Entre el Cielo y la Tierra

JESÚS NACIÓ EN UN ESTABLO.

11.12.18 | 23:24. Archivado en Sobre el autor

JESÚS NACIÓ EN UN ESTABLO.

Jesús de Nazaret tiene un origen humilde y sencillo, expresado en los Evangelios que nació en un establo.
Preciosas palabras las que usa el Papa Benedicto XVI en el libro de la "Infancia de Jesús para hablarnos sobre el establo.
El relato bíblico, en Lucas, dice así: "Y mientras estaban allí (en Belén) le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenía sitio en la posada" (Lc 2,6s).
Señala el Papa acerca de la expresión "no había sitio para ellos en la posada": "La meditación en la fe de estas palabras ha encontrado en esta afirmación un paralelismo interior con la palabra, rica de hondo contenido, del Prólogo de San Juan: "Vino a su casa y los suyos no lo recibieron" (Jn 1,11)
Continúa el Papa acerca de la expresión bíblica: "María puso a su niño recién nacido en un pesebre (cf. Lc 2,7): "De aquí se ha deducido con razón que Jesús nació en un establo, en un ambiente poco acogedor estaríamos tentados de decir: indigno, pero que ofrecía en todo caso la discreción necesaria para el santo evento. En la región en torno a Belén se usan desde siempre grutas como establo (cf. Stuhlmacher, p 51)".

Esta afirmación, señala el Papa, que "ya en Justino mártir (+165) y en Orígenes (+254) encontramos la tradición según la cual el lugar del nacimiento de Jesús había sido una gruta, que los cristianos situaban en Palestina".

Con estos planteamientos, podemos concluir que todas las fuentes que disponemos afirman los orígenes humildes de Jesús. Y hacemos nuestra las palabras de E. Bloch, neomarxista: "Se reza a un niño nacido en un establo. No cabe una mirada a las alturas hecha desde más cerca, desde más abajo, desde más de casa. Por eso es verdadero el pesebre: un origen tan humilde para un Fundador no se lo inventa uno. Las sagas no pintan cuadros de miseria y, menos aún, los mantiene toda una vida. El pesebre, el hijo del carpintero, el visionario que se mueve entre gente baja, y el patíbulo al final..., todo eso está hecho con material histórico, no con el material dorado tan querido por la leyenda..."

www.marinaveracruz.net


III JUEVES DE ADVIENTO/ CICLO C/20-12-2018.

11.12.18 | 23:20. Archivado en Sobre el autor

III JUEVES DE ADVIENTO/ CICLO C/20-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 1,26-38.

En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazarat, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.
Él ángel, entrando en su presencia, dijo:
«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».
Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel. El ángel le dijo:
«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin».
Y María dijo al ángel:
«¿Cómo será eso, pues no conozco varón?»
El ángel le contestó:
«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios. También tu pariente Isabel ha concebido en hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, “porque para Dios nada hay imposible”».
María contestó:
«He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra».
Y el ángel se retiró.

COMENTARIO:

Celebramos el Jueves de la Tercera Semana de Adviento. El tiempo de Adviento es un período privilegiado para los cristianos ya que nos invita a recordar el pasado, nos impulsa a vivir el presente y a preparar el futuro.

En el Evangelio de este Jueves de la Tercera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 1,26-38). El Evangelio de San Lucas, en los capítulos 1 y 2 va entrelazando dos figuras paralelas que se entrelazan desde el principio: Juan Bautista y Jesús. De ambos se nos anuncia el nacimiento, se nos narra su nacimiento y circuncisión y se nos presenta su crecimiento.
En el Evangelio de hoy, Lucas nos anuncia el nacimiento de Jesús. A María, jovencita de Nazaret, desposada con un hombre llamado José, de la casa de David, le será revelada, por el anuncio del ángel Gabriel, el nacimiento de un hijo, al que llamará Jesús, Dios salva, "que será grande y será llamado Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su Reino no tendrá fin".
La Anunciación del ángel Gabriel a María para ser la Madre del Mesías es un canto a la colaboración humana en el plan de Dios. Dios, para ser Dios, no necesita del hombre pero si quiere contar con el ser humano para ser el Dios de los hombres.

