Editado por

Bruno Moreno RamosBruno Moreno Ramos

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS



Somos tan raros como los japoneses

Permalink 05.03.08 @ 14:41:24. Archivado en Liturgia

El P. Masiá habla hoy en su blog sobre la inculturación en Japón. Critica que la traducción y las modificaciones de la liturgia propuestas por los obispos japoneses para su país hayan sido rechazadas por Roma.

Para este padre jesuita y compañero de Religión Digital, este rechazo indica la cerrazón mental de la curia vaticana, que se niega a aceptar las peculiaridades del pueblo japonés. En efecto, el Japón tiene una cultura y unas costumbres muy diferentes a las europeas y, por lo tanto, sería necesario modificar expresiones y partes de la liturgia que sólo tienen sentido en Europa.

Lo que me ha parecido curioso de su artículo es que todos los ejemplos que cita de peculiaridades japonesas son igualmente aplicables a España. Eso me indica que el deseo de modificar la liturgia obedece inconscientemente a causas más profundas que el simple deseo de adaptarla a la cultura japonesa.

Sobre el beso del altar por parte del sacerdote, al empezar la Eucaristía:

En Japón se hace una reverencia al comienzo de la misa. Besar el altar sería mal educado. No se pone la boca en el mantel del comedor. Además, como símbolo no significa nada. Mejor juntar las manos respetuosamente.

No sé los lectores, pero, aunque yo vivo en España y no en Japón, en mi casa tampoco acostumbramos a besar la mesa antes de comer. Me atrevo a sugerir que este rito indica que, si bien la Eucaristía es un banquete, también es un sacrificio. Por ello, con el beso se recuerda que lo besado no es sólo una mesa para una comida fraterna entre amiguetes, sino también un altar consagrado y, por lo tanto, símbolo de Jesucristo que es sacerdote, víctima y altar.

En cuanto al saludo inicial del sacerdote:

Al saludo: “El Señor esté con vosotros (ustedes), se responde en Japón: “Y con el celebrante”. Decir “con tu espíritu” sería tan raro como “con tu fantasma”. Mejor decir “contigo” o “con tu persona”. Pero la curia insiste en mantener lo literal.

El P. Masiá parece pensar que responder a un saludo con “Y con tu espíritu” es algo propio de la cultura europea que no tiene aplicación en Japón. Quizá algún lector nos pueda ilustrar sobre otras costumbres de su región, pero en Madrid no es precisamente una frase común por la calle. El verano pasado, además, visité Murcia, de donde es oriundo el P. Masiá, y nadie respondió a mi “hola” con un “y con tu espíritu” (aunque confieso que me habría encantado escucharlo).

En mi opinión, en estos temas no podemos olvidar nunca el contexto. También aquí en España, en un contexto profano, “espíritu” suena a fantasma, pero en un contexto cristiano, que es el que se supone que debe tener una Eucaristía, su significado es totalmente diferente, ya que hace referencia al espíritu del hombre, que es el punto de encuentro con el Espíritu de Dios.

Sobre el “Yo confieso”:

En japonés se dice: “me reconozco profundamente en pecado”. Pedir perdón es tan serio, que basta decirlo una vez. Pero la Curia insiste en triplicar “por mi culpa” y acentuar “máxima culpa”.

De nuevo parece que vivamos en Japón, porque yo nunca he oído a nadie en España, fuera de la Iglesia, decir: por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Más habitual sería: “¿Por mi culpa? ¿Qué culpa? ¡La culpa es de la sociedad!”

En cambio, estas tres repeticiones litúrgicas recuerdan a las tres negaciones de Pedro y a sus tres afirmaciones de amor a Cristo. Además, están subrayadas por una señal visual y corporal: tres golpes de pecho. De esta forma, se convierten en un signo gráfico ante los ojos de todos, que difícilmente pasará desapercibido: todos los cristianos, incluido el sacerdote, comienzan sus celebraciones reconociendo sus pecados, ante Dios y ante los hermanos.

Sobre el Credo:

“Creo en la resurrección del cuerpo” se refiere en japonés a la persona entera. Pero la Curia insiste en decir “resurrección de la carne”, frase que provoca en japonés una imagen grosera.

