Escuelas Católicas

Concertada, sí gracias

15.11.11 | 13:24. Archivado en Política educativa, Luis Centeno

Realmente es cierto que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Algunos, incluso, no saben salir de su bucle de tropiezos, a pesar de la experiencia y el paso del tiempo.

La campaña electoral en la que nos encontramos inmersos (cabe pensar si en este país, en algún momento estamos fuera de campaña electoral), vuelve a resucitar los fantasmas más tristes de nuestro pasado (en la negociación de la LOE, era frecuente oír de representantes del Ministerio de Educación y de su grupo parlamentario: “no veáis fantasmas, donde no los hay”). El vídeo del PSOE, “niño rico, niño pobre”, no es un recurso electoral. Es un cortometraje de Halloween. Es una invocación a la demagogia más perversa, una llamada a nuestros miedos más oscuros, a los viejos fantasmas. Eso sí, con una receta final: la enseñanza pública es la única que puede garantizar la igualdad de oportunidades.

Algunos políticos se olvidan en campaña de que la enseñanza concertada cumple un papel constitucional y la propia LOE habla de complementariedad de las dos redes (pública y concertada) en pie de igualdad. Pero además, en un momento de aguda crisis económica, se hace más apremiante la eficiencia de los recursos, cada vez más escasos. Varios consejeros de Educación han reconocido que la enseñanza concertada es notablemente más barata que la enseñanza pública (la mitad, en muchos casos). La propia Consellería de Educación de Galicia emitía una reciente nota de prensa, declarando dedicar el 11% de su presupuesto a la enseñanza concertada, que escolariza al 28% del alumnado gallego, mientras la pública recibía el 89% de los recursos.

Con menos recursos, la enseñanza concertada obtiene mejores resultados, consigue más tasas de integración escolar, presenta horarios de atención más amplios, ofrece proyectos educativos que pueden ser elegidos por las familias haciendo realidad la libertad de enseñanza, escolariza más alumnos por unidad con menos profesores, etc.

Y a cambio recibe el menosprecio de determinados sectores políticos y la pasividad de sus contrarios, pues lo que toca en campaña es apoyar a la enseñanza pública, es lo políticamente correcto.

Nosotros queremos que se mejore la enseñanza pública, pero no a costa de la concertada, o en contra de ella. Exigimos un mínimo de respeto hacia los titulares, hacia los padres que eligen la red concertada y hacia los profesores y personal no docente que trabajan en ellos desarrollando su proyecto educativo. Los problemas de la enseñanza son muy serios y profundos y necesitan del consenso de todos. Lo peor que puede hacer un partido político, máxime cuando ha ocupado y sigue ocupando responsabilidades de gobierno, es utilizar la demagogia más cruel e injusta como cortina de humo de su propia situación. Ante la pregunta, “¿concertada?”, nuestra respuesta, “sí, gracias”.

Luis Centeno Caballero
Abogado de Escuelas Católicas


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 12 de diciembre

    BUSCAR

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31