¡Gracias, Señor, por haber elegido a María y por el Si confiado de María desde la confianza, la disponibilidad y la entrega!

www.marinaveracruz.net


EL MUNDO VISTO DESDE BELÉN.

11.12.18 | 23:19. Archivado en Sobre el autor

EL MUNDO VISTO DESDE BELÉN

En este tiempo mágico de la Navidad todo quiere ser contemplado y admirado, saboreado y asimilado, amado y conquistado desde el Niñito de Belén.
Toda la realidad nace y es recreada continuamente para que el hombre aprenda a ser él mismo, y de esa manera descubrir que pertenece a una creación infinita, sabiamente armónica y rigurosamente silenciosa.
El amor es el único capaz de redimir al hombre de su propia debilidad. Sin duda alguna, para que entre en tu corazón el amor hay que desterrar el odio, la envidia, el rencor y el desprecio.
Lo único que hará grande a un alma será el amor que pueda depositar en su interior y la compasión hacia sus semejantes. Todo cuanto existe cobra vida cuando amamos sin desfallecer desde lo más diminuto hasta lo más grandioso. Y este amor se manifiesta a borbotones desde la “ternura de Belén”.

www.marinaveracruz.net


III MIÉRCOLES DE ADVIENTO/ CICLO C/19-12-2018.

11.12.18 | 23:11. Archivado en Sobre el autor

III MIÉRCOLES DE ADVIENTO/ CICLO C/19-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 1,5-25.

En los días de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote de nombre Zacarías, del turno de Abías, casado con una descendiente de Aarón, cuyo nombre era Isabel.
Los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin falta según los mandamientos y leyes del Señor. No tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos eran de edad avanzada.
Una vez que Zacarías oficiaba delante de Dios con el grupo de su turno, según la costumbre de los sacerdotes, le tocó en suerte a él entrar en el santuario del Señor a ofrecer el incienso; la muchedumbre del pueblo estaba fuera rezando durante la ofrenda del incienso.
Y se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de temor.
Pero el ángel le dijo:
«No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de alegría y gozo, y muchos se alegrarán de su nacimiento. Pues será grande a los ojos del Señor: no beberá vino ni licor; estará lleno del Espíritu Santo ya en el vientre materno, y convertirá muchos hijos de Israel al Señor, su Dios. Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías, “para convertir los corazones de los padres hacía los hijos”, y a los desobedientes, a la sensatez de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto».
Zacarías replicó al ángel:
«¿Cómo estaré seguro de eso? Porque yo soy viejo, y mi mujer es de edad avanzada».
Respondiendo el ángel, le dijo:
«Yo soy Gabriel, que sirvo en presencia de Dios; he sido enviado para hablarte y comunicarte esta buena noticia. Pero te quedarás mudo, sin poder hablar, hasta el día en que esto suceda, porque no has dado fe a mis palabras, que se cumplirán en su momento oportuno».
El pueblo, que estaba aguardando a Zacarías, se sorprendía de que tardase tanto en el santuario. Al salir no podía hablarles, y ellos comprendieron que había tenido una visión en el santuario. Él les hablaba por señas, porque seguía mudo.
Al cumplirse los días de su servicio en el templo, volvió a casa. Días después concibió Isabel, su mujer, y estuvo sin salir de casa cinco meses, diciendo:
«Esto es lo que ha hecho por mí el Señor, cuando se ha fijado en mi para quitar mi oprobio ante la gente».

