Editado por

Camilo LópezCamilo López

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Enero 2009
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 
Sitios Amigos
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Tres problemas

Permalink 30.01.09 @ 01:03:08. Archivado en Liberalismo

Parafraseando a Cortázar, pero al revés (¡siempre al revés!) se puede afirmar con cierto nivel de certeza que tres obstáculos importantísimos, fundamentales, que se han interpuesto en la tradición del pensamiento crítico cubano (el verdadero, ese que cuestiona los estamentos del poder desde el intelecto) han sido:

-El exilio terrible de muchas de sus mejores voces.

-El grado superlativo de censura impuesto por el colectivismo de la isla.

-El bajísimo nivel de cultura política del pueblo cubano.

Lo peor del exilio no ha sido tan sólo la distancia, la imposibilidad de palpar el día a día de la nación y de su gente, sino la pérdida de legitimidad moral que ello ha presupuesto para sus intelectuales (y también políticos y gente de acción). Se ha convertido, el no residir en la isla, en lastre ético que impide la confirmación de las ideas. Y no es que el castrismo haya ganado la batalla de la legitimización, sino que los propios exiliados le han entregado a los de la isla el poder moral de la persistencia. “Y fulanito habla de los problemas de la isla como si viviera aquí, cosa que no es real…” Esa máxima desarrollada por los celadores ideológicos del régimen tristemente también se ha convertido en “Ni tú ni yo tenemos la validez moral de hacer un planteamiento de esa índole porque no vivimos en Cuba…”. Pues bien, eso desarma cualquier intento de validación intelectual. Se desarma ante cualquier “Yo sí puedo decir esto y lo otro porque vivo aquí…”

El tema de la censura no sólo no es singular de la isla, sino que es común a la totalidad de los regímenes de izquierda que se han paseado y aún se pasean por este mundo. Censurar, lo sabemos, es una garantía de éxito en circunstancias políticas determinadas. Censurar no es más que castigar por omisión.

Y lo otro, el bajo, bajísimo en realidad, nivel cultural político de los cubanos de a pie es no sólo lamentable, sino también vergonzoso. Las últimas generaciones no son más (no somos) que una consecuencia de la instauración de una revolución demagógica y profundamente populista de medio siglo. Pero, ¿y quienes dieron la bienvenida a los barbudos en La Habana? La historia podrá intentar tirar todos los cabos posibles de salvación (la justificación moral, ese lastre) a los responsables de tanto desastre, de tanta idolatría, pero al final la condena no puede ser más que unánime: ¡Culpables! Y dicha culpabilidad no fue más que el reflejo de la pobreza de espíritu y de la incultura política de la nación.

Tres factores que pueden repetirse hasta el cansancio. Tres obstáculos que pueden colocar por siempre en el panteón de los caídos al pensamiento crítico cubano.

Apariciones

Permalink 26.01.09 @ 13:17:35. Archivado en Cuba

El castrismo, ante la escasez de logros palpables, materiales, sobrevive mediaticamente gracias a un anciano senil carcomido por un vulgarísimo Carcinoma de Colon. Todo se circunscribe a las apariciones y desapariciones de un solo hombre. En este caso, un hombre “especial”: el padrecito, el maestro, padre comprensivo y líder ejemplar, capaz de propinarle derrotas aún a la propia muerte.

Cada nueva prueba de la sobrevivencia de Castro I se convierte en una especie de derrota anímica para quienes se le oponen, cuando debería de ser todo lo contrario. Nada más patético, más absurdo, que esas forzosas reapariciones, anunciadas casi siempre por actores de opereta.

Por cierto, ¿esperaban alguna otra cosa de la presidenta trasandina? No hizo más la señora Fernández de Kirchner que sintonizar sus declaraciones políticas con el resto de los presidentes de la región (con casi todos) para, como bien afirma el presidente de CADAL Gabriel C Salvia, responsabilizar al embargo norteamericano de las desgracias de la isla y no a la dictadura. Hay una distorsión de la moral en el subcontinente, no es secreto.

Y no me refiero a la “marea rosada” que desde hace varios años azota a América Latina, sino a esos mandatarios presuntamente democráticos, atinados, consecuentes, que también rompen lanzas por la integración del castrismo a los diferentes mecanismos democráticos implementados en el área y en todo el mundo.

¿Y piensan que con la designación de Barak Obama se le podrá poner freno a toda esta avalancha de marketing político favorable a la gloriosa revolución de enero? No lo creo. Y es cierto que se suele decir, incluso en medios especializados y académicos, que el problema de la liberación de Cuba depende enteramente de los propios cubanos, pero no es más que una vulgar mentira, una terrible distorsión de la verdad. Sin solidaridad no hay esperanzas. Así lo veo. Y la solidaridad, por cierto, es un bien bastante escaso en estos días.

Por eso tenemos que disfrutar de estas apariciones y reapariciones tanto como podamos. Porque difícilmente podamos generar por nosotros mismos propaganda más perjudicial al régimen que la que el mismo se hace. Es lo bueno y lo malo de los unipersonalismos. Suelen triunfar y morir atados al mismo cordón umbilical.

Bentham y Rousseau: un ejercicio policiaco

Permalink 26.01.09 @ 01:14:40. Archivado en Liberalismo

Jeremy Bentham, notable pensador inglés, ideó hacia finales del siglo XVIII un modelo penitenciario por encargo del rey inglés Jorge III, al cual denominó Panóptico. Por esos azares del destino, el proyecto caló más, en su momento, entre los hacedores intelectuales de la revolución francesa (con Rousseau a la cabeza) que en las fronteras territoriales de la Gran Bretaña e Irlanda. Bentham, un soñador en fin de cuentas, creyó que su modelo Panóptico no sólo podría usarse como establecimiento carcelario sino que también podría resultar utilísimo en fábricas y escuelas militares.

El proyecto arquitectónico consistía, en fin de cuentas, en un edificio circular con una torre central, atravesada por amplísimas ventanas abiertas sobre la cara interior del círculo. A su vez, el edificio circular se hallaba dividido en celdas. Cada celda, dos ventanas. Una hacia el interior, conectando con las ventanas de la torre. Otra hacia el exterior, dejando pasar la luz de un lado a otro de la celda. Esta descripción la tomé casi literalmente de la que hizo Michel Foucault a sus entrevistadores Jean-Pierre Barou y Michelle Perrot en un célebre coloquio conocido como “El ojo del poder” y que sería editado en español por la casa La Piqueta, de Barcelona.

Lo interesante de este proyecto y de esta historia es que Jeremy Bentham, sin dudas un personaje ambicioso con ansias de trascendencia, puso quizás por vez primera a la arquitectura en función del poder, o de la administración del poder, para ser exactos. Hasta ese entonces el arte constructivo había reflejado visualmente el poder, en forma de castillos, mansiones, grandes plazas públicas y centros de recreo; era una manifestación necesaria del poder, pero nunca, me atrevo a decir, había funcionado como complemento de un ejercicio represivo, como mano ejecutora y controladora del poder. De hecho, Bentham alardearía en muchísimas ocasiones de que su Panóptico sería la gran innovación en materia de ejercer el poder acertada y fácilmente. Es decir, Bentham ideó una especie de vigilancia policíaca social que perfectamente podía ser empleada, de forma práctica, en el vivir diario de la revolución francesa.
En 1791 el pensador inglés fue premiado con la ciudadanía francesa tras la aprobación explícita de su proyecto por parte de La Fayette. Tal y como lo califica Foucault, Bentham se convirtió en el complemento de Rousseau. Por un lado, el filósofo francés, el padre intelectual de la revolución francesa, aspiraba a una transparencia total de la sociedad (sobre todo de sus enemigos) donde no existieran zonas oscuras, donde la individualidad del hombre fuera restringida, cuestionada y analizada. Por otro, Bentham ofrecía el implemento práctico con el cual lograr esa transparencia en determinadas y problemáticas áreas: cárceles, escuelas y fábricas. Sin dudas, fue el comienzo de ese concepto tan típico que ha animado a múltiples sistemas totalitarios desde los tiempos del más férreo estalinismo: la represión preventiva. Cada movimiento sospechoso, cada gesto, cada acción, quedaría, gracias a las luces y a los amplios ventanales, al descubierto. Se hacía realidad aquello de que “Cada vigilante se convierta en camarada” (Rousseau), trastocándose en “Cada camarada se convierta en vigilante” (Bentham). Es el advenimiento de la nueva justicia “popular”, donde ya no sólo se castiga, sino que se reprime antes de que se cometa el delito. Es, tal y como dice Foucault, el impedimento de hacer el “mal”, de construir lo “nocivo” debido a la mirada de los otros, al discurso de los demás.

Apuntes sobre Intelectualidad y totalitarismo: 1.

Permalink 18.01.09 @ 02:53:10. Archivado en Liberalismo

La intelectualidad cubana, la oficialista, la de intramuros, esa que desarrolla su labor de raciocinio dentro de los límites morales que impone el totalitarismo castrista, es fiel a base de obligaciones y presiones. Sí, es cierto que pueden existir determinadas prebendas provenientes de los poderes estatales, pero ello no cambia la naturaleza misma de la intelectualidad criolla, que más que fiel es servil. ¿A qué se debe esto? ¿Cómo es posible que un sistema profundamente injusto como el cubano no permee la sensibilidad de quienes se supone sean más sensibles que el resto? ¿Cómo explicar la unanimidad entre quienes se dedican al arte de construir palabras e ideas (una denominación de Robert Nozick) dentro de la isla?

Joseph Schumpeter comenta en su “Capitalism, Socialism and Democracy” que sólo un gobierno de naturaleza no burguesa y credo no burgués es suficientemente fuerte como para “meter en cintura” a los intelectuales. Por lo tanto, todo se trata de control. El mismo control policiaco que se ejerce en contra de la sociedad, en su conjunto, es experimentado por aquellos que tienen como profesión o leit motiv pensar. Así que estamos hablando de un pensamiento vigilado y por ende de un raciocinio viciado. En regímenes totalitarios de izquierda (lo cual a estas alturas es una especie de redundancia conceptual) y quizás en gobiernos fundamentalistas islámicos la opinión de los intelectuales no es fiable porque no es independiente, porque responde a intereses partidistas o ideológicos de una manera organizada. Es el aplastamiento de la individualidad como recurso y método. Y paradójicamente esto acomoda a muchos intelectuales que, según algunas teorías neo conservadoras, en sistemas colectivistas sienten como se acrecenta su poder al seguir y supervisar las políticas que se ejecutan.

En toda sociedad con atisbos de libertades individuales podrá visualizarse y constatarse la existencia de un pensamiento intelectual crítico, opositor, muchas veces militante, equiparado en ideas y posiciones a esa otra intelectualidad servil que opera desde Cuba, por ejemplo. Es así que los intelectuales libres por regla general atacan al propio sistema que los seguidores del castrismo. Unos por ejercer un papel de crítica consciente y muchas veces exagerada, los otros por indicaciones precisas de un agente controlador (el gobierno). Ello quizás explica en cierta forma el predominio de intelectuales que atacan al capitalismo.

De todas formas, un hecho es claro: toda sociedad permisiva con la crítica individual es mucho más libre y mucho más justa, a contrapelo de lo que opinen los propios intelectuales, que aquella que sólo recibe halagos y sospechosas alabanzas.

Imagen: Ralph Morse, para Life.

Blogs
El blog de Juan Molina

El blog de Juan Molina

Para que sirven los 3 votos de Obediencia, Pobreza y Castidad?

Juan Molina

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Los insultos son una debilidad nefasta

Josemari Lorenzo Amelibia

Atrévete a orar

Atrévete a orar

Preces de los Fieles (Natividad de San Juan Bautista. 24.06.2018): Queremos ser Juan

Rufo González Pérez

No más mentiras

No más mentiras

NUEVO GOBIERNO EN ESPAÑA: Pésimos augurios

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Dios hoy

Francisco Margallo

El blog de Antonio Piñero

El blog de Antonio Piñero

Los fragmentos de la ética de Jesús y los evangelistas (20-6-2018) (1006) (I)

Antonio Piñero

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

“Hacemos un fuerte llamado al gobierno de Estados Unidos”: Obispos de México

Guillermo Gazanini Espinoza

Mi vocación

Mi vocación

Padre es el que cuida

Sor Gemma Morató

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

25 años D.O. “Cigales”. 20. La influencia del vino en el arte de esta comarca. IV

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

El romanticismo viene del este

Jose Gallardo Alberni

Poemas

Poemas

Lo que ocurre a veces.

José Pómez

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

XI VIERNES DEL TIEMPO ORDINARIO/ CICLO B/22-06-2018

Francisco Baena Calvo

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

K. Rahner: Cambio estructural de la Iglesia ¿Una oportunidad perdida?

Xabier Pikaza Ibarrondo

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

Así era el claustro románico primitivo de la catedral de Santiago

Padre Fortea

Desde el Atlántico

Desde el Atlántico

Pedro Sánchez inicia sus viajes al extranjero en Francia declinando la "oferta" marroquí: ¿por qué?

Carlos Ruiz Miguel

Columna de humo

Columna de humo

Un pabloiglesias frente a Emmanuel Macron

Pedro de Hoyos

Ser y vivir hoy

Ser y vivir hoy

Mística occidental y mística oriental

Urbano Sánchez García

Levadura

Levadura

Monseñor Romero y el 1o de Mayo

Patxi Loidi

Religión Digital

Religión Digital

Desde el vientre materno

Religión Digital

Tras mi vidriera

Tras mi vidriera

¿Que es parresia? Francisco la recomienda para ser santo

Luis Espina

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital