias.

El antiamericanismo es irracional. Su sustento existencial se basa en una serie de creencias y prejuicios francamente estereotipados, que comienzan a gestarse en las postrimerías del siglo XIX tras la guerra en Cuba contra la España colonial. Y es que el odio y la oposición a los Estados Unidos han ido de la mano a lo largo de la historia con el carácter intervencionista de la Casa Blanca, factor político que influyó a su vez en el ascenso de la nación norteamericana al olimpo de las grandes potencias militares y económicas de todos los tiempos. Ello, tal y como afirma James W Caeser, causa hostilidad y suspicacia en el resto.

La frase dicha por Maradona no sorprende. Es un reflejo de esa explosión de antiamericanismo que ha sacudido al mundo tras el advenimiento del siglo XXI y el republicanismo, y que ya había predicho Gerald Celente, director del Trends Research Institute.

“Odio todo lo que venga de Estados Unidos, lo odio con todas mis fuerzas”.

¡Qué simplista! ¡Cuántas frustraciones! ¡Cuánta ira!

Si antes era la eterna lucha entre el capitalismo occidental y el bolchevismo del oriente, ahora se ha reducido al antiamericanismo como “filosofía” sustituta que ocupa y llena el profundo vacío dejado por el extinto “comunismo”. Se trata en un final, según el curso de las cosas, de ir de más a menos. “El antiamericanismo es en realidad todo lo que queda del programa político de la izquierda tras el colapso de sus sueños socialistas”, dice con certeza David Horowitz.

Pero la verdadera razón de tanta oposición sesgada, carente de análisis y lógica, responde a lo que Christopher Hitchens plasmó con sencillez rotunda: “La única Revolución en pie es la norteamericana”. Ello despierta envidias y carencias en quienes reconocen lo vital de la nación y de sus leyes, las bonanzas de la verdadera libertad y del verdadero estado de derecho. Es así que los enemigos y sostenedores del antiamericanismo, esos que lo programan como bandera de lucha arrastrando consigo a ineptos al estilo de Maradona, son quienes verdaderamente comprenden la naturaleza progresista y liberal de los Estados Unidos, y no pueden tolerarlo porque en un final de cuentas significa el reconocimiento del fracaso propio. El caso de Castro es ejemplificador.

Marx, la Coca Cola y Alemania

Permalink 28.07.07 @ 13:05:33. Archivado en Extras, Liberalismo

Por Camilo López Darias.

Marx fue un burgués arrepentido de apariencia hippie y conversaciones de salón. No tuvo que lidiar con el sueño socialista ni con el universo de Fidel.

Tertulias en Mcdonald's con frías Coca Colas su presente. Espejismos en un lago de Miami Lakes. Un fracaso más de la vieja Alemania derrotada. Mentira de discursos y consignas.

Marx, una estafa y aduladores del montón.

Locke sobre Rousseau

Permalink 07.07.07 @ 17:11:51. Archivado en Liberalismo

Por Camilo López Darias.

El liberalismo como filosofía se ha moldeado según el paso de la historia, reinventándose y perfeccionándose tras el estancamiento de la economía medieval y el antropocentrismo renacentista, tras el racionalismo, el utilitarismo y el protestantismo. Especie de revolución ideológica constante en lo político, en lo social y en lo económico. Sus pilares están claramente establecidos desde hace ya bastante tiempo, diría que tres siglos y medio, para ser casi exactos. Se nutre sobre todo de derechos: a la vida, a la seguridad, e incluso a la resistencia lícita contra cualquier tipo de opresión. Un par de revoluciones atestiguan sus inicios.

En casos como estos solimos acudir a los “viejos padres fundadores”. No es secreto. Escogemos favoritos. Yo, por ejemplo, en ejercicio comparativo, me decanto por el precursor del constitucionalismo en Occidente salvando las distancias. Claro, John Locke, a pesar de los pesares.

Creo que por definición genética (odio las Matemáticas) niego con igual encono el racionalismo de Platón, el innatismo. Sin embargo, aún me resisto a crucificar determinismos. ¿No es demasiado cruel rehusar la placidez de la predestinación ya concebida? ¿Asumo por ello que mi liberalismo es sólo a medias?

Aún así prefiero a la revolución inglesa por sobre la francesa, a Locke sobre Rousseau. No simpatizo con la presencia omnipotente del Estado, con ése absolutismo disfrazado de Democracia que Rousseau plasmó en su “Contrato Social”, precursor a estas alturas de Marx y su malsana dictadura del proletariado. Locke es la lucidez y el filósofo francés la ira desbocada.

Extrapolando el tiempo y los vacíos, imagino con certeza el lugar que ocuparían actualmente con relación al régimen cubano los filósofos nombrados. Y es que como citó Locke, cualquiera que ejerza el poder puede llegar a convertirse en un tirano. Y sediciosos no son quienes se resisten a la tiranía, sino el tirano en sí. Ninguna justificación a la ignominia. Y restitución del que se opone. Quizás una digna postura que muchos llamados intelectuales debieran de imitar en el caso cubano.

Blogs
Diario nihilista de un antropólogo

Diario nihilista de un antropólogo

Sabiendo lo que sé, ...

Manuel Mandianes

Religión Digital

Religión Digital

Los abuelos: si no existieran, deberíamos inventarlos

Religión Digital

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

La alegría del Evangelio

Francisco Margallo

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Y Blesa se quitó la vida para mayor tragedia.

Chris Gonzalez -Mora

Un país a la deriva

Un país a la deriva

¿Es Pedro sánchez realmente socialista?

Vicente A. C. M.

Desde lo rural y con lo rural

Desde lo rural y con lo rural

¿De quién fue y es competencia el papel higiénico en la sanidad pública? (y IV)

Xosé Manuel Carballo

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

XVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO/CICLO A/ 23-07-2017 (DOMINGO)

Francisco Baena Calvo

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Provincia Eclesiástica de Acapulco: Nos duele el sufrimiento a causa de violencia

Guillermo Gazanini Espinoza

Punto de vista

Punto de vista

La Guardia Civil en la Generalidad

Vicente Torres

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Dom 23.7.17. Mujer con levadura, sabiduría de Dios

Xabier Pikaza Ibarrondo

Plano picado y contrapicado

Plano picado y contrapicado

"El Papa detesta a Occidente". ®

Pedro Rizo

Terra Boa

Terra Boa

O Pe. Geral dos jesuítas em Camboja...

José Ramón F. de la Cigoña

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

El PSOE quiere que paguemos la secesión

Manuel Molares do Val

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Más sitios donde comer, y también beber, en Madrid durante el mes de agosto

Juan Luis Recio

Ungido para evangelizar a los pobres

Ungido para evangelizar a los pobres

Parábolas de Jesús, hoy día, para la vida toda de hombres y mujeres.

Eugenio Pizarro Poblete

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Acatando o atacando la moral

Ángel Sáez García

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

XVI Domingo Tiempo Ordinario "A". Solo Dios es Dios

Angel Moreno

Corrupción global

Corrupción global

1979 Los dos grandes crímenes de lesa humanidad perpetrados por el Nuevo Orden Mundial NOM, auxiliado por su pandilla de satélites en nómina.

Luis Llopis Herbas

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

La gente que me gusta

Alejandro Córdoba

Atrévete a orar

Atrévete a orar

Santiago Apóstol, Patrono de España (25. 07.17): Dar la vida por la vida de todos

Rufo González Pérez

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital