Entre el Cielo y la Tierra

EL MUNDO DEL TRABAJO Y DEL TRABAJADOR EN LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA

29.04.18 | 10:35. Archivado en Sobre el autor

EL MUNDO DEL TRABAJO Y DEL TRABAJADOR EN LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA

En la sociedad misma hay una tendencia a ubicar a la Iglesia en la esfera de lo privado y mirar con recelo toda manifestación pública cuando aborda problemas laborales, sociales y políticos que afectan a la sociedad misma, en la cual hay cristianos que son ciudadanos. Incluso hay mayorías en la sociedad que están convencidas de que la Iglesia es espiritualista y ajena a los problemas concretos del hombre, sobre todo en la dimensión laboral y la relación de los obreros-empresarios.

La Iglesia ha abordado con una clarividencia enorme los problemas laborales y sociales, afirmando los deberes y derechos tanto del obrero como del empresario.
Según la Doctrina Social de la Iglesia la persona por estar hecha a imagen y semejanza de Dios, posee una dignidad que la hace superior a los demás seres creados.
Ha reconocido que toda persona tiene derecho a poseer bienes privados y que el obrero tiene derecho a un salario que le procure un sustento digno para él y su familia.
Ha afirmado que tiene derecho a asociarse para defender sus derechos de forma colectiva y solidaria, al tiempo que pueda realizar su trabajo en condiciones humanamente dignas (respeto, libertad, ausencia de tensiones, higiene, descanso adecuado...), y el deber de desempeñar su tarea con responsabilidad.
Ha afirmado que el empresario tiene el deber de pagar a sus obreros un salario digno al tiempo que los beneficios de la empresa reviertan en los trabajadores y, en definitiva, en la sociedad.
Ha manifestado que un sistema que hace del lucro la norma exclusiva y el fín último de la actividad económica es moralmente inaceptable. Y reconoce que el apetito desordenado del dinero no deja de producir efectos perniciosos y es una de las causad de los numerosos conflictos que perturban el orden social.
Ha señalado que “La Iglesia ha rechazado las ideologías totalitarias y ateas asociadas en los tiempos modernos al "comunismo" o "socialismo".
Por otra parte, ha reprobado en la práctica del "capitalismo" el individualismo y la primacía absoluta de la ley de mercado sobre el trabajo humano (cf CA 10, 13.44). La regulación de la economía únicamente por la planificación centralizada pervierte en la base los vínculos sociales; su regulación únicamente por la ley de mercado quebranta la justicia social, porque "existen numerosas necesidades humanas que no tienen salida en el mercado" (CA 34). Es preciso promover una regulación razonable del mercado y de las iniciativas económicas, según una justa jerarquía de valores y atendiendo al bien común. (CIC 2425)

¿Acaso estas manifestaciones, que brotan de la defensa del hombre mismo, avalada por documentos tan importantes como “Rerum Novarum” (León XIII.1891), “Quadragessimo anno” (Pio XI.1931), “Mater et Magistra” (Juan XXIII.1961), “Pacem in Terris” (Juan XXIII.1963), “Gaudium et Spes” (Vaticano II. 1965), “Populorum Progressio” (Pablo VI.1967), “Octogésima Adveniens (Pablo VI. 1971); “Laborem Exercens” (Juan Pablo II. 1981)), “Sollicitudo Rei Socialis” (Juan Pablo II. 1987), “Centessimus Annus” (Juan Pablo II. 1991), “Deus Caritas est” (Benedicto XVI. 2005), “Caritas in veritate” (Benedicto XVI. 2009), no son un reclamo para que nadie pueda tachar a la Iglesia de espiritualista y ajena a los problemas del hombre actual?

Pedimos como cristianos que se generen puestos de trabajo en nuestra sociedad y se defienda la dignidad del trabajador/a en nuestras economías de mercado.

www.marinaveracruz.net


V MIÉRCOLES DE PASCUA /CICLO B/2-05-2018

29.04.18 | 10:31. Archivado en Sobre el autor

V MIÉRCOLES DE PASCUA /CICLO B/2-05-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 15,1-8

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento que no da fruto en mí lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto.
Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros.
Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.
Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden.
Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará.
Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos».

COMENTARIO:

Celebramos el V Miércoles de Pascua . María es la "perfecta seguidora de Cristo", que dando un sí al proyecto de salvación, avanza en su peregrinación de fe, escuchando y guardando la Palabra de Dios, manteniéndose unida a su Hijo hasta la cruz.
En el Evangelio de este V Miércoles de Pascua, Jesús utiliza la imagen de la viña para transmitir un mensaje de comunión y de unión. Vinculados a Dios por el amor, los apóstoles darán fruto. Serán los amigos de Jesús y llevarán a cabo la obra que les ha confiado, difundirán el amor entre todas las personas (Jn 15,1-8).
La imagen de la vid-viña es frecuente en el Antiguo Testamento: el pueblo elegido era la viña o plantación de Dios, pero la mayoría de las veces defraudó las esperanzas del Agricultor. Ahora todo cambia: la vida es Jesús, la fidelidad total, el que corresponde plenamente a la voluntad del Padre produciendo el vino excelente.
Dirijámonos a la Virgen María con esta preciosa oración de Madre Teresa de Calcuta: “María, Madre del sí, tu ejemplo me admira. Me admira porque arriesgaste tu vida; me admira porque no miraste a tus intereses sino a los del resto del mundo; me admira y me das ejemplo de entrega a Dios..."

www.marinaveracruz.net


CON CAPACIDAD DE PERDÓN Y DE BONDAD

29.04.18 | 10:21. Archivado en Sobre el autor

CON CAPACIDAD DE PERDÓN Y DE BONDAD

Jamás el alma da mayor síntoma de grandeza que cuando es capaz de soportar los golpes y emprender el camino del perdón.
Necesitamos encontrar en nuestra vida la mirada que nos libere y nos reconcilie con la vida. De vez en cuando, en medio de miradas que nos destrozan y nos sacuden interiormente a través de las críticas despiadadas a lo que hacemos y somos, aparece una mirada que nos acerca a la misericordia y nos hace sentirnos un poco más humanos.
Jesús de Nazaret no quería la muerte del pecador sino que se convirtiera y viva. No dejó a nadie indiferente y sus palabras tenían la fuerza del amor y del perdón en sus adentros.
En cierta ocasión, un fariseo lo invitó a comer en su casa y una mujer, conocida pecadora, se acercó, derramó perfume en sus pies y llorando se puso a besarlos. El fariseo se escandalizaba de aquella reacción de Jesús que, quedándose quieto, dejaba que le tocara una mujer pecadora.
Jesús le dijo al fariseo: "Un prestamista tenía dos deudores; uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los dos. ¿Cuál de los dos lo amará más?" Simón contestó: "Supongo que aquel a quien le perdonó más"... Y Jesús le dijo: "...sus muchos pecados están perdonados porque tiene mucho amor; pero al que poco se le perdona, poco ama" (Lc 7, 36-50).
¡Qué grandeza tenía Jesús en su corazón que sabía mirar al ser humano más allá de sus actos y leía en lo más recóndito de sus sentimientos! ¡Qué liberación sentiría aquella mujer que alguien la miró con dignidad y la acercó a la misericordia de Dios!
En esos momentos históricos donde ha sobreabundado la oscuridad y la noche, hay que reconocer que aparecieron siempre almas grandes que fueron capaces de sacudir toda una época, dando motivos de esperanza a la gran masa desde las categorías de la reconciliación y el perdón, superando los deseos de venganza y de odio.
Hoy más que nunca es necesario encontrar almas grandes con capacidad de perdón en su interior y bondad en sus corazones.

www.marinaveracruz.net


SAN JOSÉ OBRERO /CICLO B/1-05-2018

29.04.18 | 10:19. Archivado en Sobre el autor

SAN JOSÉ OBRERO /CICLO B/1-05-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 13,54-58

Viniendo a su patria, les enseñaba en su sinagoga, de tal manera que decían maravillados: «¿De dónde le viene a éste esa sabiduría y esos milagros?
¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas?
Y sus hermanas, ¿no están todas entre nosotros? Entonces, ¿de dónde le viene todo esto?»
Y se escandalizaban a causa de él. Mas Jesús les dijo: «Un profeta sólo en su patria y en su casa carece de prestigio.»
Y no hizo allí muchos milagros, a causa de su falta de fe.

COMENTARIO:

Hoy la Iglesia celebra el día primero de Mayo, día del trabajo y de San José obrero. Fiesta instituida por Pío XII el 1 de mayo de 1955, para que —como dijo el mismo Pío XII a los obreros reunidos aquel día en la Plaza de San Pedro — «el humilde obrero de Nazaret, además de encarnar delante de Dios y de la Iglesia la dignidad del obrero manual, sea también el próvido guardián de vosotros y de vuestras familias».
En el Evangelio de este día leemos el Evangelio de San Mateo (Mt 13,54-58). Los paisanos de Jesús se escandalizan de él, porque admirados se sorprenden de lo que dice y hace, y no ven nada más que "al hijo del carpintero, e hijo de María". Y "no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe".
Dios Todopoderosos, artífice del trabajo y de la felicidad, te pedimos por todas las familias más necesitadas, por las personas que han perdido su empleo, por los que buscan trabajo y no lo encuentran, por las familias desahuciadas que han perdido su hogar, por las personas que ayudan a los más pobres desde Cáritas; y concédenos que, siguiendo el ejemplo de San José, podamos cumplir tu santa voluntad. Amén.

www.marinaveracruz.net


EL MAYOR DON QUE RECIBIMOS ES LA VIDA

28.04.18 | 21:07. Archivado en Sobre el autor

EL MAYOR DON QUE RECIBIMOS ES LA VIDA

El mayor don que Dios nos ha regalado es la vida y de ella tenemos que hacer nuestra mejor consigna y nuestra mejor ofrenda.
La vida misma es todo un canto y tu mayor tesoro que debe de ser descubierto, y revelado desde el alba hasta la noche.
Madre Teresa de Calcuta, premio Nobel de la Paz en el año 1979, escribió este magnífico texto, sabiendo que la vida es el primer valor, base de todos los demás: “La vida es una oportunidad, aprovéchala. La vida es belleza, admírala. La vida es beatitud, saboréala. La vida es sueño, hazlo realidad. La vida es un reto, afróntalo. La vida es un deber, cúmplelo. La vida es un juego, juégalo. La vida es preciosa, cuídala. La vida es riqueza, consérvala. La vida es amor, gózala. La vida es misterio, devélalo. La vida es promesa, cúmplela. La vida es tristeza, supérala. La vida es himno, cántalo. La vida es combate, acéptalo. La vida es una tragedia, domínala. La vida es aventura, arrástrala. La vida es felicidad, merécela. La vida es la vida, defiéndela".

www.marinaveracruz.net


V LUNES DE PASCUA /CICLO B/30-04-2018

28.04.18 | 21:04. Archivado en Sobre el autor

V LUNES DE PASCUA /CICLO B/30-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 14,21-26

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«El que acepta mis mandamientos y los guarda, ese me ama; al que me ama será amado mi Padre, y yo también lo amaré y me manifestaré a él».
Le dijo Judas, no el Iscariote:
«Señor, ¿qué ha sucedido para que te reveles a nosotros y no al mundo?»
Respondió Jesús y le dijo:
«El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él.
El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió.
Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho».

COMENTARIO:

Celebramos el V Lunes de Pascua. La salvación es un regalo de Dios que no se consigue por méritos propios. La salvación nos la ha merecido Jesús de Nazaret, muerto y resucitado. Su vida, muerte y resurrección nos revela cuánto nos ama Dios.
En el Evangelio de este V Lunes de Pascua, Jesús hace confidencias respecto a su relación con el Padre. Y les advierte a sus discípulos que todo aquel que acepta sus mandamientos y los guarda, ese me ama, al que me ama lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él. Y promete que el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en su nombre, será quien les enseñe todo y os vaya recordando todo lo que ha dicho (Jn 14,21-26)
Dirijámonos a la Virgen María para que interceda por todos los hombres y mujeres de nuestro tiempo, por todas las familias y por todos los jóvenes de nuestra sociedad. Amén

www.marinaveracruz.net


STOP AL RECHAZO HACIA EL EXTRANJERO

28.04.18 | 21:01. Archivado en Sobre el autor

STOP AL RECHAZO HACIA EL EXTRANJERO

Un joven era racista y no admitía a gente que fuere de otra raza ni color. Se había integrado en una patrulla de inspiración nazis y en muchas ocasiones había amenazado a gente que no pensaba como él, llegando incluso a torturar a unos jóvenes extranjeros.

Un profesor le sugirió que debía tener una actitud no beligerante y tolerante con todos y que debía comprender que en una sociedad plural y democrática había sitio para todos.
El joven le manifestó que todos los extranjeros eran basura, que había que echarlos del país y que jamás cambiaría de opinión.
El profesor le comentó: “Debes creer en el poder del amor y no anclar en tu corazón deseos de venganza y de odio. El otro día leí algo que te puede ayudar a comprender que pertenecemos a un mundo con múltiples relaciones y que tú eres parte de un todo: “Tu Cristo es judío; tu coche, japonés; tu pizza, italiana; tu democracia, griega; tu café es brasileño; tus cifras son árabes; tu escritura, latina. Y tu vecino, ¿un despreciable extranjero?”
Aquellas palabras le hicieron comprender que no podía hablar tan a la ligera de la marginación hacia todo lo extranjero.

www.marinaveracruz.net


V DOMINGO DE PASCUA /CICLO B/29-04-2018

28.04.18 | 16:50. Archivado en Sobre el autor

V DOMINGO DE PASCUA /CICLO B/29-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 15,1-8

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.»

COMENTARIO:

Celebramos el V Domingo de Pascua, y la Iglesia celebra la fiesta de Santa Catalina de Siena, Patrona de Europa. La Resurrección de Jesús afirma con rotundidad la presencia permanente y salvífica de Jesucristo en la historia, llevando a su plenitud todas las esperanzas y profecías del Antiguo Testamento.
En el Evangelio de este V Domingo de Pascua, Jesús utiliza la imagen de la viña para transmitir un mensaje de comunión y de unión. Vinculados a Dios por el amor, los apóstoles darán fruto. Serán los amigos de Jesús y llevarán a cabo la obra que les ha confiado, difundirán el amor entre todas las personas (Jn 15,1-8).
Efectivamente, Jesús nos exhorta a no desfallecer nunca en amar de corazón:
“Amemos con obras y según verdad, no de palabras ni de boca”. Dios es amor y nuestra vocación es amarle con todo el corazón y al prójimo como a nosotros mismos.
El Señor nos invita en este día a mantenernos fiel: “Permaneced en mí y yo permaneceré en vosotros”. Si estamos unidos a Cristo daremos frutos de buenas obras: “El que permanece en mi y yo en él, ése da fruto abundante. Sin mí no podéis hacer nada”.
Supliquemos la venida del Espíritu Santo para que nos conceda ser santos y capaces de interiorizar el Evangelio.

www.marinaveracruz.net


EL DON MARAVILLOSO DE LA FE RECIBIDA

26.04.18 | 11:23. Archivado en Sobre el autor

EL DON MARAVILLOSO DE LA FE RECIBIDA

Benedicto XVI, en la preciosa Encíclica “Deus Cáritas est”, dice: "No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva" (DCE, nº 1).

La fe es un acto libre y una opción que abarca todos los aspectos de nuestra existencia: voluntad, inteligencia y afectividad. Por la fe, el hombre le ofrece a Dios “el homenaje total de su entendimiento y voluntad”.
La fe no puede ser reducida a un conjunto de doctrinas o dogmas que hay que creer, no es el simple cumplimiento de unas normas morales, no es un refugio frente a los problemas que se presentan en la vida.
Dios sale a tu encuentro y en tu intimidad más íntima “hablarte al corazón” y atraerte con “correas de amor”.
La fe sólo puede entenderse como un acto de amor, como una respuesta libre y obediente a la iniciativa de un Dios que se revela y se comunica.
La fe es una actitud interna que revitaliza nuestra propia existencia y posibilita el encuentro con el Misterio divino.
La fe nos enlaza con el “artífice de la realidad” y derrama la suficiente luz para poder soportar las propias oscuridades, porque la vida posee sendas de difícil tránsito y tortuosa andadura.
La fe es capaz de leer en lo finito la señal de lo infinito, en lo pasajero y efímero vislumbra lo permanente.
La fe en Dios posibilita serenidad en el viaje, constancia en los contratiempos, paciencia en las dificultades y fortaleza en las inclemencias. La fe da razones para confiar, sabiendo que Dios es el mejor soporte para llenar de sentido global cada instante de nuestra existencia, la realidad misma y el curso de la historia.
La fe da razones para vivir. Bien sabemos que la búsqueda de la felicidad y la eliminación del dolor se encuentran en muchas ocasiones con el muro del sufrimiento, y la situación trágica de la vida se hace angosta si las creencias religiosas no están presentes, porque sin Dios las quejas se quedan sin remitente.
La fe da razones para esperar, porque la meta final que anhelamos da un marco adecuado para no anclarse en lo presente como lo único existente, y ayuda a relativizar proyectos, personas y cosas.

¡Supliquemos con anhelo el aumento de la fe porque ella misma con su fuerza da al amor ojos para ver más allá del horizonte que cerca nuestra existencia y entresaca de la misma la huella del Eterno!

www.marinaveracruz.net


IV SÁBADO DE PASCUA /CICLO B/28-04-2018

26.04.18 | 11:15. Archivado en Sobre el autor

IV SÁBADO DE PASCUA /CICLO B/28-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 14,7-14

«Si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto».
Felipe le dice:
«Señor, muéstranos al Padre y nos basta».
Jesús le replica:
«Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, él mismo hace las obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre en mí. Si no, creed a las obras.
En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aun mayores, porque yo me voy al Padre. Y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré».

COMENTARIO:

Celebramos el IV Sábado de Pascua. La resurrección de Jesucristo es la predicación de la Iglesia y marca la columna vertebral de todo su existir, de todo su ser, y constituye la esencia misma de su predicación y de su apostolado.
En el Evangelio de este IV Sábado de Pascua, Jesús y sus discípulos están en la última cena. Y, una vez que les ha recordado que todo aquel que le conozca, conocerá al Padre, les advierte que “el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Y nos sugiere algo importante: “Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré” (Jn 14,7-14)
Desde María, la Madre de Jesús, pidamos a Dios que nos conceda aquello que más necesitamos y nos conviene. Amén.

www.marinaveracruz.net


¿QUÉ ENSEÑA LA IGLESIA DEL CULTO A MARÍA DE NAZARET?

26.04.18 | 11:12. Archivado en Sobre el autor

¿QUÉ ENSEÑA LA IGLESIA DEL CULTO A MARÍA DE NAZARET?

El culto a María está basado en las palabras proféticas: "Todas las generaciones me llamarán Bienaventurada, porque ha hecho en mi maravillas el Poderoso". Lc 1, 48-49. La primera parte es un mandato: "me llamarán", la segunda parte explica la razón: por las maravillas que el Poderoso hizo en ella. Así como María presentó a los pastores al Salvador, a los Magos al Rey, al sacerdote a la Víctima, para que lo adoraran, le presentaran dones y se alegraran con el gozo de su venida; así el culto a la Madre, hace que el Hijo sea mejor conocido, amado, glorificado y que a la vez sean mejor cumplidos sus mandamientos. (Lumen gentium, n. 66 y 67).

El Papa Pablo VI recomendaba que, en las expresiones de culto a María, se hiciera resaltar todo lo que se refiere a Cristo, (Marialis cultus 25) y nuestra devoción la debemos mostrar especialmente en la imitación de sus virtudes: el amor a su Hijo, su fe firme, su fidelidad hasta el pie de la cruz, su obediencia al Espíritu Santo quien obró en ella maravillas. (Marialis cultus n. 26 y CIC n. 963 ss)

LO QUE ENSEÑA LA IGLESIA HOY

“Después de haber hablado del papel de la Virgen María en el Misterio de Cristo y del Espíritu, conviene considerar ahora su lugar en el Misterio de la Iglesia. "Se la reconoce y se la venera como verdadera Madre de Dios y del Redentor... más aún, `es verdaderamente la madre de los miembros (de Cristo) porque colaboró con su amor a que nacieran en la Iglesia los creyentes, miembros de aquella cabeza'(S. Agustín, virg. 6)" (LG 53).
"...María, Madre de Cristo, Madre de la Iglesia" (Pablo VI discurso 21 de noviembre 1964). (Nº 963 DEL CATECISMO).

"Esta maternidad de María perdura sin cesar en la economía de la gracia, desde el consentimiento que dio fielmente en la Anunciación, y que mantuvo sin vacilar al pie de la cruz, hasta la realización plena y definiti-va de todos los escogidos. En efecto, con su asunción a los cielos, no abandonó su misión salvadora, sino que continúa procurándonos con su múltiple intercesión los dones de la salvación eterna... Por eso la Santísima Virgen es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora" (LG 62). (Nº 969 DEL CATECISMO).

"La misión maternal de María para con los hombres de ninguna manera disminuye o hace sombra a la única mediación de Cristo, sino que manifiesta su eficacia. En efecto, todo el influjo de la Santísima Virgen en la salvación de los hombres ... brota de la sobreabundancia de los méritos de
Cristo, se apoya en su mediación, depende totalmente de ella y de ella saca toda su eficacia" (LG 60).

"Ninguna creatura puede ser puesta nunca en el mismo orden con el Verbo encarnado y Redentor. Pero, así como en el sacerdocio de Cristo participan de diversa manera tanto los ministros como el pueblo creyente, y así como la única bondad de Dios se difunde realmente en las criaturas de distintas maneras, así también la única mediación del Redentor no excluye, sino que suscita en las criaturas una colaboración diversa que participa de la única fuente" (LG 62). (Nº 970).

www.marinaveracruz.net


IV VIERNES DE PASCUA/CICLO B/ 27-04-2018

26.04.18 | 11:04. Archivado en Sobre el autor

IV VIERNES DE PASCUA/CICLO B/ 27-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 14,1-6

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«No se turbe vuestro corazón, creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no, os lo habría dicho, porque me voy a prepararos un lugar. Cuando vaya y os prepare un lugar, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino».
Tomás le dice:
«Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?».
Jesús le responde:
«Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí».

COMENTARIO:

Celebramos el IV Viernes de Pascua. Muchas personas han hecho del amor, la ayuda y la entrega a los demás la razón vital de su vida, y en esta donación han encontrado respuesta a sus aspiraciones más profundas y a su deseo de ser felices. Decía Raúl Follerau, el vagabundo de la caridad fraterna: “El amor ve en el rostro del pobre, del que sufre, y del perseguido, el rostro de Jesús”.
En el Evangelio de este IV Viernes de Pascua, Jesús y sus discípulos están en la última cena. Jesús dice una y otra vez “Tened confianza y amad”. Jesús hace confidencias respecto a su relación con el Padre. Y les advierte a sus discípulos que no tiemble su corazón porque en la casa de su Padre hay muchas estancias, y volverá para que donde esté Jesús, estén también sus seguidores.
Jesús se revela a Tomás, y a los demás discípulos, como el camino, la verdad y la vida. Reconociendo que nadie va al Padre, sino por él. (Jn 14,1-6)
Dirijámonos a la Virgen María para que interceda por nuestras familias y conocidos. Dirijámonos a la Virgen María para que nos ayude a confiar y poner toda nuestra confianza en el Dios de nuestros padres, manifestado plenamente en Jesucristo.

www.marinaveracruz.net


UNA ORACIÓN DE SANTO TOMÁS MORO

24.04.18 | 05:05. Archivado en Sobre el autor

UNA ORACIÓN DE SANTO TOMÁS MORO

Reza esta oración de Santo Tomás Moro: “Señor, dame una buena digestión y, naturalmente, algo que digerir. Dame la salud del cuerpo y el buen humor necesario para mantenerla. Dame un alma sana, Señor, que tenga siempre ante los ojos lo que es bueno y puro de modo que, ante el pecado, no me escandalice, sino que sepa encontrar el modo de remediarlo. Dame un alma que no conozca el aburrimiento, los ronroneos, los suspiros ni los lamentos. Y no permitas que tome demasiado en serio esa cosa entrometida que se llama el “yo”. Dame el saber reírme de un chiste para que sepa sacar un poco de alegría a la vida y pueda compartirla con los demás”.

www.marianaveracruz.net


IV JUEVES DE PASCUA/CICLO B/ 26-04-2016

24.04.18 | 04:59. Archivado en Sobre el autor

IV JUEVES DE PASCUA/CICLO B/ 26-04-2016

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 5,13-16

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo.»

COMENTARIO:

Celebramos el IV Jueves de Pascua. Hoy celebramos la memoria de San Isidoro de Sevilla. Obispo, teólogo y erudito de la España visigoda, elevado a la santidad por la Iglesia Católica y proclamado, más tarde, Doctor Universal de la Iglesia. Su padre, llamado Severiano, pertenecía a un familia hispano-romana de elevado rango social; su madre, en cambio, era de origen visigodo y, según parece, estaba lejanamente emparentada con la realeza. Se formó con lecturas de san Agustín y san Gregorio Magno; estudió en la escuela Catedralicia de Sevilla donde aprendió latín, griego y hebreo. Al morir su hermano Leandro, arzobispo de Sevilla, lo sucedió en el gobierno de la diócesis, y su episcopado duró 37 años (599-636). Casi un siglo después de su muerte fue declarado Doctor de la Iglesia por el papa Inocencio XIII.
En el Evangelio de este día, Jesús recomienda a sus discípulos ser sal de la tierra y luz del mundo. El nuevo Reino no puede ser un grupo encerrado en sí mismo. Si quiere ser auténtico, tiene que iluminar al mundo (Mt 5,13-16).
¡Oh, Cristo, ayúdanos a ser luz y sal de tu presencia en nuestros ambientes!

www.marinaveracruz.net


ACUÉRDATE DE JESUCRISTO, RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS

24.04.18 | 04:51. Archivado en Sobre el autor

ACUÉRDATE DE JESUCRISTO, RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS

Deiss compuso una magnífica canción: “Acuérdate de Jesucristo, resucitado de entre los muertos. Él es nuestra salvación, nuestra gloria para siempre. En Él toda gracia, en Él toda paz. En Él nuestra gloria, en Él la salvación…”
En Jesucristo sabemos que se nos ha dado toda la manifestación de Dios a los hombres, y es el mayor don de Dios para el mundo.
Siente la llamada de Jesucristo a seguirle como discípulo y recupera la paz en su presencia espiritual, que nos acompaña siempre.

www.marinaveracruz.net


IV MIÉRCOLES DE PASCUA /CICLO B/25-04-2018

24.04.18 | 04:36. Archivado en Sobre el autor

IV MIÉRCOLES DE PASCUA /CICLO B/25-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 16,15-20

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: «ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.»
Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.

COMENTARIO:

Hoy la Iglesia celebra a San Marcos Evangelista. Según tradición, Marcos, llamado también Juan Marcos o simplemente Juan, es el autor de un evangelio y el intérprete que traducía a Pedro en sus predicaciones frente a auditorios de habla griega. Era hijo de una cierta María, cuya casa de Jerusalén estaba abierta a la primitiva comunidad Cristiana. Primo de Bernabé, probablemente fuera como él de estirpe sacerdotal. Extendió el Evangelio por diversos países: Egipto, Aquilea, Cirene... Quizá murió el año 68.
En el Evangelio de este día, Jesús resucitado, antes de ser elevado al cielo, les exhorta a sus discípulos que vayan por todo el mundo y proclamad la Buena Noticia a toda la creación (Mc 16,15-20) ¡Oh, Señor Jesús, ayúdanos a anunciarte con palabras y con nuestro testimonio al estilo de San Marcos, y que podamos decir con toda nuestra voluntad al Padre!
¡Oh, Cristo, ayúdanos a ser luz y sal de tu presencia en nuestros ambientes. Bien sabemos que no tienes manos, tienes sólo nuestras manos para construir un mundo nuevo donde habite la justicia!

www.marinaveracruz.net


VIVIR EL PRESENTE COMO PRESENCIA DE DIOS EN NUESTRA VIDA

19.04.18 | 16:39. Archivado en Sobre el autor

VIVIR EL PRESENTE COMO PRESENCIA DE DIOS EN NUESTRA VIDA

Jesús de Nazaret nos invita a vivir el presente como manifestación y presencia de Dios en la vida de cada uno de nosotros.
Él decía con insistencia: “Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todo se os dará por añadidura. No os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos” (Mt 6,33-34)

La mayoría de las veces no vivimos el presente como una oportunidad para hacer el bien y para conseguir nuestra propia realización personal.
La mayor parte de las veces suspiramos por un futuro incierto y proyectamos todos nuestros deseos hacia ese mañana, que se nos manifiesta nublado, dejando que el presente pierda su resplandor.

www.marinaveracruz.net


IV MARTES DE PASCUA /CICLO B/24-04-2018

19.04.18 | 16:36. Archivado en Sobre el autor

IV MARTES DE PASCUA /CICLO B/24-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 10,22-30

Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación del templo. Era invierno, y Jesús se paseaba en el templo por el pórtico de Salomón.
Los judíos, rodeándolo, le preguntaban:
«¿Hasta cuándo nos vas a tener en suspenso? Si tú eres el Mesías, dínoslo francamente».
Jesús les respondió:
«Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, esas dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas. Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Lo que mi Padre me ha dado es más que todas las cosas, y nadie puede arrebatar nada de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno».

COMENTARIO:

Celebramos el Martes de la Cuarta Semana de Pascua. El apóstol San Pablo nos exhorta, a la alegría: "Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres, porque el Señor está cerca". El Señor ha resucitado, se ha entregado por nosotros por puro amor . Ha venido para darnos la paz, para decirnos que Dios nos ama. que somos valiosos a sus ojos.

En el Evangelio de este Martes de la Cuarta Semana de Pascua leemos el Evangelio de San Juan (Jn 10,22-30). En el Pórtico de Salomón, Jesús proclama su unión íntima, única con el Padre. Y esta unión íntima se revela en las "obras" que hace , que dan testimonio de él.

Dirijámonos a Dios con este preciosa oración de Marcos Witt: “Enséñame tu camino, Señor, y andaré en tu luz, dame un corazón entregado a ti para honrarte, oh Dios. Purifícame, límpiame, Señor, y líbrame de lo que impida el fluir... Purifícame, límpiame, Señor, y líbrame de lo que impida el fluir, mi Dios, Purifícame, límpiame, Señor, y líbrame de lo que impida el fluir de tu amor".

www.marinaveracruz.net


RELACIÓN DE AMISTAD CON DIOS

19.04.18 | 16:31. Archivado en Sobre el autor

RELACIÓN DE AMISTAD CON DIOS

Karl Rahner decía que el cristiano será un místico o no será cristiano.
Ya sabemos que la mística supone una relación personal de amistad entre el creyente y Dios.
Un camino de oración y sacrificio, encuentro y relación para conseguir la unión profunda con Cristo.
Un encuentro de amistad que nos lleva a comprometernos con los que nos rodean y con la tarea de construir un mundo en sintonía con el proyecto liberador de Dios.

www.marinaveracruz.net


IV LUNES DE PASCUA /CICLO B/23-04-2018

19.04.18 | 16:28. Archivado en Sobre el autor

IV LUNES DE PASCUA /CICLO B/23-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 10,1-10

En aquel tiempo, dijo Jesús:
«En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ese es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A este le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz: a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños».
Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús:
«En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon.
Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos.
El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estragos; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante».

COMENTARIO:

Celebramos el IV Lunes de Pascua. La Resurrección de Jesús se impone como gracia para descubrir que el Nazareno es el reflejo del auténtico rostro de Dios en medio de esta historia cargada de sombra-luz, de bien-mal, de gracia-pecado, de ley-misericordia...

En el Evangelio de este IV Lunes de Pascua, continuamos leyendo el discurso del Buen Pastor (Jn 10,1-10).
Jesús es el verdadero pastor anunciado por los profetas. Jesús es la puerta. Por él hay que pasar para entrar en el redil.
Jesús no es sólo la meta sino también el camino y la única puerta de acceso al redil de Dios, a la Casa del padre. Quien no entra en comunión con su persona es un ladrón y bandido, un falso pastor que no puede guiar el rebaño a la salvación. Jesús es la puerta abierta a cuantos le dan su adhesión. Es un acceso generoso al terreno de la vida, del amor y de la libertad.

Supliquemos la venida del Espíritu Santo y la renovación espiritual de las comunidades cristianas en esta hora. Amén

www.marinaveracruz.net


LA VIDA ES EL MAYOR DON QUE RECIBIMOS

19.04.18 | 16:25. Archivado en Sobre el autor

LA VIDA ES EL MAYOR DON QUE RECIBIMOS

La vida es el mayor don que recibimos. El mayor drama de un ser humano es vivir sin esperar nada de la vida, no encontrar un sentido a lo que hace ni a su propia existencia.
Vive de tal manera que nunca te arrepientas de haber vivido. Vive para que al final no te encuentres “con las manos vacías y el corazón roto”.
La vida es el cumplimiento de una misión: colaborar con el Dios Creador para hacer que este mundo sea más fraterno y conforme a sus planes de amor y de justicia.

www.marinaveracruz.net


IV DOMINGO DE PASCUA /CICLO B/22-04-2018

19.04.18 | 13:46. Archivado en Sobre el autor

IV DOMINGO DE PASCUA /CICLO B/22-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 10,11-18

En aquel tiempo dijo Jesús: «Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo hace estragos y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a ésas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor. Por esto me ama el Padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperarla. Nadie me la quita, sino que yo la entrego libremente. Tengo poder para entregarla y tengo poder para recuperarla: este mandato he recibido de mi Padre.»

COMENTARIO:

Celebramos el IV Domingo de Pascua . Este domingo suele llamarse el “domingo del buen pastor”: En la Iglesia hay un único pastor, el Buen Pastor, que es Jesucristo. El es el Pastor que nos guía y ha dado su vida por nosotros, que nos ama más que nadie y nos invita a la eucaristía.
Hoy también se nos invita a rezar por las vocaciones en la Iglesia. Ciertamente toda vocación, la misma vida de la Iglesia, su mismo existir, su apostolado... brota del encuentro pascual. Jesús es el único pastor: los sacerdotes participan de ese único pastoreo de Cristo.
En el Evangelio de este IV Domingo de Pascua, Jesús proclama el discurso del Buen Pastor. Con la hermosa imagen del Pastor llevando a sus ovejas a pastar, Jesús se presenta como el buen pastor, el verdadero pastor anunciado por los profetas que condenaban a los falsos profetas que extraviando al pueblo judío. Jesús da su vida por sus ovejas a las que ama.
La figura del Buen Pastor es una figura entrañable, muy querida para los primeros cristianos. Pero también es puerta de las ovejas. Toda su obra, hasta el don de sí mismo, es una respuesta libre a la llamada del Padre (Jn 10,11-18).
Contemplemos a Jesús como Buen Pastor y pidamos seguirle con todas nuestras fuerzas.

www.marinaveracruz.net


SER PERFECTO COMO VUESTRO PADRE CELESTIAL ES PERFECTO

19.04.18 | 13:18. Archivado en Sobre el autor

SER PERFECTO COMO VUESTRO PADRE CELESTIAL ES PERFECTO

La conquista de uno mismo es la mayor victoria que el hombre y la mujer pueden lograr en toda su existencia. El mayor esfuerzo de un ser humano debe ser que su razón y su corazón estén cargados de bien, y la vida sea atravesada por el amor hacia el prójimo.
En el sagrario interior, en tu conciencia, examina tus defectos y pon medios para corregirlos. No critiques solamente a los demás de los suyos, sé comprensivo con los fallos del otro y pon tu esfuerzo en “ser perfecto como vuestro Padre Celestial es perfecto” (Mt 5,48)

www.marinaveracruz.net


III SÁBADO DE PASCUA /CICLO B/21-04-2018

19.04.18 | 13:10. Archivado en Sobre el autor

III SÁBADO DE PASCUA /CICLO B/21-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 6,6'-69

En aquel tiempo, muchos de los discípulos de Jesús dijeron:
«Este modo de hablar es duro, ¿quién puede hacerle caso?».
Sabiendo Jesús que sus discípulos lo criticaban, les dijo:
«¿Esto os escandaliza?, ¿y si vierais al Hijo del hombre subir adonde estaba antes? El Espíritu es quien da vida; la carne no sirve para nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y vida. Y, con todo, hay algunos de entre vosotros que no creen».
Pues Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo iba a entregar.
Y dijo:
«Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí si el Padre no se lo concede».
Desde entonces, muchos discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con él.
Entonces Jesús les dijo a los Doce:
«¿También vosotros queréis marcharos?».
Simón Pedro le contestó:
«Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios».

COMENTARIO:

Celebramos el III Sábado de Pascua . La resurrección de Jesucristo es la predicación de la Iglesia y marca la columna vertebral de todo su existir, de todo su ser, y constituye la esencia misma de su predicación y de su apostolado.
En el Evangelio de este III Sábado de Pascua, continuamos leyendo el capítulo 6 de San Juan. Después del discurso del Pan de vida, reconociendo que muchos se han marchado, Jesús le plantea a los apóstoles una cuestión de confianza: ¿También vosotros queréis marcharos? Pedro le responde: Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo consagrado por Dios (Jn 6,60-69).
Supliquemos la venida del Espíritu Santo para que nos conceda ser santos y capaces de interiorizar el Evangelio. Amén.

www.marinaveracruz.net


EL ROSTRO DE JESÚS EN EL QUE SUFRE

19.04.18 | 12:50. Archivado en Sobre el autor

EL ROSTRO DE JESÚS EN EL QUE SUFRE

“El amor ve en el rostro del pobre, del que sufre, y del perseguido, el rostro de Jesús” decía continuamente Raúl Follerau, el vagabundo de la caridad fraterna.

¡Qué bien aprendió Raúl las palabras de Cristo en el evangelio de San Mateo, capítulo 25: “Venid, benditos de mi Padre, a tomar posesión del Reino porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me recibisteis en vuestras casas, estuve desnudo y me vestisteis, estuve enfermo y fuisteis a visitarme, estuve en la cárcel y fuisteis a verme” Entonces los buenos preguntarán: “Señor, ¿Cuándo te vimos? ? Y el Rey responderá: “En verdad os digo que cada vez que lo hicisteis con alguno de esos mis hermanos más pequeños, lo hicisteis conmigo” (Mt 25,34b-40).

¡Qué nos queda si cuando aparece una reestructuración técnica aparecen cada día miles y miles de seres inseguros e ignorantes seres humanos que se sienten impotentes ante el imperio de la máquina y del ordenador.

¡Qué ocurre si este mundo va dejando en la cuneta a los pequeños que su cuerpo no posee las medidas perfectas, sus conocimientos no alcanzan el diez, su actualización profesional ha sido aprobada por las nuevas técnicas y a pesar del aparente equilibrio social surgen nuevas pobrezas y marginaciones!

Haz tuya esta máxima de Madre Teresa de Calcuta: “No debemos permitir que alguien se aleje de nuestra presencia sin sentirse mejor y más feliz”.
No te encierres a tu propia carne y a tu egoísmo, expulsa los alacranes de la insensibilidad e intenta hacer el bien porque quien siembre bondad recogerá vendavales de eternidad, y reconoce en los que sufren el rostro de Cristo.

www.marinaveracruz.net


III VIERNES DE PASCUA /CICLO B/20-04-2018

19.04.18 | 11:34. Archivado en Sobre el autor

III VIERNES DE PASCUA /CICLO B/20-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 6,52-59

En aquel tiempo, disputaban los judíos entre sí:
«¿Cómo puede este darnos a comer su carne?».
Entonces Jesús les dijo:
«En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día.
Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.
El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él.
Como el Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre, así, del mismo modo, el que me come vivirá por mí.
Este es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre».
Esto lo dijo Jesús en la sinagoga, cuando enseñaba en Cafarnaún.

COMENTARIO:

Celebramos el III Viernes de Pascua . Todas las fuentes bíblicas del Nuevo Testamento sin distinción afirman la resurrección de Jesús. Es más, la resurrección de Jesús es la afirmación cardinal de la fe cristiana.

En el Evangelio de este III Viernes de Pascua, continuamos leyendo el capítulo 6 de San Juan, el conocido "Discurso sobre el Pan de Vida" (Jn 6,52-59).
Jesús ha afirmado que el pan bajado del cielo es él mismo y que se da en comida. Se subraya la unión íntima entre la fe en Jesús y la Eucaristía. La Fe total en Jesús implica la fe en su “presencia” en la Eucaristía. Quién se alimenta de la persona de Jesús tiene la garantía de la auténtica vida, la resurrección.

Dirijámonos a la Virgen María para que interceda por todos los jóvenes de nuestro tiempo, por todas las familias, por los que buscan trabajo y no lo encuentran, por todos los enfermos y cuidadores de enfermos: “... PRÉSTAME MADRE A TU HIJO para poder amar. Si tú me das a Jesús, qué más ya puedo desear. Amén”.

www.marinaveracruz.net


NO PUEDO CONCEBIR MI VIDA SIN DIOS

18.04.18 | 17:34. Archivado en Sobre el autor

NO PUEDO CONCEBIR MI VIDA SIN DIOS

Wiesel, uno de los supervivientes del holocausto judío, Premio Nobel de la Paz, decía: “No puedo concebir mi vida sin Dios. Mi relación con Él va desde la confianza más auténtica a la rebeldía más manifiesta. Entiendo la vida contra Dios pero nunca sin Dios”.
Wiesel comprendía que su vida sin Dios estaba llamada a la nada y al sin sentido más cruel, al tiempo que se apaga el calor de su rebeldía más certera en ese Dios de sus padres, cada día más vivo y más unido al sufrimiento.

Son muchos los problemas que surgen si Dios no existe: Si Dios no existe, el sufrimiento y el mal queda sin remitente y se ahoga en su propia queja. Sin Dios el problema del mal y del sufrimiento se acentúa aún más, porque entonces nuestras quejas se quedan sin remitente y nuestra esperanza de que las víctimas del mal reciban justicia palidecen sin remedio. Efectivamente, la negación de Dios ha hecho aún más angustiosa la experiencia del mal, dejando al hombre sumido en un estado de desesperanza.

La dimensión religiosa jamás rechaza de cuanto humano hay en la realidad y en el hombre mismo, armoniza la fe y la razón con una alianza no exenta de conflictos pero que las convierte en dos alas en favor de la libertad y de la verdad, da razones para vivir en medio de una cultura cada vez más cambiante y más fugaz, remite nuestra existencia más allá de ella misma dando soporte al ansia de felicidad y de eternidad que tenemos todos los humanos

www.marinaveracruz.net4


III JUEVES DE PASCUA /CICLO B/19-04-2018

18.04.18 | 17:28. Archivado en Sobre el autor

III JUEVES DE PASCUA /CICLO B/19-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 6,44-51

En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío:
«Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me ha enviado, Y yo lo resucitaré en el último día.
Está escrito en los profetas: “Serán todos discípulos de Dios”. Todo el que escucha al Padre y aprende, viene a mí.
No es que alguien haya visto al Padre, a no ser el que está junto a Dios: ese ha visto al Padre. En verdad, en verdad os digo: el que cree tiene vida eterna.
Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron en el desierto el maná y murieron; este es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él y no muera.
Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre.
Y el pan que yo daré es mi carne por la vida del mundo».

COMENTARIO:

Celebramos el III Jueves de Pascua. La Resurrección de Jesús se impone como gracia para descubrir que el Nazareno es el reflejo del auténtico rostro de Dios en medio de esta historia cargada de sombra-luz, de bien-mal, de gracia-pecado, de ley-misericordia...
En el Evangelio de este III Jueves de Pascua, continuamos leyendo el capítulo 6 de San Juan, el conocido "Discurso sobre el Pan de Vida". Jesús es el Pan de Vida, que ha bajado del cielo , y les recuerda que "el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo" (Jn 6,44-51)
Pidamos a Dios que nos conceda cumplir su voluntad con alegría y esparcir la fragancia de Cristo en nuestros ambientes. Pidamos por la renovación espiritual de las comunidades cristianas y por los cristianos perseguidos. Pidamos a Dios por todos los jóvenes, especialmente aquellos que viven en exclusión social. Pidamos por la unión de las Iglesias. Pidamos por el florecimiento de las vocaciones sacerdotales y religiosas en la Iglesia. Amén.

www.marinaveracruz.net


EL HOMBRE ES UN SER ESPIRITUAL

17.04.18 | 07:16. Archivado en Sobre el autor

EL HOMBRE ES UN SER ESPIRITUAL

El hombre es un “ser espiritual” que tiene que desarrollar esta dimensión para realizarse como persona.
La “apertura incondicional al Misterio” constituye uno de los elementos más importantes de una vida auténtica, que enlaza perfectamente con la búsqueda de sentido global último para su existencia, la realidad como conjunto y el curso de la historia.
Hay momentos en que la sociedad tan pragmática y tan tecnificada, consumista y “madrastra”, quiere ahogar la dimensión espiritual, pero apenas dura una prohibición. El mismo hombre saca de su propio centro esa “sed de inmortalidad” y “hambre de eternidad” que le contagia de una búsqueda ardiente, por pura iniciativa de Dios, a algunas almas ansiosas de Dios, y a otros les hace sentirse insatisfechos de lo que les rodean y de su agitada existencia, sin saber que esa misma insatisfacción es un reclamo para volver a Dios.
No olvides esta dimensión espiritual y vuélvete sin duda alguna hacia Dios.

www.marinaveracruz.net


III MIÉRCOLES DE PASCUA /CICLO B/18-04-2018

17.04.18 | 07:06. Archivado en Sobre el autor

III MIÉRCOLES DE PASCUA /CICLO B/18-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 6,35-40

En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío:
«Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí no tendrá sed jamás; pero, como os he dicho, me habéis visto y no creéis.
Todo lo que me da el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo echaré afuera, porque he bajado del cielo no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado.
Esta es la voluntad del que me ha enviado: que no pierda nada de lo que me dio, sino que lo resucite en el último día.
Esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día».

COMENTARIO:

Celebramos el III Miércoles de Pascua . Todas las fuentes bíblicas del Nuevo Testamento sin distinción afirman la resurrección de Jesús. Es más, la resurrección de Jesús es la afirmación cardinal de la fe cristiana. En 1 Cor 15,3-5 se afirma que “si Cristo no ha resucitado, entonces nuestra predicación no tiene contenido ni vuestra fe tampoco”.
En el Evangelio de este III Miércoles de Pascua, continuamos leyendo el capítulo 6 de San Juan, el conocido "Discurso sobre el Pan de Vida". Jesús, el Pan de Vida, recuerda que la voluntad del Padre es "que todo el que ve al hijo y cree en él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día" (Jn 6,35-40)
¡Oh, Señor Jesús, ayúdanos a anunciarte con palabras y con nuestro testimonio, y que podamos decir con toda nuestra voluntad al Padre: “Padre, me pongo en tus manos. Haz de mí lo que quieras. Sea lo que sea te doy las gracias. Estoy dispuesto a todo. Lo acepto todo, con tal que tu voluntad se cumpla en mí y en todas tus criaturas. ... y necesito darme...Ponerme en tus manos, sin medida, con una infinita confianza...porque tú eres mi Padre” (Carlos de Foucauld).

www.marinaveracruz.net


LIBRES NOS HARÁ LA VERDAD

17.04.18 | 07:02. Archivado en Sobre el autor

LIBRES NOS HARÁ LA VERDAD

El hombre y la mujer actuales, denominados como “audiovisuales”, están condicionados por los medios de comunicación como una nueva mediación entre ellos y la misma realidad, aún con el riesgo de manipulación y con el peligro de perder la capacidad de reflexión y de contemplación. El doctor Gobbels, ministro de ilustración y propaganda del Tercer Reich alemán, decía: “una mentira repetida varias veces termina convirtiéndose en verdad”.

Jesús de Nazaret decía “la verdad os hará libres” (Jn 8,32).
Vivamos la exigencia evangélica de vivir en verdad y tengamos como tarea diaria desenmascarar el engaño, las mentiras y las “medias verdades” de los medios de comunicación y de nuestras manifestaciones lingüísticas.

www.marinaveracruz.net


III MARTES DE PASCUA /CICLO B/17-04-2018

17.04.18 | 06:54. Archivado en Sobre el autor

III MARTES DE PASCUA /CICLO B/17-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 6,30-35

En aquel tiempo, el gentío dijo a Jesús:
«¿Y qué signo haces tú, para que veamos y creamos en ti? ¿Cuál es tu obra? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: “Pan del cielo les dio a comer”».
Jesús les replicó: «En verdad, en verdad os digo: no fue Moisés quien os dio pan del cielo, sino que es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo».
Entonces le dijeron: «Señor, danos siempre de este pan».
Jesús les contestó: «Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí no tendrá sed jamás».

COMENTARIO:

Celebramos el III Martes de Pascua . Dice el Catecismo de la Iglesia Católica, nº 638: “Os anunciamos la Buena Nueva de que la Promesa hecha a los padres Dios la ha cumplido en nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús” (Hch 13,32-33). La Resurrección de Jesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, creída y vivida por la primera comunidad cristiana como verdad central, transmitida como fundamental por la Tradición, establecida en los documentos del Nuevo Testamento, predicada como parte esencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la Cruz:...”
En el Evangelio de este III Martes de Pascua, continuamos leyendo el capítulo 6 de San Juan, el conocido "Discurso sobre el Pan de Vida".
Se inicia una polémica a propósito del discurso sobre el pan de vida. La gente piensa en un Mesías que debe repetir los prodigios del Éxodo haciendo caer del cielo el maná. Evocan a sus “padres”, mientras que Jesús está hablando del Padre (Jn 6,30-35)
¡Si, verdaderamente Jesús es el Pan de la vida, que sacia todas nuestras aspiraciones de felicidad y plenitud!
Señor mío, muéstrate con toda tu fuerza como hiciste con Pablo de Tarso, Agustín de Hipona, Francisco de Asís, Edith Stein... una nube ingente de testigos que vieron tu rostro y su vida cambió bruscamente. Amén.

www.marinaveracruz.net


LA BONDAD SERÁ LO ÚNICO PARA TENER ESPERANZA

15.04.18 | 06:13. Archivado en Sobre el autor

LA BONDAD SERÁ LO ÚNICO PARA TENER ESPERANZA

Hay una tendencia a identificar la bondad con la inocencia y la tontura. A veces, cuando queremos aconsejar a alguien que no sea bueno, le invitamos con expresiones tan poco afortunadas como ésta: “no seas tonto”.

Siempre resaltamos lo malo y los fallos que hay en los que nos rodean pero cuánta bondad y paciencia hay en cada hombre y mujer que conocemos. Una religiosa amiga comentaba en una ocasión: “¡Qué buena es la gente! Siempre resaltamos lo malo y los fallos que hay en los que nos rodean pero cuánta bondad y paciencia hay en cada hombre y mujer que conocemos. En esa bondad descubro la presencia de Dios en el mundo, y eso mismo me lleva a tener esperanza en el hombre, que muchas veces se convierte en un “lobo para el hombre!”

Bien sabemos que en los medios de comunicación lo bueno y lo normal no es noticia, pero también existe gente que ayudan a transformar esta realidad en una sociedad más justa y fraterna, y que no ver esto es cargar en el otro nuestras propias dudas y debilidades, al tiempo que acentuamos una visión deformada de la realidad.

Ahora bien, no basta con ser bueno en nuestras relaciones humanas, y tenemos que “procurar que al dejar el mundo veáis no sólo que fuisteis buenos sino que dejáis un mundo bueno” (Bertolt Brecht). Nuestro entorno es un reto que necesita renovarse y que Dios ha puesto para santificarnos. Y es ese “espacio vital” el que debe ser transformado.
Jamás tiremos la toalla en la andadura existencial que transitamos porque entonces la historia caminará hacia la “ley de la selva” y las conquistas sociales no serán nada más que “fósiles sin sustancia”.

La bondad será lo único que nos haga tener esperanza en la humanidad y será la única arma capaz de llevar a este mundo a sendas cada día más auténticas de perfección. Estoy de acuerdo con Beethoven, compositor alemán: “No conozco ningún otro tipo de superioridad que la bondad”.
Hoy las generaciones más jóvenes necesitan más testigos que maestros, más hombres buenos que economistas, más abrazos que palabras, más amigos que jueces inmisericordes...

Hoy, por favor, te pediría que sepas ver lo bueno que hay en cada persona que te rodea y no te ancles en tu propio mal.

www.marinaveracruz.net


III LUNES DE PASCUA /CICLO B/ 16-04-2018

15.04.18 | 06:07. Archivado en Sobre el autor

III LUNES DE PASCUA /CICLO B/ 16-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 6,22-29

Lectura del santo evangelio según san Juan (6,22-29):

Después de que Jesús hubo saciado a cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando sobre el mar. Al día siguiente, la gente que se había quedado al otro lado del mar notó que allí no había habido más que una barca y que Jesús no había embarcado con sus discípulos, sino que sus discípulos se habían marchado solos.
Entretanto, unas barcas de Tiberíades llegaron cerca del sitio donde habían comido el pan después que el Señor había dado gracias. Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús.
Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron:
«Maestro, ¿cuándo has venido aquí?».
Jesús les contestó:
«En verdad, en verdad os digo: me buscáis no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros. Trabajad no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre; pues a este lo ha sellado el Padre, Dios».
Ellos le preguntaron:
«Y, ¿qué tenemos que hacer para realizar las obras de Dios?».
Respondió Jesús:
«La obra de Dios es esta: que creáis en el que él ha enviado».

COMENTARIO:

Celebramos el III Lunes de Pascua . La esencia misma de la vida cristiana es una llamada permanente a vivir en santidad y vivir el encuentro salvífico con Cristo resucitado. En el Evangelio de este III Lunes de Pascua, y a lo largo de toda la semana leeremos el capítulo 6 de San Juan, el conocido "Discurso sobre el Pan de Vida".
El Discurso sobre el Pan de Vida se desarrolla después de dos milagros, la multiplicación de los panes y los peces, y la marcha sobre las aguas (Jn 6,22-29).
Todos los autores subrayan la unión íntima en este discurso de dos grandes temas: la fe en Jesús y la Eucaristía. La Fe total en Jesús implica la fe en su “presencia” en la Eucaristía.
Jesús les advierte a sus oyentes que “obren no por el alimento perecedero, sino por el alimento que permanece para la vida eterna, el que os dará el Hijo el hombre”. Este alimento esencial del cual el hombre tiene hambre es El mismo, Jesús, enviado por el Padre, y que tomamos ya por la Fe "creyendo en El".
Padre Nuestro: Tú que eres el Padre de los pobres, danos tu riqueza para llevar este mundo hasta ti, y haz que desaparezcan las injusticias, la violencia y la guerra.

www.marinaveracruz.net


LLAMADA A LA SANTIDAD

13.04.18 | 13:15. Archivado en Sobre el autor

LLAMADA A LA SANTIDAD

Jesús de Nazaret, en el Evangelio, nos advierte que no basta decir Señor, Señor, para entrar en el Reino de los cielos, sino cumplir la voluntad del Padre celestial: “No todo el que me diga: “Señor, Señor, entrará en el Reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial. Muchos me dirán aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu NOMBRE, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: “¡Jamás os conocí: apartaos de mí, agentes de iniquidad!” (Mt 7,21-23)
San Ignacio de Antioquia recibió el martirio el año 107 en tiempos del Emperador Trajano, y durante su viaje a Roma escribió siete cartas, dirigidas a varias Iglesias. En una de esas cartas a los cristianos de Roma escribía: “lo único que PARA mí habéis de pedir es que tenga fortaleza interior y exterior, para que no sólo hable, sino que esté también interiormente decidido, a fin de que sea cristiano no sólo de nombre, sino también de hecho. Si me porto como cristiano, tendré también derecho a este nombre y, entonces, seré de verdad fiel a Cristo”.
Madre Teresa de Calcuta que "la santidad consiste en hacer la voluntad de Dios con alegría... La fidelidad forja a los santos”, y Francois Xavier Ngyyên Van Thuân se convenció que “vivir el MOMENTO presente era el camino más sencillo y seguro para alcanzar la santidad…Yo no voy a esperar. Viviré el momento presente, llenándolo de amor”.

La voluntad del Padre celestial pasa por hacer posible el dinamismo del amor… En el fondo, la voluntad del Padre pasa por amar a Dios con todas nuestras fuerzas y al prójimo como a nosotros mismos. ¡Cómo resuena en este momento, en esta sintonía evangélica, las palabras de San Juan de la Cruz: “Al final de los días nos examinarán del amor”!

La santidad lleva al ser humano más allá incluso de la meta moral que consiste en construir un "hombre auténtico y realizado". Los santos palpan de vez en cuando la perfección suprema de Dios y nos recuerdan a los humanos que el mal PUEDE ser vencido solamente con sacrificio, constancia y confianza.

¡En este día, por FAVOR, recuerda que la santidad es solamente esto, hacer la voluntad de Dios con alegría, viviendo el momento presente, llenándolo de amor!

www.marinaveracruz.net


III DOMINGO DE PASCUA /CICLO B/15-04-2018

13.04.18 | 13:08. Archivado en Sobre el autor

III DOMINGO DE PASCUA /CICLO B/15-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 24,35-48

En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan.
Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: «Paz a vosotros.»
Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma.
Él les dijo: «¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo.»
Dicho esto, les mostró las manos y los pies.
Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: «¿Tenéis ahí algo que comer?»
Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos.
Y les dijo: «Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse.»
Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras.
Y añadió: «Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto.»

COMENTARIO:

Celebramos el III Domingo de Pascua . En este III domingo del tiempo de Pascua se oye el grito gozoso de toda la Iglesia: Cristo ha resucitado, Aleluya.
La Resurrección de Jesús es el punto central de nuestra vida cristiana y la razón misma de lo que la Iglesia cree, espera, celebra y vive.
Necesitamos tener experiencia pascual, experiencia del resucitado como tuvieron los discípulos. Jesús resucitado nos pide que seamos testigos de la resurrección, que anunciemos el evangelio y nos convirtamos al Señor.
En el Evangelio de este III Domingo de Pascua, comienza con la afirmación de que habían reconocido al Resucitado al partir el pan, y se subraya que Jesús resucitado se ha manifestado a sus apóstoles, rompiendo su incredulidad, sus dudas y sus recelos. ¡Sí, el mismo que ha fue crucificado ha resucitado! (Lc 24,35-48).
Supliquemos con intensidad y pasión que se haga en nosotros la voluntad del Padre celestial. Gracias, Dios mío, por tu amor y por tu compasión para con nosotros.

www.marinaveracruz.net


LA LLAMADA A VIVIR LA HUMILDAD

13.04.18 | 13:05. Archivado en Sobre el autor

LA LLAMADA A VIVIR LA HUMILDAD

La exigencia evangélica a vivir la humildad brota en toda su extensión como una urgencia en el seguimiento del discípulo de Cristo. Y la humildad es vivir en verdad.
El humilde es capaz de comprender el secreto de Dios porque busca desde su misma indigencia, mientras que el “sabio y el inteligente” busca desde su prepotencia y su orgullo.
El humilde es capaz de “vivir en verdad” y pide sin exigir nada, como un “mendigo” necesitado de lo más urgente, que sólo Dios mismo puede dárselo.
El humilde sabe “de quién se ha fiado” y sabe que en medio de su vida Dios mismo ha hecho una opción preferente por su causa, a pesar de que en muchos frentes la vida misma lo arrincona en su cuneta.

Jesús mismo nos hace ver, con su talante y con su actitud, que valorar al humilde conlleva tener en su interior la honradez de miras que le hace “no juzgar por apariencias, ni sentenciar de oídas”.
Hagamos que en cada situación que nos encontremos anhelemos la venida de Cristo desde un talante humilde y sencillo, sabiendo que Dios mismo se hace “mendigo” de nuestra pequeñez y debilidad.

www.marinaveracruz.net


II SÁBADO DE PASCUA /CICLO B/14-04-2018

13.04.18 | 12:58. Archivado en Sobre el autor

II SÁBADO DE PASCUA /CICLO B/14-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 6,16-21

AL oscurecer, los discípulos de Jesús bajaron al mar, embarcaron y empezaron la travesía hacia Cafarnaún. Era ya noche cerrada, y todavía Jesús no los había alcanzado; soplaba un viento fuerte, y el lago se iba encrespando. Habían remado unos veinticinco o treinta estadios, cuando vieron a Jesús que se acercaba a la barca, caminando sobre el mar, y se asustaron.
Pero él les dijo:
«Soy yo, no temáis».
Querían recogerlo a bordo, pero la barca tocó tierra en seguida, en el sitio adonde iban.

COMENTARIO:

Celebramos el II Sábado de Pascua y este tiempo de Pascua es un tiempo propicio para encontrarnos con Jesucristo resucitado. Juan Pablo II, en el Primer encuentro de la juventud católica Suiza que aconteció el 5 y 6 de Junio del 2004, decía: “El Cristianismo es una persona, una presencia, un rostro: Jesús, que da sentido y plenitud a la vida del hombre... No tengáis miedo de encontraros son Jesús...”.
En el Evangelio de este II Sábado de Pascua, San Juan nos describe un episodio impresionante. Los discípulos sub en a la barca en dirección a Cafarnaúm. Y soplando un viento fuerte, ven a Jesús caminando sobre el lago y se asustaron. Y Jesús les dice que no tengan miedo, porque era Él (Jn 6,16-21).
Jesús, en este relato, manifiesta su dominio sobre los elementos y prepara a sus discípulos para recibir la doctrina del Pan de la vida. Con sus prodigios Jesús busca el bien de la gente que lo contempla.
Pidamos especialmente en este día la venida del Espíritu Santo sobre nosotros para que nos ayude a crecer en la fe, en la esperanza y en la caridad.

www.marinaveracruz.net


PASÓ POR EL MUNDO HACIENDO EL BIEN

11.04.18 | 16:43. Archivado en Sobre el autor

PASÓ POR EL MUNDO HACIENDO EL BIEN

Un día se acercó un hombre mendigo a una Iglesia, saludó al sacerdote y le comentó: “No sé si usted se acordará de mí pero hace unos meses pasé por aquí. Usted me dio de su propio ropero camisas, calcetines, ropa interior y pañuelos. Ese gesto no lo olvidaré mientras viva. He pasado por aquí y he venido a saludarle. Es usted una buena persona. El mundo necesita de un vendaval de bondad y acogida con los pobres”.

Aquel sacerdote se sintió sobrecogido por aquella experiencia y dio gracias a Dios por haber puesto en su corazón deseos de compasión y la capacidad de hacer el bien. Y recordó que Jesús de Nazaret “pasó por el mundo haciendo el bien”.

Por eso, te pido que en este día, no te encierres a tu propia carne y a tu egoísmo, expulsa los alacranes de la insensibilidad e intenta hacer el bien porque quien siembre bondad recogerá vendavales de eternidad, y en algunos momentos agradecimientos a manos llenas.

www.marinaveracruz.net


II VIERNES DE PASCUA /CICLO B/13-04-2018

11.04.18 | 16:40. Archivado en Sobre el autor

II VIERNES DE PASCUA /CICLO B/13-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 6,1-15

En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del mar de Galilea, o de Tiberíades. Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos.
Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos.
Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos y, al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe:
«¿Con qué compraremos panes para que coman estos?».
Lo decía para probarlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer.
Felipe le contestó:
«Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo».
Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dice:
«Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es eso para tantos?».
Jesús dijo:
«Decid a la gente que se siente en el suelo».
Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron; solo los hombres eran unos cinco mil.
Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado.
Cuando se saciaron, dice a sus discípulos:
«Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se pierda».
Los recogieron y llenaron doce canastos con los pedazos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido. La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía:
«Este es verdaderamente el Profeta que va a venir al mundo».
Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña él solo.

COMENTARIO:

Celebramos el II Viernes de Pascua . Muchas oportunidades tenemos a lo largo de la vida de ayudar a los demás. El darse a los demás y el vivir para los demás ennoblece a la persona, humaniza la sociedad y hace orientar el futuro por las sendas de la paz y la justicia, los dos aliados de la auténtica solidaridad.
En el Evangelio de este II Viernes de Pascua, San Juan nos presenta la multiplicación de los panes y los peces. La Pascua judía, en la que se comía el pan sin levadura y se recordaba el maná del desierto, está próxima. En este momento, Jesús, con la realización de una señal, plantea un problema fundamental: ¿De dónde viene el alimento que sacie el hambre del hombre? Jesús rechaza la tentación de un mesianismo temporal. En la soledad, cara a cara con su Padre, se reafirma en su elección (Jn 6,1-15).
Dirijámonos a la Virgen María para que interceda ante el Dios Todopoderoso por nuestras familias y conocidos. Pidamos por el florecimiento de las vocaciones sacerdotales y religiosas. Amén.

www.marinaveracruz.net


TODO LO HUMANO DEBE ENCONTRAR ECO EN EL CORAZÓN DEL CRISTIANO

11.04.18 | 16:37. Archivado en Sobre el autor

TODO LO HUMANO DEBE ENCONTRAR ECO EN EL CORAZÓN DEL CRISTIANO

Todo lo humano debe encontrar eco en tu corazón, en el corazón del cristiano. Nada humano, alegrías y tristezas, gozos y angustias, del hombre y de la mujer de hoy debe quedar al margen de las preocupaciones y anhelos de todo cristiano.
En Jesucristo, lo humano ha sido llevado a su plenitud y lo divino se ha hecho más humano. San Ireneo decía: “La gloria de Dios es que el hombre viva”.

El cristiano no elimina nada de cuanto bello, bueno y verdadero hay en cualquier persona o CULTURA. En cada persona y cultura debe encontrar “semillas de eternidad” y “señal del Eterno”, que desde Jesucristo le manifiesta el don maravilloso de la salvación. El Vaticano II decía: “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón. La comunidad cristiana está integrada por hombres que, reunidos en Cristo, son guiados por el Espíritu Santo en su peregrinar hacia el reino del Padre y han recibido la buena nueva de la salvación para comunicarla a todos. La Iglesia por ello se siente íntima y realmente solidaria del genero humano y de su historia.” (G.S. 1)

Dos caminos comunicados e inseparables: Ir a Dios por el hombre e ir al hombre por Dios.
No podemos encontrar contradicción entre las aspiraciones nobles para transformar la realidad, la realización personal de cada ser humano y la Buena Noticia de Jesucristo.
Vive la armonía de todo cuanto existe y ábrete a la acción sorprendente de Dios.

www.marinaveracruz.net


TODO LO HUMANO DEBE ENCONTRAR ECO EN EL CORAZÓN DEL CRISTIANO

11.04.18 | 16:36. Archivado en Sobre el autor

TODO LO HUMANO DEBE ENCONTRAR ECO EN EL CORAZÓN DEL CRISTIANO

Todo lo humano debe encontrar eco en tu corazón, en el corazón del cristiano. Nada humano, alegrías y tristezas, gozos y angustias, del hombre y de la mujer de hoy debe quedar al margen de las preocupaciones y anhelos de todo cristiano.
En Jesucristo, lo humano ha sido llevado a su plenitud y lo divino se ha hecho más humano. San Ireneo decía: “La gloria de Dios es que el hombre viva”.

El cristiano no elimina nada de cuanto bello, bueno y verdadero hay en cualquier persona o CULTURA. En cada persona y cultura debe encontrar “semillas de eternidad” y “señal del Eterno”, que desde Jesucristo le manifiesta el don maravilloso de la salvación. El Vaticano II decía: “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón. La comunidad cristiana está integrada por hombres que, reunidos en Cristo, son guiados por el Espíritu Santo en su peregrinar hacia el reino del Padre y han recibido la buena nueva de la salvación para comunicarla a todos. La Iglesia por ello se siente íntima y realmente solidaria del genero humano y de su historia.” (G.S. 1)

Dos caminos comunicados e inseparables: Ir a Dios por el hombre e ir al hombre por Dios.
No podemos encontrar contradicción entre las aspiraciones nobles para transformar la realidad, la realización personal de cada ser humano y la Buena Noticia de Jesucristo.
Vive la armonía de todo cuanto existe y ábrete a la acción sorprendente de Dios.

www.marinaveracruz.net


II JUEVES DE PASCUA /CICLO B/12-04-2018

11.04.18 | 16:24. Archivado en Sobre el autor

II JUEVES DE PASCUA /CICLO B/12-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 3,31-36

EL que viene de lo alto está por encima de todos. El que es de la tierra es de la tierra y habla de la tierra. El que viene del cielo está por encima de todos. De lo que ha visto y ha oído da testimonio, y nadie acepta su testimonio. El que acepta su testimonio certifica que Dios es veraz.
El que Dios envió habla las palabras de Dios, porque no da el Espíritu con medida. El Padre ama al Hijo y todo lo ha puesto en su mano. El que cree en el Hijo posee la vida eterna; el que no crea al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios pesa sobre él.

COMENTARIO:

Celebramos el II Jueves de Pascua . Dice Casiano Floristán que “durante los siete domingos de Pascua, la liturgia celebra el mensaje pascual de la resurrección del Señor, la alegría de la Iglesia por la renacida esperanza, la vida nueva de los neófitos y la acción del Espíritu Santo en la comunidad cristiana. Se trata, en definitiva, de celebrar prolongadamente la Pascua. Recordemos que la fiesta principal del año no es el Viernes Santo, sino el Domingo de Resurrección.

En el Evangelio de este II Jueves de Pascua, se ha suscitado una discusión entre los discípulos de Juan y un judío acerca de la purificación. Ciertos discípulos de Juan ven en Jesús un rival, sin embargo, Juan, con una imagen familiar a los judíos, testifica que Jesús es el novio por medio del cual Dios se une a la humanidad. Juan tiene que retirarse, una vez cumplida su misión de introducirle, y señala las características excepcionales del enviado: “el que viene de arriba”, “habla de las palabras de Dios” y “da el Espíritu sin medida”. Y el que cree en él tiene la vida eterna (Jn 3,31-36).

Pidamos por los enfermos y por los cuidadores de enfermos. Amén.

www.marinaveracruz.net


LAS UTOPÍAS SEÑALAN LOS GRANDES SUEÑOS DE LA HUMANIDAD

10.04.18 | 07:46. Archivado en Sobre el autor

LAS UTOPÍAS SEÑALAN LOS GRANDES SUEÑOS DE LA HUMANIDAD

Dijo el profeta: Las utopías son caminos que señalan los grandes sueños de la humanidad. Si caminamos en la dirección que señala nuestra utopía es estar ya conquistándola, es entrar por la senda del bien y el dinamismo del amor.
Seamos idealistas y alcanzaremos la perfección. Como bien decía la Hermana María a la Superiora en la obra de Jordi Siena Fabra, “La Voz interior”: “un idealista es un soñador que intenta mantener vivos los sueños, nada más”.
Y todos tenemos nuestros sueños, aunque en el devenir de nuestra diminuta historia pocos lleguen a cumplirse.
El mayor de nuestros sueños e ideales debe ser la solidaridad, “la determinación firme y perseverante de trabajar por el bien común; es decir, por el bien de todos y cada uno, porque todos somos responsables de todos” (Sollicitudo Rei Socialis, 38).
Para conseguir el sueño es necesario una verdadera disponibilidad para el amor “de otro modo, como es evidente, las ideologías más revolucionarias no desembocarían más que en un simple cambio de amos que, una vez instalados en el poder, se rodean de privilegios, limitan las libertades y consienten que se instauren otras formas de injusticia” (Octogesisima Aveniens, 45).

www.marinaveracruz.net


II MIÉRCOLES DE PASCUA /CICLO B/11-04-2018

09.04.18 | 17:22. Archivado en Sobre el autor

II MIÉRCOLES DE PASCUA /CICLO B/11-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 3,16-21

Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna.
Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito de Dios.
Este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra el mal detesta la luz, y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras.
En cambio, el que obra la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.

COMENTARIO:

Celebramos el II Miércoles de Pascua . A partir de la Resurrección se comprende todo el sentido de la historia del Antiguo y del Nuevo Testamento.
En el Evangelio de este II Miércoles de Pascua, se nos presenta el diálogo de Jesús con Nicodemo, un fariseo de buena voluntad. Y Jesús le propone una radical transformación, obra del Espíritu Santo. Esta radical transformación la ofrece el Hijo, que conoce al Padre, que ha sido enviado como señal de amor. La razón de todo esto es el amor de Dios por la humanidad. Subraya el texto hasta dónde ha llegado ese amor: Dios no se ha reservado para sí a su Hijo único, sino que lo ha dado para que todo ser humano tenga plenitud de vida. Dios no quiere que los hombres perezcan, es decir, que acaben en la muerte, porque en él no hay nada negativo (Jn 3,16-21).
Pidamos especialmente en este día la venida del Espíritu Santo sobre nosotros para que nos ayude a crecer en la fe, en la esperanza y en la caridad: “Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido; luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo...Amén"

www.marinaveracruz.net


JESUCRISTO ES EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA

09.04.18 | 17:19. Archivado en Sobre el autor

JESUCRISTO ES EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA

Jesús de Nazaret dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí” (Jn 14,6).
En medio de tantas decepciones y gritos estridentes, brota una voz suave y fuerte que proclama con rotundidad su “autoridad” como mediación única entre Dios y los hombres. Jesucristo es el compañero y amigo permanente en la vida de las personas, sobre todo cuando el camino se presenta fatigado y la cruz pesada.
¡Únete existencialmente a Él y encontrarás descanso en tu alma!

www.marinaveracruz.net


II MARTES DE PASCUA /CICLO B/10-04-2018

09.04.18 | 17:11. Archivado en Sobre el autor

II MARTES DE PASCUA /CICLO B/10-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 3,5a.7b-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo:
«Tenéis que nacer de nuevo; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu».
Nicodemo le preguntó:
«¿Cómo puede suceder eso?».
Le contestó Jesús:
«¿Tú eres maestro en Israel, y no lo entiendes? En verdad, en verdad te digo: hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero no recibís nuestro testimonio. Si os hablo de las cosas terrenas y no me creéis, ¿cómo creeréis si os hablo de las cosas celestiales? Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre.
Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna».

COMENTARIO:

Celebramos el II Martes de Pascua . Dios sale al encuentro de tu alma y en su intimidad más íntima quiere “danzar con ella” para atraerla con “correas de amor”.
Cuando un ser humano desea con fuerza la intimidad con Dios le da a la mente una fuerza extraordinaria para conseguir alcanzar su vida hacia Él y eso es lo que convierte a la andadura existencial, en ocasiones angosta y difícil, una peregrinación.
En el Evangelio de este II Martes de Pascua, se nos presenta el diálogo de Jesús con Nicodemo, un fariseo de buena voluntad. Y Jesús le propone una radical transformación, obra del Espíritu Santo. Esta radical transformación la ofrece el Hijo, que conoce al Padre, que ha sido enviado como señal de amor (Jn 3, 5a.7b-15).

Enséñanos, Dios mío, a predicarte con nuestro testimonio y con nuestra palabra. Haz, Señor, que abramos para todos los hombres, un ancho camino a tu Gracia. Haz que el mundo vuelva a Ti, aunque nos cueste la vida. Ayúdanos a convertirnos de corazón, de palabra y de pensamiento para que seamos instrumentos eficaces para la extensión del Reino de Dios. Amén.

www.marinaveracruz.net


GRANDES DOSIS DE ALEGRÍA NECESITAMOS

08.04.18 | 10:07. Archivado en Sobre el autor

GRANDES DOSIS DE ALEGRÍA NECESITAMOS

Cierto día una niña estaba en una misa. El sacerdote invitó para que hicieran peticiones. Y aquella niña levantó la mano derecha, y tímidamente exclamó: “Señor, te pido para que los malos se conviertan en personas buenas y los buenos sean alegres”.

La petición de aquella niña le hizo comprender al sacerdote la necesaria urgencia de la bondad y la alegría en el mundo, sobre todo en el ambiente social en el que vivimos, en ocasiones cargados de violencia, odio, recelo y tristeza.

El mundo necesita grandes dosis de alegría para encontrar su verdadera identidad, que no es otra que el amor, el amor místico purificado y creador permanente.

www.marinaveracruz.net


SOLEMNNIDAD DE LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR /CICLO B/9-04-2018

07.04.18 | 12:19. Archivado en Sobre el autor

SOLEMNNIDAD DE LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR /CICLO B/9-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 1,26-38
A los seis meses, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.
El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.
El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»
Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»
El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»
María contestó: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»
Y la dejó el ángel.

COMENTARIO:

Hoy la Iglesia celebra la Solemnidad de la Anunciación del Señor. Esta fiesta se comenzó a celebrar en el año 430 en Oriente, y en el siglo VII en Occidente. El concilio Vaticano II destacó la entrega total de María a la persona y a la obra de Cristo: «Se entregó totalmente a sí misma, como esclava del Señor, a la persona y a la obra de su Hijo. Con él y en dependencia de él, se puso, por la gracia de Dios todopoderoso, al servicio del misterio de la redención» (Lumen gentium, 56).

El Evangelio de San Lucas en esta Solemnidad de la Anunciación del Señor nos presenta el anuncio del Ángel Gabriel a María que será la Madre del Mesías. Y María, con su perfecta disponibilidad, responde humildemente: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (cf. Lc 1,26-38).

Oremos a la Virgen María con esta bella oración de San Antonio: “¡Ea, pues, Señora nuestra y única esperanza! Te suplicamos que ilumines nuestras mentes con el esplendor de tu gracia, ... ¡Amén! ¡Así sea!”.

www.marinaveracruz.net


LA RESURRECCIÓN DE JESÚS DE NAZARET

07.04.18 | 12:14. Archivado en Sobre el autor

LA RESURRECCIÓN DE JESÚS DE NAZARET

Todas las fuentes cristianas sin distinción afirman la resurrección de Jesús. Es más, la resurrección de Jesús de Nazaret es la fundamento cardinal de la fe cristiana. Es tan importante y esencial este principio, que San Pablo de Tarso escribía a la comunidad cristiana de Corinto: En 1 Cor 15,14 se afirma que “si Cristo no ha resucitado, vacía es nuestra predicación, vacía también vuestra fe”. De ahí que el Catecismo de la Iglesia Católica dirá: “El Misterio Pascual de la Cruz y de la Resurrección de Cristo está en el centro de la Buena Nueva que los apóstoles, y la Iglesia a continuación de ellos, deben anunciar al mundo. El designio salvador de Dios se ha cumplido de “una vez por todas” (Hb 9,26) por la muerte redentora de su Hijo Jesucristo” (CIC 571).

Hay unanimidad de todos los escritos del NT: Dios ha resucitado al crucificado y nosotros somos testigos. Hay que afirmar s que el interés de Jesús de Nazaret, su mensaje, sus hechos y palabras, sus encuentros liberadores con la gente de su tiempo,... en el Nuevo Testamento, especialmente en los evangelios, se hacen y parten desde la resurrección: todo interesa ¨a la luz de la Resurrección". Y los Apóstoles, testigos del Resucitado, apelan siempre a la experiencia pascual de Jesús de Nazaret.

EL ANUNCIO DEL MENSAJE PASCUAL

Todo comenzó después de la Resurrección de Jesús. Los apóstoles comunican esta Buena nueva con entusiasmo a todo aquel que quiera escucharlo; primero a los judíos, y luego a los gentiles.
Su mensaje es sencillo y contundente como lo expresa el Apóstol Pedro el día de Pentecostés en Jerusalén: "... a Jesús, el Nazareno, hombre acreditado por Dios entre vosotros cono milagros, prodigios y señales que Dios hizo por su medio entre vosotros, como vosotros mismo sabéis, a éste, que fue entregado según el determinado designio y precio conocimiento de Dios, vosotros le matasteis clavándole en la cruz por mano de los impíos; a éste, pues, Dios le resucitó librándole de los dolores del Hades, pues no era posible que quedase bajo su dominio;... A éste Jesús Dios le resucitó ; de lo cual todos somos testigos. Y exaltado por la diestra de Dios, ha recibido del Padre el Espíritu Santo prometido...Sepa, pues con certeza toda la casa de Israel que Dios ha constituido Señor y Cristo a este Jesús a quien vosotros habéis crucificado" (Hch 2,22-36)
De ahí que el Catecismo de la Iglesia Católica dirá que "la Resurrección de Jesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, creída y vivida por la primera comunidad cristiana como verdad central, transmitida como fundamental por la Tradición, establecida en los documentos del Nuevo Testamento, predicada como parte esencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la Cruz..” (Nº 638 DEL CATECISMO).

MANERAS DE ANUNCIAR EL MENSAJE

Este mensaje esencial se expresa de tres maneras: en discursos kerigmáticos, en himnos y credos y en narraciones/relatos. Y las tres maneras tienen una misma finalidad: suscitar la fe en Jesús, el Cristo, o fortalecerla en la comunidad cristiana.

a) Discursos kerigmáticos

En el segundo volumen de San Lucas, los Hechos de los Apóstoles, aparecen varios discursos en clave kerigmática: 8 de San Pedro, 9 de San Pablo y algunos otros, entre ellos el discurso de San Esteban, el día que fue martirizado. Especialmente importantes son el discurso de Pentecostés (Hch 2, 14-41); el discurso de Pedro a la puerta del templo de Jerusalén, después de la curación del tullido (Hch 3,12-26); el discurso de Pedro ante el Sanedrín, molestos porque enseñaba al pueblo y anunciaban en la persona de Jesús la resurrección de los muertos (Hch 4,9-12); el discurso de Pedro ante el Sanedrín, cuando éstos le prohíben hablar en nombre de Jesús (Hch 5,29-32); el discurso de Pedro cuando el oficial romano Cornelio y su familia se convierte y se bautiza (Hch 10,34-43); el discurso de Pablo ante los judíos en la sinagoga de Antioquía de Pisidia (Hch 13,16-41)...
En todos los discursos hay tres elementos en común:
Primero, toda la vida de Jesús se relee desde la Resurrección: ..."Vosotros renegasteis del Santo y del Justo, y pedisteis que se os hiciera gracias de un asesino, y matasteis al Jefe que lleva a la Vida. Pero Dios le resucitó de entre los muertos, y nosotros somos testigos de ello..." (Hch 3,14ss).
Segundo, se enmarca desde las Sagradas Escrituras y es interpretado todo desde ella: "Para que se cumpliera las Sagradas Escrituras". Como bien decía Pedro: "Y todos los profetas desde Samuel y sus sucesores han hablado, anunciaron también estos días" (Hch 32, 24), o como decía Pablo: "También nosotros os anunciamos la Buena Nueva de que la Promesa hacha a los padres Dios la ha cumplido en nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús, como está escrito en los salmos..." (Hch 13, 32ss)
Tercero, pretenden llevar a la conversión y a la fe en Jesús: "Sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel que Dios ha constituido Señor y Cristo a este Jesús a quien vosotros habéis crucificado". Al oír esto, dijeron con el corazón compungido a Pedro y a los demás apóstoles: "¿Qué tenemos de hacer, hermanos?" Pedro les contestó: "Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo..." (Hch 2,36-38ss).

b) Himnos y Credos

Los Himnos y los credos confiesan con contundencia que Jesús ha resucitado, y lo hacen con fórmulas muy estables (Rom 4,25; 10, 9; Flp 2,6-11; 1 Cor 15,1-8)
San Pablo de Tarso, en su carta a la Comunidad de Corinto, remite al Credo que él mismo recibió, probablemente en su Bautismo en Damasco. " Os recuerdo, hermanos, el Evangelio que os prediqué, que habéis recibido y en el cual permanecéis firmes, por el cual también sois salvado, si lo guardáis tal como os lo prediqué... Si no ¡habríais creído en vano! Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce; ….. Y en último término se me apareció también a mí, como a un abortivo..." (1 Cor 15,1-8ss)
San Pablo, en el magnífico Himno a los Filipenses, subraya la humillación y la kénosis de Jesucristo resucitado, “el cual siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios, sino que se despojó de sí mismo tomando condición de esclavo…. Por eso Dios lo exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos y toda lengua confiese que Cristo Jesús es el SEŇOR para gloria de Dios Padre.” (Flp 2,6-11)

c) Narraciones/relatos

A diferencia de los Himnos y los Credos, que afirman la fe en el Resucitado con fórmulas cortas y precisas, en las narraciones se hacen con relatos de historia (Mt 28; Mc 16; Lc 24; Jn 20-21).
Los relatos y narraciones, contemplados fundamentalmente en los Evangelios, no son una biografía de Jesús, ni un diario de camino ni una “historia”. Los relatos son, en síntesis, catequesis, escritas por hombres de fe para otros hombres y mujeres de fe. El interés de Jesús de Nazaret, su mensaje, sus hechos y palabras, sus encuentros liberadores con la gente de su tiempo, etc., parten desde la resurrección: todo interesa “a la luz de la Resurrección”.
Miran a Jesús con los ojos de la fe. Son testimonios de fe comprometidos y comprometedores, creyentes convencidos, quieren llamar a la fe en Jesucristo. Relatos que son predicaciones, anuncio, Kerigma. Para ellos, Jesús no es sólo una figura histórica del pasado, sino una persona que sigue viviendo en la actualidad. Los evangelios son testimonios de fe, documentos de fe y para la fe.
Este planteamiento no quiere decir que haya que deslegitimar cualquier pretensión de basar la fe cristiana en datos históricos fiables y fuera de toda discusión sobre Jesús de Nazaret; al contrario, el que es el Fundamento de la fe y ha sido resucitado es el mismo que vivió en Palestina y murió en la cruz.

IMPORTANCIA DE LA RESURRECCIÓN

Hoy es necesario cimentar la fe cristiana en un testimonio válido que sea capaz de convertirse en la auténtica "roca angular".
La auténtica fe cristiana se debe fundamentar en la experiencia pascual de Jesús de Nazaret, vivida y testimoniada por unos testigos válidos, que puedan dar soporte estructural a una continuidad legítima entre nosotros y el mismo Jesús.
La experiencia pascual de Jesús de Nazaret, el Cristo, se convierte en la Buena Noticia para el hombre que busca el auténtico rostro del Dios Vivo. Es el Kerigma que debe fundamentar toda la fe cristiana como su esencia más legítima y más autentica.
La Resurrección de Jesús se levanta como alternativa ante el dolor y el sufrimiento del mundo. De hecho, para el cristiano, la última respuesta es el Sí definitivo de Dios al inocente maltratado por el accidente de tráfico, la enfermedad, la injusticia, la tortura, el cáncer, la guerra.... y a las víctimas de los "verdugos de turno", auténticos aliados de la muerte y la desgracia.
La Resurrección de Jesús se levanta como la experiencia última del crucificado. Desde esa experiencia definitiva lanzamos la esperanza de que participaremos de esa misma Resurrección y afirmamos la permanencia de la identidad personal del hombre, más allá de la sepultura; al tiempo que se cuestionan posibles alternativas al final trágico del hombre como la reencarnación o la comunión plena "energética" con el aire.
Sólo la Resurrección da a la muerte de Jesús un auténtico enfoque que hace a este personaje de un pequeño país en una época oscura de la historia se convierta en la personificación del Esperado de los tiempos, capaz de aunar en su personalidad la esencia de lo divino y lo humano al mismo tiempo.
Sólo la Resurrección da al Crucificado legitimidad para elevarse como el auténtico portavoz de todos los profetas, encarnando en su persona toda la plenitud de la Palabra divina.
Sólo la Resurrección de Jesús se impone como gracia para descubrir que el Nazareno es el reflejo del auténtico rostro de Dios en medio de esta historia cargada de sombra-luz, de bien-mal, de gracia-pecado, de ley-misericordia...

www.marinaveracruz.net


II DOMINGO DE PASCUA /CICLO B/8-04-2018

07.04.18 | 12:04. Archivado en Sobre el autor

II DOMINGO DE PASCUA /CICLO B/8-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 20,19-31

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos.
Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegria al ver al Señor.
Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús.
Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.»
Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.»
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos.
Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: «Paz a vosotros.»
Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»
Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!»
Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.»
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Éstos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.

COMENTARIO:

Celebramos el II Domingo de Pascua y el Domingo de la Divina Misericordia . Dice el Catecismo de la Iglesia Católica, nº 638: “... La Resurrección de Jesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, creída y vivida por la primera comunidad cristiana como verdad central, transmitida como fundamental por la Tradición, establecida en los documentos del Nuevo Testamento, predicada como parte esencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la Cruz:...”

En el Evangelio de este II Domingo de Pascua, Jesús resucitado está presente en su comunidad. Y sus discípulos creen en él. Pero Tomás no se fiaba de los otros discípulos que le decían: “Jesús está vivo”. Tomás quería verle con sus propios ojos. Jesús sale a su encuentro y Tomás creyó. Jesús bendice a los que, como nosotros, creen en él sin haberlo visto, pero se fían de los que les han contado quienes le vieron resucitado: los apóstoles (Jn 20,19-31).

Señor Jesús, auméntanos la fe, la esperanza y el amor. Danos una fe fuerte y firme, llena de confianza. Danos un corazón misionero para poder anunciarte en nuestros ambientes. Amén.

www.marinaveracruz.net


EL PILAR DE LA REVELACIÓN CRISTIANA

06.04.18 | 16:53. Archivado en Sobre el autor

EL PILAR DE LA REVELACIÓN CRISTIANA

El amor de Dios, manifestado plenamente en Jesucristo, constituye toda la esencia misma de la Revelación Cristiana.
“Dios nos ama en Jesucristo” es el clamor fundamental que recorre desde el origen hasta el final del Cristianismo, y que reivindica su gran aportación en el tejido social.

No imaginemos la salvación como resultado final del esfuerzo y del conocimiento del creyente, sino reafirmemos la salvación como un derroche y un don de Dios. Hay que señalar que admitir la salvación como don y como gracia de Dios conlleva cierto sacrificio y esfuerzo por llevar una vida conforme a su voluntad, pero subrayemos que no la conseguimos por esfuerzo sino como gracia.

Ante este amor misericordioso, el creyente responde por la fe, que, en el fondo, es la respuesta libre y obediente a un Dios que se comunica en amor.

Desde la contemplación de este Amor desbordante respondemos libremente y agradecidos por la fe. Por esta razón, la fe es una decisión personal que compromete toda nuestra vida y obliga a poder vivir según los planteamientos de su proyecto divino.

El amor hacia los demás es un signo del amor divino en nosotros, que da sentido pleno a la vida. Y, a decir verdad, Dios actúa a través de las personas que aman, y se hace presencia en las personas que necesitan amor.

www.marinaveracruz.net


LLAMADOS PARA EL AMOR

05.04.18 | 08:50. Archivado en Sobre el autor

LLAMADOS PARA EL AMOR

Todos nosotros estamos llamados al amor. El ser humano está llamado a dar y recibir amor. Es más, la mayor de las satisfacciones consiste en sentirse amado por alguien.

Joh Powell, jesuita, decía que el amor hace, al menos, tres cosas: Primero, el amor estima y afirma el valor incondicional y único de la persona amada; segundo, el amor reconoce e intenta satisfacer las necesidades de la persona amada; y, tercero, el amor perdona y olvida los fallos de la persona amada.

Esfuérzate por amar intensamente a los que te rodean y que tú sólo encontrarás el reposo de tu corazón cuando descubras que has sido creado para el amor.

www.marinaveracruz.net


SÁBADO DE LA OCTAVA DE PASCUA /CICLO B/7-04-2018

05.04.18 | 08:44. Archivado en Sobre el autor

SÁBADO DE LA OCTAVA DE PASCUA /CICLO B/7-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 16,9-15

Jesús, resucitado al amanecer del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios. Ella fue a anunciárselo a sus compañeros, que estaban de duelo y llorando.
Ellos, al oírle decir que estaba vivo y que lo había visto, no la creyeron.
Después se apareció en figura de otro a dos de ellos que iban caminando al campo.
También ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero no los creyeron.
Por último, se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa, y les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado.
Y les dijo:
«Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación».

COMENTARIO:

Celebramos el Sábado de la Octava de Pascua. Pero ¿queda todo ahí, en la muerte de Jesús? NO. Todas las fuentes cristianas sin distinción afirman la resurrección de Jesús. Es más, la resurrección de Jesús es la afirmación cardinal de la fe cristiana. En 1 Cor 15,3-5 se afirma que “si Cristo no ha resucitado, entonces nuestra predicación no tiene contenido ni vuestra fe tampoco”.

En el Evangelio de este Sábado de la Octava de Pascua Jesús resucitado se aparece a los discípulos y les envía a la misión, prolongación de su misma misión liberadora (Mc 16,9-15).
¡Cristo, el crucificado, ha Resucitado!, las promesas se han cumplido. Es el tiempo de lo nuevo.

Señor Jesús, que llenaste de esperanza a los apóstoles con el mandato de predicar la Buena Nueva, dilata nuestro corazón para que crezca en nosotros el deseo de llevar al mundo, a cada hombre, a todo hombre, la alegría de tu Resurrección, para que así el mundo crea, y creyendo sea transformado a tu imagen.

Pidamos al Padre que nos asemeje al estilo de Jesús y nos haga crecer en la fe, la esperanza y la caridad. Amén.

www.marinaveracruz.net


SABER PARA QUÉ SE VIVE ES EL SECRETO DE LA FELICIDAD

05.04.18 | 08:42. Archivado en Sobre el autor

SABER PARA QUÉ SE VIVE ES EL SECRETO DE LA FELICIDAD

Fedor M. Dostoieswsky, novelista ruso, afirmaba con una brillantez propia de los sabios: “el secreto de la existencia no consiste solamente en vivir, sino también en saber para qué se vive”.
La búsqueda de sentido y saber el “para qué” de tus acciones y sufrimientos constituyen la mayor de las riquezas que un ser humano pueda tener y se convierte en el “motor” fundamental para mantenerse íntegro en esta vida “tan poco dada a querer”.
Esta búsqueda de sentido enlaza profundamente con la dimensión espiritual y religiosa de todo ser humano, al tiempo que acrecienta la función social que tiene la religión para cualquier sociedad, también la nuestra, aparentemente “secularizada”.

www.marinaveracruz.net


VIERNES DE LA OCTAVA DE PASCUA /CICLO B/6-04-2018

05.04.18 | 08:34. Archivado en Sobre el autor

VIERNES DE LA OCTAVA DE PASCUA /CICLO B/6-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 21,1-14

En aquel tiempo, Jesús se apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Y se apareció de esta manera:
Estaban juntos Simón Pedro, Tomás, apodado el Mellizo; Natanael, el de Caná de Galilea; los Zebedeos y otros dos discípulos suyos.
Simón Pedro les dice:
«Me voy a pescar».
Ellos contestan:
«Vamos también nosotros contigo».
Salieron y se embarcaron; y aquella noche no cogieron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús.
Jesús les dice:
«Muchachos, ¿tenéis pescado?».
Ellos contestaron:
«No».
Él les dice:
«Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis».
La echaron, y no podían sacarla, por la multitud de peces. Y aquel discípulo a quien Jesús amaba le dice a Pedro:
«Es el Señor».
Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron en la barca, porque rio distaban de tierra más que unos doscientos codos, remolcando la red con los peces. Al saltar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan.
Jesús les dice:
«Traed de los peces que acabáis de coger».
Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, no se rompió la red.
Jesús les dice:
«Vamos, almorzad».
Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían bien que era el Señor.
Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado.
Esta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos después de resucitar de entre los muertos.

COMENTARIO:

Celebramos el Viernes de la Octava de Pascua. San Basilio de Seleucida, en el siglo V, decía que “Cristo con su resurrección de entre los muertos ha hecho de la vida de los hombres una fiesta. Los ha colmado de gozo al hacerles vivir no ya un vida terrestre sino una vida celestial”.
En el Evangelio en este Viernes de la Octava de Pascua Jesús resucitado se manifiesta vivo a sus apóstoles a orillas del lago de Tiberíades. Jesús resucitado les invita a no tener miedo y a superar la duda, porque comparte su presencia y come con ellos (Jn 21,1-14).
Los discípulos forman una comunidad abierta a la humanidad entera. La pesca es figura de la misión, la universalidad de la misión. Una misión especial que se le encomienda a Pedro, el de las tres negaciones: será por fin capaz de hacerse siervo hasta la entrega total de sí mismo.
Pidamos por la unión de las Iglesia y por todos los cristianos perseguidos. Amén.

www.marinaveracruz.net


LAS OBRAS MATERIALES DE LA MISERICORDIA

05.04.18 | 08:30. Archivado en Sobre el autor

LAS OBRAS MATERIALES DE LA MISERICORDIA

Medita y cumple las principales obras de misericordia que atienden al prójimo en sus necesidades materiales y harás sonreír a Dios: visitar y cuidar a los enfermos, dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, atender al que no tiene hogar, procurar ropa a los más necesitados, ayudar a los encarcelados y exiliados, y acompañar a quienes sufren la muerte de un ser querido.

www.marinaveracruz.net


JUEVES DE LA OCTAVA DE PASCUA /CICLO B/5-04-2018

05.04.18 | 08:25. Archivado en Sobre el autor

JUEVES DE LA OCTAVA DE PASCUA /CICLO B/5-04-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 24,35-48

En aquel tiempo, los discípulos de Jesús contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
Estaban hablando de estas cosas, cuando él se presentó en medio de ellos y les dice:
«Paz a vosotros».
Pero ellos, aterrorizados y llenos de miedo, creían ver un espíritu.
Y él les dijo:
«¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro corazón? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un espíritu no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo».
Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Pero como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo:
«¿Tenéis ahí algo de comer?».
Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos.
Y les dijo:
«Esto es lo que os dije mientras estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo escrito en la Ley de Moisés y en los Profetas y Salmos acerca de mí».
Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras.
Y les dijo:
«Así está escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se proclamará la conversión para el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto».

COMENTARIO:

Celebramos el Jueves de la Octava de Pascua. Dice Antonio García Lozano, o.p. “la pascua ha quedado definida como la fiesta del "paso" o del "tránsito". Es el momento clave, crucial, en que termina la espera ansiosa y atormentada, por la dramática desaparición del Señor –"arrebatado por la muerte" (Mt 9, 15)- y comienza la gran fiesta. Una fiesta que se prolongará por espacio de cincuenta días. ...”.

En el Evangelio en este Jueves de la Octava de Pascua Jesús resucitado se manifiesta vivo a sus apóstoles. Jesús resucitado les invita a no tener miedo y a superar la duda, porque comparte su presencia y come con ellos (Lc 24,35-48). Hoy se nos propone orar para confiar en el Señor y orar para vencer el miedo, orar al estilo del gran orante, Jesús.

“Recibe, Señor, nuestros miedos y transfórmalos en confianza. Recibe, Señor, nuestro sufrimiento y transfórmalo en crecimiento. Recibe, Señor, nuestro silencio y transfórmalo en adoración...Recibe, Señor, nuestra muerte y transfórmala en resurrección”.

www.marinaveracruz.net


Jueves, 20 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Abril 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30