También en España sonaría más racional y menos escandaloso hablar de la “resurrección del cuerpo”. Si quitamos el contexto religioso, “carne” nos suena a filetes de la carnicería. Sin embargo, el cristiano, al oír hablar de la resurrección de la carne, recuerda inmediatamente el comienzo del Evangelio de San Juan: Y el Verbo se hizo carne. Nuestra resurrección viene de la encarnación, la carne que asumió el Hijo de Dios es la que resucitará. Esto es especialmente evidente en la Eucaristía, porque recibir el Cuerpo de Cristo es para nosotros una garantía de que compartiremos su resurrección. No en vano los Padres de la Iglesia llamaban a la Eucaristía medicina de inmortalidad.

Por otra parte, en cuanto al escándalo, tengo que decir que esa frase en particular del credo tiene que sonar escandalosa. Si no lo hace es que la hemos aguado, porque la resurrección de la carne es algo terriblemente escandaloso en sí mismo, para todos los países, culturas, lenguas y momentos históricos. Y si no, que se lo pregunten a San Pablo, que tuvo mucho éxito entre los razonables atenienses hasta que se le ocurrió hablar de la resurrección de la carne, provocando risas que se debieron oír hasta en Corinto.

La liturgia tiene su propio lenguaje, que necesariamente está cuajado de elementos tomados de la Escritura y de la Tradición. Este lenguaje distinto es un recordatorio para los fieles de que no están en una fiestecilla marchosa, ni en una reunión de trabajo, sino que, movidos por el Espíritu, se han reunido para alabar juntos al Señor del universo, escuchar su Palabra y presentarle la ofrenda sin mancha de su único Hijo, muerto y resucitado por nosotros. Como decía San Juan de la Cruz, para ir a donde no se sabe, hay que ir por donde no se sabe. Para hablar de lo que nos supera, hay que utilizar un lenguaje que, en parte, nos supera.

A mi juicio, lo que necesitan los cristianos japoneses, como los españoles, no es un lenguaje más neutro y anodino, sino más catequesis que explique el sentido de la liturgia y más conocimiento de la Escritura y de la Tradición, que les permitan adaptar su forma de vivir, de celebrar y de pensar al Evangelio y no viceversa.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Eres toda belleza, amiga mía

Jose Gallardo Alberni

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Paciencia. Puntos de meditación 21-11-17

Josemari Lorenzo Amelibia

Hermosillo

Hermosillo

Asesinan a Adolfo Lagos director de IZZI-Televisa

Efrén Mayorga

El blog de Javier Orrico

El blog de Javier Orrico

La sociedad gaseada

Javier Orrico

Poemas

Poemas

Siguiendo con lo nuestro y antes de que salgas

José Pómez

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¡Menudo par o tándem de mendaces!

Ángel Sáez García

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

La vida del venezolano es un Bolero Caiga Quién Caiga por @Angelmonagas

Angel Monagas

Non Solum Sed Etiam, el Blog de Txenti

Non Solum Sed Etiam, el Blog de Txenti

“el rol más importante de la mujer es cuidar de la casa y la familia”.

Vicente Luis García

Tierra liberada

Tierra liberada

Más allá de la "manada"

Koldo Aldai

Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

Entre el Cielo y la Tierra

Entre el Cielo y la Tierra

SÓLO EL AMOR PUEDE CAMBIAR ESTE MUNDO

Francisco Baena Calvo

Punto de vista

Punto de vista

Puigdemont critica a Juncker

Vicente Torres

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

Las cinco opciones políticas de Israel respecto a Judea y Samaria

Shimshon Zamir

Buenas noticias

Buenas noticias

Lo decisivo

José Antonio Pagola

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Embalses secos

Manuel Molares do Val

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Los aguardientes más laureados de Galicia estrenan un diseño Premium, artesanal y fiel a su esencia

Juan Luis Recio

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Atracando en Madrid.

Chris Gonzalez -Mora

Atrévete a orar

Atrévete a orar

Domingo 34º: Jesucristo, rey del universo A 2ª Lect. (26.11.2017): ¡Venga a nosotros tu reino!

Rufo González Pérez

Protestantes

Protestantes

Inauguran en Washington el mayor Museo de la Biblia del mundo

Pedro Tarquis

El blog de Antonio Piñero

El blog de Antonio Piñero

“La resurrección. De hombre a Dios” (938)

Antonio Piñero

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital