Entre el Cielo y la Tierra

APUNTES SOBRE SAN JOSÉ

11.12.18 | 22:25. Archivado en Sobre el autor

APUNTES SOBRE SAN JOSÉ

El evangelista Mateo ha presentado la genealogía de Jesús partiendo de Abrahan y pasando por David. El último descendiente de David nombrado es "José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, el Cristo".
De José se dice "que era un hombre justo", un término de profundo significado en el Antiguo Testamento, que asume, a propuesta de Dios, la paternidad de Jesús.

Dice Benedicto XVI, en el libro "La infancia de Jesús" que "la calificación de José como hombre justo (zaddik) va mucho más allá de la decisión de aquel momento: ofrece un cuadro completo de San José y, a la vez, lo incluye entre las grandes figuras de la Antigua Alianza, comenzando por Abraham, el justo"
Continúa el Papa diciendo que "el Salmo 1 ofrece la imagen clásica del "justo". Así pues, podemos considerarlo casi como un retrato de la figura espiritual de San José. Justo, según este Salmo, es un hombre que vive en intenso contacto con la Palabra de Dios; "que su gozo está en la ley del Señor" (v. 2)...

Mientras que el Salmo 1 considera como característico del "hombre dichoso" su habitar en la Torá, en la Palabra de Dios, el texto paralelo en Jeremías 17,7 llama "bendito" a quien "confía en el Señor y pone en el Señor su confianza". Aquí se destaca de manera más fuerte que en el salmo la naturaleza personal de la justicia, el fiarse de Dios, una actitud que da esperanza al hombre..."

Desde esta perspectiva, Jóse era un "hombre justo" que vive en intenso contacto con la Palabra de Dios (salmo 1) y que confía en el Señor y pone en el Señor su confianza (Jer 17,7)

www.marinaveracruz.net


II SÁBADO DE ADVIENTO/ CICLO C/15-12-2018

11.12.18 | 22:21. Archivado en Sobre el autor

II SÁBADO DE ADVIENTO/ CICLO C/15-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 17,10-13.

Cuando bajaban del monte, los discípulos preguntaron a Jesús:
«¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?».
Él les contestó:
«Elías vendrá y lo renovará todo. Pero os digo que Elías ya ha venido y no lo reconocieron, sino que han hecho con él lo que han querido. Así también el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos».
Entonces entendieron los discípulos que se refería a Juan el Bautista.

COMENTARIO:

Celebramos el Sábado de la Segunda Semana de Adviento. El Adviento es un tiempo para “recordar, un tiempo para celebrar y un tiempo para esperar, y el espíritu del Adviento se hace vida en María de Nazaret especialmente. .

En el Evangelio de este Sábado leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 17,10-13).
Jesús baja del Monte Tabor donde Pedro, Santiago y Juan han contemplado su gloria. Y cuando bajaban del monte, Jesús les insiste que tan sólo con la Pasión se reconocerá lo que realmente es él, y que ese momento está próximo.
La venida del profeta Elías, al que la tradición judía tenía como la señal precursora de la irrupción final de Dios, se ha realizado ya en la persona de Juan, el Bautista, "pero no lo reconocieron sino que hicieron con él cuanto quisieron. Así también el Hijo del hombre tendrá que padecer de parte de ellos".

Pidamos al Espíritu Santo que nos ayude a cumplir la voluntad de Dios y a ser verdaderos testigos de la fe en nuestros ambientes. Amén.

www.marinaveracruz.net


EN BUSCA DE LA NAVIDAD PERDIDA.

09.12.18 | 19:22. Archivado en Sobre el autor

EN BUSCA DE LA NAVIDAD PERDIDA.

La Navidad nos recuerda que toda la historia de la Humanidad ha nacido de una Alianza, un pacto de amor en beneficio de la felicidad y la compasión.
La Navidad nos reconcilia con los mejores deseos y con lo mejor de lo humano, porque en Jesucristo, el niñito de Belén, Dios y el hombre se abrazan en lo más íntimo.
La Navidad es el anhelo íntimo por “un mundo nuevo y una tierra nueva”, sellado en nuestra propia psique con la justicia y la solidaridad.
La Navidad nos llama a cuidar la oración y a descubrir deseos profundos de austeridad y la limosna, antídoto contra la avaricia y la ambición.
La Navidad es dar la acogida a cualquier prójimo, especialmente al más necesitado, en nuestro caminar diario, demasiado cargado de individualismo y falta de sensibilidad al otro.
¡Navidad cristiana es decir no a todo aquello que a menudo contrasta con el Evangelio y con la dignidad de la persona humana!

www.marinaveracruz.net


II VIERNES DE ADVIENTO/CICLO C/14-12-2018.

09.12.18 | 19:19. Archivado en Sobre el autor

II VIERNES DE ADVIENTO/CICLO C/14-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 11,16-19.

En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío:
«¿A quién compararé esta generación?
Se asemeja a unos niños sentados en la plaza, que gritan diciendo: “Hemos tocado la flauta, y no habéis bailado; hemos entonado lamentaciones, y no habéis llorado”.
Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: “Tiene un demonio”. Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: “Ahí tenéis a un comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores”.
Pero la sabiduría se ha acreditado por sus obras».

COMENTARIO:

Celebramos el Viernes de la Segunda Semana de Adviento. Hoy la Iglesia celebra la memoria de San Juan de la Cruz, Doctor de la Iglesia y místico que nos enseña el método para llegar a la santidad y al encuentro con Dios. Algunos de sus libros más famosos son “La subida del Monte Carmelo” y “La noche oscura del alma”. Murió con apenas 49 años el 14 de Diciembre del año 1591.

En el Evangelio de este Viernes leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 11,16-19). Jesús en el evangelio profundiza en la misión de Juan Bautista y la suya propia. Juan será el precursor y testigo, mientras que Jesús es el Mesías enviado y anunciado. Y nuevamente Jesús denuncia la respuesta de los oyentes que se parecen a esos chiquillos sentados en las plazas, que se gritan unos a otros: "Os hemos tocado la flauta y no habéis bailado, hemos cantado lamentaciones y no habéis llorado"
Juan es incómodo en su misión de “preparar el camino del Señor” y Jesús es incómodo en su tarea de anunciar la “salvación misma de Dios”.
Juan es criticado porque que ni comía ni bebía, y dijeron: Tiene un demonio, mientras que Jesús es criticado porque es un comilón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores.
Jesús viene y ofrece alegría, amor para todos los hombres, especialmente para los más humildes y marginados. ¡También viene a nosotros para hacerse anfitrión de su mesa!

Pidamos a Dios que nos conceda el don de la conversión para poder vivir conforme al Evangelio. Amén.

www.marinaveracruz.net


LA HUMANIDAD HA BUSCADO LA LUZ.

09.12.18 | 19:16. Archivado en Sobre el autor

LA HUMANIDAD HA BUSCADO LA LUZ.

El hombre es el “animal con capacidad de amar y ser amado”, de ahí que lo verdaderamente significativo en su vida será el amor.
¡Será el amor lo que realmente nos eleva y nos hace participar de Dios! No será el poder sino el amor; no será el tener, sino el amor; no será el vencer, sino el amor, lo que nos hará cada vez más personas y nos adentrará en una cultura cada vez más integradora y sin exclusiones, cada vez más justa y sin discriminaciones, cada vez más libre y sin desigualdades.
Desde siempre la humanidad, envuelta en sus sombras, ha buscado la luz. La cultura de los pueblos antiguos es testigo tanto de la sombra sufrida como de la luz deseada. Y entre ellos es especialmente significativa la historia de Israel, una historia de sombra y de luz.
También nosotros, hoy, envueltos en sombras y en oscuridades, se nos invita a buscar la luz. ¡Cuántas oscuridades existen en nuestro mundo que necesitan ser iluminadas!
¡Cuántas sombras y huecos existen en cada uno de nosotros que necesitan ser clareadas por la luz del Niño que nace en Belén!

www.marinaveracruz.net


II JUEVES DE ADVIENTO/CICLO C/13-12-2018.

09.12.18 | 19:13. Archivado en Sobre el autor

II JUEVES DE ADVIENTO/CICLO C/13-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 11,11-15.

En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío:
«En verdad os digo que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él.
Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora el reino de los cielos sufre violencia y los violentos lo arrebatan. Los Profetas y la Ley han profetizado hasta que vino Juan; él es Elías, el que tenía que venir, con tal que queráis admitirlo.
El que tenga oídos, que oiga».

COMENTARIO:

Celebramos el Jueves de la Segunda Semana de Adviento. El Adviento es un tiempo especial de gracia y de una invitación a reconocer las “Venidas del Señor”. El Adviento es un tiempo para “recordar, un tiempo para celebrar y un tiempo para esperar Hoy la Iglesia celebra la memoria de Santa Lucía, patrona de los ciegos y abogada de problemas de la vista.

En el Evangelio de este Jueves leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 11,11-15).
Jesús proclama a Juan como el último y el mayor testigo de los profetas del Antiguo Testamento, el nuevo Elías que se opuso a los que querían hacerse con el Reino por la violencia. Pero ahora comienza el mundo nuevo.
Juan se convierte en el precursor del tiempo de Jesús, el Mesías enviado por el Padre, en el cual se cumplen plenamente todas las profecías del Antiguo Testamento.

¡Vivamos en este tiempo con alegría el encuentro con Jesucristo y preparemos nuestra vida para acoger al “Señor que vendrá”, rompiendo desde la disponibilidad todo aquello que rompe nuestra fidelidad y nuestro seguimiento!
Pidamos especialmente por la diócesis de Córdoba. Amén.

www.marinaveracruz.net


AL ENCUENTRO PERSONAL CON JESÚS DE NAZARET.

09.12.18 | 19:10. Archivado en Sobre el autor

AL ENCUENTRO PERSONAL CON JESÚS DE NAZARET.

No desvinculemos nuestra vida de la experiencia y del encuentro personal con Jesús de Nazaret, el Cristo. Comprendamos que en los orígenes del Cristianismo existe una experiencia muy precisa, la experiencia de unos hombres, muchos de ellos marginados y alejados de la Ley, pescadores y recaudadores de impuestos, que descubrieron en ese Nazareno el encuentro gozoso con el Misterio.
Jesús fue, sin duda, para sus contemporáneos y para la Iglesia primitiva, un hombre real, que tuvo unos orígenes humildes y tenía una “especial tendencia hacia abajo”.
El marxista E. Bloch afirmaba acerca de los orígenes humildes de Jesús: "Se reza a un niño nacido en un establo. No cabe una mirada a las alturas hecha desde más cerca, desde más abajo, desde más de casa. Por eso es verdadero el pesebre: un origen tan humilde para un Fundador no se lo inventa uno. Las sagas no pintan cuadros de miseria y, menos aún, los mantiene toda una vida. El pesebre, el hijo del carpintero, el visionario que se mueve ENTRE gente baja, y el patíbulo al final..., todo eso está hecho con material histórico, no con el material dorado tan querido por la leyenda..."

www.marinaveracruz.net


II MIÉRCOLES DE ADVIENTO/ CICLO C/12-12-2018.

09.12.18 | 19:07. Archivado en Sobre el autor

II MIÉRCOLES DE ADVIENTO/ CICLO C/12-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 11,28-30.

En aquel tiempo, Jesús tomó la palabra y dijo:
«Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré.
Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera».

COMENTARIO:

Celebramos el Miércoles de la Segunda Semana de Adviento. Hoy la Iglesia celebra la Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe, que Pío X proclamó como "Patrona de toda la América Latina", Pío XI de todas las "Américas", Pío XII la llamó "Emperatriz de las Américas" y Juan XXIII "La Misionera Celeste del Nuevo Mundo" y "la Madre de las América".

En el Evangelio de este Miércoles leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 11,28-30). Jesús nos invita a ir con él porque él ha venido y va a volver a venir a nosotros. Nos ofrece el yugo suave de su amistad, porque él ha cargado con el yugo de nuestro pecado y nuestra muerte. El Señor nos invita a nosotros a descubrir en lo más profundo de nuestra existencia que llama a nuestra puerta para darnos esperanza y reconfortarnos en nuestra propia debilidad.

¡Vivamos en este tiempo con alegría el encuentro con Jesucristo y preparemos nuestra vida para acoger al “Señor que vendrá”, rompiendo desde la disponibilidad todo aquello que rompe nuestra fidelidad y nuestro seguimiento!

www.marinaveracruz.net


CONSEJOS DEL PAPA FRANCISCO PARA VIVIR EL ADVIENTO.

09.12.18 | 19:02. Archivado en Sobre el autor

CONSEJOS DEL PAPA FRANCISCO PARA VIVIR EL ADVIENTO.

El Papa Francisco señala que el tiempo de Adviento “es un tiempo de esperanza, que el Señor nos propone vivir para disponernos mejor a acogerlo en nuestra vida y en nuestro mundo”.
Nos invita a “ponerse en camino”, para lo que propuso 3 actitudes (homilía en la Misa de la Casa Santa Marta)

“¿cuáles son las actitudes que debo tener para encontrar al Señor?
¿Cómo debo preparar mi corazón para encontrar al Señor?”.

“…la liturgia nos señala 3 actitudes: vigilantes en la oración, trabajadores en la caridad y exultantes en la bendición.

LAS ACTITUDES DEL ADVIENTO

1.-VIGILANCIA: debo orar, con vigilancia.

*Papa Francisco: Jesús exhorta a estar atentos y a velar, para estar listos para recibirlo en el momento del regreso.
Nos dice: «Mirad, velad y orad, porque no sabéis cuándo será el tiempo [...] para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo». (vv. 33-36).
*La persona vigilante es aquella que acoge la invitación a velar, es decir, a no dejarse abrumar por el sueño del desánimo, la falta de esperanza, la decepción; y al mismo tiempo rechaza la solicitud de las tantas vanidades de las que desborda el mundo y detrás de las cuales, a veces, se sacrifican tiempo y serenidad personal y familiar.
La persona que está atenta es la que, en el ruido del mundo, no se deja llevar por la distracción o la superficialidad, sino vive en modo pleno y consciente, con una preocupación dirigida en primer lugar a los demás. Con esta actitud somos conscientes de las lágrimas y las necesidades del prójimo, y podemos captar también las capacidades y cualidades humanas y espirituales.
* La persona atenta se dirige luego también al mundo, tratando de contrarrestar la indiferencia y la crueldad en él, y alegrándose de los tesoros de belleza que también existen y que deben ser custodiados.
Se trata de tener una mirada de comprensión para reconocer tanto las miserias y las pobrezas de los individuos y de la sociedad, como para reconocer la riqueza escondida en las pequeñas cosas de cada día, precisamente allí donde el Señor nos ha colocado.
La vigilancia no debe entenderse solamente como defensa del mal que nos acecha, sino como expectación confiada y gozosa de Dios que nos salva y libera de ese mal.
*La vigilancia es una atención concentrada hacia el paso del Señor por nuestras vidas y presente en nuestra historia.

2.-AMOR: Tolerar siempre con la caridad pero activa.

Debo ser trabajador en la caridad –la caridad fraterna: no solo dar una limosna, no; también tolerar a la gente que me molesta, tolerar en casa a los niños cuando hacen demasiado ruido, o al marido o a la mujer cuando están en dificultad, o a la suegra”.

*¿Cuáles son las cualidades del amor?: (1 Cor 13, 4-7)
1. El amor tiene gran ánimo, el amor es bondadoso;
2. no tiene envidia, no se jacta, no se engríe,
3. no se porta indecorosamente, no busca su propio provecho,
4. no se irrita, no piensa en el mal;
5. no se alegra de la injusticia,
sino que se alegra con la verdad;
6. todo lo cubre, todo lo cree, todo lo espera,
7. siempre permanece

3.-LA ALEGRÍA: También “la alegría de bendecir al Señor”.

La alegría del adviento va unida a la esperanza cristiana, y por tanto, a la constancia y a la paciencia, a la “confianza operante”, pues se trata de unir la fe en Dios con el compromiso humano.
Alegría cristiana significa apertura al amor y a la verdad. “La verdadera alegría: es sentir que un gran misterio, el misterio del amor de Dios, visita y colma nuestra existencia personal y comunitaria”.
Para alegrarnos, no sólo necesitamos cosas, sino también amor y verdad: necesitamos al Dios cercano que calienta nuestro corazón y responde a nuestros anhelos más profundos.
Este Dios se ha manifestado en Jesús, nacido de la Virgen María. Por eso el Niño, que ponemos en el portal o en la cueva, es el centro de todo, es el corazón del mundo” (Benedictus XVI. Angelus, 13-XII-2009).
Hoy, en medio de tantos peligros y tantos “desiertos”, proclamar que Dios jamás nos abandona y que es nuestro “compañero incansable en el camino” reconforta nuestra alegría y nos fortalece en la esperanza.

4.-LA FE: También “la alegría de bendecir al Señor”.

La alegría del adviento va unida a la esperanza cristiana, y por tanto, a la constancia y a la paciencia, a la “confianza operante”, pues se trata de unir la fe en Dios con el compromiso humano.
“Así debemos vivir este camino, esta voluntad de encontrar al Señor”
El Papa Francisco manifestó además que “Él es el Señor de las sorpresas” y por eso renovó su invitación a no estar parado.
“Estoy en camino para encontrarlo a Él, en camino para encontrarme, y cuando nos encontremos veamos que la gran sorpresa es que Él me está buscando, antes de que yo comenzara a buscarlo”.
Esta “es la gran sorpresa del encuentro con el Señor. Él nos ha buscado antes. Él siempre es el primero.
Él hace su camino para encontrarnos”.
En definitiva, Dios “no está buscando, nos está esperando, y solo nos pide a nosotros el pequeño paso de la buena voluntad”. Sin embargo, el cristiano debe tener “el deseo de encontrarlo” y después Él “nos ayuda”.
“Muchas veces verá que queremos acercarnos y Él sale a nuestro encuentro. Es el encuentro con el Señor: esto es lo importante. El encuentro”.
La fe no es una teoría, una filosofía, una idea, sino que es un encuentro: Un encuentro con Jesús”.

¿qué calidades o características ha de tener la fe de los cristianos actuales?
a) Una fe, centro y fundamento de la vida.
Si Dios es el fundamento y está en el centro de la vida del hombre, nuestra adhesión a él tiene que estar también en el centro.
b) Una fe, experiencia personal.
Creer en Dios, vivir la fe, es tener experiencia personal de Dios, y de Jesucristo.
Una experiencia que brota y arranca del encuentro personal con él y que lleva a descubrir que solamente él da respuesta a los interrogantes, anhelos y preguntas más íntimas y vitales.
c) Una fe compartida y celebrada en comunidad
El cristiano no vive su fe en solitario.
Fe personal y fe eclesial se requieren mutuamente
d) Una fe encarnada y vivida en el mundo
No es posible creer en el Dios y Padre de Jesucristo al margen o huyendo de este mundo.
Y la razón es bien clara: «Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo único» (Jn 3,16).
e) Una fe testimonial
La fe es para anunciarla a todo el mundo sin ningún complejo de superioridad, porque servimos al Reino de Dios, pero tampoco sin ningún complejo de inferioridad, como pidiendo permiso para anunciarla.
f) Una fe que se vive en el amor
No es tarea fácil vivir como cristianos en un mundo secularizado, en esa crisis de civilización que afecta sobre todo al occidente por el olvido y la marginación de Dios.

¡¡¡VEN, SEÑOR JESÚS!!!

www.marinaveracruz.net


II MARTES DE ADVIENTO./ CICLO B/11-12-2018

09.12.18 | 18:54. Archivado en Sobre el autor

II MARTES DE ADVIENTO./ CICLO B/11-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 18,12-14.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«¿Qué os parece? Suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en el monte y va en busca de la perdida? Y si la encuentra, en verdad os digo que se alegra más por ella que por las noventa y nueve que no se habían extraviado.
Igualmente, no es voluntad de vuestro Padre que está en el cielo que se pierda ni uno de estos pequeños».

COMENTARIO:

Celebramos el Martes de la Segunda Semana de Adviento. Hoy la Iglesia celebra la memoria de San Dámaso. San Dámaso I fue el 37 Papa de Roma. Nació en el 304, probablemente en Lusitania, y murió el 11 de Diciembre del 384 en Roma. Fue Papa desde el año 366 hasta su muerte. Uno de los papados más largos que han existido.

En el Evangelio de este Martes leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 18,12-14).
Jesús enseña a sus discípulos con parábolas. La imagen del Buen Pastor sirve a Jesús para anunciar el perdón de Dios y la misericordia que tiene por cada uno de los hombres y mujeres.
El Buen Pastor va en busca de la perdida y se alegra cuando la encuentra. También Dios sale en busca del “pecador” y lo quiere atraer con correas de amor, lo estrecha entre sus brazos y lo acoge sobre su corazón.

¡Repitamos en nuestro interior: “Habrá más alegría en el cielo por un pecador que se convierta que por 99 que no se habían extraviado!

www.marinaveracruz.net


EL ADVIENTO NOS ENVUELVE.

09.12.18 | 18:51. Archivado en Sobre el autor

EL ADVIENTO NOS ENVUELVE.

*El Adviento es un tiempo de esperanza y de conversión, y la razón fundamental de la esperanza es que Dios ama a nuestro mundo, y nos ama apasionadamente a cada uno de nosotros.
-Ante ese amor desmedido de Dios para con nosotros, la respuesta debe ser la fe y la confianza del ser humano, y el crecimiento interior en la oración.

*Reconoce en el Adviento las “TRES VENIDAS DEL SEÑOR”:
1.-El Adviento es un tiempo para “RECORDAR”: El Señor vino y “acampó entre nosotros”.
Cuando nosotros hoy celebramos el Adviento y centramos nuestra mirada en la espera y la preparación de la venida de Jesús, quiere decir que miramos hacia atrás.
En el Adviento nos preparamos para recordar este hecho decisivo: Dios se ha hecho hombre, Dios ha venido a vivir nuestra misma vida.
-Dios ha entrado en nuestra historia y ha abierto un camino de liberación, Dios ha hecho suya nuestra debilidad. LA ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS.

2.-El Adviento es un tiempo para “CELEBRAR”: El Señor viene a la Iglesia por medio del Espíritu Santo. En el hoy de la Iglesia, Adviento es como un redescubrir la centralidad de Cristo en la historia de la salvación en claves de amor, ternura, fidelidad, misericordia, conversión, perdón…

