Editado por

Bruno Moreno RamosBruno Moreno Ramos

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS



Ratzinger: Lutero, suplantador del magisterio

Permalink 10.03.08 @ 14:43:22. Archivado en Iglesia

Hace unos días, el blog del Barón Rampante publicaba una noticia, tomada de la Stampa y de La Razón, que afirmaba que el Papa podría estar pensando rehabilitar a Lutero. El autor titulaba su artículo: “Benedicto: Lutero no era un hereje”. Esta “noticia” se ha extendido como una epidemia de gripe y ha infectado a multitud de páginas de Internet y a otros Periódicos. Hoy mismo, el periódico El Mundo publicaba un artículo, firmado por Irene Hernández Velasco, corresponsal en Roma de dicho periódico, titulado “¿Hacia una rehabilitación de Lutero por el Vaticano?”.

Este caso me parece un ejemplo perfecto de bulo de Internet, iniciado por artículos poco profesionales en la prensa escrita. Lo de que el Papa está pensando rehabilitar a Lutero como si no hubiera sido un hereje sino simplemente un buen católico incomprendido no tiene absolutamente ninguna base en la realidad. Todo se basa en el único dato de que el tema que va a tratar este año Benedicto XVI en la discusión que mantiene periódicamente con estudiantes desde que era profesor es la figura de Lutero.

Supongo que los lectores se darán cuenta enseguida de que el hecho de que Benedicto XVI vaya a debatir sobre Lutero solo significa eso, que va a debatir sobre Lutero. Si mañana el Papa debate sobre el ateísmo, eso no nos autoriza a decir que el Papa podría estar pensando en rehabilitar el ateismo como una forma alternativa de cristianismo. Ni mucho menos a escribir un titular como "Benedicto: los ateos tienen razón".

Por supuesto, de Lutero se pueden decir muchas cosas buenas, como de cualquier otra persona del mundo, porque no existe el mal absoluto. Quien conozca, por ejemplo, el comentario al Magníficat del padre de la Reforma, sabrá que Lutero tiene páginas muy bellas y profundas. Sin embargo, que multitud de doctrinas sostenidas por Lutero eran heréticas lo definió como un dogma de fe el Concilio de Trento (y es evidente para cualquiera que conozca un poco el pensamiento de Lutero y el catolicismo). El día que un Papa niegue un dogma de fe, podemos estar tranquilos porque en realidad será de noche y estaremos soñando.

La propia Santa Sede ha desmentido esta noticia y Federico Lombardi, portavoz del Vaticano ha afirmado, con total claridad: “No se tiene prevista ninguna rehabilitación de Lutero”. El propio artículo de El Mundo que citábamos recoge esta declaración, pero a la autora no parece preocuparle que contradiga totalmente el cuerpo del artículo.

En este punto, me parece interesante comprobar qué es lo que piensa Benedicto XVI sobre el tema. Me refiero al Papa real y no al existente únicamente en las elucubraciones de algunos periodistas. No es necesario hacer una búsqueda de comentarios dispersos en toda la obra teológica ratzingeriana, porque, siendo cardenal, el propio Joseph Ratzinger concedió una entrevista sobre el tema: Lutero y la unidad de las Iglesias.

Lo primero que quiso dejar claro el entonces cardenal fue que no tiene sentido hablar de levantar la excomunión de Lutero:

Puesto que la jurisdicción de la Iglesia, como es lógico, sólo se extiende a los vivos, la excomunión de una persona finaliza con su muerte. En consecuencia, cualquier cuestión relativa a la eliminación de la excomunión de Lutero dejó de tener sentido: la excomunión de Lutero finalizó con su muerte, porque el juicio tras la muerte está reservado únicamente a Dios. La excomunión de Lutero no tiene que ser levantada; hace mucho que dejó de existir.

Una vez explicada esta cuestión, pasó a mostrar que los que intentan atribuir las diferencias entre Lutero y la Iglesia Católica a simples malentendidos están siendo ingenuos o superficiales:

A mi juicio, explicar todas estas contradicciones como malentendidos es una forma de arrogancia racionalista, que no es capaz de hacer justicia a la apasionada lucha de aquellos hombres, así como a la importancia de las realidades en cuestión.

No se puede olvidar que no fue sólo la Iglesia Católica quien excomulgó a Lutero, sino que también Lutero rompió totalmente con la Iglesia, mostrando un odio terrible a la misma:

Hay que tener en cuenta que no sólo existen anatemas católicos contra las enseñanzas de Lutero, sino también los propios rechazos definitivos por parte de Lutero de artículos de fe católica, culminando en la sentencia de Lutero de que permaneceremos eternamente separados. Para probar que este rechazo de cualquier elemento católico era definitivo, no es necesario siquiera recordar la airada respuesta de Lutero al Concilio de Trento: “...deberíamos cogerles al Papa, a los cardenales y al resto de esa chusma que pertenece a su Idólatra y Papal Santidad y, como blasfemos, arrancarles la lengua y clavarla en el patíbulo... Entonces podríamos dejarles que tuvieran un concilio o tantos como quisieran, en el patíbulo o en el infierno, entre todos los demonios.”

En cuanto a las diferencias concretas y sustanciales entre Lutero y el Catolicismo, parece ser que hay bastantes (y sólo cita algunos ejemplos):

Para volver a la cuestión original sobre lo que separa a las Iglesias, se han escrito bibliotecas enteras sobre el tema. Es bastante difícil responderlo de forma sucinta y concisa. Por supuesto, podemos centrarnos en bastantes cuestiones en las que existe una controversia: la Escritura y la Tradición, es decir, en particular, la Escritura y el Magisterio. También, en unión con esto, la cuestión del magisterio espiritual per se, la sucesión apostólica como una forma sacramental de tradición y su paradigma en el ministerio papal, el carácter sacrificial de la Eucaristía y la cuestión de la transustanciación y, por lo tanto, la adoración eucarística fuera de la misa (si bien existe un acuerdo sobre que Cristo está presente), el sacramento de la penitencia, las distintas opiniones en el área de la moral cristiana, en las cuales el magisterio tiene, de nuevo, mucha importancia, etc.

Lutero, como muchos otros en el pasado y en la actualidad, quiso sustituir la autoridad del magisterio de la Iglesia por la suya propia:

A lo largo de su vida, su doctorado en teología representó para él una autoridad decisiva en su oposición a la enseñanza de Roma. Las pruebas del intérprete [de la Escritura] suplantan el poder del magisterio. El estudioso, el Doctor, es el que ahora encarna al magisterio y nadie más.

Por eso, Lutero creía que la Iglesia era algo totalmente secundario para la fe. Lo importante para él era el individuo que leía la Escritura guiado directamente por el Espíritu Santo, separando así algo inseparable: la Escritura y la Iglesia en la que se formó y se interpreta el texto bíblico.

Según Lutero [...] la Iglesia no puede decidir de forma definitiva y obligatoria sobre asuntos (es decir, sobre el contenido) de la fe. Para un católico, la Iglesia es esencial para el propio acto de fe: sólo mediante la fe comunitaria puedo compartir la certeza en la que se fundamenta mi vida. Esto corresponde a la visión católica de que la Iglesia y la Escritura son inseparables, mientras que, para Lutero, la Escritura se convierte en un criterio independiente para medir la Iglesia y la Tradición.

El entrevistador le preguntaba sobre la posibilidad de una unidad “en la pluralidad” de la Iglesia Católica y las confesiones protestantes: ¿Se podría hablar de la “Iglesia de Corinto”, la “Iglesia de Roma” y la Iglesia de Wittenberg”?, es decir, ante la posibilidad de reconocer a las comunidades protestantes como verdaderas Iglesias, aunque con estructuras y doctrinas diferentes:

La respuesta es, claramente, “no”. [...] Lutero pudo transferir la estructura eclesial a los principados porque no consideraba que fuera esencial para el concepto de Iglesia. Por otro lado, para los católicos, la Iglesia Católica, es decir, la comunidad de los obispos entre ellos y con el Papa, fue instituida como tal por el Señor. No puede ser cambiada ni sustituida. Es exactamente esta naturaleza sacramental visible, esencial para el concepto de la Iglesia Católica la que, al mismo tiempo, eleva lo visible a un símbolo de algo mayor [...] el Cuerpo de Cristo.

Como señaló el Cardenal Ratzinger, el destino personal de Lutero está en manos de Dios, que es un juez misericordioso. Sin embargo, que sus enseñanzas eran totalmente opuestas a la doctrina católica en puntos esenciales es algo que sólo los ingenuos pueden negar. Al margen de que tuviera o no buena intención y sinceridad personal en lo que hizo, no se puede defender que se tratara de un católico incomprendido.

La unidad de los cristianos, por la que yo personalmente rezo a menudo, sólo se puede basar en la verdad, porque Cristo es la Verdad.


Bookmark and Share

Comentarios:
pISYlT qiasmzuadyvf
Enlace permanente Comentario por uprfemmui 30.04.11 @ 12:09
PfbAUX lxnsvxtnupao
Enlace permanente Comentario por shumqpiwccu 28.04.11 @ 07:46
Wow! Great tnhiking! JK
Enlace permanente Comentario por Etty 28.04.11 @ 05:20
No comprendo como puede Lutero afirmar que solo con las escrituras vale cuando estas mismas a estado sometidas a criterios humanos o divinos, me explico,hay tantos evangelios que creer que los que se han elegido son verdaderos es un acto de fe, en aquellos que asi lo afirman,como catolico Lutero asi lo afirmaba pero que sucede cuando dejas de ser catolico.Creo que Lutero no comprendio que el era libre de dejar de ser catolico pero no lo era la Biblia,cuando te vas de casa de un amigo no te llevas sus libros con la escusa de que el no lo lee.Creo que hay una linea que no se deberia traspasar cuantas iglesias se pueden hacer con un mismo libro sagrado y que Dios no nos considere unos corruptos.
Enlace permanente Comentario por Amparo 23.10.10 @ 00:55

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

No resignarte

Alejandro Córdoba

Diario nihilista de un antropólogo

Diario nihilista de un antropólogo

Mi lider, mi maestro

Manuel Mandianes

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

Dom 26.12.17. Cristo Rey, Dios encarnado. Un examen de conciencia (1)

Xabier Pikaza Ibarrondo

Corrupción global

Corrupción global

2055 La Humanidad en la encrucijada: promocionar a tope usos masivos de Tecnologías Beneficiosas, o el genocida Nuevo Orden Mundial llevara a cabo su siniestro plan de exterminio humano.

Luis Llopis Herbas

Religión Digital

Religión Digital

Cristo, la Palabra insuperable del Padre

Religión Digital

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

REENGENDRADOS POR LA CARIDAD Y DESCUBRIRLO ENTRE LOS POBRES

Francisco Baena Calvo

CaféDiálogo

CaféDiálogo

¿Mística sin Dios?

José Luis Vázquez Borau

Punto de vista

Punto de vista

Los presuntos violadores de San Fermín

Vicente Torres

Faustino Vilabrille

Faustino Vilabrille

Encontrar a Dios hoy: si no lo encontramos en los pobres, no lo encontraremos en ningún sitio

Faustino Vilabrille Linares

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

El odio del lenguaje nacionalista

Manuel Molares do Val

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Las posibilidades de organización de los cajones y las cosas son… ¡infinitas!

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

De bien nacido es ser agradecido

Ángel Sáez García

Nido de poesía

Nido de poesía

Claribel Alegría 4. POEMAS DE AMOR Y MUERTE

Nicolás de la Carrera

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Buscando la poltrona desesperadamente.

Chris Gonzalez -Mora

Asomado a la ventana

Asomado a la ventana

San Antón, un hospital de campaña

José Luis Ferrando

La Iglesia se hace diálogo

La Iglesia se hace diálogo

¿Habrá un juicio final? (26.11.17)

Jesús Espeja

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

“Mantenemos nuestra vocación sacerdotal”.

Josemari Lorenzo Amelibia

No más mentiras

No más mentiras

Las grandes ciudades y sus infiernos II

Antonio García Fuentes

Humor gráfico religioso

Humor gráfico religioso

Francisco y la buena gente

Agustín De La Torre

Atrévete a orar

Atrévete a orar

MI PAPÁ ES UN CURA CÉLIBE

Rufo González Pérez

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital