Entre dos luces

El ánimo por los suelos -15-V-2018-

15.05.18 | 13:36. Archivado en Acerca del autor

Acabo de escuchar por la radio una entrevista. A una de las mujeres que, hace meses ya, fueron vejadas, maltratadas, insultadas y heridas -junto con una amiga y dos guardias civiles-, cuando tomaban –los cuatro- una tarde, unas copas en un bar de Alsasua. El relato es de los que imponen respeto a quien relata, pero asco hacia otros, porque descubren los bajos fondos de toda una serie de “comparsas” que revela de todo menos calidad humana y esa mínima dignidad que se exige para ser hombre o mujer mínimamente normales. Se dan cosas en estos tiempos que valdrían como como bocetios para un “aguafyeuerte” de Goya, si Goya no hubiera pasado ya a la histortia hace tiempo, lo mismo que los sucesos que provocaron fusilamientos de los 43 patriotas en la Montaña de Príncipe Pío, en Meadrid, la noche del 2 al 3 de mayo de 1808. Si a Goya no le fue difícil trazar en su lienzo “la crónica negra de aquellos días negros”, es posible que, si reviviera, no le faltaran ni ánimo ni pinceles parta trazar esta otra crónica, negra tanto o más que aquella, de unos hechos -el del bar aquella tarde y los que le siguen hasta el dìa de hoy.
El relato que acabo de oír me incita a este “flash vivo” de mis reflexiones de hoy. No es que estremezca y encoragine; es que flipa o hace flipar, y no es entusiasmo sino de asco y vergüenza….

EL acoso bestial y salvaje a que –desde aquello- se está viendo esta mujer supera con creces los tintes, negros por sí, de “la manada” del bar. Porque la ola espansiva sigue sacudiendo los aledaños –próximos y lejanos- del pueblo –ciudad, villa o lo que sea- de Alsasua. El relato de la mujer, entre otras cosas macabras, hace hincapié en una de las pancartas que, en este acoso masivo a la dignidad humana- alguien plantó en la cercanía de las víctimas: “El pueblo no olvida”. Una pancarta como esta, paseada ante los ojos de las víctimas, no es que levante ampollas en cualquier persona normal o de bien –que lo hace-; es que se hace veredicto de culpabilidad y dedo acusador de todo un pueblo; y más si el pueblo se calla; y más que eso, de toda una serie de maleantes e hipócritas para los que o el oportunismo o el odio son alimento digerible.
Si buscara el adjetivo con que calificar la situación que revelan estos hechos –todavía sin cifrar ni centrar del todo-, me decidiría por este: descorazonador.
-Las feministas –las que salieron no hace tanto en masa para gritar dignidad e igualdad para la mujer- calladas como si ciertos acosos a la mujer no fueran con ellas
-Autoridades complacientes con la barbarie
-La gente del pueblo, cómplice por el silencio y el gusto de mirar hacia otro lado
-Las conjuras orquestadas para que lo blanco sea negro y lo negro blanco
-Y el odio que se siente andar suelto por las calles y esquinas del pueblo.

Cuando la mujer termina su relato y dice que ha de sacar a sus padres de Alsasua e irse ella misma para comenzar de nuevo en otra parte y quitarse de encima el sambenito de “maqueta” con que allí la distinguen unos “gudaris” de mierda y nada más, m,e siento impulsado con fuerza a cambiar el adjetivo “descorazonador” por “canallesco”.
Y puesto que “canalla” es, como dice el Diccionario de la Lengua, la persona o colectivo miserable, vil, despreciable y malvado, valga el Diccionario para calificar el cuadro de Alsasua. La pena, como digo, es que las nuevas víctimas no tengan a mano otro Goya que pase para siempre a la posteridad el horror de las víctimas y maldad de la canalla.

Hay un consuelo, sin embargo y a pesar de todo: que, siendo mortífgero el veneno del odio, lo es más para los que odian que para los que son odiados. Y como dice Ortega –maestro en catalogar al odio entre las fuerzas centrífugas de instintos asesinos-, “el odio envuelve a lo que odia en una atmósfera desfavorable; lo maleficia; lo agosta como un siroco tórrido; lo destruye virtualmente; llo corroe”. El discurso del odio -cualquiera que sea o como quiera que se exprese, a machetazos o en silencios o connivencias- es rigurosamente negativo, anti-social y, por supuesto, discriminador y racista. Porque “odiar es –así concluye Ortega el primer capítulo de sus Estudios sobre el amor (Las facciones del amor, ed. Revista de Occidente Madrid, 1954, pags. 3-14)- anulación y asesinato virtual –pero no asesinato que se ejecuta una vez, sino que estar odiando es estar sin descanso asesinando, borrando de la existencia al ser que odiamos”. Y esto es –en liso y llano- delito de lesa humanidad; de los que no se perdonan. Y no porque no se puedan perdonar, sino porque la metástasis del odio es dañina como la del cáncer. Antropológicamente, una deserción en toda regla de lo humano. Individualmente, una patología del alma; y socialmente, una bomba de relojería en la línea de flotación de cualquier sociedad.
Descorazonador, pero también canallesco.

SANTIAGO PANIZO ORALLO


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 21 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
       1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930