Esperanza radical

Semana de oración por la unidad de los cristianos del 18 al 25 de enero

18.01.19 | 14:37. Archivado en audaz relectura del cristianismo

"Padre, que todos sean uno como nosotros somos uno", que ningún ser humano discrimine ni cause dolor a ningún otro. Ayúdanos a entender de una vez que, cuanto más hagamos en favor de nuestros hermanos, mejor será para nosotros; que tú vives en ellos, sean de la religión que sean y tengan el color que tengan, y que en ellos te haces necesitado para que podamos socorrerte. Amén.


Audaz relectura del cristianismo (35). Raíces evangélicas para el diálogo ecuménico.

13.01.19 | 11:57. Archivado en audaz relectura del cristianismo

Este domingo, el previo al inicio de la Semana de oración por la unidad de los cristianos, me complace ofrecer a mis seguidores las reflexiones de Oliva, Doctora en Estudios de Género y profesora universitaria especializada en derechos de la infancia y en pedagogía crítica y en responsabilidad social universitaria. Madre de niños pequeños y laica comprometida en diversos ámbitos sociales, ha promovido varios encuentros ecuménicos. Todo lo que sigue es su reflexión sobre el ecumenismo.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (34). Ecumenismo, ayer y hoy

06.01.19 | 00:57. Archivado en audaz relectura del cristianismo

En la conciencia de muchos cristianos, enero es el mes del ecumenismo por incluir en su calendario del 18 al 25 un octavario o semana de oración por la unidad. La RAE se despacha así refiriéndose al “ecumenismo”: “tendencia o movimiento que intenta la restauración de la unidad entre todas las iglesias cristianas”. Sin adentrarnos en las muy diversas formas en que cada cristiano siente y vive su fe, de todos es bien sabido que el devenir del cristianismo se ha visto sometido a dolorosos desgajamientos o rupturas, tales como el Cisma de Oriente, en el s. XI, entre las Iglesias católica y ortodoxa, y la Reforma Protestante, en el s. XVI, el más prolífico en tensiones sociales y en gestación de nuevas iglesias y congregaciones.

Muchos cristianos, persuadidos de que Cristo quiso una sola iglesia y oró por ella, sienten un profundo malestar ante el “escándalo” de tantas divisiones internas, como si ese mismo Cristo estuviera roto. Esa misma conciencia de escándalo es la que gestó a lo largo del s. XIX, y sobre todo en los comienzos del XX, el movimiento ecuménico como un camino de reflexión y oración para denunciar la desunión y trabajar juntos por el deseado retorno a la unidad de los cristianos.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (33). Fuerza de la hora cero

30.12.18 | 00:24. Archivado en audaz relectura del cristianismo

A nadie se le escapa que, en el decurso de la vida, las doce campanadas del reloj de La Puerta del Sol de Madrid, anunciando el momento justo en que se inicia un nuevo año para los españoles, no tienen más entidad o envergadura que la que media entre un segundo cualquiera y el siguiente, entre un año y otro, por más que del calendario se posesione el 19 dejando tirado el 18. Las famosas doce campanadas que lo anuncian nos ponen en el brete de atragantarnos al engullir apresuradamente nada menos que otras tantas uvas casi sin respirar. No sé si la costumbre de mi hijo mayor de comerse doce gajos de mandarina es aún peor. Es ese un momento de convulsión anímica, que inyecta energía a nuestros nervios y potencia nuestros sentimientos para abrazar efusivamente a cuantos vivientes tengamos a nuestro alcance, pues en alguna ocasión he visto abrazar y besar también a perros y gatos. Nos alivia haber coronado un año duro y difícil para iniciar esperanzados otro que llega cargado de sueños. Mañana, día 31 de diciembre, en la venturosa noche festiva de fin de año, volveremos a brindar alegres, aunque el año transcurrido nos haya roto el corazón por ausencias que en ese momento se hacen especialmente dolorosas. Es el mismo rito con que en su momento recibimos el ahora fenecido y que, D.m., esperamos volver a repetir al recibir el siguiente.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (32). Dios nos llama a todos

23.12.18 | 12:56. Archivado en audaz relectura del cristianismo

Si entendemos la Navidad como la “vocación” propia de Dios, la de crearnos y redimirnos desde el interior de nuestra condición humana, el tema de hoy tiene preciosas resonancias navideñas. En el ámbito religioso estamos muy acostumbrados a hablar de la vocación como una llamada especial de Dios para vivir el cristianismo de una determinada manera: vocación al sacerdocio célibe o a la vida religiosa, y, en sentido mucho más amplio, una vocación más común o aparentemente menos exigente al laicado y al matrimonio. La vocación viene a ser como un cajón de sastre en el que prácticamente cabe cuanto se relaciona con la vida cristiana y los distintos cometidos profesionales que requiere, es decir, con los distintos carismas que Dios otorga conforme a los designios inescrutables de su voluntad. De tejas abajo, incluso podríamos hablar de una vocación más de andar por casa si la identificamos con las habilidades que nos regala la naturaleza o que adquirimos al desarrollar nuestro particular currículo: vocación de sastre, de panadero, de agricultor, de bombero, de fontanero, de policía e incluso de político.

>> Sigue...


¿Quién agredió sexualmente y asesinó a Laura Luelmo?

19.12.18 | 13:14. Archivado en audaz relectura del cristianismo

Hago hoy un inciso en la serie de artículos que vengo publicando sobre la necesidad de hacer en nuestro tiempo una “Audaz relectura del cristianismo” para poner otra vez encima de la mesa, por la alarma social creada estos días, algunas de las reflexiones recogidas en el artículo número 2 sobre “La Cárcel como encrucijada”.

La pregunta formulada como título tiene ya hoy, afortunadamente, una respuesta directa muy clara: a Laura Luelmo la agredió sexualmente y la asesinó Bernardo Montoya Navarro. Pero tal respuesta se diluye u obscurece cuando uno se adentra en la tenebrosa biografía delictiva de ese monstruo. En los medios puede verse fácilmente un resumen escalofriante de su andadura delictiva, como el que recojo a continuación:

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (31). Ancha y larga Navidad

16.12.18 | 13:09. Archivado en audaz relectura del cristianismo

Casi sin apercibirnos de lo rápido que pasa el tiempo, cuando apenas han desaparecido de nuestros oídos los ecos de los villancicos de la última Navidad, nos sorprende la entonación de ritmos que comienzan a crear la atmósfera necesaria para la próxima. Además del juego psicológico del tiempo, que a veces nos hace sentir que un año pasa tan rápido como un día, algo tienen que ver los intereses comerciales con que la Navidad se estire como el chicle. De hecho, la Navidad se diluye en una larga época de compras que, por muy irracionales y alocadas que sean, contribuyen a mantener enarbolado un talante religioso seductor. Es posible, por otro lado, que con tantas compras compulsivas pretendamos, sin darnos cuenta, calmar los gritos sordos de una conciencia que nos reprocha nuestros mezquinos comportamientos habituales.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (30). La familia como reto

09.12.18 | 11:55. Archivado en audaz relectura del cristianismo

La primera acepción que la RAE atribuye a la palabra familia como “grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas” nos permite saltar fácilmente del pequeño núcleo familiar al conjunto de la humanidad, pues todos los seres humanos estamos emparentados y dependemos unos de otros. Es la gran “familia humana”. En el ámbito cristiano, los lazos que anudan a los miembros de la familia son incluso más fuertes que los de sangre: todos formamos un único cuerpo místico, del que cada uno somos un miembro y Cristo, la cabeza. Todos somos al mismo tiempo materia sacramental y beneficiarios del sacramento nuclear, comida y comensales en la cena del Señor. El ambiente de Navidad, que ya vivimos por la ambientación de las calles de nuestras ciudades y por otras presencias animadoras de tan entrañable evento, le confiere a la familia una relevancia particular, pues la Navidad es una celebración eminentemente familiar.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (29). De machos, hembras y entrambos

02.12.18 | 12:03. Archivado en audaz relectura del cristianismo

El tema del sexo, a juzgar por su permanente presencia en los medios, trae a mal traer a la Iglesia católica actual. Lamentablemente, pasará todavía mucho tiempo hasta que las aguas desbordadas discurran por su cauce natural y el sentido común nos alumbre desde su atalaya. Lo digo porque las declaraciones del flamante recién estrenado secretario de la CEE, Mons. Luis Argüello, en la rueda de prensa del 23.11.18, han sido muy desafortunadas. No me refiero al lapsus anecdótico sobre que los futuros sacerdotes han de ser “enteramente varones”, es decir, machos bien pertrechados o heterosexuales, expresión puntualizada de inmediato ante las lógicas críticas provocadas al precisar que “no puedo ni quiero decir que los varones homosexuales no sean perfectamente varones". Obviemos los matices que caben entre los adverbios que aluden a integridad o entereza, en la primera declaración, y a perfección o totalidad, en la segunda.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (28). Creer en la estela de Antonio Piñero

25.11.18 | 13:19. Archivado en audaz relectura del cristianismo

Confieso de entrada que sigo a Antonio Piñero sin menoscabo de ser creyente, condición esta última que emana de una profunda convicción racional. A Antonio Piñero lo conocen seguramente la mayoría de los lectores de Religión Digital como pensador honesto e investigador infatigable del cristianismo del siglo primero. En su animado blog, que ojeo desde hace algún tiempo y en el que a veces me he atrevido a dejar algún comentario, ofrece pruebas irrefutables de ambas cosas. En su postal del 11 de septiembre pasado, respondiendo a preguntas de lectores, resume con extraordinaria concisión y claridad lo que piensa de Jesús de Nazaret y se moja a fondo a la hora de declarar su condición de agnóstico, no creyente pero sin ser ateo. Para la RAE, el agnosticismo es una “actitud filosófica que declara inaccesible al entendimiento humano todo conocimiento de lo divino y de lo que trasciende la experiencia”.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (27). El dinero sucio

18.11.18 | 01:38. Archivado en audaz relectura del cristianismo

En el ámbito de la economía sumergida, el submundo de la prostitución es uno de sus más importantes capítulos. Suele decirse que la prostitución es el oficio más viejo del mundo, augurando con ello que ni las normas, ni las leyes, ni la voluntad social, ni los castigos penales han sido capaces de erradicarla. Más aún, pues se la ve tan consolidada y necesaria que es previsible que no se logre tampoco en el futuro por mucho que se luche contra ella.

No tendría importancia alguna que las cosas sean así si no se tratara de un fenómeno masivo que mueve muchísimo dinero y que, por no estar regulado, discurre por cauces sucios y tenebrosos de un inframundo en el que se cometen todo tipo de vejaciones con mujeres indefensas, tratadas como ganado de producción, hasta el punto de poder afirmar, rizando el rizo, que la prostitución está prostituida.

>> Sigue...


Audaz relectura del cristianismo (26). Mierda en el altar

11.11.18 | 13:26. Archivado en audaz relectura del cristianismo

El tema de la pederastia me impresiona de tal manera que no puedo pasar de largo, dada la fuerza y acritud con que ocupa una parte importante de la información actual. Sin salirme de mi propio rumbo, ofrezco hoy unas reflexiones volanderas sobre ella a mi puñadito de lectores. Aunque quizá no tenga ninguna conexión ni motivación explicable, puede que mi particular aversión quedara fijada en mi subconsciente cuando, siendo niño en los últimos cuarenta, un rudo joven veinteañero, jornalero agrícola, estando solos él y yo en el campo, me preguntó un buen día, provocando en mí una curiosidad malsana y sin venir a cuento de nada, si no sabía que la pilila servía para más cosas que para mear. Ante mi gesto de sorpresa, él se lanzó a la faena diciendo: “espera y verás”. El muy cafre sacó entonces su trompa y se masturbó ante mis ojos atónitos. “Ves –volvió a la carga-, también se la puede ordeñar”. Afortunadamente para mí, el muy bruto solo me tomó como espectador pasivo de una función en la que, por lo que se ve, solo quería exhibirse. Y afortunadamente también, nunca a lo largo de mi vida, a pesar de haber vivido en internados, tuve que vérmelas jamás con semejante basura.

>> Sigue...


Sábado, 19 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031