Esperanza radical

Audaz relectura del cristianismo (27). El dinero sucio

18.11.18 | 01:38. Archivado en audaz relectura del cristianismo

En el ámbito de la economía sumergida, el submundo de la prostitución es uno de sus más importantes capítulos. Suele decirse que la prostitución es el oficio más viejo del mundo, augurando con ello que ni las normas, ni las leyes, ni la voluntad social, ni los castigos penales han sido capaces de erradicarla. Más aún, pues se la ve tan consolidada y necesaria que es previsible que no se logre tampoco en el futuro por mucho que se luche contra ella.

No tendría importancia alguna que las cosas sean así si no se tratara de un fenómeno masivo que mueve muchísimo dinero y que, por no estar regulado, discurre por cauces sucios y tenebrosos de un inframundo en el que se cometen todo tipo de vejaciones con mujeres indefensas, tratadas como ganado de producción, hasta el punto de poder afirmar, rizando el rizo, que la prostitución está prostituida.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (26). Mierda en el altar

11.11.18 | 13:26. Archivado en audaz relectura del cristianismo

El tema de la pederastia me impresiona de tal manera que no puedo pasar de largo, dada la fuerza y acritud con que ocupa una parte importante de la información actual. Sin salirme de mi propio rumbo, ofrezco hoy unas reflexiones volanderas sobre ella a mi puñadito de lectores. Aunque quizá no tenga ninguna conexión ni motivación explicable, puede que mi particular aversión quedara fijada en mi subconsciente cuando, siendo niño en los últimos cuarenta, un rudo joven veinteañero, jornalero agrícola, estando solos él y yo en el campo, me preguntó un buen día, provocando en mí una curiosidad malsana y sin venir a cuento de nada, si no sabía que la pilila servía para más cosas que para mear. Ante mi gesto de sorpresa, él se lanzó a la faena diciendo: “espera y verás”. El muy cafre sacó entonces su trompa y se masturbó ante mis ojos atónitos. “Ves –volvió a la carga-, también se la puede ordeñar”. Afortunadamente para mí, el muy bruto solo me tomó como espectador pasivo de una función en la que, por lo que se ve, solo quería exhibirse. Y afortunadamente también, nunca a lo largo de mi vida, a pesar de haber vivido en internados, tuve que vérmelas jamás con semejante basura.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (25). El dinero corrosivo

04.11.18 | 13:25. Archivado en audaz relectura del cristianismo

Un gran capítulo de la economía sumergida, además del sinfín de pequeñas empresas productivas o de servicios que operan en la clandestinidad fiscal, es el consumo de materias psicoactivas no reguladas, todo un inframundo de desorden y abuso, asentado sobre el fabuloso dinero que produce el narcotráfico y la necesidad acuciante que sus adeptos o víctimas tienen de una felicidad al alcance de la mano, fácil y rápida, como es la felicidad alucinógena. La dependencia que crean las drogas obliga al desgraciado drogadicto a pagar muy cara una felicidad postiza, efímera y corrosiva, que termina destrozando, además de su cuerpo y su mente, la vida de toda su familia.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (24). El dinero sumergido

28.10.18 | 13:04. Archivado en audaz relectura del cristianismo

Continuamos esta semana y continuaremos todavía un poco más con el tema del dinero, iniciado la semana pasada, porque me parece fundamental para entender la sociedad en que vivimos y para vislumbrar un poco la nueva sociedad que todos, especialmente los creyentes, nos esforzamos en gestar. Si “Hacienda somos todos”, eslogan o axioma muy repetido, no es justo que unos carguen con los gastos del Estado y otros se vayan de rositas con sus dineros a otra parte. Además de la experiencia que cualquiera pueda tener de ver cómo ante sus mismas narices se desarrollan actividades económicas opacas, es decir, actividades que se saldan con “dinero negro” o “dinero b”, dinero que no aflora a la superficie de la economía social ni entra en el cauce de la tributación correspondiente, los entendidos en la materia aseguran que una cuarta parte de la economía española, tan alegre como sobrecargada de deuda, se desarrolla en un submundo incontrolado, el de la llamada “economía sumergida”.

>> Sigue...


Hipotecas, hipotecas, hipotecas

23.10.18 | 13:08. Archivado en audaz relectura del cristianismo

Hago hoy un inciso en mi blog para para dar a conocer a mis lectores de RD lo que acabo de publicar en Facebook por la trascendencia que pueda tener para cuantos están directamente implicados y para todos en general por las repercusiones que la actual situación de incertidumbre está causando a la economía española. No soy jurista ni entendido en la materia, pero sí que me estoy viendo afectado por pillarme los bandazos del Tribunal Supremo en pleno planteamiento de una hipoteca para un familiar. El tema del dinero es muy serio. A él le he dedicado mi último post y seguiré dedicándole todavía algunos más.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (23). Bendito y maldito dinero

21.10.18 | 01:48. Archivado en audaz relectura del cristianismo

El Domund de hoy se presta para abordar el papel protagonista del dinero, tema elegido para este post sin conocimiento de tan feliz coincidencia. La celebración del “Día mundial de las misiones” nos pone encima de la mesa los problemas por los que atraviesan miles de españoles en su encomiable tarea de llevar vida, cultura y esperanza a otras tierras, a otros seres humanos. Aunque no seamos conscientes de su difícil tarea de humanización por desarrollarse lejos, hoy haríamos bien en contribuir a tan magna obra con algunas monedas o incluso billetes. Seguramente, a ningún otro dinero podríamos calificarlo de bendito como a ese, destinado a obrar maravillas donde su carencia sume en la desesperanza y en la tragedia a tantos hermanos nuestros.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (22). De poder opulento a servicio sacrificado

14.10.18 | 14:13. Archivado en audaz relectura del cristianismo

Un recorrido rápido por los dos mil años de historia de la Iglesia no debería limitarse a la reseña de la vida de los papas ni a la crónica de la celebración de concilios, tan animados en sus desarrollos como osados a la hora de fijar verdades eternas, pero inevitablemente circunstanciales. Y tampoco, claro está, a repudiar herejías e informar sobre las muchas fracturas sufridas. Y menos aún a entretenerse en dar cuenta de la construcción de tantos monasterios, templos y catedrales por todo el mundo, faraónicas obras inútiles, en las que han dejado la piel y los haberes muchos seres humanos de buena voluntad, cristianos deseosos de agradar a Dios. Me asombra, por ejemplo, ver monumentales iglesias incluso en pequeños pueblos de España, como ocurre por ejemplo en el mío, Mogarraz, cuyos pocos habitantes dieron cuanto tenían y trabajaron gratuitamente hasta la extenuación para levantar una monumental iglesia y una soberbia torre exenta, todo a la mayor gloria de Dios. Impresionantes obras cuyo solo mantenimiento se ha convertido hoy en una pesada carga. ¿Cuántos españoles han pretendido ganarse el cielo así, sacrificándose ellos mismos lo indecible y privando posiblemente a sus hijos incluso de lo necesario? ¿Pudo complacerse un Dios de carne, quiero decir un Dios verdadero, viendo a tantos pobres afanados en construirle ricos palacios? ¡Seguro que Dios no se complace con nuestros oropeles sino con nuestros corazones!

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (21). Surtidor de combustible gratuito

07.10.18 | 02:06. Archivado en audaz relectura del cristianismo

El aire es a la vida lo que la oración a la condición de todo ser humano. Sin aire no hay vida y sin oración no cabe hablar ni de cristianismo ni de condición humana. En cuanto a lo humano, porque la conciencia de humanidad desemboca en la trascendencia, y, en cuanto a lo cristiano, porque una de las cosas más claras de los Evangelios y más sobresalientes del comportamiento de Jesús de Nazaret es que este se retiraba con frecuencia a orar a un lugar apartado para hablar con su Padre. La oración es, en el ámbito cristiano, precisamente eso: una conversación confiada, relajada y limpia con Dios. Tras algunos momentos de cierta exaltación pública, debidos al entusiasmo que despertaban sus enseñanzas, Jesús se retiraba a orar. Pero lo vemos orar, sobre todo, en los momentos difíciles de su vida, cuando imploraba a su Padre que, si era posible, alejara de él el amargo cáliz que le tocaba beber, si bien se reafirmaba de inmediato en el deseo de que también entonces se cumpliera su voluntad. Ya moribundo en la cruz, le oímos quejarse amargamente a su Padre de haberlo abandonado, sensación seguramente más física que psicológica producida por el agotamiento de la vida. Habida cuenta de las inevitables diferencias entre él y nosotros, podemos decir que a Jesús le pasaba lo mismo que a todo creyente que vive a fondo su cristianismo.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (20). De un exdominico a un superjesuita

30.09.18 | 11:49. Archivado en Acerca del autor, audaz relectura del cristianismo

“Gaudium magnum”

Le elección del cardenal Bergoglio como papa, el nombre de Francisco elegido por él y sus primeros gestos revelaron de inmediato que era mucho lo que iba a cambiar en la Iglesia universal, tan lastimada en aquel momento por los tejemanejes de la Curia Romana, con solo filtrar a través de la suma sencillez del elegido la claridad y la fuerza del mensaje cristiano original. Mi incipiente entusiasmo me llevó incluso a llamar al nuevo pontífice pPaco (papa Paco), amigable denominación familiar de Francisco en español. Aunque esa denominación no haya merecido la atención de nadie, no me duelen prendas para seguir usándola por la sencilla razón de que me gusta. Con ella quiero significar únicamente que este papa me resulta muy cercano en la necesaria distancia protocolaria, valga el oxímoron. Además de muy persuasivo, me parece un teólogo bien armado y muy consciente de la difícil papeleta que heredó con la dimisión de un hombre con tantos recursos intelectuales como tenía BXVI para afrontar con éxito los amargos y escandalosos problemas curiales. Es obvio que pPaco, guiado por una fuerza realmente sobrehumana, en poco tiempo ha recorrido un largo camino, sabiendo hacia dónde va. ¡Ojalá logre llevar a buen puerto la honrosa y difícil tarea de hacer creíble el cristianismo en nuestro tiempo!, tan necesitado de guías competentes y seguros.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (19). De la cosa a la acción, por un cristianismo vivo

23.09.18 | 13:05. Archivado en audaz relectura del cristianismo

El alcance del ser

El maestro fray Eladio Chávarri precisa en “Perfiles de nueva humanidad” que la entidad de algo no termina en lo que la cosa es en sí misma, pues esta se agranda o empequeñece con el ejercicio de sus potencialidades. En otras palabras: un ente es lo que contiene más lo que logra o pierde con los valores o contravalores que le aportan sus relaciones. Crecemos o decrecemos con lo que otros seres nos dan o nos quitan al relacionarnos con ellos. De ahí que toda relación tenga una entidad destinada a enriquecer o empobrecer, a aportar o quitar algo. Eso significa que el ser no es estático, cerrado a otras posibilidades, sino dinámico y cambiante en la medida en que aumente o mengüe su propia entidad al relacionarse. Por ejemplo, una manzana, que es de suyo un alimento (valor vital), adquiere nueva entidad si la estudiamos para conocer sus cualidades gastronómicas (valor epistémico) o la utilizamos como una pelota (valor lúdico) o la pintamos en un cuadro (valor estético) o la lanzamos contra alguien como arma arrojadiza (contravalor ético) o la consideramos como soporte de la prueba de obediencia que Dios impone a nuestros primeros padres en el Paraíso terrenal según el relato bíblico (valor religioso).

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (18). Edad y alzhéimer, un cóctel explosivo. (En el día mundial del alzhéimer, 21 de septiembre).

16.09.18 | 11:20. Archivado en audaz relectura del cristianismo

Recojo aquí contenidos de la ponencia social que tendré el gusto de hacer en la celebración del día mundial del Alzhéimer de AFA-Asturias en Tineo el próximo día 21.

Cuando la vida quiebra

Dos tragedias seguidas, ocurridas en mi entorno social hace un par de meses, provocan esta reflexión interpelante. Una tuvo gran repercusión mediática en Asturias debido a sus dramáticas circunstancias: un anciano de 88 años degüella en Langreo a su esposa, aquejada desde hacía años de alzhéimer, y se suicida tirándose por la ventana. Los hechos ocurrieron poco después de que otra pareja de ancianos pactara su suicidio en una residencia geriátrica de Gijón.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (17). Con la vida a cuestas

09.09.18 | 12:23. Archivado en audaz relectura del cristianismo

Hay ciertas palabras que por sí solas describen, como un chispazo fotográfico, el gigantesco contenido del cristianismo. Sin la menor duda, una de ellas, la más significativa, es la palabra “amor”. El cristianismo es una enorme obra de amor que, relacionándonos directa o indirectamente con Dios, se asienta entre nosotros en pugna permanente con el odio, su contravalor. La indiferencia, actitud que cabe al menos teóricamente entre el amor y el odio, no tiene relieve aquí ni juega este partido. O nos damos por amor o acaparamos por egoísmo.

>> Sigue...


Lunes, 19 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930