Entre el Cielo y la Tierra

SUSCITAR PREGUNTAS PROFUNDAS

22.05.18 | 12:33. Archivado en Sobre el autor

SUSCITAR PREGUNTAS PROFUNDAS

En el tiempo en el que vivimos, una época tremendamente cambiante y con una sensación de vacío en sus raíces, donde las "grandes ideas globales" y los modelos de identificación, las grandes teorías y planteamientos de comprensión han caído en gran medida. Además, van surgiendo sin excusas posturas que rayan en el individualismo, el narcisismo, la autoafirmación sin referencia al grupo y a los otros, la falta de utopías, la insolidaridad, el rechazo hacia lo religioso como algo alienante que aleja al hombre de su dimensión más humana, el desprecio hacia el futuro y la reacción hacia objetivos a largo plazo, el apego hacia las apariencias y la moda, la competencia cada vez más despiadada y el dominio casi exclusivo de la máquina, el afianzamiento de la economía de mercado y la comprensión de las desigualdades como algo necesario e imposible de solucionar, el ocio como reclamo necesario frente a toda exigencia y sacrificio, el culto al dinero y al poder como las únicas realidades seguras de cimentar una vida sin grandes creencias y planteamientos racionales de lucha... En definitiva, una sensación de cambio vertiginoso que van dejando a muchos hombre y mujeres en la "cuneta del desequilibrio y el desajuste emocional". Y es entonces, saliendo de su propio silencio, cuando brota, aunque quieran encarcelarla, la pregunta más radical de la propia existencia del hombre:"¿Qué es el hombre? ¿Hay diferencia cualitativa entre el hombre y el resto de los animales?

El hombre es un "animal generador de cultura" con capacidad de pensar y estrategias para aprender ante situaciones nuevas que van allá de su registro genético y el animal que ha recibido el "don de amar y ser amado". Pero sobre todo, el hombre es el "animal que se interroga", un interrogante que camina por la vida. El hombre es una pregunta que brota en cualquier momento existencial y surge el tan inquietante ¿por qué?: ¿Por qué existe el mal? ¿Por qué estoy aquí en el mundo? ¿Qué hay más allá de la muerte? ¿Por qué existe el ser y no la nada? ¿Qué es el ser humano? ¿De dónde venimos? ¿Adónde voy? ¿Dónde alcanzar la auténtica felicidad?....

Lo importante debe ser suscitar preguntas últimas e interrogantes profundos, que ayuden a superar posturas superficiales, pragmáticas y evasivas. Lo que realmente hará más humano al hombre es germinar preguntas existenciales, que hagan más poco "satisfecha" la vida social y personal, mirando no tan complacientes los criterios de moda y de la cultura dominante. Séneca afirmaba que "no puedo decirte quiénes me irritan más, si los que quieren que no sepamos nada o los que ni siquiera nos dejan ignorar", y bien sabemos por experiencia propia que la vida posee ciertas incógnitas que ni el estudio ni el razonamiento, ni la experimentación ni las más grandes sabidurías humanas pueden desvelar. Y el ser humano tiene derecho a que nadie, en nombre de ningún poder ni autoridad científica, quiera desvelárselo.

www.marinaveracruz.net


VII MIÉRCOLES DEL TIEMPO ORDINARIO /CICLO B/23-05-2018

22.05.18 | 12:19. Archivado en Sobre el autor

VII MIÉRCOLES DEL TIEMPO ORDINARIO /CICLO B/23-05-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 9,38-40

En aquel tiempo, dijo Juan a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no es de los nuestros.»
Jesús respondió: «No se lo impidáis, porque uno que hace milagros en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro.»

COMENTARIO:

Celebramos el Miércoles de la Séptima Semana del Tiempo Ordinario . María es la "perfecta seguidora de Cristo", que dando un sí al proyecto de salvación, avanza en su peregrinación de fe, escuchando y guardando la Palabra de Dios, manteniéndose unida a su Hijo hasta la cruz. Jesús enseña a María, su madre, la plena revelación de la identidad de Dios Padre, misericordioso y compasivo, liberador y redentor.
En el Evangelio de este Miércoles de la Séptima Semana del Tiempo Ordinario leemos el Evangelio de San Marcos (Mc 9,38-40).
Los discípulos se sienten molestos porque algunos que no son de los suyos están haciendo milagros en el nombre de Jesús. Sin embargo, Jesús tiene una mirada mucho más amplia: "No se lo impidáis, porque uno que hace milagros en mi nombre no puede hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro"
Supliquemos a Dios, por la intercesión de la Virgen María, la capacidad para superar nuestras divisiones, diferencias y rivalidades. Pidamos que actuemos en clave de paz, comunión y humildad. Amén.

www.marinaveracruz.net


UNA PETICIÓN PARA PEDIR LA CAPACIDAD DE AMAR

21.05.18 | 17:51. Archivado en Sobre el autor

UNA PETICIÓN PARA PEDIR LA CAPACIDAD DE AMAR

Cierto día un hombre casado, creyente practicante, que creía profundamente en el amor y en el matrimonio, comentó a un amigo sacerdote: “Sin duda alguna lo mejor que me ha pasado en la vida ha sido casarme con mi mujer... Cuando yo conocí a la que hoy es mi mujer me pareció preciosa y tenía un alma grande... Y en el silencio de una capilla recé al Señor una oración que nunca he olvidado desde entonces: “Señor, si tú quieres que ésta sea mi mujer dale la capacidad de amarme a mi más que a ella misma; Señor si tú quieres que yo sea su marido dame la capacidad de amarla más que a mí mismo; Señor, si quieres que seamos esposos danos la capacidad de amarte a Ti más que a nosotros mismos y desde Ti ser un bendición para los que nos rodean”.
Hoy, al cabo de muchos años de casado, jamás olvido aquella petición que me hace renovar día a día nuestro matrimonio como un medio maravilloso de consagración y santificación.

www.marinaveracruz.net


VII MARTES DEL TIEMPO ORDINARIO /22-05-2018

21.05.18 | 17:41. Archivado en Sobre el autor

VII MARTES DEL TIEMPO ORDINARIO /22-05-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 9,30-37

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos.
Les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará.» Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle.
Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó: «¿De qué discutíais por el camino?»
Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante.
Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.»
Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: «El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado.

COMENTARIO:

Celebramos el Martes de la Séptima Semana del Tiempo Ordinario . Tu vida es única e irrepetible, valiosa a los ojos de Dios. Vuelve tus ojos a Él, entra y orienta tu existencia hacia Él. Él quiere una relación de amistad contigo y sólo en Él encontrarás la paz que buscabas.
En el Evangelio de este Martes de la Séptima Semana del Tiempo Ordinario leemos el Evangelio de San Marcos (Mc 9,30-37).
Jesús enseña a sus discípulos a reconocer quién es el más importante.El mayor es el que sirve a los demás. Poco antes, Jesús ha anunciado el segundo anuncio de la Pasión (Mc 9,30-32), pero los discípulos no acaban de entender.
Jesús les recuerda que el seguimiento conlleva la actitud de servicio y la acogida incondicional a los pequeños, a los excluidos, a los tenidos como pequeños.
Pidamos especialmente en este día la capacidad de servicio y un corazón grande para amar, nunca centrado en nosotros sino en el Señor para servir mejor y amar mejor. Amén.

www.marinaveracruz.net


REGRESAR AL CORAZÓN DEL EVANGELIO

19.05.18 | 03:44. Archivado en Sobre el autor

REGRESAR AL CORAZÓN DEL EVANGELIO

El teólogo de la Universidad de Lovaina, Conrad de Meestar, afirmaba que la verdadera aportación de Teresa de Lisieux fue regresar al corazón del evangelio.
Teresa habla de un Dios enamorado del hombre, que nos busca y nos acepta como somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos, nuestros límites y nuestros dones.
Medita y profundiza en la verdadera vocación cristiana y tu grandeza como ser humano por ser hijo de Dios.

www.marinaveracruz.net


VII LUNES DEL TIEMPO ORDINARIO /CICLO B/21-05-2018

19.05.18 | 03:32. Archivado en Sobre el autor

VII LUNES DEL TIEMPO ORDINARIO /CICLO B/21-05-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 9,14-29

En aquel tiempo, cuando Jesús y los tres discípulos bajaron de la montaña, al llegar adonde estaban los demás discípulos, vieron mucha gente alrededor, y a unos escribas discutiendo con ellos. Al ver a Jesús, la gente se sorprendió, y corrió a saludarlo.
Él les preguntó: «¿De qué discutís?»
Uno le contestó: «Maestro, te he traído a mi hijo; tiene un espíritu que no le deja hablar y, cuando lo agarra, lo tira al suelo, echa espumarajos, rechina los dientes y se queda tieso. He pedido a tus discípulos que lo echen, y no han sido capaces.»
Él les contestó: «¡Gente sin fe! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os tendré que soportar? Traédmelo.»
Se lo llevaron. El espíritu, en cuanto vio a Jesús, retorció al niño; cayó por tierra y se revolcaba, echando espumarajos.
Jesús preguntó al padre: «¿Cuánto tiempo hace que le pasa esto?»
Contestó él: «Desde pequeño. Y muchas veces hasta lo ha echado al fuego y al agua, para acabar con él. Si algo puedes, ten lástima de nosotros y ayúdanos.»
Jesús replicó: «¿Si puedo? Todo es posible al que tiene fe.»
Entonces el padre del muchacho gritó: «Tengo fe, pero dudo; ayúdame.»
Jesús, al ver que acudía gente, increpó al espíritu inmundo, diciendo: «Espíritu mudo y sordo, yo te lo mando: Vete y no vuelvas a entrar en él.»
Gritando y sacudiéndolo violentamente, salió. El niño se quedó como un cadáver, de modo que la multitud decía que estaba muerto. Pero Jesús lo levantó, cogiéndolo de la mano, y el niño se puso en pie.
Al entrar en casa, sus discípulos le preguntaron a solas: «¿Por qué no pudimos echarlo nosotros?»
Él les respondió: «Esta especie sólo puede salir con oración y ayuno.»

COMENTARIO:

Celebramos el VII Lunes del Tiempo Ordinario. El amor de Dios, manifestado plenamente en Jesucristo, constituye toda la esencia misma de la Revelación Cristiana. “Dios nos ama en Jesucristo” es el clamor fundamental que recorre desde el origen hasta el final del Cristianismo.
En el Evangelio de este VII Lunes del Tiempo Ordinario leemos el Evangelio de San Marcos. San Marcos nos presenta cómo Jesús cura a un endemoniado epiléptico (Mc 9,14-29). Con este relato San Marcos enseña que el poder de Dios se manifiesta siempre que hay verdadera fe.
Comentando este texto, Charles de Foucauld (1858-1916), decía que “la virtud que el Señor recompensa, la virtud que él alaba es casi siempre la fe. Algunas veces, alaba el amor, como en el caso de Magdalena. Algunas veces la humildad, pero estos ejemplos son raros. Es casi siempre la fe que recibe su aprobación y su alabanza... ¿Por qué?... Sin duda porque la fe es la virtud, aunque no la más alta (la caridad le pasa delante), por lo memos la más importante, porque es el fundamento de todas las otras, incluida la caridad, y también porque la fe es la más escasa...”
Supliquemos a Dios que nos aumente la fe , y cojamos prestada esta preciosa oración de Carlos de Foucauld para dirigirnos al Padre: “ Padre, Padre, Padre, me pongo en tus manos. Haz de mí lo que quieras , sea lo que sea, te doy las gracias. Lo acepto todo con tal que tu voluntad se cumpla en mí y en todas tus criaturas. No deseo nada más, Padre. No deseo nada más. Yo te ofrezco mi alma y te la doy con todo el amor que soy capaz. Porque deseo darme, ponerme en tus manos, sin medida, con infinita confianza, porque tú eres mi Padre”. Amén.

www.marinaveracruz.net


LA EUCARISTÍA ES UN “ENCUENTRO CON JESÚS”

19.05.18 | 03:18. Archivado en Sobre el autor

LA EUCARISTÍA ES UN “ENCUENTRO CON JESÚS”

Henri J. M. Nouwen escribió un precioso libro titulado “Con el corazón en ascuas”, y en el capítulo 3 (Invitar al Desconocido) dice que “…tal vez no estamos acostumbrados a pensar en la Eucaristía como una invitación a Jesús para que se quede con nosotros. Tendemos más bien a pensar que es Jesús quien nos invita a su casa, a sentarnos a su mesa, a compartir su comida. Pero Jesús quiere ser invitado. Es muy importante comprender que Jesús nunca nos impone su presencia. A no ser que le invitemos, él seguirá siendo un desconocido,…Sin una invitación, que es la expresión del deseo de una relación duradera, la buena noticia que hemos oído no puede dar un fruto que permanezca…La Eucaristía requiere esta invitación”. ¡No olvidemos que la Eucaristía, que brota de la intención de Cristo, en el fondo es un “encuentro con Jesús”!

La vida cristiana, en el fondo, crecerá en su esencia si amamos, vivimos, imitamos y celebramos a Jesucristo, anunciado y testimoniado en la Iglesia, reconociendo que “los demás sacramentos como también todos los ministerios eclesiales y las obras del apostolado, están unidos a la Eucaristía y a ella se ordenan. La Sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua” (CIC 1324)

En cada Eucaristía celebramos y actualizamos el “único Sacrificio de Cristo en la Cruz” por cada uno de nosotros… En el fondo, prolongamos el Misterio de la Encarnación y el abajamiento de Dios por cada uno de nosotros, porque, “la Sagrada Eucaristía culmina la iniciación cristiana. Los que han sido elevados a la dignidad del sacerdocio real por el Bautismo y configurados más profundamente con Cristo por la Confirmación, participan por medio de la Eucaristía con toda la comunidad en el Sacrificio mismo del Señor” (CIC 1322)

www.marinaveracruz.net


SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS /CICLO B/ 20-05-2018

19.05.18 | 03:04. Archivado en Sobre el autor

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS /CICLO B/ 20-05-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 20,19-23

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
«Paz a vosotros».
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo».
Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo:
«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».

COMENTARIO:

Hace cincuenta días estábamos reunidos en la noche santa de Pascua, en la vigilia Pascual, y celebrábamos la gran alegría de la resurrección de Jesús. El, muerto por amor, fiel hasta derramar su sangre, nos ha abierto un camino de vida para siempre. Y ahora, al cabo de cincuenta días, concluimos esta fiesta celebrando el don que él nos ha dejado: su Espíritu.
En el Evangelio de este Domingo de Pascua, Domingo Pentecostés, Jesús resucitado envía el espíritu sobre los discípulos y diciéndoles: Recibid el Espíritu Santo.
El Espíritu Santo es fruto de la Pascua. Jesús resucitado lo comunica a sus discípulos. El Espíritu es el aliento de Jesús, la vida de Jesús. Jesucristo nos prepara para recibir el Espíritu y el Espíritu nos prepara para llenarnos de Jesús. (Jn 20,19-23)
En Pentecostés se invierte el dinamismo de Babel: Babel fue la dispersión y la división, Pentecostés es la comunión, el amor y el entendimiento, y los dones del Espíritu Santo nos ayudan a vivir como discípulos de Cristo en nuestros ambientes:
¡Oh, Espíritu Santo concédenos el don de la sabiduría, el don del entendimiento, el don del consejo, el don de la fortaleza, el don de la ciencia, el don de la piedad y el don del santo temor de Dios!

www.marinaveracruz.net


EL MAYOR TESORO DE UNA FAMILIA

17.05.18 | 17:48. Archivado en Sobre el autor

EL MAYOR TESORO DE UNA FAMILIA

El Concilio Vaticano II dice en la Constitución Gaudium et Spes: “los hijos, como miembros vivos de la familia, constituyen a su manera a la santificación de sus padres, pues con el sentimiento de gratitud, con su amor filial y con su confianza, comprenderán a los beneficios recibidos de sus padres, como buenos hijos, los asistirán en las adversidades y en la soledad de la vejez” (G.S. 48).
Los hijos son el mayor tesoro de una familia. Para unos padres, sus hijos son el reclamo de sus desvelos y esfuerzos, el mayor de sus trabajos, y, en ocasiones, la fuente de sus mayores sufrimientos y de sus mayores alegrías.

www.marinaveracruz.net


VII SÁBADO DE PASCUA /CICLO B/19-05-2018

17.05.18 | 17:42. Archivado en Sobre el autor

VII SÁBADO DE PASCUA /CICLO B/19-05-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 21,20-25

En aquel tiempo, Pedro, volviéndose, vio que los seguía el discípulo a quien Jesús tanto amaba, el mismo que en la cena se había apoyado en su pecho y le había preguntado: «Señor, ¿quién es el que te va a entregar?»
Al verlo, Pedro dice a Jesús: «Señor, y éste ¿qué?»
Jesús le contesta: «Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué? Tú sígueme.»
Entonces se empezó a correr entre los hermanos el rumor de que ese discípulo no moriría. Pero no le dijo Jesús que no moriría, sino: «Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué?» Éste es el discípulo que da testimonio de todo esto y lo ha escrito; y nosotros sabemos que su testimonio es verdadero. Muchas otras cosas hizo Jesús. Si se escribieran una por una, pienso que los libros no cabrían ni en todo el mundo.

COMENTARIO:

Celebramos el VII Sábado de Pascua. Muchas oportunidades tenemos a lo largo de la vida de ayudar a los demás. El darse a los demás y el vivir para los demás ennoblece a la persona, humaniza la sociedad y hace orientar el futuro por las sendas de la paz y la justicia, los dos aliados de la auténtica solidaridad. .
En el Evangelio de este VII Sábado de Pascua, leemos el final del Evangelio de San Juan. Este evangelio es como un eco de la situación que se había producido en el cenáculo. Y Jesús responde que cada uno debe seguirle personalmente hasta el final, según el propio proyecto de vida (Jn 21,20-25).
Efectivamente, Pedro dio testimonio de su amor por Jesús con el martirio; y al discípulo amado se le pedía “quedar” en la Iglesia dando su vida como testigo del misterio de Cristo que es precisamente el amor.
Pidamos que venga a nosotros el Espíritu Santo, el aliento de vida de Dios, que nos capacita para la misión. Pidamos especialmente hoy a Dios por todos los enfermos y cuidadores de enfermos. Pidamos por los jóvenes y por sus proyectos de realización personal.

www.marinaveracruz.net


NECESITAMOS GRANDES DOSIS DE ALEGRÍA

17.05.18 | 17:39. Archivado en Sobre el autor

NECESITAMOS GRANDES DOSIS DE ALEGRÍA

El mundo necesita grandes dosis de alegría para encontrar su verdadera identidad, que no es otro que el amor, el amor místico purificado y creador permanente. Y la cruda realidad es en múltiples ocasiones los buenos desfiguran la cara y la seriedad se anida en cada facción de su rostro.
Santa Teresa de Jesús decía que “un triste santo es un santo triste” y "de devociones absurdas y santos amargados, líbranos, Señor"
Hay momentos en que desearás no haber nacido y cada minuto se convierte en una tortura del vacío y del absurdo. Hay momentos donde la vida se convierte en una “piedra pesada” que sobrellevamos para alcanzar una meta inútil.
Hay días que tu corazón parece romperse en mil añicos y tu vida camina deprisa al precipicio, pero no olvides que cuando la vida te presente mil razones para llorar, descubre que tienes mil y una razones para sonreír, porque, como bien decía Gibrán, “la alegría y la tristeza son inseparables” .
Pidamos al Señor que nos conceda el don de la alegría y la bondad a borbotones para que no se instale en nuestro ego la tristeza, la seriedad y la maldad.
Pidamos a Dios que encontremos razones para sonreír cuando nuestra existencia se manifieste oscura y tenebrosa, y no olvidemos nunca que en medio del dolor y la desolación corren grandes ríos de vida y de esperanza.

www.marinaveracruz.net


VII VIERNES DE PASCUA /CICLO B/18-05-2018

17.05.18 | 17:31. Archivado en Sobre el autor

VII VIERNES DE PASCUA /CICLO B/18-05-2018

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 21,15-19

Habiéndose aparecido Jesús a sus discípulos, después de comer con ellos, dice a Simón Pedro:
«Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?»
Él le contestó: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.»
Jesús le dice: «Apacienta mis corderos.»
Por segunda vez le pregunta: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas?»
Él le contesta: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.»
Él le dice: «Pastorea mis ovejas.»
Por tercera vez le pregunta: «Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?»
Se entristeció Pedro de que le preguntara por tercera vez si lo quería y le contestó: «Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero.»
Jesús le dice: «Apacienta mis ovejas. Te lo aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías e ibas adonde querías; pero, cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras.»
Esto dijo aludiendo a la muerte con que iba a dar gloria a Dios.
Dicho esto, añadió: «Sígueme.»

COMENTARIO:

Celebramos el VII Viernes de Pascua. Cuando parezca que tu vida se hace añicos y el huracán del vacío se apodere de tu interior... entonces descubre que tu existencia debe de anclarse en la búsqueda de un sentido global con dos alas invisibles, la razón y la fe, y te eleven más allá de ti mismo: hacia Dios
En este VII Viernes de Pascua leemos el Evangelio de san Juan. Jesús trata de delinear el papel de Pedro en la comunidad cristiana. Jesús le llama a un oficio particular: “apacienta a mis corderos”, “pastorea y apacienta a mis ovejas”, prolongando de esta manera la misión del Buen Pastor que Jesús mismo había vivido. Pero antes le exige, como condición indispensable, una confesión de amor, que subsana del todo la triple negación que había hecho en otro tiempo (Jn 21,15-19).
Dios todopoderoso, que derramaste el Espíritu Santo sobre los apóstoles, reunidos en oración con María, la Madre de Jesús, concédenos, por intercesión de la Virgen, entregarnos fielmente a tu servicio y proclamar la gloria de tu nombre con testimonio de palabra y de vida.

www.marinaveracruz.net


Martes, 22 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Mayo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031