Entre dos luces

Salutación - Feliz Navidad 22 - XII -2018

23.12.18 | 20:27. Archivado en Acerca del autor

Por Navidad se vive la vida como en todo tiempo se vive, en sus naturales flujos de comedia, drama o tragedia; de sainete o vodevil; de esperpento, zambra o farsa; en romanza de amor o en elegías de sentimiento y pena...
Por Navidad pasan cosas como en todo tiempo pasan. Las gentes rien, lloran, cantan o bailan, bromean, cuentan historias y dicen chistes, hacen el cursi o el ridículo, el “tancredo” y el “macaco”, el gordo y el flaco, el listo y el tonto….
Por Navidad, como en cualquier otro tiempo, el hombre que sabe y quiere, puede rezar también. Rezar con palabras o con deseos, con gestos y postureos o de corazón, como en cualquier otro tiempo se puede rezar…
Es decir, por Navidad puede hacerse todo lo que en otros tiempos se hace. Y sin embargo no es lo mismo hacer eso en este tiempo que en cualesquiera otros días y tiempos.

Los turrones; el rojo encendido de la casaca o el gorro de papá Noel; el mazapán; las uvas de cierre del año; la lotería del 22; las burbujas azogadas del cava o el ”campagne”; y hasta esa especie de afán de todos o de casi todos por tender la mano al “otro” y desearle felicidad hasta cuando la felicidad parece remisa o ausente… son cosas que, siendo muy propias de la Navidad, no son la Navidad. No está en todo esto lo que de verdad diferencia lo hecho por Navidad de lo mismo, pero hecho en otros tiempos, otros días u otras horas. Se puede tomar turrón o brindar con cava en agosto, pero el cava y el turrón de agosto no serán, ni de lejos, los de la Nochebuena, el Año nuevo y Reyes.
Es que estas cosas –hechas en o por la Navidad- tienen “algo especial”, un diferente modo de ser y de hacerse. Este “modo” es y se llama “Dios con nosotros”; es el “Emmanuel” soñado desde los más lejanos ancestros que toma cuerpo estos días y dice algo a muchos, hasta cuando ese “algo” se limita a empapuzarse con polvorones, atragantarse con las uvas o tomar a broma que “un niño” -en un portal y entre animales- haya podido causar tanto alboroto en la historia del mundo. La Navidad tiene algo, trae algo y dice algo, incluso a bastantes de los que no creen en ella.

Sea lo que sea o pueda ser para otros, lo cierto es que, para el creyente cristiano, este grandioso “modo” es el hecho determinante; la especial circunstancia que hace de estas fechas lo que no son ni pueden ser otras fechas.
Que los amigos de lo ajeno plagien o quienes andan fuera de la circunstancia y el modo de la Navidad pretendan imprimirle otro color u otro sabor es cosa suya y distinta; pero la estridencia solemne de colgar a la Navidad lo que no es nada quita a la gran verdad de la Navidad. Y es que los refugios o desahogos fuera de la verdad de las cosas se llaman sucedáneos. Y como siempre cabe una libertad que prefiera el sucedáneo a lo auténtico o lo falseado a lo verídico, no habrá que rasgarse por eso los vestidos, ya que verdad es también que, por tal preferencia, el sucedáneo nunca dejará de serlo; y lo otro, seguirá siendo, a pesar de todo, lo auténtico.

A lo que voy con estos preludios.
Si la verdad de la Navidad está en el modo “Dios con nosotros”; y si este modo tuviera la virtud de decir algo al creyente cristiano, que le mereciera la pena y le sirviera para explicar cosas que, fuera de ello, bordean el absurdo o caen de lleno en él, ¡albricias, amigos!, porque –si tal sucediera- creo plenamente en el gran sentido y alcances que tiene decirnos, estos días, unos a otros: FELIZ NAVIDAD.

Pues bien, esto deseo para vosotros, mis queridos amigos: el fino deleite de una villancico; el brindis de una buena palabra o un buen deseo; desarmar el alma, aunque sólo sea por unos días; y entonar –sobre todo entionar- a coro con los ángeles del Portal, el himno-arquetipo de la Navidad cristiana: “Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra para los hombres de buena voluntad”.
Gloria y Paz van juntas. Muy loco de amor debía estar Dios para hacerse hombre, como expresara Albert Camus. Pues lo hizo y por ello merece máximo respeto y alabanza. Y frente a la guerra, cualquiera que sea, Él es la paz. La muestra de un camino de convivencia. Y como de la paz a la felicidad hay poco trecho, muy bien cae felicitarnos estos días con deseos y con obras de amor y de paz.
En esto, y sólo en esto, veo yo la mejor delicia y el más gustoso sabor de los turrones y los mazapanes, la gracia exquisita y alada de los villancicos y hasta la razón entera de los regalos y brindis familiares que hacemos por Navidad.

POR ESO, ¡FELIZ NAVIDAD!
Para vosotros, mis buenos amigos.

SANTIAGO PANIZO ORALLO


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 16 de febrero

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Febrero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728