Entre el Cielo y la Tierra

DEJÉMONOS SORPRENDER POR JESÚS EN NAVIDAD

23.12.18 | 15:28. Archivado en Sobre el autor

DEJÉMONOS SORPRENDER POR JESÚS EN NAVIDAD

En el tiempo mágico de la Navidad todo quiere ser contemplado y admirado, saboreado y asimilado, amado y conquistado desde el Niñito de Belén, desde la dinámica del amor y la irrupción en el mundo de lo inédito de Dios.
Para los cristianos, lo realmente importante es que Jesús de Nazaret es el “Mesías esperado” y el “Dios con nosotros”, que nació en un momento determinado de nuestra historia y puso su tienda entre nosotros”.
El Papa Francisco, en la audiencia General del día 19 de Diciembre del 2018, subrayó que “la Navidad trae cambios de vida inesperados y si nosotros queremos vivir la Navidad debemos abrir el corazón, estar dispuestos a las sorpresas, es decir, a un cambio de vida inesperado”… Además, “la Navidad es celebrar lo inédito de Dios, o, mejor dicho, es celebrar a un Dios inédito, que cambia nuestra lógica y nuestras expectativas.
Afirmó el Papa Francisco que “la Navidad es la revancha de la humildad sobre la arrogancia, de la simplicidad sobre la abundancia, del silencio sobre el alboroto, de la oración sobre “mi tiempo”, de Dios sobre mi “yo”.
Añade el Papa que “celebrar la Navidad es hacer como Jesús, venido para nosotros, los necesitados, y bajar hacia aquellos que nos necesitan. Es hacer como María: fiarse, dócil a Dios, incluso sin entender lo que Él hará. Celebrar la Navidad es hacer como José: levantarse para realizar lo que Dios quiere, incluso si no está de acuerdo con nuestros planes”.
Recuperemos el sentido cristiano de la Navidad y recuperemos el sentido de la Navidad, frente a una cultura dominante que intenta “excluir a Jesucristo y omitir cualquier signo religioso y de los valores que representa esta celebración” (Agustín García-Gasco).

www.marinaveracruz.net


SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS / CICLO C/1-01-2019

23.12.18 | 15:26. Archivado en Sobre el autor

SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS / CICLO C/1-01-2019

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 2,16-21.

En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo hacia Belén y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que se les había dicho de aquel niño.
Todos los que lo oían se admiraban de lo que les habían dicho los pastores. María, por su parte, conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.
Y se volvieron los pastores dando gloria y alabanza a Dios por todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que se les había dicho.
Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción.

COMENTARIO:

Hoy celebramos la maternidad divina de María, el comienzo del año civil y la Jornada Mundial de la Paz.
En esta Solemnidad de Santa María, Madre de Dios leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 2,16-21).
El evangelio nos narra cómo unos pastores se dirigen a Belén, para "ver lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado". y "fueron a toda prisa, y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre".
Allí comunican lo que se les ha comunicado y "todos los que lo oyeron se maravillaban de lo que los pastores les decían".
Ante tal acontecimiento, "María guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón". Y, al cumplirse los ocho días, fueron a circuncidar al niño y les pusieron el nombre de Jesús.
¡Oh, Señor que escuchemos y cumplamos la Palabra de Dios como hizo Santa María, Madre de Dios, sabiendo que la verdadera devoción a ella pasa por imitarla con fidelidad. Que este año sea un paso de Dios por nuestra vida para crecer en fe, esperanza y caridad, dejando atrás todas las imperfecciones y pecados! Amén.

www.marinaveracruz.net


LA ASPIRACIÓN PARA CONSEGUIR LA PAZ.

21.12.18 | 11:31. Archivado en Sobre el autor

LA ASPIRACIÓN PARA CONSEGUIR LA PAZ.

La paz no es solamente ausencia de guerra, sino que la verdadera paz se cimenta en la justicia y en la solidaridad. Desde este planteamiento ético, la desigualdad socio-económica entre las distintas partes del planeta y la división entre países desarrollados y países en vías de desarrollo son un atentado contra la misma existencia de la paz.

La denuncia de la guerra como un "azote" que obstaculiza la estabilidad y el equilibrio cultural de los pueblos, es urgente en este tiempo nuestro. Esta denuncia conlleva al mismo tiempo la desautorización de la carrera de armamentos. Afirmar que la auténtica paz debe ir unida a la justicia, no solamente personal o individual sino colectiva y planetaria, es atacar la “ley de la selva”, es decir, el dominio de los más fuertes o más adinerados en una sociedad dejando al margen y en desigualdad de oportunidades a los menos favorecidos.

La aspiración para conseguir la paz entre los pueblos ha sido uno de los ideales y utopías del hombre. Sin embargo, esta misma aspiración contrasta con la realidad mundial y con la misma memoria histórica de la existencia humana en nuestro diminuto planeta.

¡Verdaderamente necesitamos reclamar una época donde la justicia sea la carta de presentación de los pueblos y la paz sea la credencial de las personas!
¡Verdaderamente necesitamos un amanecer donde la violencia sea silenciada y ocultada en la más oscura mazmorra!
¡Si, “No hay camino para la paz, la paz es el camino” (Mahatma Gandhi)! ¡Cómo resuena las palabras de Cristo en esta época tan sellada de violencia: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mt 5, 9)!
La auténtica paz debe ir unida necesariamente a la solidaridad y a la preocupación por el bien de los demás, en especial de las grandes masas de pobres que se hallan dispersos por el planeta. ¡Y cómo bien decía Antoine de Saint-Exupery: “Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor”.

www.marinaveracruz.net


LUNES DE LA OCTAVA DE NAVIDAD / CICLO C/31-12-2018

21.12.18 | 11:29. Archivado en Sobre el autor

LUNES DE LA OCTAVA DE NAVIDAD / CICLO C/31-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 1,1-18.

En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre, Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Éste es de quien dije: "El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo."»
Pues de su plenitud todos hemos recibido gracia tras gracia. Porque la Ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.

COMENTARIO:

Celebramos el Séptimo día de la Octava de Navidad El amor de Dios, manifestado plenamente en Jesucristo, constituye toda la esencia misma de la Revelación. “Dios nos ama” es el clamor fundamental que recorre desde el origen hasta el final del Cristianismo.
La Iglesia celebra la memoria de San Silvestre. Sucedió como obispo de Roma a San Melquíades el 31 de Enero del 314, un año después de que promulgase el Edicto de Milán. Convocó el primer Concilio Ecuménico que se celebró en Nicea el 325. Murió el 31 de Diciembre de 335.

En este Lunes de la Octava de Navidad leemos el Evangelio de San Juan (Jn 1,1-18).
El prólogo de este Evangelio es una introducción solemne, distribuido en siete estrofas de estructura semita, donde se contempla la plenitud de la revelación que nos ha traído Jesucristo. Es la contemplación y manifestación de Jesucristo, la luz verdadera, que se hizo carne.

Pidamos a Dios que nos conceda crecer en la fe, en la esperanza y en la caridad. Pidamos entrañas de misericordia para poder mirar al otro con los ojos de Dios. Amén.

www.marinaveracruz.net


EL AMOR MATRIMONIAL TIENE SU ESENCIA..

21.12.18 | 11:26. Archivado en Sobre el autor

EL AMOR MATRIMONIAL TIENE SU ESENCIA.

1.-CARACTERÍSTICAS DEL AMOR MATRIMONIAL

El Catecismo de la Iglesia Católica dice: “La Alianza Matrimonial por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole, fue elevado por Cristo Nuestro Señor a la dignidad y educación entre los bautizados” (CIC 1055).
El matrimonio es una comunidad de vida y amor, una institución donde se debe de vivir el amor maduro y adulto entre la pareja. Un amor maduro que es un "dar y recibir" continuamente en términos de entrega mutua y aceptación personal. Un amor que debe abarcar al ser humano total, que potencia la entrega integral de los cónyuges en todos los niveles humanos (espiritual, emocional, corporal, psicológica, etc). Un amor que tiende permanecer en el tiempo y que tiende a ser exclusivo.

El Matrimonio crea entre los cónyuges un vínculo perpetuo y exclusivo. Dios mismo ratifica el consentimiento de los esposos (acto humano, consciente y libre de un hombre y una mujer que quieren entregarse mutua y definitivamente, con el fin de vivir una alianza de amor fiel y fecundo), y les confiere la gracia necesaria para alcanzar la santidad en la vida conyugal y educar responsablemente a los hijos.

El matrimonio tiene la misión de albergar en sí dos misiones importantes: por un lado, la convivencia de los esposos basada en un amor mutuo y por otro, la donación de un clima favorable para el desarrollo integral de los hijos engendrados. El matrimonio debe ser la primera escuela de aprendizaje en los valores, la célula vital de la sociedad.

El Papa Juan Pablo II, en Familiaris consortio, afirmaba que la familia cristiana es comunidad creyente y evangelizadora, comunidad en diálogo con Dios y comunidad al servicio de la persona” (Familiaris consortio, 50).

El documento conciliar Gaudium et Spes trataba bellamente el amor conyugal como un don recíproco de los esposos: "Este amor (conyugal) se expresa y perfecciona singularmente con la acción propia del matrimonio. Por ello los actos con los que los esposos se unen íntima y castamente entre sí son honestos y dignos, y, ejecutados de manera verdaderamente humana, significan y favorecen el don recíproco, con el que se enriquecen mutuamente en un clima de gozosa gratitud" (G.S. 49).

2.-IMPLICACIONES DEL AMOR MATRIMONIAL

Los esposos deben ser un lugar de encuentro con Dios para los demás miembros de la familia, especialmente para los hijos.
Los esposos tienen la misión de crear en su hogar una “Primera Iglesia”, cimentada en Jesucristo con la intención de vivir los valores del Evangelio y las Bienaventuranzas.
Los esposos tienen la obligación permanente de buscar de vivir las exigencias del amor: olvidarse de sí mismo y capaz de renunciar al egoísmo, buscando la felicidad del otro cónyuge.
Los esposos están orientados para afrontar la vida matrimonial desde la Roca fuerte: Jesucristo, muerto y resucitado.

3.-PERMISO, GRACIAS Y PERDÓN

El Papa Francisco, en el día de San Valentín del año 2014, y ante miles de parejas de novios reunidos en la Plaza de San Pedro, en Roma, recordó la necesidad de de usar siempre las palabras "permiso, gracias y perdón". También recalcó que "no existe la familia perfecta, y ni siquiera el marido perfecto, o la esposa perfecta", y, con una sonrisa, "no hablemos de la suegra perfecta".
Afirmó que "es habitual pelear entre esposos... pero por favor recuerden esto, nunca terminen el día sin hacer las paces. Este es un secreto, un secreto para conservar el amor".
He recordado la Homilía que el Papa Francisco pronunció en la Solemnidad de la Sagrada Familia, cuando recordaba que las tres palabras y experiencias claves para vivir en paz y alegría en la familia: "permiso", "gracias", "perdón". Cuando en una familia no se es entrometido y se pide permiso, cuando en una familia no se es egoísta y se aprende a decir gracias, gracias, y cuando en una familia uno se da cuenta de que ha hecho algo malo y sabe pedir perdón, ¡en esa familia hay paz y hay alegría!"

4.-UN VERDADERO ITINERARIO MATRIMONIAL
Paul Newmann fue uno de los actores más carismáticos del cine. Estuvo casado con la actriz Joanne Woodward, su segundo esposa, más de 50 años, hasta su muerte en el año 2008.
Al comienzo de su relación, antes de casarse con ella el 29 de Enero del año 1958 en Las Vegas, le dedicó un poema de un autor americano, Wilferd Arlan Peterson, que puede ser un verdadero itinerario para todas las parejas que contraen matrimonio:
La felicidad en un matrimonio no es algo que simplemente sucede.
Un buen matrimonio debe crearse.
Los pequeños detalles son los que hacen grande un matrimonio.
Es nunca ser demasiado viejo para tomarse de las manos.
Es recordar decir “Te amo” por lo menos una vez al día.
Es nunca irse a la cama enojados.
Es no dar las cosas por sentado sin saber la opinión del otro;
El cortejo no debe terminar junto con la luna de miel, este debe continuar con los años.
Es tener valores y objetivos en común.
Es mantenerse siempre unidos de cara al mundo.
Es formar un círculo de amor que abarque a toda la familia.
Es hacer cosas el uno por el otro, no en actitud de sacrificio, si no mas bien, con espíritu de alegría. Es hablar el lenguaje de apreciación y demostrar gratitud en todos los sentidos.
Es no buscar la perfección en el otro.
Es cultivar la flexibilidad, paciencia, entendimiento y sentido del humor.
Es ser capaz de perdonar y olvidar.
Es brindarle al otro una atmósfera donde ambos sientan que pueden llegar juntos a la vejez.
Es la búsqueda en común de lo bueno y hermoso.
Es establecer una relación donde la independencia es igual a la dependencia mutua y la obligación es recíproca. Es no solamente casarse con la pareja ideal, es también ser la pareja ideal.

www.marinaveracruz.net


SOLEMNIDAD DE LA SAGRADA FAMILIA/ CICLO A/30-12-2018

21.12.18 | 11:23. Archivado en Sobre el autor

SOLEMNIDAD DE LA SAGRADA FAMILIA/ CICLO A/30-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 2,42-52.

Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén por la fiesta de la Pascua.
Cuando cumplió doce años, subieron a la fiesta según la costumbre y, cuando terminó, se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que lo supieran sus padres.
Estos, creyendo que estaba en la caravana, anduvieron el camino de un día y se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos; al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén buscándolo.
Y sucedió que, a los tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que le oían quedaban asombrados de su talento y de las respuestas que daba.
Al verlo, se quedaron atónitos, y le dijo su madre:
«Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Tu padre y yo te buscábamos angustiados».
Él les contestó:
«¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en las cosas de mi Padre?».
Pero ellos no comprendieron lo que les dijo.
Él bajó con ellos y fue a Nazaret y estaba sujeto a ellos.
Su madre conservaba todo esto en su corazón.
Y Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres.

COMENTARIO:

La Navidad nos reconcilia con los mejores deseos y con lo mejor de lo humano, porque en Jesucristo, el niñito de Belén, Dios y el hombre se abrazan en lo más íntimo.
Celebramos la Solemnidad de la Sagrada Familia en este Domingo. Miramos a la Sagrada Familia de Nazaret, formada por María, José y el Niño Jesús. Ellos son la primera familia cristiana, modelo y ejemplo de todas las familias.