COMENTARIO:

Celebramos el Miércoles de la Tercera Semana de Adviento.El Tiempo de Adviento viene cada año a recordarnos esto para que nuestra vida reencuentre su justa orientación hacia el rostro de Dios. El rostro no de un “amo”, sino de un Padre y de un Amigo. Con la Virgen María, que nos guía en el camino del Adviento, hagamos nuestras las palabras del profeta. "Señor, tu eres nuestro padre; nosotros somos de arcilla y tu el que nos plasma, todos nosotros somos obra de tus manos” (Is 64,7) (Benedicto XVI. Mensaje de Adviento 2011)

En el Evangelio de este Miércoles de la Tercera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 1,5-25).
El Evangelio de San Lucas, en los capítulos 1 y 2 va entrelazando dos figuras paralelas que se entrelazan desde el principio: Juan Bautista y Jesús. De ambos se nos anuncia el nacimiento, se nos narra su nacimiento y circuncisión y se nos presenta su crecimiento.
En el Evangelio de hoy, Lucas nos anuncia el nacimiento de Juan, el Bautista. A Zacarías, el sacerdote del grupo de Abías, casado con Isabel, justo ante Dios, le será revelado en el Templo, señal hasta entonces de la presencia de Dios en medio del pueblo, el nacimiento de un hijo, al que llamará Juan, que será la culminación del profetismo orientado hacia el futuro Mesías.

¡Oh, Cristo, Ayúdanos a decir No a vivir centrados en nosotros mismos, No a la envidia y a la dureza del corazón frente al sufrimiento del prójimo, No a vivir apegados a la riquezas y al consumismo! Amén.

www.marinaveracruz.net


¡NO QUITÉIS A JESÚS DE LA NAVIDAD!

11.12.18 | 22:56. Archivado en Sobre el autor

¡NO QUITÉIS A JESÚS DE LA NAVIDAD!

En el tiempo mágico de la Navidad todo quiere ser contemplado y admirado, saboreado y asimilado, amado y conquistado desde el Niñito de Belén, desde la dinámica del amor.
El amor es el único camino que humaniza al hombre de ayer, hoy y mañana. Sin el amor jamás la historia saldrá de los escondrijos del egoísmo, la envidia, la violencia y la desolación.

El Papa Francisco, en el III domingo de Adviento del 2017, ha advertido: “Si quitamos a Jesús, ¿qué queda de la Navidad? Una fiesta vacía…”. Además ha insistido con contundencia: “¡No quitéis a Jesús de la Navidad! ¡Jesús es el centro!”.
El Papa Francisco ha indicado que “San Pablo nos invita a preparar la venida del Señor asumiendo tres actitudes: la alegría constante, la oración perseverante y el dar gracias continuamente.
Subrayó que se “debe permanecer siempre en la alegría incluso cuando las cosas no van según nuestros deseos”. Y recordó que “la alegría del cristiano viene de la fe y de la oración perseverante”.
“Por medio de la oración podemos entrar en una relación estable con Dios, que es la fuente de la verdadera alegría”. Además, “cuanto más estamos enraizados en Cristo tanto más reencontraremos la serenidad interior, incluso en medio de las contradicciones cotidianas”.
El Papa indicó que “dar gracias continuamente” hace referencia a “reconocer siempre sus beneficios, su amor misericordioso, su paciencia y bondad, viviendo así un incesante agradecimiento”.

Frente a un “agnosticismo práctico y una indiferencia religiosa” ambiental, donde “da la impresión de ser una apostasía silenciosa por parte del hombre autosuficiente que vive como si Dios no existiera”, celebrar la Navidad debe de revitalizar en nosotros el deseo de recuperar la manifestación pública de nuestra fe sin miedo y sin complejos.

www.marinaveracruz.net


III MARTES DE ADVIENTO/ CICLO C/ 18-12-2018.

11.12.18 | 22:53. Archivado en Sobre el autor

III MARTES DE ADVIENTO/ CICLO C/ 18-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 1,18-24.

La generación de Jesucristo fue de esta manera:
María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:
«José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados».
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que habla dicho el Señor por medio del profeta:
«Mirad: la virgen concebirá y dará a luz un hijo
y le pondrán por nombre Emmanuel,
que significa “Dios-con-nosotros”».
Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y acogió a su mujer.

COMENTARIO:

Celebramos el Martes de la Tercera Semana de Adviento. El adviento es: aceptación, entrega, gratificación, oración, compromiso, esperanza, servicio, alegría; es decir, “si”, "hágase en mí tu palabra". En el Evangelio de este Martes de la Tercera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 1,18-24).

El evangelista ha presentado la genealogía de Jesús partiendo de Abrahán y pasando por David. El último descendiente de David nombrado es "José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, el Cristo".
De José sólo se dice "que era un hombre justo", un término de profundo significado en el Antiguo Testamento, que asume, a propuesta de Dios, la paternidad de Jesús.

¡Oh, Cristo, Señor nuestro y Dios nuestro; tú eres el Camino, la Verdad y la vida. Vigila nuestros pensamientos , palabras y obras; guárdanos en este día, para que nuestras obras sean queridas y cumplidas para gloria de tu santo nombre y para la salvación del mundo!

www.marinaveracruz.net


COMPRENDER EL SENTIDO DE LA NAVIDAD CRISTIANA.

11.12.18 | 22:50. Archivado en Sobre el autor

COMPRENDER EL SENTIDO DE LA NAVIDAD CRISTIANA.

Para comprender la Navidad, especialmente toda la vida de Jesús, es necesario situarla en la dinámica del amor. El amor es el único camino que humaniza al hombre de ayer, hoy y mañana. Sin el amor jamás la historia saldrá de los escondrijos del egoísmo y la envidia, la violencia y la desolación.
La Kénosis divina es la que enmarca toda la Encarnación de Dios, asumiendo desde su propia inmutabilidad las categorías de espacio y tiempo en su más íntima dinámica… Y toda Kénosis tiene dos direcciones: Uno que abaja al Dios vivo hacia el hombre asumiendo la pobreza y la debilidad de la finitud, y otro que hace elevar al hombre hacia la esfera de Dios como un gran camino de divinización. En Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre, se dan estas dos direcciones fantásticas de la Kénosis divina.
El amor jamás encuentra su fundamento en la vida finita del hombre, porque su origen está más allá de lo inmanente y más íntimo que la empatía misma. Y la expresión máxima del amor es el rostro de Dios mismo, que se abaja en su propia dignidad y grandeza para elevar al hombre hacia Él.
El amor es "paciente, servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta" (1 Cor 13, 4-7).

www.marinaveracruz.net


III LUNES DE ADVIENTO/ CICLO C/17-12-2018

11.12.18 | 22:39. Archivado en Sobre el autor

III LUNES DE ADVIENTO/ CICLO C/17-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 1,1-17.

Libro del origen de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán.
Abrahán engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés engendró a Esrón, Esrón engendró a Aran, Aran engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, Naasón engendró a Salmón, Salmón engendró, de Rajab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed engendró a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.
David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón engendró a Roboán, Roboán engendró a Abías, Abías engendró a Asaf, Asaf engendró a Josafat, Josafat engendró a Jorán, Jorán engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatán, Joatán engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés engendró a Amós, Amós engendró a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia.
Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliaquín, Eliaquín engendró a Azor, Azor engendró a Sadoc, Sadoc engendró a Aquín, Aquín engendró a Eliud, Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Matán, Matán engendró a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.
Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Cristo, catorce.

COMENTARIO:

Celebramos el Lunes de la Tercera Semana de Adviento. El Adviento es un tiempo especial de gracia y de una invitación a reconocer las “Venidas del Señor”. El Adviento es un tiempo para “recordar, un tiempo para celebrar y un tiempo para esperar

En el Evangelio de este Jueves de la Tercera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 1,1-17).
Dios asume nuestra historia humana redimiéndola desde abajo, haciéndose uno como nosotros. En el Evangelio se muestra una lista de los ascendientes de Jesús Hijo de Dios, nos hace ver como toda la Ley, toda la historia de Israel está llena de Cristo. Nuestro Dios en Cristo no solo viene a hacerse Dios-con-nosotros, sino Dios en Nosotros.

Gracias, Señor Jesús, porque somos templo de tu Espíritu y este templo no se puede destruir porque es la casa de Dios. Te damos gracias, Espíritu Santo, por la fe. Gracias por el amor que has puesto en nuestro corazón.
¡Qué grande eres, Señor Dios Trino y Uno! Bendito y alabado seas, Señor. Amén.

www.marinaveracruz.net


LA EXIGENCIA EVANGÉLICA A VIVIR LA HUMILDAD.

11.12.18 | 22:33. Archivado en Sobre el autor

LA EXIGENCIA EVANGÉLICA A VIVIR LA HUMILDAD.

La exigencia evangélica a vivir la humildad brota en toda su extensión como una urgencia en el seguimiento del discípulo de Cristo. Y la humildad es vivir en verdad.

Para vivir en verdad es necesario la corrección fraterna. La apertura al otro lleva necesariamente grandes dosis de purificación y de revisión para así purificar nuestras actitudes y conductas, palabras y sentimientos, proyectos y omisiones.
Y qué difícil es abrirse a la corrección fraterna. Cuando alguien nos critica nuestra primera reacción, en la mayor parte de las veces, es el malestar hacia esa persona y nuestra reacción negativa la que prevalece, pero no olvidemos que sin esta corrección muchas dimensiones existenciales quedarán ocultas y seremos como la madrastra repelente, ensimismada en su ego y engañándose a sí misma en su orgullo.

Madre Teresa de Calcuta escribía en el año 1966 a las Hermanas de su Congregación unas recetas para ser humilde: “Hablar de sí tan poco como sea posible, ocuparse de sus propios asuntos, evitar la curiosidad, no querer arreglar los asuntos de los demás, aceptar las contradicciones con buen humor, pasar por alto las faltas de otros, aceptar el reproche aún cuando sea inocente, ceder a la voluntad de los demás, aceptar los insultos e injurias, aceptar ser desatendido y menospreciado, ser gentil y dulce aún cuando provoquen a uno, no buscar ser admirado y amado, no escudarse nunca tras la propia dignidad, ceder en las discusiones aún cuando uno tenga razón, elegir siempre lo más difícil...”

Cuando te encuentres a un hombre y a una mujer humilde te sugiero que le mires atentamente y te preguntes sinceramente qué es lo que lo hace grande y lo diferencia de otros muchos de tu entorno.

www.marinaveracruz.net


III DOMINGO DE ADVIENTO/ CICLO C/16-12-2018

11.12.18 | 22:29. Archivado en Sobre el autor

III DOMINGO DE ADVIENTO/ CICLO C/16-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 3,1 0-18.

En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan:
«¿Entonces, qué debemos hacer?»
Él contestaba:
«El que tenga dos túnicas, que comparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo».
Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron:
«Maestro, ¿qué debemos hacemos nosotros?»
Él les contestó:
«No exijáis más de lo establecido».
Unos soldados igualmente le preguntaban:
«Y nosotros, ¿qué debemos hacer nosotros?»
Él les contestó:
«No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie con falsas denuncias, sino contentaos con la paga».
Como el pueblo estaba expectante, y todos se preguntaban en su interior sobre Juan si no sería el Mesías, Juan les respondió dirigiéndose a todos:
«Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, a quien no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego; en su mano tiene el bieldo para aventar su parva, reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no se apaga».
Con estas y otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo el Evangelio.

COMENTARIO:

Celebramos hoy el III Domingo de Adviento. El apóstol San Pablo nos exhorta, a la alegría: "Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres, porque el Señor está cerca". El Señor está cerca. Va a venir a salvarnos, a darnos la paz, a decirnos que Dios nos ama. que somos valiosos a sus ojos.