3.-El Adviento es un tiempo para “ESPERAR”: El Señor vendrá al final de los tiempo en el que Dios será todo en todos.
El Adviento nos invita a mirar al futuro y nos abre a la esperanza.
“La esperanza es la virtud teologal por la que aspiramos al Reino de los cielos y a la vida eterna como felicidad nuestra, poniendo nuestra confianza en las promesas de Cristo y apoyándonos no en nuestras fuerzas sino en los auxilios de la gracia del Espíritu Santo” (CIC 1817).
La pregunta que surge es ¿de donde brota la esperanza cristiana?
La respuesta es: De las promesas de Dios (El Dios de Jesús es el Dios de las promesas).
La esperanza lanza un grito de alegría porque sabe bien, en lo más profundo de su esencia, que “la salvación anunciada es la salvación que trae el Señor”. Esa salvación proviene de Dios y no es solamente hechura de manos del hombre, aunque sabe bien que “la virtud de la esperanza corresponde al anhelo de felicidad puesto por Dios en el corazón de todo hombre” (CIC 1818).
Por eso mismo, desde este sentido profundo de la esperanza misma, sabemos que la promesa es clara, “alzad la cabeza, se acerca vuestra liberación”, pero se nos exige esfuerzo de cambio personal, una profunda renovación y conversión.
La razón fundamental de la esperanza cristiana radica en el triunfo Pascual de Cristo, que anticipa la Justicia divina. DIOS TRIUNFA SOBRE EL MAL.

www.marinaveracruz.net


II LUNES DE ADVIENTO/ CICLO C/10-12-2018

09.12.18 | 18:48. Archivado en Sobre el autor

II LUNES DE ADVIENTO/ CICLO C/10-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 5,17-26.

Un día, estaba Jesús enseñando, y estaban sentados unos fariseos y maestros de la ley, venidos de todas las aldeas de Galilea, Judea y Jerusalén. Y el poder del Señor estaba con él para realizar curaciones.
En esto, llegaron unos hombres que traían en una camilla a un hombre paralítico y trataban de introducirlo y colocarlo delante de él. No encontrando por donde introducirlo a causa del gentío, subieron a la azotea, lo descolgaron con la camilla a través de las tejas, y lo pusieron en medio, delante de Jesús. Él, viendo la fe de ellos, dijo:
«Hombre, tus pecados están perdonados».
Entonces se pusieron a pensar los escribas y los fariseos:
«¿Quién es éste que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?».
Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, respondió y les dijo:
«¿Qué estáis pensando en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados —dijo al paralítico—: “A ti te lo digo, ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa”».
Y, al punto, levantándose a la vista de ellos, tomó la camilla donde había estado tendido y se marchó a su casa dando gloria a Dios
El asombro se apoderó de todos y daban gloria a Dios. Y, llenos de temor, decían:
«Hoy hemos visto maravillas».

COMENTARIO:

Celebramos el Lunes de la Segunda Semana de Adviento. Hoy la Iglesia celebra la memoria de Santa Eulalia de Mérida. Nació en Emerita Augusta (Mérida) en el año 292.
Cuando Eulalia tenía doce años se presentó ante el gobernador Daciano y le protestó valientemente diciéndole que esas leyes que mandaban adorar ídolos y prohibían a Dios eran totalmente injustas y no podían ser obedecidas por los cristianos, y Eulalia murió quemada.

En el Evangelio de este Lunes de la Segunda Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 5,17-26). Jesús estaba enseñando y unos hombres traen a un hombre paralítico. Ante tanta multitud de gente, superan toda clase de obstáculo para ver a Jesús y le acercan, confiados en Él, al enfermo para que le cure. Y Jesús le concede el perdón, algo que escandaliza a los escribas y fariseos, porque el conceder el perdón de los pecados era un atributo solamente atribuido a Dios.

Abrámonos a la acción del Espíritu Santo, y repitamos con San Agustín: Respira en mi, Oh Espíritu Santo, para que mis pensamientos puedan ser todos santos. Actúa en mí, Oh Espíritu Santo, para que mi trabajo, también pueda ser santo...
Guárdame, pues, Oh Espíritu Santo, para que yo siempre pueda ser santo. Amén.

www.marinaveracruz.net


Miércoles, 12 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31