En este Domingo de la Solemnidad de la Sagrada Familia leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 2,42-52).
El Evangelio nos presenta la purificación de María y la presentación del Niño Jesús en el Templo. Allí dos ancianos, Siméon y Ana, reconocen en el niño que es presentado al Esperado y al Salvador.

Pidamos especialmente hoy por todas las familias, especialmente aquellas que lo pasan peor en este momento, y por los que son perseguidos por cualquier causa.
Pidamos por los refugiados y exiliados de sus lugares de origen. Amén.

www.marinaveracruz.net


SÁBADO DE LA OCTAVA DE NAVIDAD / CICLO C/29-12-2018

21.12.18 | 11:18. Archivado en Sobre el autor

SÁBADO DE LA OCTAVA DE NAVIDAD / CICLO C/29-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 2,22-35.

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, corno dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones.» Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo.
Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.»
Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño.
Simeón los bendijo, diciendo a María su madre: «Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.»

COMENTARIO:

Celebramos el quinto día de la Octava de Navidad. Navidad cristiana es decir no a todo aquello que a menudo contrasta con el Evangelio y con la dignidad de la persona humana.

En este Sábado de la Octava de Navidad leemos el Evangelio de san Lucas (Lc 2,22-35).
El Evangelio nos presenta la purificación de María y la presentación del Niño Jesús en el Templo. Allí dos ancianos, Siméon y Ana, reconocen en el niño que es presentado al Esperado y al Salvador.
Simeón era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. Y ante el Niño Jesús, y sus padres, proclama unas palabras llenas de unción y esperanza: "Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido,
porque mis ojos han visto la salvación que preparaste delante de todos los pueblos:
luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel".

¡Oh, Señor, haznos como Simeón, personas de esperanza y justos ante Ti. Llena nuestra vida de confianza y de testimonio, de entrega y de luz, de buenas obras y de solidaridad, justicia y testimonio. ¡Oh, Señor, concédenos lo que más nos conviene y necesitamos!

www.marinaveracruz.net


LA FAMILIA EN LA LITERATURA SAPIENCIAL

21.12.18 | 11:14. Archivado en Sobre el autor

LA FAMILIA EN LA LITERATURA SAPIENCIAL

La literatura sapiencial de la Biblia muestra una faceta profundamente humana de la familia.
Se acentúa la grandeza del amor conyugal y el gran papel que toma la mujer como compañera y ayuda. Los libros sapienciales subrayan la importancia de la mujer fuerte, la mujer de la casa, la mujer de la primera juventud. También se da una especial importancia a la atención a los padres ancianos y a la educación de los hijos.

Los autores sapienciales describen lo que significan la mujer en la vida del hombre. El libro de los Proverbios tiene referencias evidentes: "Quien encuentra mujer, encuentra un bien, alcanza favor del Señor" (Prov 18,22); "Vale mucho más que las perlas" (Prov 31,10).

También resalta especialmente el papel que la esposa tiene dentro de la casa, admitiendo que de ella depende en gran parte la armonía del hogar: "Una mujer perfecta, ¿quién la encontrará? Es de más valor que cualquier joya. Su marido puede confiar en ella: ¡qué beneficio no le traerá! Le devuelve el bien, no el mal, todos los días de su vida. Entiende de lana y de lino y los trabaja con sus ágiles manos... Tiende su mano al desamparado y da al pobre. No teme a la nieve para los suyos, porque tienen todos doble vestido...Su marido recibe honores; se sienta en el Consejo con los Ancianos del pueblo...Aparece fuerte y digna, y mira confiada el porvenir. Habla con sabiduría y enseña la piedad. Está atenta a la marcha de su casa, y nunca ociosa.
Sus hijos se levantan y la llaman dichosa. Su marido la elogia diciéndole: 'Muchas mujeres han obrado maravillas, pero tú las superas a todas'. Engañosa es la gracia, vana la hermosura; la mujer que tiene la sabiduría, ésa será la alabada. Que pueda gozar el fruto de su trabajo y que por sus obras todos la celebren" (Prov 31, 10-31).

El libro del Eclesiástico resalta el papel primordial que se da a la esposa en una familia unida: "Feliz el marido de una buena mujer; el número de sus días se duplicaras. Una mujer valiente es la alegría de su marido; pasará en paz todos los días de su vida. Una mujer buena es don excelente, reservada para el que teme al Señor; rico o pobre, su corazón es dichoso y muestra siempre alegre el rostro...La gracia de la esposa hace la alegría de su marido, y su saber es reconfortante para él... Como el sol matinal sobre los cerros del Señor, así es el encanto de una mujer buena en una casa bien ordenada. Como la luz que brilla en el candelabro sagrado, así es la belleza de su rostro en un cuerpo bien formado..." (Eclo 26,1-4.13.16-17).

Se destaca el papel de la mujer sin lugar a dudas: "Por falta de cierres la propiedad es entregada al pillaje; sin mujer el hombre gime y va a la deriva" (Eclo 36,27).

Se invita a la fidelidad a la propia esposa: "Bebe agua de tu propia cisterna, la que mana dentro de tu pozo. ¿Deben derramarse fuera tus fuentes? ¿Correrán por las plazas tus arroyos? Sean para ti solo y no para los de afuera. ¡Bendita sea tu fuente, y sea tu alegría la mujer de tu juventud! ¡Sea para ti como hermosa cierva y graciosa gacela; que sus pechos sean tu recreo en todo tiempo; que siempre estés apasionado por ella! ¿Cómo te apasionarías, hijo, por una desvergonzada, y reposarías en el regazo de una ajena?..." (Prov 5,15-20).

El libro de los Proverbios también trata con frecuencia de los celos que atenta contra la armonía conyugal: "No tengas celos de tu propia esposa; le causarás malos deseos contra ti" (Eclo 9,1); "la mujer celosa de otra, es dolor del corazón; su lengua es un azote que a todos alcanza" (Eclo 26,6).

El libro de los Proverbios, por un lado, alaba a la mujer sensata, pero, por otro lado, atacan con dureza a la mujer deslenguada: "Gotera que no deja de caer en día lluvia y mujer caprichosa son iguales. Atajarla es como atajar el viento y agarrar el aceite con la mano" (Prov 27,15-16).

Los libros sapienciales también trata con abundancia la educación de los hijos. Se habla con frecuencia la alegría que traen los hijos a la familia: "Si un padre llega a morir, es como si no hubiera muerto, porque deja tras de sí a un hombre que se le parece. Cuando vivía, al verlo, se regocijaba; al morir no se siente apenado"
(Eclo 30,4-5).

Se alaba el camino de la corrección y del rigor en la educación de los hijos. "Corrige a tu hijo: te ahorrarás inquietudes y hará la felicidad de tu alma" (Prov 29,17); "El que ahorra el castigo a su hijo no lo quiere, el que le ama se dedica a enderezarlo" (Prov 13,24); "El palo y la reprensión procuran la sabiduría; y el niño dejado a sus caprichos
es vergüenza de su madre" (Prov 29,15); "Mientras haya
esperanza, castiga a tu hijo; no dejes que vaya a la muerte" (Prov 19,18).

También advierte que la corrección no debe ser guiada por el mal humor o el capricho: "Hay reprensiones inoportunas; hay un silencio propio del hombre sensato" (Eclo 20,1); "No reprendas antes de examinar;
reflexiona primero, y después reprende" (Eclo 11,7).

Se invita y se pone especial énfasis en honrar a los padres, dándole una especial relevancia religiosa: "Quien honra a su padre paga sus pecados; y el que da
gloria a su madre se prepara un tesoro. El que honra a su padre recibirá alegría de sus hijos y, cuando ruegue, será escuchado. El que glorifica a su padre tendrá larga vida. El que obedece al Señor da descanso a su madre y, como a su Señor, sirve a quienes le dieron la vida" (Eclo 3,3-7).

Una especial atención a los padres ancianos: "Hijo cuida a tu padre en su vejez, y mientras viva no le causes tristeza. Si se debilita su espíritu, perdónale, y no le desprecies, tú que estás en plena juventud. Pues la caridad para con el padre no será olvidada; te servirá como reparación de tus pecados" (Eclo 3,12-14); "Como quien injuria a Dios, es quien abandona a su padre y maldito del Señor quien ofende a su madre" (Eclo 3,16); "Hay una gentuza que maldice a su padre y no bendice a su madre, gentuza que se cree pura, pero su pecado no ha sido borrado" (Prov 30,11-12); "El ojo que desafía a su padre y desprecia la edad avanzada de su madre, los cuervos del torrente lo reventarán y las águilas lo devorarán" (Prov 30,17).
Especial maldición merecen los que despojan a sus padres de sus bienes: "El que despojó a su padre y a su madre diciendo: no es ello pecado, es socio del criminal" (Prov 28,24). "El que despoja al padre y echa de la casa a su madre es un hijo infame y degenerado" (Prov 19,26).

Sirva esta exposición como exponente de la atención que la literatura sapiencial de la Biblia hace a la familia, al amor conyugal, al papel de la mujer como compañera y ayuda, y la atención a los padres ancianos y a la educación de los hijos.

www.marinaveracruz.net


VIERNES DE LA OCTAVA DE NAVIDAD / CICLO C/28-12-2018

21.12.18 | 11:11. Archivado en Sobre el autor

VIERNES DE LA OCTAVA DE NAVIDAD / CICLO C/28-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 2, 13-18.

Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.»
José se levantó, cogió al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta: «Llamé a mi hijo, para que saliera de Egipto.» Al verse burlado por los magos, Herodes montó en cólera y mandó matar a todos los niños de dos años para abajo, en Belén y sus alrededores, calculando el tiempo por lo que había averiguado de los magos. Entonces se cumplió el oráculo del profeta Jeremías: «Un grito se oye en Ramá, llanto y lamentos grandes; es Raquel que llora por sus hijos, y rehúsa el consuelo, porque ya no viven.»

COMENTARIO:

Estamos en Navidad. El amor de Dios por la humanidad es lo que enmarca toda la encarnación de Dios, asumiendo las categorías de espacio y tiempo en su más íntima dinámica…
La Iglesia conmemora hoy a los Niños Inocentes que el rey Herodes mandó matar.

En este Viernes de la Octava de Navidad leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 2,13-18).
Según señala el Evangelio de San Mateo, Herodes llamó a los Sumos Sacerdotes para preguntarles en qué sitio exacto iba a nacer el rey de Israel, al que habían anunciado los profetas. Ellos le contestaron: "Tiene que ser en Belén, porque así lo anunció el profeta Miqueas diciendo: "Y tú, Belén, no eres la menor entre las ciudades de Judá, porque de ti saldrá el jefe que será el pastor de mi pueblo de Israel" (Miq. 5, 1).
Al reconocer que no fue informado por los Reyes Magos del hallazgo, se enfureció y dio la orden de matar a todos los niños menores de dos años, en la ciudad y alrededores.

Señor, enséñanos a recorrer tus caminos. Enséñanos a esperar tu venida gloriosa. Señor, concédenos entrañas de misericordia y solidaridad, de fraternidad y de perdón. Amén.

www.marinaveracruz.net


DICHOSOS LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ

21.12.18 | 11:07. Archivado en Sobre el autor

DICHOSOS LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ

La auténtica paz debe ir unida necesariamente a la solidaridad y a la preocupación por el bien de los demás, en especial de las grandes masas de pobres que se hallan dispersos por el planeta. ¡Y cómo bien decía Antoine de Saint-Exupery: “Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor”.

La paz no es solamente ausencia de guerra, sino que la verdadera paz se cimenta en la justicia y en la solidaridad. Desde este planteamiento ético, la desigualdad socio-económica entre las distintas partes del planeta y la división entre países desarrollados y países en vías de desarrollo son un atentado contra la misma existencia de la paz. ¡Cómo resuena las palabras de Cristo en esta época tan sellada de violencia: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mt 5, 9)!

Alber Einstein decía: “Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica yo sugerí la mejor de todas: La paz”. La aspiración para conseguir la paz entre los pueblos ha sido uno de los ideales y utopías del hombre. Sin embargo, esta misma aspiración contrasta con la realidad mundial y con la misma memoria histórica de la existencia humana en nuestro diminuto planeta.

www.marinaveracruz.net


JUEVES DE LA OCTAVA DE NAVIDAD / CICLO A/27-12-2018

21.12.18 | 11:05. Archivado en Sobre el autor

JUEVES DE LA OCTAVA DE NAVIDAD / CICLO A/27-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 20,2-8.

El primer día de la semana, María Magdalena echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.»
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.

COMENTARIO:

Hoy la Iglesia celebra a San Juan Evangelista. San Juan esa natural de Betsaida de Galilea, fue hijo de Zebedeo y de Salomé, y hermano de Santiago, el Mayor. Siendo primeramente discípulo de San Juan Bautista y buscándolo con todo corazón el reino de Dios, siguió después a Jesús, y llegó a ser pronto su discípulo predilecto.
Después de la Resurrección se quedó Juan en Jerusalén como una de las «columnas de la Iglesia» (Gal 2,9 ), y mas tarde se trasladó a Efeso del Asia Menor.
Desterrado por Domiciano ( 81–96) a la isla de Patmos, escribió allí El Apocalipsis. A la muerte del tirano pudo regresar a Efeso, ignorándose la fecha y todo detalle de su muerte. Además de El Apocalipsis y tres Epístolas, compuso a fines del primer siglo El Evangelio que lleva su nombre. Ha sido denominado el Evangelista del Amor.

En este Jueves de la Octava de Navidad leemos el Evangelio de San Juan (Jn 20,2-8). En el primer día de la semana, María Magdalena le comunica a Simón Pedro y al otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, que "se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto". Y los dos corrían juntos. Al llegar al sepulcro, vieron las vendas en el suelo. Y, al entrar el discípulo, "vio y creyó", porque la muerte ha sido vencida.

Señor, en este tiempo de Navidad, venimos a pedirte paz, sabiduría y fortaleza. Hoy queremos mirar el mundo con ojos llenos de amor; ser paciente, comprensivo, humilde, suave y bueno. Amen.

www.marinaveracruz.net


MIÉRCOLES DE LA OCTAVA DE NAVIDAD / 26-12-2018.

12.12.18 | 05:48. Archivado en Sobre el autor

MIÉRCOLES DE LA OCTAVA DE NAVIDAD / 26-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 10,17-22.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará.»

COMENTARIO:

Para comprender la Navidad, especialmente toda la vida de Jesús, es necesario situarla en la dinámica del amor. El amor es el único camino que humaniza al hombre de ayer, hoy y mañana.
Celebramos hoy a San Esteban, el primer mártir de la Iglesia. Por defender a Jesús, fue arrastrado fuera de la ciudad y lo apedrearon. Los que lo apedrearon dejaron sus vestidos junto a un joven llamado Saulo, el futuro San Pablo, que aprobaba la ejecución. Mientras lo apedreaban, Esteban decía: “Señor, recibe mi espíritu”, y diciendo “Señor, no les tengas en cuenta este pecado".

En el Evangelio de este Miércoles de la Octava de Navidad leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 10,17-22).
Jesús les recuerda a sus discípulos que no se asombren si son rechazados por los judíos y los paganos, e incluso si hay división entre las familias por su causa. Son consecuencias normales del anuncio del Reino y él mismo será rechazado. Ven Espíritu Santo, en este tiempo de Navidad, ilumina nuestro corazón, para ver tener las entrañas de compasión y misericordia que tenía Jesús.

Ven Espíritu Santo y derrame sobre nosotros el don de la compasión y la misericordia para ver las cosas con tus ojos compasivos y misericordiosos. Amén.

www.marinaveracruz.net


NATIVIDAD DEL SEÑOR/ CICLO C/25-12-2018 (MARTES)

12.12.18 | 05:43. Archivado en Sobre el autor

NATIVIDAD DEL SEÑOR/ CICLO C/25-12-2018 (MARTES)

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 1,1-18.

En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Éste es de quien dije: "El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo."» Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.

COMENTARIO:

Queridos todos, hermanos y hermanas en Cristo, ¡Feliz Navidad!: “El Niño que nos ha nacido y el Hijo que se nos ha dado es la expresión del amor de Dios”.
Celebramos un acontecimiento importante en la historia y para todos los hombres. En el año 2015 del nacimiento de Abrahán, en la Olimpiada 194, en el año 752 de la fundación de Roma, Jesucristo, eterno Dios e Hijo del Eterno Padre, queriendo consagrar el mundo con su misericordiosa venida, nace en Belén de Judá, de María Virgen, hecho hombre. Así nos cuenta el martirologio romano el nacimiento de Jesús, el Salvador.

En el Evangelio esta Solemnidad de la Natividad del Señor leemos el Evangelio de San Juan (Jn 1,1-18).
El prólogo de este Evangelio es una introducción solemne, distribuido en siete estrofas de estructura semita, donde se contempla la plenitud de la revelación que nos ha traído Jesucristo, el Logos, el Verbo que ha salido del Padre y se ha hecho hombre, la Sabiduría que estaba en Dios.

Ven Espíritu Santo, en este tiempo de Navidad, ilumina mi corazón, para ver las cosas que son de Dios. Ven Espíritu Santo, dentro de mi mente, para conocer las cosas que son de Dios. Amén.

www.marinaveracruz.net


CONTEMPLACIÓN DESDE EL MISTERIO DE BELÉN: LOS PASTORES.

12.12.18 | 05:40. Archivado en Sobre el autor

CONTEMPLACIÓN DESDE EL MISTERIO DE BELÉN: LOS PASTORES.
(basado en el libro de Benedicto XVI. "Relatos de la Infancia")

"En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño. Y un ángel del Señor se les presentó; la gloria del Señor los envolvió de claridad" (Lc 2,8s). Los primeros testigos del gran acontecimiento son pastores que velan.... "(los pastores) ellos representan a los pobres de Israel, a los pobres en general: los predilectos del amor de Dios"
"...se puede pensar además en el relato de la elección de Dios para rey...David viene de pastorear las ovejas, y es constituido pastor de Israel (cf. 2 Sam 5,2). El profeta Miqueas mira hacia un futuro lejano y anuncia que de Belén había de salir el que un día apacentaría al pueblo de Israel (cf. Mi 5,1-3; Mt 2,6). Jesús nace entre los pastores. Él es el gran Pastor de los hombres (cf. 1 P 2,25; Hb 13,20)"

www.marinaveracruz.net


IV LUNES DE ADVIENTO/ CICLO C/24-12-2018.

12.12.18 | 05:37. Archivado en Sobre el autor

IV LUNES DE ADVIENTO/ CICLO C/24-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 1,67-79.

Lectura del santo evangelio según san Lucas (1,67-79):

En aquel tiempo, Zacarías, padre de Juan, se llenó de Espíritu Santo y profetizó diciendo:
«“Bendito sea el Señor, Dios de Israel”,
porque ha visitado y “redimido a su pueblo”,
suscitándonos una fuerza de salvación
en la casa de David, su siervo,
según lo había predicho desde antiguo
por boca de sus santos profetas.
Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
realizando la “misericordia que tuvo con nuestros padres,
recordando su santa alianza”
y “el juramento que juró a nuestro padre Abrahán” para concedernos
que, libres de temor, arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia, en su presencia, todos nuestros días.
Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,
porque irás delante “del Señor a preparar sus caminos”,
anunciando a su pueblo la salvación
por el perdón de sus pecados.
Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
nos visitará el sol que nace de lo alto,
para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte,
para guiar nuestros pasos por el camino de la paz».

COMENTARIO:

Estamos ya en las puertas de la Navidad. En este tiempo mágico de la Navidad todo quiere ser contemplado y admirado, saboreado y asimilado, amado y conquistado desde el Niñito de Belén.
La realidad que no es amada se mantiene callada para el hombre pero cuanto es deshojada y abrazada hasta los hechos más lamentables y terribles para el ser humano cobran un significado especial.

En el Evangelio de este Lunes de la IV semana de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 1,67-79). Zacarías, el padre de Juan Bautista, entona el precioso himno del "Benedictus", para dar gracias a Dios por todos los beneficios que ha recibido su casa y su pueblo con este niño que ha nacido, y que va a realizar las promesas de la Alianza. Juan será el profeta que prepare la venida del Mesías.

Dirijámonos a Dios con la preciosa oración que usó Zacarías para alabar y dar gracias a Dios: "Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo, suscitándonos una fuerza de salvación en la casa de David, su siervo, según lo había predicho desde antiguo por boca de sus santos profetas..."

www.marinaveracruz.net


MARÍA ENVOLVIÓ AL NIÑO EN PAÑALES.

12.12.18 | 05:33. Archivado en Sobre el autor

MARÍA ENVOLVIÓ AL NIÑO EN PAÑALES.

Benedicto XVI, en su libro "La Infancia de Jesús", afirma: "Recapitulemos: lo que Mateo y Lucas pretendían —cada uno a su propia manera— no era tanto contar «historias» como escribir historia, historia real, acontecida, historia ciertamente interpretada y comprendida sobre la base de la Palabra de Dios. Esto quiere decir también que su intención no era narrar todo por completo, sino tomar nota de aquello que parecía importante a la luz de la Palabra y para la naciente comunidad de fe. Los relatos de la infancia son historia interpretada y, a partir de la interpretación, escrita y concentrada".

Dice la Escritura: "Y sucedió, que mientras ellos estaban allí (Belén), se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento" (Lc 2,6-7)

Reconociendo que los relatos de la infancia son "historia interpretada", Benedicto XI, en su libro "Infancia de Jesús", comentando esta escena donde María envuelve al niño en pañales y lo acuesta en el pesebre, nos remite a la teología de los Padres y a la tradición de los iconos: "La tradición de los iconos, basándose en la teología de los Padres, ha interpretado también teológicamente el pesebre y los pañales. El niño envuelto y bien ceñido en pañales aparece como una referencia anticipada a la hora de su muerte: es desde el principio el Inmolado...Por eso el pesebre se representa como una especie de altar"
Y en la escena misma de acostarlo en el pesebre nos remite a la interpretación de San Agustín: "San Agustín ha interpretado el significado del pesebre...El pesebre es donde los animales encuentran su alimento. Sin embargo, ahora yace en el pesebre quien se ha indicado a sí mismo como el verdadero pan bajado del cielo, como el verdadero alimento que el hombre necesita para ser persona humana. Es el alimento que da al hombre la vida verdadera, la vida eterna. El pesebre se convierte de este modo en una referencia a la mesa de Dios, a la que el hombre está invitado para recibir el pan de Dios.."

www.marinaveracruz.net


IV DOMINGO DE ADVIENTO/ CICLO C/23-12-2018.

12.12.18 | 05:31. Archivado en Sobre el autor

IV DOMINGO DE ADVIENTO/ CICLO C/23-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 1,39-45.

En aquellos mismos días, María se levantó y se puso en camino de prisa hacia la montaña, a un a ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
Aconteció que, en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y, levantando la voz, exclamó:
«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? Pues, en cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Bienaventurada la que ha creído, porque lo que le ha dicho el Señor se cumplirá».
Palabra de Dios

COMENTARIO:

Celebramos hoy el IV Domingo de Adviento. Estamos cerca de la Navidad. La Navidad nos llama a cuidar la oración y a descubrir deseos profundos de austeridad y la limosna, antídoto contra la avaricia y la ambición.

En el Evangelio de este IV Domingo de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 1,39-45). María quiere hacer sin tardanza una visita a Isabel, embarazada de Juan Bautista. Este relato es significado. Juan Bautista, representante de la espiritualidad de Israel, antes incluso de nacer, salta de gozo ante María que trae en su seno al Mesías esperado.
María e Isabel han tenido una experiencia desbordante del amor de Dios , y el Señor se ha mostrado grande con ellas.
Isabel, que representa la fidelidad en medio de tantas infidelidades del pueblo, dirá a María: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá".
María es modelo de fe, de entrega, de escucha que medita y acepta la Palabra de Dios.

Supliquemos la fe y la acogida de María en este año que se acerca: la Navidad. Amén.

www.marinaveracruz.net


JESÚS NACE ENTRE EL BUEY Y EL ASNO.

12.12.18 | 05:28. Archivado en Sobre el autor

ENTRE EL BUEY Y EL ASNO NACE JESÚS.

Benedicto XVI, en su libro "La Infancia de Jesús", afirmaba: "Recapitulemos: lo que Mateo y Lucas pretendían —cada uno a su propia manera— no era tanto contar «historias» como escribir historia, historia real, acontecida, historia ciertamente interpretada y comprendida sobre la base de la Palabra de Dios. Esto quiere decir también que su intención no era narrar todo por completo, sino tomar nota de aquello que parecía importante a la luz de la Palabra y para la naciente comunidad de fe. Los relatos de la infancia son historia interpretada y, a partir de la interpretación, escrita y concentrada".

Benedicto XVI puntualiza en libro que "ninguna representación del nacimiento renunciará al buey y al asno". Por esta razón, no se entiende el revuelo levantado con las palabras del Papa. Las palabras precisas del Papa son: "Como se ha dicho, el pesebre hace pensar en los animales, pues es allí donde comen. En el Evangelio no se habla en ese caso de animales. Pero la meditación guiada por la fe, leyendo el Antiguo y el Nuevo Testamento relacionados entre sí, ha colmado muy pronto esta laguna, remitiéndose a Isaías 1,3: "El buey conoce a su amo, y el asno el pesebre de su dueño; Israel no me conoce, mi pueblo no comprende".

Sabiendo que "los relatos de la infancia son historia interpretada y, a partir de la interpretación, escrita y concentrada...y que hay palabras en el Antiguo Testamento que permanecen, por decirlo así sin dueño" (Benedicto XVI)", el Papa afirmaba que "en la singular conexión entre Isaías 1,3, Habacuc 3,2, Éxodo 25,18-20 y el pesebre, aparecen por tanto los dos animales como una representación de la humanidad, de por sí desprovista de entendimiento, pero que ante el Niño, ante la humilde aparición de Dios en el establo, llega al conocimiento y, en la pobreza de este nacimiento, recibe la epifanía, que ahora enseña a todos a ver. La iconografía cristiana ha captado ya muy pronto este motivo".

www.marinaveracruz.net


III SÁBADO DE ADVIENTO/CICLO C/ 22-12-2018.

12.12.18 | 05:25. Archivado en Sobre el autor

III SÁBADO DE ADVIENTO/CICLO C/ 22-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 1,46-56.

En aquel tiempo, María dijo:
«Proclama mi alma la grandeza del Señor,
“se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humildad de su esclava”.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí:
“su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación”.
Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
“derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia”
—como lo había prometido a “nuestros padres”—
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre».
María se quedó con Isabel unos tres meses y volvió a su casa.

COMENTARIO:

Celebramos hoy el IV Sábado de Adviento No olvides que en Jesucristo, lo humano ha sido llevado a su plenitud y lo divino se ha hecho más humano. San Ireneo decía: “La gloria de Dios es que el hombre viva”. Dos caminos comunicados e inseparables: Ir a Dios por el hombre e ir al hombre por Dios.

En el Evangelio de este Sábado de la Cuarta Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 1,46-56). María, en su encuentro gozoso con Isabel, canta su alegría: Dios va a realizar su proyecto y dar respuesta a las peticiones de los "pobres".
En el cántico de María resuena el clamor de los humillados y oprimidos de todos los tiempos, de los sometidos y deshereda¬dos de la tierra, pero al mismo tiempo se hace eco del cambio profundo que va a producirse en el seno de la sociedad opresora y arrogante: Dios ha intervenido ya personalmente en la historia del hombre y ha apostado a favor de los pobres.

Interioriza y reza en tu interior el Magnificat, el Canto de María en el encuentro de Isabel y María, cuando Isabel la llama dichosa porque ha creído: "Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava...".

www.marinaveracruz.net


III VIERNES DE ADVIENTO/ CICLO C/21-12-2018.

11.12.18 | 23:29. Archivado en Sobre el autor

III VIERNES DE ADVIENTO/ CICLO C/21-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 1,39-45

En aquellos días, María se levantó y puso en camino de prisa hacia la montaña, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
Aconteció que, en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y, levantando la voz exclamó:
«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!
¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? Pues, en cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Bienaventurada la que ha creído, porque lo que le ha dicho el Señor se cumplirá».

COMENTARIO:

Celebramos el Viernes de la Tercera Semana de Adviento. El Tiempo de Adviento viene cada año para que nuestra vida reencuentre su justa orientación hacia el rostro de Dios.
La Navidad se acerca. En este tiempo mágico de la Navidad todo quiere ser contemplado y admirado, saboreado y asimilado, amado y conquistado desde el Niñito de Belén.
La realidad que no es amada se mantiene callada para el hombre pero cuanto es deshojada y abrazada hasta los hechos más lamentables y terribles para el ser humano cobran un significado especial.

En el Evangelio de este Viernes de la Tercera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 1,39-45). María, la jovencita de Nazaret, embarazada, movida por el Espíritu, quiere hacer sin tardanza una visita a Isabel, embarazada de Juan Bautista.
Este relato es significado. Juan Bautista, representante de la espiritualidad de Israel, antes incluso de nacer, salta de gozo ante María que trae en su seno al Mesías esperado.
Es un encuentro lleno de ternura y de misterio. Isabel dirá a María: ... Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá".

Dirijámonos a la Virgen María para que interceda por nosotros: ”Santa María, Madre de Dios, consérvame un corazón de niño, limpio, puro y transparente, como un manantial. Oremos por la unidad de los cristianos y ejercitemos las obras de la misericordia.

www.marinaveracruz.net


JESÚS NACIÓ EN UN ESTABLO.

11.12.18 | 23:24. Archivado en Sobre el autor

JESÚS NACIÓ EN UN ESTABLO.

Jesús de Nazaret tiene un origen humilde y sencillo, expresado en los Evangelios que nació en un establo.
Preciosas palabras las que usa el Papa Benedicto XVI en el libro de la "Infancia de Jesús para hablarnos sobre el establo.
El relato bíblico, en Lucas, dice así: "Y mientras estaban allí (en Belén) le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenía sitio en la posada" (Lc 2,6s).
Señala el Papa acerca de la expresión "no había sitio para ellos en la posada": "La meditación en la fe de estas palabras ha encontrado en esta afirmación un paralelismo interior con la palabra, rica de hondo contenido, del Prólogo de San Juan: "Vino a su casa y los suyos no lo recibieron" (Jn 1,11)
Continúa el Papa acerca de la expresión bíblica: "María puso a su niño recién nacido en un pesebre (cf. Lc 2,7): "De aquí se ha deducido con razón que Jesús nació en un establo, en un ambiente poco acogedor estaríamos tentados de decir: indigno, pero que ofrecía en todo caso la discreción necesaria para el santo evento. En la región en torno a Belén se usan desde siempre grutas como establo (cf. Stuhlmacher, p 51)".

Esta afirmación, señala el Papa, que "ya en Justino mártir (+165) y en Orígenes (+254) encontramos la tradición según la cual el lugar del nacimiento de Jesús había sido una gruta, que los cristianos situaban en Palestina".

Con estos planteamientos, podemos concluir que todas las fuentes que disponemos afirman los orígenes humildes de Jesús. Y hacemos nuestra las palabras de E. Bloch, neomarxista: "Se reza a un niño nacido en un establo. No cabe una mirada a las alturas hecha desde más cerca, desde más abajo, desde más de casa. Por eso es verdadero el pesebre: un origen tan humilde para un Fundador no se lo inventa uno. Las sagas no pintan cuadros de miseria y, menos aún, los mantiene toda una vida. El pesebre, el hijo del carpintero, el visionario que se mueve entre gente baja, y el patíbulo al final..., todo eso está hecho con material histórico, no con el material dorado tan querido por la leyenda..."

www.marinaveracruz.net


III JUEVES DE ADVIENTO/ CICLO C/20-12-2018.

11.12.18 | 23:20. Archivado en Sobre el autor

III JUEVES DE ADVIENTO/ CICLO C/20-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 1,26-38.

En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazarat, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.
Él ángel, entrando en su presencia, dijo:
«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».
Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel. El ángel le dijo:
«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin».
Y María dijo al ángel:
«¿Cómo será eso, pues no conozco varón?»
El ángel le contestó:
«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios. También tu pariente Isabel ha concebido en hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, “porque para Dios nada hay imposible”».
María contestó:
«He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra».
Y el ángel se retiró.

COMENTARIO:

Celebramos el Jueves de la Tercera Semana de Adviento. El tiempo de Adviento es un período privilegiado para los cristianos ya que nos invita a recordar el pasado, nos impulsa a vivir el presente y a preparar el futuro.

En el Evangelio de este Jueves de la Tercera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 1,26-38). El Evangelio de San Lucas, en los capítulos 1 y 2 va entrelazando dos figuras paralelas que se entrelazan desde el principio: Juan Bautista y Jesús. De ambos se nos anuncia el nacimiento, se nos narra su nacimiento y circuncisión y se nos presenta su crecimiento.
En el Evangelio de hoy, Lucas nos anuncia el nacimiento de Jesús. A María, jovencita de Nazaret, desposada con un hombre llamado José, de la casa de David, le será revelada, por el anuncio del ángel Gabriel, el nacimiento de un hijo, al que llamará Jesús, Dios salva, "que será grande y será llamado Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su Reino no tendrá fin".
La Anunciación del ángel Gabriel a María para ser la Madre del Mesías es un canto a la colaboración humana en el plan de Dios. Dios, para ser Dios, no necesita del hombre pero si quiere contar con el ser humano para ser el Dios de los hombres.

¡Gracias, Señor, por haber elegido a María y por el Si confiado de María desde la confianza, la disponibilidad y la entrega!

www.marinaveracruz.net


EL MUNDO VISTO DESDE BELÉN.

11.12.18 | 23:19. Archivado en Sobre el autor

EL MUNDO VISTO DESDE BELÉN

En este tiempo mágico de la Navidad todo quiere ser contemplado y admirado, saboreado y asimilado, amado y conquistado desde el Niñito de Belén.
Toda la realidad nace y es recreada continuamente para que el hombre aprenda a ser él mismo, y de esa manera descubrir que pertenece a una creación infinita, sabiamente armónica y rigurosamente silenciosa.
El amor es el único capaz de redimir al hombre de su propia debilidad. Sin duda alguna, para que entre en tu corazón el amor hay que desterrar el odio, la envidia, el rencor y el desprecio.
Lo único que hará grande a un alma será el amor que pueda depositar en su interior y la compasión hacia sus semejantes. Todo cuanto existe cobra vida cuando amamos sin desfallecer desde lo más diminuto hasta lo más grandioso. Y este amor se manifiesta a borbotones desde la “ternura de Belén”.

www.marinaveracruz.net


III MIÉRCOLES DE ADVIENTO/ CICLO C/19-12-2018.

11.12.18 | 23:11. Archivado en Sobre el autor

III MIÉRCOLES DE ADVIENTO/ CICLO C/19-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 1,5-25.

En los días de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote de nombre Zacarías, del turno de Abías, casado con una descendiente de Aarón, cuyo nombre era Isabel.
Los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin falta según los mandamientos y leyes del Señor. No tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos eran de edad avanzada.
Una vez que Zacarías oficiaba delante de Dios con el grupo de su turno, según la costumbre de los sacerdotes, le tocó en suerte a él entrar en el santuario del Señor a ofrecer el incienso; la muchedumbre del pueblo estaba fuera rezando durante la ofrenda del incienso.
Y se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de temor.
Pero el ángel le dijo:
«No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de alegría y gozo, y muchos se alegrarán de su nacimiento. Pues será grande a los ojos del Señor: no beberá vino ni licor; estará lleno del Espíritu Santo ya en el vientre materno, y convertirá muchos hijos de Israel al Señor, su Dios. Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías, “para convertir los corazones de los padres hacía los hijos”, y a los desobedientes, a la sensatez de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto».
Zacarías replicó al ángel:
«¿Cómo estaré seguro de eso? Porque yo soy viejo, y mi mujer es de edad avanzada».
Respondiendo el ángel, le dijo:
«Yo soy Gabriel, que sirvo en presencia de Dios; he sido enviado para hablarte y comunicarte esta buena noticia. Pero te quedarás mudo, sin poder hablar, hasta el día en que esto suceda, porque no has dado fe a mis palabras, que se cumplirán en su momento oportuno».
El pueblo, que estaba aguardando a Zacarías, se sorprendía de que tardase tanto en el santuario. Al salir no podía hablarles, y ellos comprendieron que había tenido una visión en el santuario. Él les hablaba por señas, porque seguía mudo.
Al cumplirse los días de su servicio en el templo, volvió a casa. Días después concibió Isabel, su mujer, y estuvo sin salir de casa cinco meses, diciendo:
«Esto es lo que ha hecho por mí el Señor, cuando se ha fijado en mi para quitar mi oprobio ante la gente».

COMENTARIO:

Celebramos el Miércoles de la Tercera Semana de Adviento.El Tiempo de Adviento viene cada año a recordarnos esto para que nuestra vida reencuentre su justa orientación hacia el rostro de Dios. El rostro no de un “amo”, sino de un Padre y de un Amigo. Con la Virgen María, que nos guía en el camino del Adviento, hagamos nuestras las palabras del profeta. "Señor, tu eres nuestro padre; nosotros somos de arcilla y tu el que nos plasma, todos nosotros somos obra de tus manos” (Is 64,7) (Benedicto XVI. Mensaje de Adviento 2011)

En el Evangelio de este Miércoles de la Tercera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 1,5-25).
El Evangelio de San Lucas, en los capítulos 1 y 2 va entrelazando dos figuras paralelas que se entrelazan desde el principio: Juan Bautista y Jesús. De ambos se nos anuncia el nacimiento, se nos narra su nacimiento y circuncisión y se nos presenta su crecimiento.
En el Evangelio de hoy, Lucas nos anuncia el nacimiento de Juan, el Bautista. A Zacarías, el sacerdote del grupo de Abías, casado con Isabel, justo ante Dios, le será revelado en el Templo, señal hasta entonces de la presencia de Dios en medio del pueblo, el nacimiento de un hijo, al que llamará Juan, que será la culminación del profetismo orientado hacia el futuro Mesías.

¡Oh, Cristo, Ayúdanos a decir No a vivir centrados en nosotros mismos, No a la envidia y a la dureza del corazón frente al sufrimiento del prójimo, No a vivir apegados a la riquezas y al consumismo! Amén.

www.marinaveracruz.net


¡NO QUITÉIS A JESÚS DE LA NAVIDAD!

11.12.18 | 22:56. Archivado en Sobre el autor

¡NO QUITÉIS A JESÚS DE LA NAVIDAD!

En el tiempo mágico de la Navidad todo quiere ser contemplado y admirado, saboreado y asimilado, amado y conquistado desde el Niñito de Belén, desde la dinámica del amor.
El amor es el único camino que humaniza al hombre de ayer, hoy y mañana. Sin el amor jamás la historia saldrá de los escondrijos del egoísmo, la envidia, la violencia y la desolación.

El Papa Francisco, en el III domingo de Adviento del 2017, ha advertido: “Si quitamos a Jesús, ¿qué queda de la Navidad? Una fiesta vacía…”. Además ha insistido con contundencia: “¡No quitéis a Jesús de la Navidad! ¡Jesús es el centro!”.
El Papa Francisco ha indicado que “San Pablo nos invita a preparar la venida del Señor asumiendo tres actitudes: la alegría constante, la oración perseverante y el dar gracias continuamente.
Subrayó que se “debe permanecer siempre en la alegría incluso cuando las cosas no van según nuestros deseos”. Y recordó que “la alegría del cristiano viene de la fe y de la oración perseverante”.
“Por medio de la oración podemos entrar en una relación estable con Dios, que es la fuente de la verdadera alegría”. Además, “cuanto más estamos enraizados en Cristo tanto más reencontraremos la serenidad interior, incluso en medio de las contradicciones cotidianas”.
El Papa indicó que “dar gracias continuamente” hace referencia a “reconocer siempre sus beneficios, su amor misericordioso, su paciencia y bondad, viviendo así un incesante agradecimiento”.

Frente a un “agnosticismo práctico y una indiferencia religiosa” ambiental, donde “da la impresión de ser una apostasía silenciosa por parte del hombre autosuficiente que vive como si Dios no existiera”, celebrar la Navidad debe de revitalizar en nosotros el deseo de recuperar la manifestación pública de nuestra fe sin miedo y sin complejos.

www.marinaveracruz.net


III MARTES DE ADVIENTO/ CICLO C/ 18-12-2018.

11.12.18 | 22:53. Archivado en Sobre el autor

III MARTES DE ADVIENTO/ CICLO C/ 18-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 1,18-24.

La generación de Jesucristo fue de esta manera:
María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:
«José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados».
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que habla dicho el Señor por medio del profeta:
«Mirad: la virgen concebirá y dará a luz un hijo
y le pondrán por nombre Emmanuel,
que significa “Dios-con-nosotros”».
Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y acogió a su mujer.

COMENTARIO:

Celebramos el Martes de la Tercera Semana de Adviento. El adviento es: aceptación, entrega, gratificación, oración, compromiso, esperanza, servicio, alegría; es decir, “si”, "hágase en mí tu palabra". En el Evangelio de este Martes de la Tercera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 1,18-24).

El evangelista ha presentado la genealogía de Jesús partiendo de Abrahán y pasando por David. El último descendiente de David nombrado es "José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, el Cristo".
De José sólo se dice "que era un hombre justo", un término de profundo significado en el Antiguo Testamento, que asume, a propuesta de Dios, la paternidad de Jesús.

¡Oh, Cristo, Señor nuestro y Dios nuestro; tú eres el Camino, la Verdad y la vida. Vigila nuestros pensamientos , palabras y obras; guárdanos en este día, para que nuestras obras sean queridas y cumplidas para gloria de tu santo nombre y para la salvación del mundo!

www.marinaveracruz.net


COMPRENDER EL SENTIDO DE LA NAVIDAD CRISTIANA.

11.12.18 | 22:50. Archivado en Sobre el autor

COMPRENDER EL SENTIDO DE LA NAVIDAD CRISTIANA.

Para comprender la Navidad, especialmente toda la vida de Jesús, es necesario situarla en la dinámica del amor. El amor es el único camino que humaniza al hombre de ayer, hoy y mañana. Sin el amor jamás la historia saldrá de los escondrijos del egoísmo y la envidia, la violencia y la desolación.
La Kénosis divina es la que enmarca toda la Encarnación de Dios, asumiendo desde su propia inmutabilidad las categorías de espacio y tiempo en su más íntima dinámica… Y toda Kénosis tiene dos direcciones: Uno que abaja al Dios vivo hacia el hombre asumiendo la pobreza y la debilidad de la finitud, y otro que hace elevar al hombre hacia la esfera de Dios como un gran camino de divinización. En Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre, se dan estas dos direcciones fantásticas de la Kénosis divina.
El amor jamás encuentra su fundamento en la vida finita del hombre, porque su origen está más allá de lo inmanente y más íntimo que la empatía misma. Y la expresión máxima del amor es el rostro de Dios mismo, que se abaja en su propia dignidad y grandeza para elevar al hombre hacia Él.
El amor es "paciente, servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta" (1 Cor 13, 4-7).

www.marinaveracruz.net


III LUNES DE ADVIENTO/ CICLO C/17-12-2018

11.12.18 | 22:39. Archivado en Sobre el autor

III LUNES DE ADVIENTO/ CICLO C/17-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 1,1-17.

Libro del origen de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán.
Abrahán engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés engendró a Esrón, Esrón engendró a Aran, Aran engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, Naasón engendró a Salmón, Salmón engendró, de Rajab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed engendró a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.
David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón engendró a Roboán, Roboán engendró a Abías, Abías engendró a Asaf, Asaf engendró a Josafat, Josafat engendró a Jorán, Jorán engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatán, Joatán engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés engendró a Amós, Amós engendró a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia.
Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliaquín, Eliaquín engendró a Azor, Azor engendró a Sadoc, Sadoc engendró a Aquín, Aquín engendró a Eliud, Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Matán, Matán engendró a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.
Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Cristo, catorce.

COMENTARIO:

Celebramos el Lunes de la Tercera Semana de Adviento. El Adviento es un tiempo especial de gracia y de una invitación a reconocer las “Venidas del Señor”. El Adviento es un tiempo para “recordar, un tiempo para celebrar y un tiempo para esperar

En el Evangelio de este Jueves de la Tercera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 1,1-17).
Dios asume nuestra historia humana redimiéndola desde abajo, haciéndose uno como nosotros. En el Evangelio se muestra una lista de los ascendientes de Jesús Hijo de Dios, nos hace ver como toda la Ley, toda la historia de Israel está llena de Cristo. Nuestro Dios en Cristo no solo viene a hacerse Dios-con-nosotros, sino Dios en Nosotros.

Gracias, Señor Jesús, porque somos templo de tu Espíritu y este templo no se puede destruir porque es la casa de Dios. Te damos gracias, Espíritu Santo, por la fe. Gracias por el amor que has puesto en nuestro corazón.
¡Qué grande eres, Señor Dios Trino y Uno! Bendito y alabado seas, Señor. Amén.

www.marinaveracruz.net


LA EXIGENCIA EVANGÉLICA A VIVIR LA HUMILDAD.

11.12.18 | 22:33. Archivado en Sobre el autor

LA EXIGENCIA EVANGÉLICA A VIVIR LA HUMILDAD.

La exigencia evangélica a vivir la humildad brota en toda su extensión como una urgencia en el seguimiento del discípulo de Cristo. Y la humildad es vivir en verdad.

Para vivir en verdad es necesario la corrección fraterna. La apertura al otro lleva necesariamente grandes dosis de purificación y de revisión para así purificar nuestras actitudes y conductas, palabras y sentimientos, proyectos y omisiones.
Y qué difícil es abrirse a la corrección fraterna. Cuando alguien nos critica nuestra primera reacción, en la mayor parte de las veces, es el malestar hacia esa persona y nuestra reacción negativa la que prevalece, pero no olvidemos que sin esta corrección muchas dimensiones existenciales quedarán ocultas y seremos como la madrastra repelente, ensimismada en su ego y engañándose a sí misma en su orgullo.

Madre Teresa de Calcuta escribía en el año 1966 a las Hermanas de su Congregación unas recetas para ser humilde: “Hablar de sí tan poco como sea posible, ocuparse de sus propios asuntos, evitar la curiosidad, no querer arreglar los asuntos de los demás, aceptar las contradicciones con buen humor, pasar por alto las faltas de otros, aceptar el reproche aún cuando sea inocente, ceder a la voluntad de los demás, aceptar los insultos e injurias, aceptar ser desatendido y menospreciado, ser gentil y dulce aún cuando provoquen a uno, no buscar ser admirado y amado, no escudarse nunca tras la propia dignidad, ceder en las discusiones aún cuando uno tenga razón, elegir siempre lo más difícil...”

Cuando te encuentres a un hombre y a una mujer humilde te sugiero que le mires atentamente y te preguntes sinceramente qué es lo que lo hace grande y lo diferencia de otros muchos de tu entorno.

www.marinaveracruz.net


III DOMINGO DE ADVIENTO/ CICLO C/16-12-2018

11.12.18 | 22:29. Archivado en Sobre el autor

III DOMINGO DE ADVIENTO/ CICLO C/16-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 3,1 0-18.

En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan:
«¿Entonces, qué debemos hacer?»
Él contestaba:
«El que tenga dos túnicas, que comparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo».
Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron:
«Maestro, ¿qué debemos hacemos nosotros?»
Él les contestó:
«No exijáis más de lo establecido».
Unos soldados igualmente le preguntaban:
«Y nosotros, ¿qué debemos hacer nosotros?»
Él les contestó:
«No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie con falsas denuncias, sino contentaos con la paga».
Como el pueblo estaba expectante, y todos se preguntaban en su interior sobre Juan si no sería el Mesías, Juan les respondió dirigiéndose a todos:
«Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, a quien no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego; en su mano tiene el bieldo para aventar su parva, reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no se apaga».
Con estas y otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo el Evangelio.

COMENTARIO:

Celebramos hoy el III Domingo de Adviento. El apóstol San Pablo nos exhorta, a la alegría: "Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres, porque el Señor está cerca". El Señor está cerca. Va a venir a salvarnos, a darnos la paz, a decirnos que Dios nos ama. que somos valiosos a sus ojos.

En el Evangelio de este III Domingo de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 3,10-18).
Juan propone cambio concretos en la vida de cada uno de nosotros, que siguen siendo necesidades previas para la venida del Señor: Para la insolidaridad, que es la base y el origen de la desigualdad, se propone compartir (consejo a las multitudes: “el que tenga dos túnicas…; Para la explotación, que engendra toda clase de odio entre los humanos, se propone la supresión de cualquier espíritu de injusticia (Consejo a los recaudadores: “No exijáis más de lo establecido); Para controlar la violencia de quien detenta el poder político y militar, se propone la no violencia y el evitar la injusticia que proviene de la insaciable ambición de poseer y dominar (consejo a los soldados paganos: “no hagáis extorsión a nadie…)

¡Vivamos en este tiempo de Adviento con alegría el encuentro con Jesucristo y preparemos nuestra vida para acoger al “Señor que vendrá”, rompiendo desde la disponibilidad todo aquello que rompe nuestra fidelidad y nuestro seguimiento!

www.marinaveracruz.net


APUNTES SOBRE SAN JOSÉ

11.12.18 | 22:25. Archivado en Sobre el autor

APUNTES SOBRE SAN JOSÉ

El evangelista Mateo ha presentado la genealogía de Jesús partiendo de Abrahan y pasando por David. El último descendiente de David nombrado es "José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, el Cristo".
De José se dice "que era un hombre justo", un término de profundo significado en el Antiguo Testamento, que asume, a propuesta de Dios, la paternidad de Jesús.

Dice Benedicto XVI, en el libro "La infancia de Jesús" que "la calificación de José como hombre justo (zaddik) va mucho más allá de la decisión de aquel momento: ofrece un cuadro completo de San José y, a la vez, lo incluye entre las grandes figuras de la Antigua Alianza, comenzando por Abraham, el justo"
Continúa el Papa diciendo que "el Salmo 1 ofrece la imagen clásica del "justo". Así pues, podemos considerarlo casi como un retrato de la figura espiritual de San José. Justo, según este Salmo, es un hombre que vive en intenso contacto con la Palabra de Dios; "que su gozo está en la ley del Señor" (v. 2)...

Mientras que el Salmo 1 considera como característico del "hombre dichoso" su habitar en la Torá, en la Palabra de Dios, el texto paralelo en Jeremías 17,7 llama "bendito" a quien "confía en el Señor y pone en el Señor su confianza". Aquí se destaca de manera más fuerte que en el salmo la naturaleza personal de la justicia, el fiarse de Dios, una actitud que da esperanza al hombre..."

Desde esta perspectiva, Jóse era un "hombre justo" que vive en intenso contacto con la Palabra de Dios (salmo 1) y que confía en el Señor y pone en el Señor su confianza (Jer 17,7)

www.marinaveracruz.net


II SÁBADO DE ADVIENTO/ CICLO C/15-12-2018

11.12.18 | 22:21. Archivado en Sobre el autor

II SÁBADO DE ADVIENTO/ CICLO C/15-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 17,10-13.

Cuando bajaban del monte, los discípulos preguntaron a Jesús:
«¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?».
Él les contestó:
«Elías vendrá y lo renovará todo. Pero os digo que Elías ya ha venido y no lo reconocieron, sino que han hecho con él lo que han querido. Así también el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos».
Entonces entendieron los discípulos que se refería a Juan el Bautista.

COMENTARIO:

Celebramos el Sábado de la Segunda Semana de Adviento. El Adviento es un tiempo para “recordar, un tiempo para celebrar y un tiempo para esperar, y el espíritu del Adviento se hace vida en María de Nazaret especialmente. .

En el Evangelio de este Sábado leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 17,10-13).
Jesús baja del Monte Tabor donde Pedro, Santiago y Juan han contemplado su gloria. Y cuando bajaban del monte, Jesús les insiste que tan sólo con la Pasión se reconocerá lo que realmente es él, y que ese momento está próximo.
La venida del profeta Elías, al que la tradición judía tenía como la señal precursora de la irrupción final de Dios, se ha realizado ya en la persona de Juan, el Bautista, "pero no lo reconocieron sino que hicieron con él cuanto quisieron. Así también el Hijo del hombre tendrá que padecer de parte de ellos".

Pidamos al Espíritu Santo que nos ayude a cumplir la voluntad de Dios y a ser verdaderos testigos de la fe en nuestros ambientes. Amén.

www.marinaveracruz.net


EN BUSCA DE LA NAVIDAD PERDIDA.

09.12.18 | 19:22. Archivado en Sobre el autor

EN BUSCA DE LA NAVIDAD PERDIDA.

La Navidad nos recuerda que toda la historia de la Humanidad ha nacido de una Alianza, un pacto de amor en beneficio de la felicidad y la compasión.
La Navidad nos reconcilia con los mejores deseos y con lo mejor de lo humano, porque en Jesucristo, el niñito de Belén, Dios y el hombre se abrazan en lo más íntimo.
La Navidad es el anhelo íntimo por “un mundo nuevo y una tierra nueva”, sellado en nuestra propia psique con la justicia y la solidaridad.
La Navidad nos llama a cuidar la oración y a descubrir deseos profundos de austeridad y la limosna, antídoto contra la avaricia y la ambición.
La Navidad es dar la acogida a cualquier prójimo, especialmente al más necesitado, en nuestro caminar diario, demasiado cargado de individualismo y falta de sensibilidad al otro.
¡Navidad cristiana es decir no a todo aquello que a menudo contrasta con el Evangelio y con la dignidad de la persona humana!

www.marinaveracruz.net


II VIERNES DE ADVIENTO/CICLO C/14-12-2018.

09.12.18 | 19:19. Archivado en Sobre el autor

II VIERNES DE ADVIENTO/CICLO C/14-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 11,16-19.

En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío:
«¿A quién compararé esta generación?
Se asemeja a unos niños sentados en la plaza, que gritan diciendo: “Hemos tocado la flauta, y no habéis bailado; hemos entonado lamentaciones, y no habéis llorado”.
Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: “Tiene un demonio”. Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: “Ahí tenéis a un comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores”.
Pero la sabiduría se ha acreditado por sus obras».

COMENTARIO:

Celebramos el Viernes de la Segunda Semana de Adviento. Hoy la Iglesia celebra la memoria de San Juan de la Cruz, Doctor de la Iglesia y místico que nos enseña el método para llegar a la santidad y al encuentro con Dios. Algunos de sus libros más famosos son “La subida del Monte Carmelo” y “La noche oscura del alma”. Murió con apenas 49 años el 14 de Diciembre del año 1591.

En el Evangelio de este Viernes leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 11,16-19). Jesús en el evangelio profundiza en la misión de Juan Bautista y la suya propia. Juan será el precursor y testigo, mientras que Jesús es el Mesías enviado y anunciado. Y nuevamente Jesús denuncia la respuesta de los oyentes que se parecen a esos chiquillos sentados en las plazas, que se gritan unos a otros: "Os hemos tocado la flauta y no habéis bailado, hemos cantado lamentaciones y no habéis llorado"
Juan es incómodo en su misión de “preparar el camino del Señor” y Jesús es incómodo en su tarea de anunciar la “salvación misma de Dios”.
Juan es criticado porque que ni comía ni bebía, y dijeron: Tiene un demonio, mientras que Jesús es criticado porque es un comilón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores.
Jesús viene y ofrece alegría, amor para todos los hombres, especialmente para los más humildes y marginados. ¡También viene a nosotros para hacerse anfitrión de su mesa!

Pidamos a Dios que nos conceda el don de la conversión para poder vivir conforme al Evangelio. Amén.

www.marinaveracruz.net


LA HUMANIDAD HA BUSCADO LA LUZ.

09.12.18 | 19:16. Archivado en Sobre el autor

LA HUMANIDAD HA BUSCADO LA LUZ.

El hombre es el “animal con capacidad de amar y ser amado”, de ahí que lo verdaderamente significativo en su vida será el amor.
¡Será el amor lo que realmente nos eleva y nos hace participar de Dios! No será el poder sino el amor; no será el tener, sino el amor; no será el vencer, sino el amor, lo que nos hará cada vez más personas y nos adentrará en una cultura cada vez más integradora y sin exclusiones, cada vez más justa y sin discriminaciones, cada vez más libre y sin desigualdades.
Desde siempre la humanidad, envuelta en sus sombras, ha buscado la luz. La cultura de los pueblos antiguos es testigo tanto de la sombra sufrida como de la luz deseada. Y entre ellos es especialmente significativa la historia de Israel, una historia de sombra y de luz.
También nosotros, hoy, envueltos en sombras y en oscuridades, se nos invita a buscar la luz. ¡Cuántas oscuridades existen en nuestro mundo que necesitan ser iluminadas!
¡Cuántas sombras y huecos existen en cada uno de nosotros que necesitan ser clareadas por la luz del Niño que nace en Belén!

www.marinaveracruz.net


II JUEVES DE ADVIENTO/CICLO C/13-12-2018.

09.12.18 | 19:13. Archivado en Sobre el autor

II JUEVES DE ADVIENTO/CICLO C/13-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 11,11-15.

En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío:
«En verdad os digo que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él.
Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora el reino de los cielos sufre violencia y los violentos lo arrebatan. Los Profetas y la Ley han profetizado hasta que vino Juan; él es Elías, el que tenía que venir, con tal que queráis admitirlo.
El que tenga oídos, que oiga».

COMENTARIO:

Celebramos el Jueves de la Segunda Semana de Adviento. El Adviento es un tiempo especial de gracia y de una invitación a reconocer las “Venidas del Señor”. El Adviento es un tiempo para “recordar, un tiempo para celebrar y un tiempo para esperar Hoy la Iglesia celebra la memoria de Santa Lucía, patrona de los ciegos y abogada de problemas de la vista.

En el Evangelio de este Jueves leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 11,11-15).
Jesús proclama a Juan como el último y el mayor testigo de los profetas del Antiguo Testamento, el nuevo Elías que se opuso a los que querían hacerse con el Reino por la violencia. Pero ahora comienza el mundo nuevo.
Juan se convierte en el precursor del tiempo de Jesús, el Mesías enviado por el Padre, en el cual se cumplen plenamente todas las profecías del Antiguo Testamento.

¡Vivamos en este tiempo con alegría el encuentro con Jesucristo y preparemos nuestra vida para acoger al “Señor que vendrá”, rompiendo desde la disponibilidad todo aquello que rompe nuestra fidelidad y nuestro seguimiento!
Pidamos especialmente por la diócesis de Córdoba. Amén.

www.marinaveracruz.net


AL ENCUENTRO PERSONAL CON JESÚS DE NAZARET.

09.12.18 | 19:10. Archivado en Sobre el autor

AL ENCUENTRO PERSONAL CON JESÚS DE NAZARET.

No desvinculemos nuestra vida de la experiencia y del encuentro personal con Jesús de Nazaret, el Cristo. Comprendamos que en los orígenes del Cristianismo existe una experiencia muy precisa, la experiencia de unos hombres, muchos de ellos marginados y alejados de la Ley, pescadores y recaudadores de impuestos, que descubrieron en ese Nazareno el encuentro gozoso con el Misterio.
Jesús fue, sin duda, para sus contemporáneos y para la Iglesia primitiva, un hombre real, que tuvo unos orígenes humildes y tenía una “especial tendencia hacia abajo”.
El marxista E. Bloch afirmaba acerca de los orígenes humildes de Jesús: "Se reza a un niño nacido en un establo. No cabe una mirada a las alturas hecha desde más cerca, desde más abajo, desde más de casa. Por eso es verdadero el pesebre: un origen tan humilde para un Fundador no se lo inventa uno. Las sagas no pintan cuadros de miseria y, menos aún, los mantiene toda una vida. El pesebre, el hijo del carpintero, el visionario que se mueve ENTRE gente baja, y el patíbulo al final..., todo eso está hecho con material histórico, no con el material dorado tan querido por la leyenda..."

www.marinaveracruz.net


II MIÉRCOLES DE ADVIENTO/ CICLO C/12-12-2018.

09.12.18 | 19:07. Archivado en Sobre el autor

II MIÉRCOLES DE ADVIENTO/ CICLO C/12-12-2018.

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 11,28-30.

En aquel tiempo, Jesús tomó la palabra y dijo:
«Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré.
Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera».

COMENTARIO:

Celebramos el Miércoles de la Segunda Semana de Adviento. Hoy la Iglesia celebra la Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe, que Pío X proclamó como "Patrona de toda la América Latina", Pío XI de todas las "Américas", Pío XII la llamó "Emperatriz de las Américas" y Juan XXIII "La Misionera Celeste del Nuevo Mundo" y "la Madre de las América".

En el Evangelio de este Miércoles leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 11,28-30). Jesús nos invita a ir con él porque él ha venido y va a volver a venir a nosotros. Nos ofrece el yugo suave de su amistad, porque él ha cargado con el yugo de nuestro pecado y nuestra muerte. El Señor nos invita a nosotros a descubrir en lo más profundo de nuestra existencia que llama a nuestra puerta para darnos esperanza y reconfortarnos en nuestra propia debilidad.

¡Vivamos en este tiempo con alegría el encuentro con Jesucristo y preparemos nuestra vida para acoger al “Señor que vendrá”, rompiendo desde la disponibilidad todo aquello que rompe nuestra fidelidad y nuestro seguimiento!

www.marinaveracruz.net


CONSEJOS DEL PAPA FRANCISCO PARA VIVIR EL ADVIENTO.

09.12.18 | 19:02. Archivado en Sobre el autor

CONSEJOS DEL PAPA FRANCISCO PARA VIVIR EL ADVIENTO.

El Papa Francisco señala que el tiempo de Adviento “es un tiempo de esperanza, que el Señor nos propone vivir para disponernos mejor a acogerlo en nuestra vida y en nuestro mundo”.
Nos invita a “ponerse en camino”, para lo que propuso 3 actitudes (homilía en la Misa de la Casa Santa Marta)

“¿cuáles son las actitudes que debo tener para encontrar al Señor?
¿Cómo debo preparar mi corazón para encontrar al Señor?”.

“…la liturgia nos señala 3 actitudes: vigilantes en la oración, trabajadores en la caridad y exultantes en la bendición.

LAS ACTITUDES DEL ADVIENTO

1.-VIGILANCIA: debo orar, con vigilancia.

*Papa Francisco: Jesús exhorta a estar atentos y a velar, para estar listos para recibirlo en el momento del regreso.
Nos dice: «Mirad, velad y orad, porque no sabéis cuándo será el tiempo [...] para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo». (vv. 33-36).
*La persona vigilante es aquella que acoge la invitación a velar, es decir, a no dejarse abrumar por el sueño del desánimo, la falta de esperanza, la decepción; y al mismo tiempo rechaza la solicitud de las tantas vanidades de las que desborda el mundo y detrás de las cuales, a veces, se sacrifican tiempo y serenidad personal y familiar.
La persona que está atenta es la que, en el ruido del mundo, no se deja llevar por la distracción o la superficialidad, sino vive en modo pleno y consciente, con una preocupación dirigida en primer lugar a los demás. Con esta actitud somos conscientes de las lágrimas y las necesidades del prójimo, y podemos captar también las capacidades y cualidades humanas y espirituales.
* La persona atenta se dirige luego también al mundo, tratando de contrarrestar la indiferencia y la crueldad en él, y alegrándose de los tesoros de belleza que también existen y que deben ser custodiados.
Se trata de tener una mirada de comprensión para reconocer tanto las miserias y las pobrezas de los individuos y de la sociedad, como para reconocer la riqueza escondida en las pequeñas cosas de cada día, precisamente allí donde el Señor nos ha colocado.
La vigilancia no debe entenderse solamente como defensa del mal que nos acecha, sino como expectación confiada y gozosa de Dios que nos salva y libera de ese mal.
*La vigilancia es una atención concentrada hacia el paso del Señor por nuestras vidas y presente en nuestra historia.

2.-AMOR: Tolerar siempre con la caridad pero activa.

Debo ser trabajador en la caridad –la caridad fraterna: no solo dar una limosna, no; también tolerar a la gente que me molesta, tolerar en casa a los niños cuando hacen demasiado ruido, o al marido o a la mujer cuando están en dificultad, o a la suegra”.

*¿Cuáles son las cualidades del amor?: (1 Cor 13, 4-7)
1. El amor tiene gran ánimo, el amor es bondadoso;
2. no tiene envidia, no se jacta, no se engríe,
3. no se porta indecorosamente, no busca su propio provecho,
4. no se irrita, no piensa en el mal;
5. no se alegra de la injusticia,
sino que se alegra con la verdad;
6. todo lo cubre, todo lo cree, todo lo espera,
7. siempre permanece

3.-LA ALEGRÍA: También “la alegría de bendecir al Señor”.

La alegría del adviento va unida a la esperanza cristiana, y por tanto, a la constancia y a la paciencia, a la “confianza operante”, pues se trata de unir la fe en Dios con el compromiso humano.
Alegría cristiana significa apertura al amor y a la verdad. “La verdadera alegría: es sentir que un gran misterio, el misterio del amor de Dios, visita y colma nuestra existencia personal y comunitaria”.
Para alegrarnos, no sólo necesitamos cosas, sino también amor y verdad: necesitamos al Dios cercano que calienta nuestro corazón y responde a nuestros anhelos más profundos.
Este Dios se ha manifestado en Jesús, nacido de la Virgen María. Por eso el Niño, que ponemos en el portal o en la cueva, es el centro de todo, es el corazón del mundo” (Benedictus XVI. Angelus, 13-XII-2009).
Hoy, en medio de tantos peligros y tantos “desiertos”, proclamar que Dios jamás nos abandona y que es nuestro “compañero incansable en el camino” reconforta nuestra alegría y nos fortalece en la esperanza.

4.-LA FE: También “la alegría de bendecir al Señor”.

La alegría del adviento va unida a la esperanza cristiana, y por tanto, a la constancia y a la paciencia, a la “confianza operante”, pues se trata de unir la fe en Dios con el compromiso humano.
“Así debemos vivir este camino, esta voluntad de encontrar al Señor”
El Papa Francisco manifestó además que “Él es el Señor de las sorpresas” y por eso renovó su invitación a no estar parado.
“Estoy en camino para encontrarlo a Él, en camino para encontrarme, y cuando nos encontremos veamos que la gran sorpresa es que Él me está buscando, antes de que yo comenzara a buscarlo”.
Esta “es la gran sorpresa del encuentro con el Señor. Él nos ha buscado antes. Él siempre es el primero.
Él hace su camino para encontrarnos”.
En definitiva, Dios “no está buscando, nos está esperando, y solo nos pide a nosotros el pequeño paso de la buena voluntad”. Sin embargo, el cristiano debe tener “el deseo de encontrarlo” y después Él “nos ayuda”.
“Muchas veces verá que queremos acercarnos y Él sale a nuestro encuentro. Es el encuentro con el Señor: esto es lo importante. El encuentro”.
La fe no es una teoría, una filosofía, una idea, sino que es un encuentro: Un encuentro con Jesús”.

¿qué calidades o características ha de tener la fe de los cristianos actuales?
a) Una fe, centro y fundamento de la vida.
Si Dios es el fundamento y está en el centro de la vida del hombre, nuestra adhesión a él tiene que estar también en el centro.
b) Una fe, experiencia personal.
Creer en Dios, vivir la fe, es tener experiencia personal de Dios, y de Jesucristo.
Una experiencia que brota y arranca del encuentro personal con él y que lleva a descubrir que solamente él da respuesta a los interrogantes, anhelos y preguntas más íntimas y vitales.
c) Una fe compartida y celebrada en comunidad
El cristiano no vive su fe en solitario.
Fe personal y fe eclesial se requieren mutuamente
d) Una fe encarnada y vivida en el mundo
No es posible creer en el Dios y Padre de Jesucristo al margen o huyendo de este mundo.
Y la razón es bien clara: «Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo único» (Jn 3,16).
e) Una fe testimonial
La fe es para anunciarla a todo el mundo sin ningún complejo de superioridad, porque servimos al Reino de Dios, pero tampoco sin ningún complejo de inferioridad, como pidiendo permiso para anunciarla.
f) Una fe que se vive en el amor
No es tarea fácil vivir como cristianos en un mundo secularizado, en esa crisis de civilización que afecta sobre todo al occidente por el olvido y la marginación de Dios.

¡¡¡VEN, SEÑOR JESÚS!!!

www.marinaveracruz.net


II MARTES DE ADVIENTO./ CICLO B/11-12-2018

09.12.18 | 18:54. Archivado en Sobre el autor

II MARTES DE ADVIENTO./ CICLO B/11-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 18,12-14.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«¿Qué os parece? Suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en el monte y va en busca de la perdida? Y si la encuentra, en verdad os digo que se alegra más por ella que por las noventa y nueve que no se habían extraviado.
Igualmente, no es voluntad de vuestro Padre que está en el cielo que se pierda ni uno de estos pequeños».

COMENTARIO:

Celebramos el Martes de la Segunda Semana de Adviento. Hoy la Iglesia celebra la memoria de San Dámaso. San Dámaso I fue el 37 Papa de Roma. Nació en el 304, probablemente en Lusitania, y murió el 11 de Diciembre del 384 en Roma. Fue Papa desde el año 366 hasta su muerte. Uno de los papados más largos que han existido.

En el Evangelio de este Martes leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 18,12-14).
Jesús enseña a sus discípulos con parábolas. La imagen del Buen Pastor sirve a Jesús para anunciar el perdón de Dios y la misericordia que tiene por cada uno de los hombres y mujeres.
El Buen Pastor va en busca de la perdida y se alegra cuando la encuentra. También Dios sale en busca del “pecador” y lo quiere atraer con correas de amor, lo estrecha entre sus brazos y lo acoge sobre su corazón.

¡Repitamos en nuestro interior: “Habrá más alegría en el cielo por un pecador que se convierta que por 99 que no se habían extraviado!

www.marinaveracruz.net


EL ADVIENTO NOS ENVUELVE.

09.12.18 | 18:51. Archivado en Sobre el autor

EL ADVIENTO NOS ENVUELVE.

*El Adviento es un tiempo de esperanza y de conversión, y la razón fundamental de la esperanza es que Dios ama a nuestro mundo, y nos ama apasionadamente a cada uno de nosotros.
-Ante ese amor desmedido de Dios para con nosotros, la respuesta debe ser la fe y la confianza del ser humano, y el crecimiento interior en la oración.

*Reconoce en el Adviento las “TRES VENIDAS DEL SEÑOR”:
1.-El Adviento es un tiempo para “RECORDAR”: El Señor vino y “acampó entre nosotros”.
Cuando nosotros hoy celebramos el Adviento y centramos nuestra mirada en la espera y la preparación de la venida de Jesús, quiere decir que miramos hacia atrás.
En el Adviento nos preparamos para recordar este hecho decisivo: Dios se ha hecho hombre, Dios ha venido a vivir nuestra misma vida.
-Dios ha entrado en nuestra historia y ha abierto un camino de liberación, Dios ha hecho suya nuestra debilidad. LA ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS.

2.-El Adviento es un tiempo para “CELEBRAR”: El Señor viene a la Iglesia por medio del Espíritu Santo. En el hoy de la Iglesia, Adviento es como un redescubrir la centralidad de Cristo en la historia de la salvación en claves de amor, ternura, fidelidad, misericordia, conversión, perdón…

3.-El Adviento es un tiempo para “ESPERAR”: El Señor vendrá al final de los tiempo en el que Dios será todo en todos.
El Adviento nos invita a mirar al futuro y nos abre a la esperanza.
“La esperanza es la virtud teologal por la que aspiramos al Reino de los cielos y a la vida eterna como felicidad nuestra, poniendo nuestra confianza en las promesas de Cristo y apoyándonos no en nuestras fuerzas sino en los auxilios de la gracia del Espíritu Santo” (CIC 1817).
La pregunta que surge es ¿de donde brota la esperanza cristiana?
La respuesta es: De las promesas de Dios (El Dios de Jesús es el Dios de las promesas).
La esperanza lanza un grito de alegría porque sabe bien, en lo más profundo de su esencia, que “la salvación anunciada es la salvación que trae el Señor”. Esa salvación proviene de Dios y no es solamente hechura de manos del hombre, aunque sabe bien que “la virtud de la esperanza corresponde al anhelo de felicidad puesto por Dios en el corazón de todo hombre” (CIC 1818).
Por eso mismo, desde este sentido profundo de la esperanza misma, sabemos que la promesa es clara, “alzad la cabeza, se acerca vuestra liberación”, pero se nos exige esfuerzo de cambio personal, una profunda renovación y conversión.
La razón fundamental de la esperanza cristiana radica en el triunfo Pascual de Cristo, que anticipa la Justicia divina. DIOS TRIUNFA SOBRE EL MAL.

www.marinaveracruz.net


II LUNES DE ADVIENTO/ CICLO C/10-12-2018

09.12.18 | 18:48. Archivado en Sobre el autor

II LUNES DE ADVIENTO/ CICLO C/10-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 5,17-26.

Un día, estaba Jesús enseñando, y estaban sentados unos fariseos y maestros de la ley, venidos de todas las aldeas de Galilea, Judea y Jerusalén. Y el poder del Señor estaba con él para realizar curaciones.
En esto, llegaron unos hombres que traían en una camilla a un hombre paralítico y trataban de introducirlo y colocarlo delante de él. No encontrando por donde introducirlo a causa del gentío, subieron a la azotea, lo descolgaron con la camilla a través de las tejas, y lo pusieron en medio, delante de Jesús. Él, viendo la fe de ellos, dijo:
«Hombre, tus pecados están perdonados».
Entonces se pusieron a pensar los escribas y los fariseos:
«¿Quién es éste que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?».
Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, respondió y les dijo:
«¿Qué estáis pensando en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados —dijo al paralítico—: “A ti te lo digo, ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa”».
Y, al punto, levantándose a la vista de ellos, tomó la camilla donde había estado tendido y se marchó a su casa dando gloria a Dios
El asombro se apoderó de todos y daban gloria a Dios. Y, llenos de temor, decían:
«Hoy hemos visto maravillas».

COMENTARIO:

Celebramos el Lunes de la Segunda Semana de Adviento. Hoy la Iglesia celebra la memoria de Santa Eulalia de Mérida. Nació en Emerita Augusta (Mérida) en el año 292.
Cuando Eulalia tenía doce años se presentó ante el gobernador Daciano y le protestó valientemente diciéndole que esas leyes que mandaban adorar ídolos y prohibían a Dios eran totalmente injustas y no podían ser obedecidas por los cristianos, y Eulalia murió quemada.

En el Evangelio de este Lunes de la Segunda Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 5,17-26). Jesús estaba enseñando y unos hombres traen a un hombre paralítico. Ante tanta multitud de gente, superan toda clase de obstáculo para ver a Jesús y le acercan, confiados en Él, al enfermo para que le cure. Y Jesús le concede el perdón, algo que escandaliza a los escribas y fariseos, porque el conceder el perdón de los pecados era un atributo solamente atribuido a Dios.

Abrámonos a la acción del Espíritu Santo, y repitamos con San Agustín: Respira en mi, Oh Espíritu Santo, para que mis pensamientos puedan ser todos santos. Actúa en mí, Oh Espíritu Santo, para que mi trabajo, también pueda ser santo...
Guárdame, pues, Oh Espíritu Santo, para que yo siempre pueda ser santo. Amén.

www.marinaveracruz.net


JUAN BAUTISTA, SEGUNDO MODELO DEL ADVIENTO.

02.12.18 | 06:24. Archivado en Sobre el autor

JUAN BAUTISTA, SEGUNDO MODELO DEL ADVIENTO.

Juan Bautista se presenta como el precursor del Señor, que vendrá a bautizarnos en Espíritu y fuego.

La respuesta que Dios exige del mismo hombre se sintetiza magistralmente en toda la predicación del precursor, Juan Bautista. Juan pide a la gente que cambie radicalmente en su interior y debe de “preparar el camino al Señor”.
Juan, el Precursor”, nos señala cómo debemos prepararnos para acoger la venida de Cristo desde una actitud coherente y confiada.
*Para la insolidaridad, que es la base y el origen de la desigualdad,
se propone compartir (consejo a las multitudes: “el que tenga dos túnicas…)
*Para la explotación, que engendra toda clase de odio entre los humanos,
se propone la supresión de cualquier espíritu de injusticia (Consejo a los recaudadores: “No exijáis más de lo establecido)
*Para controlar la violencia de quien detenta el poder político y militar, extorsión a nadie…)
se propone la no violencia y el evitar la injusticia que proviene de la insaciable ambición de poseer y dominar (consejo a los soldados paganos).

www.marinaveracruz.net


II DOMINGO DE ADVIENTO/CICLO C/ 9-12-2018

02.12.18 | 06:21. Archivado en Sobre el autor

II DOMINGO DE ADVIENTO/CICLO C/ 9-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 3,1-6.

En el año decimoquinto del imperio del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tretarca de Iturea y Traconítide, y Lisanio tetrarca de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:
«Voz del que grita en el desierto:
Preparad el camino del Señor,
allanad sus senderos;
los valles serán rellenados,
los montes y colinas serán rebajador;
lo torcido será enderezado,
lo escabroso será camino llano.
Y toda carne verá la salvación de Dios».

COMENTARIO:

Celebramos hoy el II Domingo de Adviento. El Adviento nos invita a mirar al futuro y nos abre a la esperanza. “La esperanza es la virtud teologal por la que aspiramos al Reino de los cielos y a la vida eterna como felicidad nuestra, poniendo nuestra confianza en las promesas de Cristo y apoyándonos no en nuestras fuerzas sino en los auxilios de la gracia del Espíritu Santo” (CIC 1817).

En el Evangelio de este I Domingo de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 3,1-6) En un momento concreto de la historia, aparece Juan Bautista . Su mensaje va en la línea del Antiguo Testamento. Juan diseña todo un programa para recibir al salvador y lo expresa en cinco sugerentes expresiones, dibujadas en las profecías de todos los profetas, especialmente de Isaías: “allanar los senderos”, “elevar los valles”, “abajar montes y colinas”, “enderezar lo torcido” e “igualar lo escabroso”.
Juan, el Precursor”, nos señala cómo debemos prepararnos para acoger la venida de Cristo desde una actitud coherente y confiada. .

Dios mío, que nos preparemos a la venida de Cristo desde una actitud coherente y confiada, alegre y esperanzada. Amén.

www.marinaveracruz.net


MARÍA DE NAZARET NOS ACERCA A CRISTO

02.12.18 | 06:18. Archivado en Sobre el autor

MARÍA DE NAZARET NOS ACERCA A CRISTO

Lo que la Iglesia enseña sobre María ilumina
a su vez la fe en Cristo.
* Dios quiere la libre cooperación de la criatura. “Cómo puede ser esto, pues no conozco varón”
(Lc 1,26ss)
* La desobediencia de Eva contrasta con la disponibilidad de María “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,26ss)
* María, una mujer de fe. “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre…¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?...Dichosa tú que has creído” (Lc 1,39ss)
* María, una mujer en búsqueda. “Hijo, ¿por qué te has portado así con nosotros? Tu padre y yo te buscábamos angustiados” (Lc 2,48-50)
* Ella señala siempre a Cristo. “Haced lo que os diga”(Jn 2,3ss)
* María, madre espiritual de los creyentes “Mujer, ahí tienes a tu hijo” (Jn 19,ss)

¿Qué dice la Biblia de María:
1.-María, esclava del Señor. Dijo María: "He aquí la esclava del Señor." Lc 1,38.
María no es una diosa sino hija de Adán. "Ella se consagró totalmente como esclava del Señor, sirviendo a la persona y a la obra de su Hijo". Lumen Gentium 56
2.-María es la primera cristiana Ella nos precedió a todos en el camino de la fe y cooperó activamente en el plan de redención con su "sí" a Dios: "Hágase en mí según tu palabra." Lc 1,38.
3.-María, modelo de fe y de obediencia: "La Virgen María realiza de la manera más perfecta la obediencia de la fe... Durante toda su vida, y hasta su última prueba, cuando su hijo murió en la cruz, su fe no vaciló” (CIC n. 148 ss).

www.marinaveracruz.net


INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA/ CICLO B/8-12-2018

02.12.18 | 06:14. Archivado en Sobre el autor

INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA/ CICLO B/8-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 1,26-38.

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.
El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.
El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»
Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»
El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»
María contestó: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»
Y la dejó el ángel.

COMENTARIO:

El Adviento, fundamentalmente, es el tiempo de la Virgen María. En Ella se realizan las tres venidas de Jesucristo: la histórica, la actual y la futura.
Celebramos la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, dogma católico proclamado por Pio IX, en la bula Ineffabilis Deus, el 8 de Diciembre del año 1854.
Juan Pablo II nos decía que la Inmaculada Concepción de María nos invita a contemplar el rostro de Cristo, porque "la contemplación de Cristo tiene en María su modelo insuperable. El rostro del Hijo le pertenece de un modo singular” (Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, 10).

En el Evangelio de esta Solemnidad de la Inmaculada Concepción leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 1,26-38).
En un pueblo insignificante de Galilea, en el territorio en el que el Judaísmo se diluye entre gentes de diversa procedencia. Allí María recibe misteriosamente la llamada divina. Será la Madre del Mesías tan esperado, Jesús (nombre idéntico a Josué, "salvador", el que antaño introdujo al pueblo en la tierra prometida) no será fruto de un deseo humano, sino puro don de Dios. La Virgen, con su perfecta disponibilidad es la encarnación de la humanidad dispuesta por fin a responder al amor previo de su Señor.

¡Oh, María Inmaculada, ayúdanos a decir Si a Dios como tú, Amén!

www.marinaveracruz.net


ACTITUDES PARA EJERCITAR EN EL ADVIENTO.

02.12.18 | 06:11. Archivado en Sobre el autor

ACTITUDES PARA EJERCITAR EN EL ADVIENTO.

HUMILDAD Y POBREZA:

Nadie desea un Salvador ni espera su venida si no siente necesidad de ser salvado.
El humilde es capaz de comprender el secreto de Dios porque busca desde su misma indigencia, mientras que el “sabio y el inteligente” busca desde su prepotencia y su orgullo.
El humilde es capaz de “vivir en verdad” y pide sin exigir nada como un “mendigo” necesitado de lo más urgente, que sólo Dios mismo puede dárselo.
El humilde sabe “de quién se ha fiado” y sabe que en medio de su vida Dios mismo ha hecho una opción preferente por su causa, a pesar de que en muchos frentes la vida misma lo arrincona en su cuneta.
Jesús mismo nos hace ver, con su talante y con su actitud, que valorar al humilde conlleva tener en su interior la honradez de miras que le hace “no juzgar por apariencias, ni sentenciar de oídas”.
Hagamos que en cada situación que nos encontremos anhelemos la venida de Cristo desde un talante humilde y sencillo, sabiendo que Dios mismo se hace “mendigo” de nuestra pequeñez y debilidad.

DESEO Y ESPERANZA:

Hay que tener hambre y sed de Cristo y de todo lo que Cristo supone, como es el Reino de Dios en la tierra.
El Adviento es un tiempo de esperanza y de conversión, y la razón fundamental de la esperanza es que Dios ama a nuestro mundo, y nos ama apasionadamente a cada uno de nosotros.
Ante ese amor desmedido de Dios para con nosotros, la respuesta debe ser la fe y la confianza del ser humano.
Dios mismo nos te indica el camino que debemos seguir.
Dios mismo nos recuerda que el camino que debemos seguir debe cimentarse fundamentalmente en la paz y en la justicia, auténticos dones de arriba: ¡Oh, si hubieras obedecido a mis mandamientos! Tu paz sería como un río y tu justicia como las olas del mar.

VIGILANCIA Y FE:

Hay que esperar al Señor porque no se sabe la hora. Ni siquiera se sabe la forma y la manera. Y bien sabemos que Dios se hace encontradizo en nuestra vida aunque nosotros no lo reconozcamos.
Lo más importante en la fe no es saber mucho sino confiar, al estilo de María. Y reconocemos el dinamismo de la revelación cristiana: Dios nos ha amado con todas sus fuerzas en Cristo y no por méritos propios. De la misma manera, no por méritos tenemos que amor al otro.

ALEGRÍA:

Hay que prepararnos para recibir algo grande y muy hermoso. La vida no sólo se alegra con las realidades positivas, sino con las esperanzas de estas realidades. Toda esperanza alegra el corazón. La esperanza posibilita la ilusión y el esfuerzo.
Hoy, también a nosotros, se nos anuncia que Dios nos ha escogido y nos ama con todas sus fuerzas “pues yo, el Señor, tu Dios, te cojo de la diestra y te digo: No temas, que yo vengo a ayudarte. No temas, gusanillo de Jacob, larva insignificante de Israel; ya vengo yo en tu ayuda, dice el Señor: tu redentor es el Santo de Israel”.
Hoy, en medio de tantos peligros y tantos “desiertos”, proclamar que Dios jamás nos abandona y que es nuestro “compañero incansable en el camino” reconforta nuestra alegría y nos fortalece en la esperanza, esa virtud que no se cansa de esperar y goza en su corazón de lo que aún no está.

CARIDAD:
Hay que acoger al Señor en el hermano que sufre y necesita de nosotros
Jesús mismo, en el Evangelio, nos advierte que no basta decir “Señor, Señor, para entrar en el Reino de los cielos”, sino “el que haga la voluntad de mi Padre celestial”.
La voluntad del Padre celestial pasa por hacer posible el dinamismo del amor… En el fondo, la voluntad del Padre pasa por amar a Dios con todas nuestras fuerzas y al prójimo como a nosotros mismos.
¡Cómo resuena en este momento, en esta sintonía evangélica, las palabras de San Juan de la Cruz: “Al final de los días nos examinarán del amor”!

www.marinaveracruz.net


I VIERNES DE ADVIENTO/ CICLO C/7-12-2018

02.12.18 | 06:09. Archivado en Sobre el autor

I VIERNES DE ADVIENTO/ CICLO C/7-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 9,27-31.

En aquel tiempo, dos ciegos seguían a Jesús, gritando:
«Ten compasión de nosotros, hijo de David».
Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos, y Jesús les dijo:
«¿Creéis que puedo hacerlo?».
Contestaron:
«Sí, Señor».
Entonces les tocó los ojos, diciendo:
«Que os suceda conforme a vuestra fe».
Y se les abrieron los ojos. Jesús les ordenó severamente:
«¡Cuidado con que lo sepa alguien!».
Pero ellos, al salir, hablaron de él por toda la comarca.

COMENTARIO.

Celebramos el Viernes de la Primera Semana de Adviento. Hoy la Iglesia celebra la memoria de San Ambrosio. San Ambrosio nació en Treveris, en el año 340. Pertenecía a la nobleza romana y era gobernador de las provincias del Norte de Italia.
San Ambrosio contribuyó mucho a la conversión de San Agustín. Murió en el año 397.

En el Evangelio del Viernes de la Primera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 9,27-31). Jesús cura a dos ciegos que le piden gritando curación: “¡Ten compasión de nosotros, hijo de David!” Le piden curación desde la fe y la confianza.
Jesús continúa manifestando el Reino de Dios. Una elocuente señal será que los ciegos ven. Si los signos de la victoria final será que los “ciegos vean”, entonces Jesús mismo irá curando a los ciegos.

Señor, cúranos de nuestra ceguera... porque hay tantos tipos de cegueras y somos tan ciegos. Ciegos de no reconocer la presencia de Dios en medio de nosotros, ciegos de no saber comprender al que tenemos a nuestro lado... Amén.

www.marinaveracruz.net


ADVIENTO: TIEMPO DE ESPERA.

02.12.18 | 06:06. Archivado en Sobre el autor

ADVIENTO: TIEMPO DE ESPERA

El Adviento es un tiempo especial de gracia y de una invitación a reconocer las “Venidas del Señor”:
El Adviento es un tiempo para “RECORDAR”: El Señor vino y “acampó entre nosotros”.
El Adviento es un tiempo para “CELEBRAR”: El Señor viene en la Iglesia por medio del Espíritu Santo.
El Adviento es un tiempo para “ESPERAR”: El Señor vendrá al final de los tiempos en el que Dios será todo en todos.

El Adviento nos habla de un origen, la primera venida del Salvador desde el Si Incondicional de María, y nos habla también de una meta, la segunda venida del Salvador para concluir la historia y comenzar la época definitiva, la época en que Dios será “todo en todos”. Y entre estas dos venidas se desarrolla el tiempo de la Iglesia y se sitúa nuestra vida. Y también se da la venida de Jesucristo por medio de la acción de su Espíritu: llega el Señor a nosotros a través de su Palabra, se hace presente para actuar en sus sacramentos, toca a nuestras puertas como hermano necesitado que reclama nuestra solidaridad.
El Adviento nos invita a mirar al futuro y nos abre a la esperanza. “La esperanza es la virtud teologal por la que aspiramos al Reino de los cielos y a la vida eterna como felicidad nuestra, poniendo nuestra confianza en las promesas de Cristo y apoyándonos no en nuestras fuerzas sino en los auxilios de la gracia del Espíritu Santo” (CIC 1817)
Y la esperanza lanza un grito de alegría porque sabe bien, en lo más profundo de su esencia, que “la salvación anunciada es la salvación que trae el Señor”. Esa salvación proviene de Dios y no es solamente hechura de manos del hombre, aunque sabe bien que “la virtud de la esperanza corresponde al anhelo de felicidad puesto por Dios en el corazón de todo hombre” (CIC 1818).
Por eso mismo, desde este sentido profundo de la esperanza misma, sabemos que la promesa es clara, “alzad la cabeza, se acerca vuestra liberación”, pero que se nos exige esfuerzo de cambio personal, una profunda renovación y conversión.

www.marinaveracruz.net


I JUEVES DE ADVIENTO/CICLO C/ 6-12-2018

02.12.18 | 06:03. Archivado en Sobre el autor

I JUEVES DE ADVIENTO/CICLO C/ 6-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 7,21.24-27.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«No todo el que me dice “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca.
El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se derrumbó. Y su ruina fue grande».

COMENTARIO:

Celebramos el Jueves de la Primera Semana de Adviento La vida cristiana en su esencia misma es un encuentro liberador y existencial con el Dios vivo, manifestado plenamente en Cristo, y reconocido por el Espíritu Santo. Y el Adviento es un tiempo privilegiado de gracia para ir avanzando en este ideal de vida, purificando nuestro interior.

En el Evangelio del Jueves de la Primera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 7,21.24-27). Jesús, en el Evangelio, nos advierte que no basta decir “Señor, Señor, para entrar en el Reino de los cielos”, sino “el que haga la voluntad de mi Padre celestial”.
La voluntad del Padre celestial pasa por hacer posible el dinamismo del amor… En el fondo, la voluntad del Padre pasa por amar a Dios con todas nuestras fuerzas y al prójimo como a nosotros mismos. ¡Cómo resuena en este momento, en esta sintonía evangélica, las palabras de San Juan de la Cruz: “Al final de los días nos examinarán del amor”!

¡Ven, Señor Jesús, y destruye nuestros miedos para que podamos entregarnos a Ti sin resistencias, y que podamos decir al Padre!

www.marinaveracruz.net


UNA PERSONALIDAD HISTÓRICA: JESÚS DE NAZARET.

02.12.18 | 06:00. Archivado en Sobre el autor

UNA PERSONALIDAD HISTÓRICA: JESÚS DE NAZARET.

Romano Guardini en su libro "La esencia del Cristianismo" afirma brillantemente: "El Cristianismo no es, en último término, ni una doctrina de la verdad ni una interpretación de la vida. Es eso también, pero nada de ello constituye su esencia nuclear. Su esencia está constituida por Jesús de Nazaret, por su existencia, su obra y su destino concreto, es decir, por una personalidad histórica".

Cada uno de nosotros, creyentes y seguidores de Cristo, tenemos que cimentar nuestra fe en ese Jesucristo que ha aunado con un nexo inviolable el amor a Dios y al prójimo, reafirmando como baluartes de toda una existencia auténtica el amor, la esperanza y la fe.

Desde Jesucristo comprendemos, a la luz de toda su vida, que "Dios necesita de los hombres no para ser Dios sino para ser un Dios de hombres y mujeres" (Edward Shillebeeckx), y que es imposible gestar un credo razonable al margen de la historia del hombre, de su temporalidad, de sus angustias y esperanzas, anhelos y frustraciones, sueños y fatigas, proyectos y derrotas.

www.marinaveracruz.net


I MIÉRCOLES DE ADVIENTO/ CICLO C/ 5-12-2018

02.12.18 | 05:57. Archivado en Sobre el autor

I MIÉRCOLES DE ADVIENTO/ CICLO C/ 5-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 15,29-37.

En aquel tiempo, Jesús, se dirigió al mar de Galilea, subió al monte y se sentó en él.
Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los ponían a sus pies, y él los curaba.
La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y daban gloria al Dios de Israel.
Jesús llamó a sus discípulos y les dijo:
«Siento compasión de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que desfallezcan en el camino».
Los discípulos le dijeron:
«¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?».
Jesús les dijo:
«¿Cuántos panes tenéis?».
Ellos contestaron:
«Siete y algunos peces».
Él mandó a la gente que se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, pronunció la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente.
Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete canastos llenos.

COMENTARIO:

Celebramos el Miércoles de la Primera Semana de Adviento. El Adviento nos alienta a saciar todas nuestras hambres y todos nuestros deseos en Cristo que llega, y en medio de este tiempo privilegiado de gracia suspiremos el festín mesiánico de amor, justicia y fraternidad, anticipado en la Eucaristía que celebramos los cristianos.
El Adviento nos conduce hacia Cristo desde una esperanza humilde y un talante de conversión. Vive en este día la gran tarea de abrir tu alma a la venida de Cristo en el Espíritu.
En el Evangelio del Miércoles de la Primera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 15,29-37) Jesús mismo lleva a su plenitud la esperanza del Antiguo Testamento. Toda su vida es un anticipo de la plenitud que esperamos. Toda su existencia es un “rehabilitar personas” y liberar al hombre en todas sus manifestaciones.
El profeta Isaías invitaba a mirar al futuro donde el triunfo de Dios será una realidad en plenitud. Ese triunfo es puro don de Dios y una creación nueva, simbolizada con la imagen del banquete.
Pidamos a Dios que nos conceda cumplir su voluntad y ser capaces de vivir el Evangelio en clave de humildad y sencillez. Amén.

www.marinaveracruz.net


LA CIENCIA TAMBIÉN NOS LLEVA A DIOS

02.12.18 | 05:54. Archivado en Sobre el autor

LA CIENCIA TAMBIÉN NOS LLEVA A DIOS

La ciencia actual, cada día más honesta en sus planteamientos, ha superado con creces cualquier pretensión de presagiar el final de la Religión como enemiga del progreso, de los planteamientos científicos y de la propia realización del hombre.
Alfredo Kastler, premio Nobel de Física, declaraba en el año 1968: “La idea de que el mundo, el universo material, se ha creado a sí mismo, me parece absurda. Para un físico, un solo átomo es tan complicado, supone tal inteligencia, que un universo puramente materialista carece de sentido... Yo no concibo el mundo sino con un Creador infinitamente inteligente...”
John B. Haldane, famoso genetista británico, profesor de Cambridge, afirma que el origen de la vida es imposible sin un Ser Inteligente preexistente. La vida no se ha formado por causalidad, sino que se basa en leyes bien precisas”.
Wittgenstein, que afirmaba que las fórmulas religiosas de fe no pasaban de ser para él hipótesis no empíricas, trabajó como enfermero en un hospital en Londres y renunció a su Cátedra, trató de defender la Religión contra sus detractores positivistas más radicales. Afirmaba que la Religión afecta también a nuestros pensamientos y acciones. Él argumentaba que “...en el mundo hay algo problemático, lo que llamamos sentido. Y que este sentido no está en él, sino fuera de él... Al sentido de la vida, esto es, al sentido del mundo podemos llamarlo Dios”.
Esta tendencia direccional de la realidad, que parece cada día más consensuada por la comunidad científica, encaja perfectamente con la búsqueda de sentido global último de la propia existencia, de la propia realidad en su conjunto y del curso de la historia; realidades que son en el fondo la dimensión religiosa de todo ser humano.

www.marinaveracruz.net


I MARTES DE ADVIENTO/CICLO C/ 4-12-2018

02.12.18 | 05:51. Archivado en Sobre el autor

I MARTES DE ADVIENTO/CICLO C/ 4-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 10,21-24.

En aquella hora Jesús se lleno de la alegría en el Espíritu Santo y dijo:
«Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien.
Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; ni quién es el Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».
Y, volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte:
«¡Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que vosotros oís, y no lo oyeron».

COMENTARIO:

Celebramos el Martes de la Primera Semana de Adviento. El adviento es aceptación, entrega, gratificación, oración, compromiso, esperanza, servicio, alegría; es decir, “si al proyecto y al plan de Dios para la Humanidad y para el mundo.
Hoy la Iglesia celebra la memoria de San Juan Damasceno. Nació en Damasco, capital de Siria, en la segunda mitad del siglo VII.
Escribió numerosas obras teológicas, sobre todo contra los iconoclastas. Murió a mediados del siglo VIII.
En el Evangelio del Martes de la Primera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Lucas (Lc 10,21-24)
Jesús nos hace descubrir que el Reino será comprendido desde un corazón sencillo y humilde, al estilo de María que engrandece al Señor que ha confundido a los fuertes y ensalzado a los humildes.
Dios mío, concédenos en este tiempo de Adviento la paciencia que todo lo alcanza, la comprensión que destruye la intransigencia y la intolerancia, la fe que destruye la increencia y la desconfianza, la humildad que agrieta la soberbia y el orgullo, la esperanza que desvanece la amargura y la desesperanza, la oración que fortalece la creencia en el Dios que nos salva. Amén.

www.marinaveracruz.net


DIOS NOS AMA EN JESUCRISTO

02.12.18 | 05:48. Archivado en Sobre el autor

DIOS NOS AMA EN JESUCRISTO

Karl Rahner, al final de su vida, decía: "por Jesús sabemos que Dios es bueno y nos quiere bien. No necesitamos saber mucho más".
El amor de Dios, manifestado plenamente en Jesucristo, constituye toda la esencia misma de la Revelación Cristiana.
“Dios nos ama en Jesucristo” es el clamor fundamental que recorre desde el origen hasta el final del Cristianismo, y que
reivindica su gran aportación en el tejido social.
No imaginemos la salvación como resultado final del esfuerzo y del conocimiento del creyente, sino reafirmemos la salvación como un derroche y un don de Dios. Hay que señalar que admitir la salvación como don y como gracia de Dios conlleva cierto sacrificio y esfuerzo por llevar una vida conforme a su voluntad, pero subrayemos que no la conseguimos por esfuerzo sino como gracia.
Ante este amor misericordioso, el creyente responde por la fe, que, en el fondo, es la respuesta libre y obediente a un Dios que se comunica en amor.
Desde la contemplación de este Amor desbordante respondemos libremente y agradecidos por la fe. Por esta razón, la fe es una decisión personal que compromete toda nuestra vida y obliga a poder vivir según los planteamientos de su proyecto divino.
El amor hacia los demás es un signo del amor divino en nosotros, que da sentido pleno a la vida. Y, a decir verdad, Dios actúa a través de las personas que aman, y se hace presencia en las personas que necesitan amor.

www.marinaveracruz.net


I LUNES DE ADVIENTO/ CICLO C/3-12-2018

02.12.18 | 05:45. Archivado en Sobre el autor

I LUNES DE ADVIENTO/ CICLO C/3-12-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 8,5-11.

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole:
«Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho».
Le contestó:
«Voy yo a curarlo».
Pero el centurión le replicó:
«Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: "Ve", y va; al otro: "Ven", y viene; a mi criado: "Haz esto", y lo hace».
Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían:
«En verdad os digo que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos».

COMENTARIO:

Celebramos el Lunes de la Primera Semana de Adviento. Hoy la Iglesia celebra la memoria de San Francisco Javier, Patrono de las Misiones. Nació en el castillo de Javier (Navarra) el año 1506, cerca de Pamplona, España. Evangelizó incansablemente la India y el Japón durante diez años. Murió el año 1552 en la isla de Sanchón Sancián, a las puertas de China.
En el Evangelio del Lunes de la Primera Semana de Adviento leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 8,5-11) Un oficial pagano de las fuerzas de ocupación muestra con su actitud humilde que ha comprendido el poder de Jesús. Jesús, al alabar la fe de este hombre, critica indirectamente las miras poco universales de sus oyentes y la visión de un Mesianismo excluyente y político. Jesús nos recordará que “Vendrán muchos de Oriente y Occidente y ocuparán un lugar en el banquete del Reino”.
¡Oh, Señor Jesús, tú has dado comienzo a una obra que hay que continuar, la construcción del Reino de Dios! Tú recorrías todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias.
¡Oh, Señor, manda operarios y trabajadores a tu mies, para que colaboren contigo en la construcción de este mundo según los criterios el Padre Eterno!

www.marinaveracruz.net


Domingo, 20 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31