En el Evangelio de este III Domingo de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 3,10-18).
Juan propone cambio concretos en la vida de cada uno de nosotros, que siguen siendo necesidades previas para la venida del Señor: Para la insolidaridad, que es la base y el origen de la desigualdad, se propone compartir (consejo a las multitudes: “el que tenga dos túnicas…; Para la explotación, que engendra toda clase de odio entre los humanos, se propone la supresión de cualquier espíritu de injusticia (Consejo a los recaudadores: “No exijáis más de lo establecido); Para controlar la violencia de quien detenta el poder político y militar, se propone la no violencia y el evitar la injusticia que proviene de la insaciable ambición de poseer y dominar (consejo a los soldados paganos: “no hagáis extorsión a nadie…)

¡Vivamos en este tiempo de Adviento con alegría el encuentro con Jesucristo y preparemos nuestra vida para acoger al “Señor que vendrá”, rompiendo desde la disponibilidad todo aquello que rompe nuestra fidelidad y nuestro seguimiento!

www.marinaveracruz.net


APUNTES SOBRE SAN JOSÉ

11.12.18 | 22:25. Archivado en Sobre el autor

APUNTES SOBRE SAN JOSÉ

El evangelista Mateo ha presentado la genealogía de Jesús partiendo de Abrahan y pasando por David. El último descendiente de David nombrado es "José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, el Cristo".
De José se dice "que era un hombre justo", un término de profundo significado en el Antiguo Testamento, que asume, a propuesta de Dios, la paternidad de Jesús.

Dice Benedicto XVI, en el libro "La infancia de Jesús" que "la calificación de José como hombre justo (zaddik) va mucho más allá de la decisión de aquel momento: ofrece un cuadro completo de San José y, a la vez, lo incluye entre las grandes figuras de la Antigua Alianza, comenzando por Abraham, el justo"
Continúa el Papa diciendo que "el Salmo 1 ofrece la imagen clásica del "justo". Así pues, podemos considerarlo casi como un retrato de la figura espiritual de San José. Justo, según este Salmo, es un hombre que vive en intenso contacto con la Palabra de Dios; "que su gozo está en la ley del Señor" (v. 2)...

Mientras que el Salmo 1 considera como característico del "hombre dichoso" su habitar en la Torá, en la Palabra de Dios, el texto paralelo en Jeremías 17,7 llama "bendito" a quien "confía en el Señor y pone en el Señor su confianza". Aquí se destaca de manera más fuerte que en el salmo la naturaleza personal de la justicia, el fiarse de Dios, una actitud que da esperanza al hombre..."

Desde esta perspectiva, Jóse era un "hombre justo" que vive en intenso contacto con la Palabra de Dios (salmo 1) y que confía en el Señor y pone en el Señor su confianza (Jer 17,7)

www.marinaveracruz.net


II SÁBADO DE ADVIENTO/ CICLO C/15-12-2018

11.12.18 | 22:21. Archivado en Sobre el autor

II SÁBADO DE ADVIENTO/ CICLO C/15-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 17,10-13.

Cuando bajaban del monte, los discípulos preguntaron a Jesús:
«¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?».
Él les contestó:
«Elías vendrá y lo renovará todo. Pero os digo que Elías ya ha venido y no lo reconocieron, sino que han hecho con él lo que han querido. Así también el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos».
Entonces entendieron los discípulos que se refería a Juan el Bautista.

COMENTARIO:

Celebramos el Sábado de la Segunda Semana de Adviento. El Adviento es un tiempo para “recordar, un tiempo para celebrar y un tiempo para esperar, y el espíritu del Adviento se hace vida en María de Nazaret especialmente. .

En el Evangelio de este Sábado leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 17,10-13).
Jesús baja del Monte Tabor donde Pedro, Santiago y Juan han contemplado su gloria. Y cuando bajaban del monte, Jesús les insiste que tan sólo con la Pasión se reconocerá lo que realmente es él, y que ese momento está próximo.
La venida del profeta Elías, al que la tradición judía tenía como la señal precursora de la irrupción final de Dios, se ha realizado ya en la persona de Juan, el Bautista, "pero no lo reconocieron sino que hicieron con él cuanto quisieron. Así también el Hijo del hombre tendrá que padecer de parte de ellos".

Pidamos al Espíritu Santo que nos ayude a cumplir la voluntad de Dios y a ser verdaderos testigos de la fe en nuestros ambientes. Amén.

www.marinaveracruz.net


Jueves, 13 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31